El inglés aprovechó su actuación para presentar nuevo disco.

Texto: Gustavo Navedo

Fotos: Julián Rus

Aunque he decidido centrar este artículo en el concierto que Matthew Herbert dio por tierras asturianas hace unos días, creo que lo suyo es ubicar la actuación dentro de la programación de Gijón Sound 2015. Un festival que ha clausurado su tercera edición mejorando en cada entrega. Sí, una actuación del británico, y no una cualquiera, se enmarcaba como uno de los Highlights del festival asturiano. Un bolo en un espacio único, el gijonés Teatro Jovellanos, y además una actuación que celebraba un cumpleaños muy especial: los veinte años de trayectoria del ya nombrado Matthew Herbert, que tomaría el escenario del clásico de las tablas astures el sábado 18 de abril.

Gijón Sound es una cita atípica en el circuito de festivales, a la par que amena y original en su formato. Un festival que no se celebra en un recinto, sino que toma la ciudad por un fin de semana, e invade las salas más populares de directo de la ciudad ofreciendo una programación cuidada y, muy importante, muy bien programada conforme pasan las horas de cada jornada. Un circuito que ofrece espacios únicos como la Colegiata junto al Puerto Deportivo o la Iglesia de la Laboral como escenarios, dando lugar a actuaciones totalmente irrepetibles. Scott Matthew, The Jayhawks, Nick Mulvey o El Columpio Asesino han sido algunas de las actuaciones mas sobresalientes, junto con la que nos ocupa. La eterna dicotomía de elegir entre conciertos en festivales o en salas, Gijón Sound la resuelve de un plumazo, un festival que elige su desarrollo en locales del circuito habitual de conciertos, un diez en toda regla para el ideólogo de la propuesta.

La actuación de Matthew estaba precedida de la formación asturiana Huías. Una banda joven con una potencia indiscutible en su directo electropop, que por momentos convertía el teatro en un espacio íntimo, como en una rave descontrolada. Una actuación que supo abrir el apetito con una acertada puesta en escena y visual. Con el consiguiente descanso para hacer el cambio, le formación asturiana nos dejó con buen sabor de boca, preparados para viajar por los sonidos del inglés.

Image title

Con una divertida intro en la que presentaba a sus compañeros de stage con una mezcla de humor y por supuesto sonidos, Matthew introdujo a los músicos que lo acompañaban en el escenario, Hugh Jones junto a Herbert como técnico, Samuel Crowe en el teclado y Alex Reeve en la guitarra, acompañados de las vocales de Ade Omotayo y Rahel Dabebe-Dessalegne. Un equipo de lujo con unos cuantos componentes más en la sombra, hasta once personas sobre el escenario, delante y detrás. Un recorrido por el universo Herbert desde una plaza espectacular, el Teatro Jovellanos.

Un concierto lleno de sensaciones y cargado de la electrónica jazzística y experimental que ha hecho característico el sonido de Herbert, en la que los músicos interpretaban las piezas con una fluidez espectacular, transportando a todos los asistentes del teatro a un extático estado que levantó de sus butacas a parte del público. Herbert se explayó en su repertorio, incluyendo también piezas que formarán parte de su próximo trabajo, que se editará el próximo mes de junio y del que ya hemos podido escuchar algunos prometedores adelantos, ‘The Shakes’ será su título.

Image title

Veinte años han pasado desde ‘Letsallmakemistakes’ de 2005 con el que se dio a conocer este músico que ha vivido un desarrollo excepcional durante esta trayectoria. Pasando de la electrónica al jazz, ideando revoluciones como su ya clásica experimentación con la Big Band, y otras muchas aventuras que este genial músico ha compartido con su público. El bolo finalizó con una grabación de la ovación del público gijonés, que quedará en la retina de los asistentes y también grabado en el disco duro de Matthew.