A mano y a máquina

Autor: Fernando Fuentes

En tiempos de postureo sin fin, synch a troche y moche, productores apluginados en tarifa plana y más trampa y cartón en la electrónica, sorprende la apuesta de Iván Corrochano y Pedro Viñuela. Como Acid Clouds unen fuerzas, devociones y vicios -sobre todo por lo crudo y primigenio- para sustanciar un imaginario sonoro, creado y producido sin ordenadores, en el que la percusión, la fuerza, la distorsión y la acidez son algunos de sus valores máximos y diferenciadores. Su live -en el que amalgaman techno, IDM, electro, acid, etc.- es pura improvisación, libertad creativa sin límites, una joya atemporal en pleno alicatamiento y expansión.

 

Aló Iván y Pedro, ¿por qué habéis escogido el acid como estilo principal, primordial y hasta nominal en vuestra apuesta musical?

Iván y Pedro: Realmente no es que sea nuestro estilo “bandera”, pero si que ha influido mucho en como entendemos la música, y qué nos gusta. En nuestra música, podrás encontrar  acid, industrial, IDM… ¡En cualquier caso, nada es comparable al rugido de las 303 originales!

¿Si os defino como techno improvisado con sistema modular, TB303 y TR8, cajas de ritmo y en absoluto directo, acierto al 100% o me dejo algo?

Iván: En parte sí. En directo es así al 100%, pero solo a día de hoy. Según necesidades y/o inquietudes vamos introduciendo o quitando nuevo equipo. Hace poco añadimos un Volca Sample al set-up, y por ejemplo ahora ando yo detrás de un SH101 a ver si hace buen servicio para nuestro directo.

Pedro: Cuando estamos delante del público las cosas fluyen de una forma muy particular y es diferente en cada actuación, así que se podría asemejar un poco a una jam session de jazz donde cada músico desarrolla una idea improvisando. En el estudio, es similar, empezamos así, del mismo modo, pero luego vamos añadiendo capas y sonidos que ya no vienen influidos por el entorno, sino por la idea original.

 Como antes referíamos además del acid-techno aquí también hay IDM, electro… ¿Cómo se gestionan este maremagnum de estilos sin que logren desvirtuar la verdadera esencia de vuestro sonido?

 P: No es necesario gestionar nada. Las cosas fluyen solas. Nos gustan muchos estilos (además no solo electrónicos), así que cada uno de ellos es en realidad una influencia. Trabajando así, nos podemos permitir añadir elementos propios de cualquier estilo a nuestro sonido sin dejar de sonar a techno.

 I: Lo bueno de gustarnos una amplia gama de estilos, es que nos permite combinar diferentes géneros y sonidos sin centrarnos en etiquetas.

Para los más profanos en el asunto de la acidez, les podéis explicar brevemente las diferencias entre el sonido de la TB303 original y de, por ejemplo, la TB3 digital?

I: Clones de 303 y sucedáneos hay muchos, pero ninguno llega al grosor, al chirrido y a la potencia de la máquina original. Todas emulan acid, la Tb lo crea. Añade a eso que, aunque uses diferentes Tb303, al ser analógicas ninguna, por muy original que sea, suena igual que otra. Por lo que dan una serie de matices difícilmente de conseguir por otros medios que no sean los originales.

P: ACIIIIID!!!! (!léase como el tema de D-Mob!!)

¿El feliz estrujamiento de las Roland es algo que solo unas manos y mentes muy capaces, y hasta respetuosas con dichas máquinas, pueden conseguir?

I: La verdad es que no, cualquiera puede sacar un estrujamiento decente, pero claro, primero hay que tener los machos de programarla. El problema es que requiere mucho esfuerzo y trabajo programarla, y tener cierto criterio para encajarla con el resto de instrumentos. Ahí está el quid de la cuestión.

P: Es como todo, hoy en día es fácil subirse al carro del acid con tanto plug-in y clones. Personalmente, creo que el truco no está en estrujar los potenciómetros, sino en crear la secuencia apropiada y el groove apropiado con otras máquinas.

Vamos a curiosear, ¿vuestro set-up de estudio y el de directo es prácticamente el mismo?

P: Los instrumentos sí, pero en el estudio nos podemos dejar llevar y experimentar con ellos y otras cosas… por ejemplo, en uno de los temas que saldrán dentro de poco, hemos estado grabando voces y coros nosotros mismos. También ruidos y otras cosas como nuestro Korg Volca a través de un amplificador de guitarra microfonado en el estudio.

A parte, como yo me dedico al mastering profesional, en el estudio tenemos algunas de las mejores máquinas del mercado para mezclar y masterizar. Cosas de Manley, Cranesong, Api, Dangerous Music o Universal Audio por ponerte algunos ejemplos.

I: Lo bueno de trabajar en el estudio de Pedro es que cuando surgen ideas diferentes para crear sonidos, allí tenemos todo lo que se puede necesitar para trastear, probar y desarrollar sonidos diferentes.

¿Y qué marca comercial de sistema modular os da más libertad para crear en directo? ¿En este sentido la síntesis granular es lo más de lo más?

P: Nuestro sistema modular es algo así como el monstruo de Frankenstein, está formado por muchos módulos de muchas marcas, hay cosas de Make Noise, Hexinverter, 4ms, Mutable Instruments o Intellijen. Es lo ideal de un Modular, podemos escoger qué creará el sonido y luego procesarlo de mil formas diferentes y modulando todo con todo, es una forma de crear sonidos muy orgánica, algo que definitivamente le viene bien al tipo de techno que hacemos. Sobre la sintesis granular (que no deja de ser sampling), a nosotros nos interesan más los sonidos gruesos y ampliamente modificables. 

Vosotros utilizáis un secuenciador Beatstep-pro, ¿por qué precisamente éste?

I y P: Con él podemos secuenciar el modular completamente. Además, enviamos una señal de sincronía que es válida tanto para equipos digitales (MIDI) como analógicos (SYNC, ¡no confundir con el de Traktor!), todo en una sola unidad, pequeña y fácil de transportar. Importantísimo para nosotros.

¿La clave, y el valor añadido, es darle todo el valor y la fuerza a la interacción y en detrimento de la programación, verdad?

I y P: Sí, para nosotros es importante expresarnos al 100% y siempre según como veamos la pista. Nos gusta entrar en ese fluir con la gente que está en la pista y que de alguna forma se cree esa simbiosis entre ellos y nosotros. Igual que un DJ pone según qué cosas en función del ambiente y del estado en general del público, nosotros hemos encontrado la fórmula perfecta para nuestra forma de hacer lo mismo. Improvisamos y nos dejamos llevar, en el momento en que hay cosas secuenciadas o grabadas (loops, por ejemplo), ya no tienes esa libertad…

Y, ejem, ¿es cierto que todo el hardware que vosotros manejáis tiene una duración limitada dada la intensa caña que les dais?

P: (Risas). Hombre tampoco somos tan cafres, nos dejamos llevar, pero como todo el sistema es muy complejo, debemos prestar atención a cada cosa que tocamos, con esa atención, dañamos menos las cosas, aunque para serte sincero, !tengo los botones de mi BeatStep Pro con los nombres y rótulos ya borrados de darles caña!

I: ¡Y los alrededores de los knobs de las 303 sin pintura ya!

¿Y, sin ánimo de darle pistas a los cacos, cuánto puede costar el set-up que vosotros utilizáis en la actualidad?

P: Bueno, es dinero. Las máquinas clásicas (tenemos dos TB303) y el sistema modular cuestan mucha pasta, pero son nuestros instrumentos, piensa en una Telecaster del 53 o un Jazzmaster del 59… en fin, son caros, pero como te digo, son indispensables.

I: Digamos entonces que más de 1.000 y menos de 11.000.

DOS EN LA CARRETERA

Acid Clouds sois percusión, fuerza, distorsión y acidez… ¿hay otra forma mejor de entender el techno?

I: Bueno, cada uno entiende el techno a su manera, con lo que hay muchas maneras de entenderlo. No creo que ninguna sea mejor que otra. Para gustos los colores y a nosotros nos gusta este en concreto.

P: Como dice Iván, el techno es una música muy abierta y cada cual la entiende a su forma, para nosotros no es cuestión de estilos, sino de sonido, y más o menos lo que dices, nos cuadra con lo que hacemos.

¿Qué aporta Iván a Pedro, y viceversa? ¿Podría existir Acid Clouds sin alguno de los dos? ¿Y quién llamo a quién?

I: La verdad que no nos llamamos el uno al otro, fue algo más casual. De vernos en clubs y un día decir “venga quedamos esta semana, nos llevamos la cacharrería y nos juntamos a ver que sale”. ¡Y vaya si salió!

P: Sin Iván esto no sería Acid Clouds, está claro. Cada uno aporta lo que ve que funciona según el momento. Iván es un gran DJ y sabe perfectamente como debe ser la estructura de los temas y las duraciones de las partes de cada frase o línea, eso es muy importante o si no, no será música válida para la pista. Yo tiro más por los sonidos más industriales y de tipo IDM, e Iván más por el acid y el techno contundente. Por otra parte, en el estudio, yo me encargo más de los aspectos técnicos de mezcla (ya que vivo de mezclar y masterizar discos), pero vamos, es un trabajo en equipo siempre.

I: Pienso que somos un equipo muy bien equilibrado porque como dice Pedro, mis conocimientos e inquietudes van por unos derroteros quizá algo diferentes a los suyos, que tanto en estudio como en el escenario hacen que el uno tiremos del otro hasta alcanzar el balance perfecto. Definitivamente, no creo que Acid Clouds pudiera existir el uno sin el otro.

Sabemos que musicalmente os une la pasión por el acid, los sonidos experimentales y la pista de baile… ¿y qué os separa?

I: ¡La carretera! Cada uno vivimos en una punta de Madrid, y si ya es difícil hacer hueco en nuestros trabajos para quedar, vivir a hora y cuarto el uno del otro, a veces nos lo pone muy complicado.

P: !Totalmente!

Entre vuestras referencias sonoras más evidentes encontramos a gente como Autechre, Orbital, DBX, Hardfloor o Millsart, ¿qué otros artistas son claves a la hora de entender el sonido de Acid Clouds?

I y P: Gente que actualmente nos mola, hay muchos. Como por ejemplo los impronunciables SHXCHCHCXSH, Kwartz, ø[Phase], The Transhumans, P.E.A.R.L., Ansome, y por supuesto clásicos del techno como son Regis, Surgeon, Funtion, etc. Podríamos estar nombrando gente que hace musicón y llenaríamos dos hojas de entrevista. De todas formas, no nos dejamos influir tanto por lo nuevo como por lo viejo, esos discos que han pasado a ser clásicos lo son por un buen motivo, son buenas canciones.

 

UNDERGROUND VS. TECHNO NERDS

El no uso de computadoras os da un aire crudo, primigenio, maquinal… ¿es algo que, de forma natural, os reduce al underground puro y duro?

P: No creo en eso del underground. ¿Underground es no estar en majors? ¿Si estás en una ya no es underground? A parte de eso, el uso de una u otra cosa para hacer la música que haces no debería ser algo relevante para el gran público, el sonido puede ser como dices o todo lo contrarío, son solo herramientas. Nos acercan a conseguir sonidos de una forma “manual” o artesana. Es una elección como cualquier otra.

I: Lo único que considero realmente underground, es el metro, y por definición. En el mismo momento que eres underground, dejas de serlo. Nosotros lo único que pasa es que al usar estas herramientas nos reduce a ser de los pocos freaks que no nos gustan los ordenadores para trabajar en directo. Me gusta más (y creo que nos define más también) lo de freaks que lo de underground.

P: Yeah! Techno nerds!

¿El techno sin espacio para la improvisación en qué se convierte?

P: En una ensalada de loops y delays. Personalmente no me interesan esas cosas. Un tipo con un portátil o con máquinas que solo reproduce loops que no se pueden modificar mucho me parece una forma muy pobre para el momento historio/tecnológico en el que estamos. Creo que nos lo podemos trabajar más, no hay que ser vago, hay que trabajar. Para hacer una actuación rígida donde no se puede improvisar, creo que prefiero mucho más a un buen DJ que cree el clima y la atmósfera apropiada y me lleve por lugares que no me espero.

I: En mi opinión, un live (de cualquier estilo musical) sin improvisación se reduce a una actuación de Dj. Que no es que tenga nada malo (de hecho, por separado, ambos somos Djs), pero no es la finalidad de una actuación en directo a mi entender, por mucho que le metas delays, filtres o hagas loops como dice Pedro. ¡Eso mismo lo puedes hacer con una mesa Pioneer y unos platos! No sé, no me imagino a grupos como Muse, que les fui a ver el otro día, soltando toda la pista de batería o la guitarra del tirón mientras actúan. ¿Dónde está entonces la complicidad con el público? No lo llames live entonces, no engañes a la gente, ni menosprecies a los que sí que se curran un live.

P: Habría que inventar un nuevo término… !pseudolive! (Risas).

¿Qué opinión os merecen los que pinchan techno con USB, portátil o CDJs? ¿Es casi imposible que disfruten en directo tanto como vosotros?

I y P: Para gustos los colores. A nosotros nos gusta y nos llena hacerlo como lo hacemos, pero cualquier cosa es válida si hay buenos resultados musicales y un cierto trabajo y cuidado al detalle. Así, es perfectamente válido. Son los resultados, no las herramientas. Otra cosa son los piratas. No nos merece buena opinión los que usan estos medios para no comprar música, pincharla sin aportar al sello y artista lo que se merecen (aunque ahora mismo sea poco por lo que cuestan las canciones) y hacerse el trabajo fácil. No aportan nada al negocio de la música, en el estrato en el que deberían aportar. Si vas a cobrar por realizar tu trabajo cuando pinches, piensa que el sello y el artista están haciendo lo mismo antes que tú para que puedas hacer el tuyo.

Ya sabemos que la improvisación es algo inherente a Acid Clouds, ¿no hay dos lives iguales, pues? ¿Hasta qué máximo punto se pueden parecer?

I: Te aseguramos que el 98% que se hace es improvisado. Aunque en un live desarrollemos una idea que nos guste en ese momento, para usarla más tarde, en la siguiente actuación sonará tan diferente que no pensarás que viene de la misma idea.
P: Además, entre otras cosas, nuestros equipos prácticamente no tienen ni memorias. Incluso a veces nos gusta algo que hemos hecho en directo y no hemos sido capaces de hacerlo en el estudio.

Según esto, es posible que en directo tendáis más a un techno oscuro y denso y otras veces el sonido tech sea más dinámico y hasta fresco… ¿es algo que el público siempre agradece?

I y P: Al revés, en el estudio es donde nuestras tendencias se vuelven más oscuras, porque no tenemos gente a nuestro alrededor que gocen de ciertos estados de ánimo que nos contagien para improvisar en ese momento algo más o menos “tenebroso”. En el estudio somos nosotros y nuestras máquinas. Por otra parte en estudio hay una diferencia clave: hacemos canciones, no una hora y media de improvisación, por lo que nuestro estado de ánimo define en gran medida el carácter y la dirección de los temas, algo que en directo no se basa en canciones, sino en la noche entera.

¿Y vuestra interacción con el público es tan fluida e intensa que hasta puede cambiar el rumbo musical del live?

I: Totalmente. Siempre dentro de nuestro rollo, claro. Pero no te extrañe marcarnos algunas secuencias de electro al más puro estilo old school si la gente se lo baila, por ponerte un ejemplo.

P: O bajar el volumen al mínimo durante un rato para captar la atención y hacerlo explotar cuando menos lo esperen con un sonido industrial grande y pesado…

I: ¡De hecho las interacciones de Pedro con el público son míticas! (Risas).

¿Es fácil que un proyecto como Acid Clouds consiga visibilidad en medios especializados y bolos en clubs de ciudades, lejos de los Madrid o Barcelona habituales?

I y P: Debería ser más fácil en general, ¿verdad? El hecho de no trabajar con ordenadores deliberadamente, hace que nuestra propuesta sea más atípica que otras. A priori, lo que se puede pensar es que tanto público como medios y promotores sienten curiosidad por lo que hacemos, y eso, evidentemente, vendería. Pero tal y como está el panorama, cuesta mucho, aunque parezca mentira, llegar a todo el mundo. En este mundillo es difícil hacerse un hueco, hay que ser válido y además tener un poco de suerte.

¿Solo editareis vuestra música en formato vinilo, en 12 pulgadas? ¿Es lo consecuente, verdad?

I y P: Consecuente o no, ahora es lo que sentimos que le va bien a nuestra música. El vinilo suena distinto, y para nosotros hace que todo tenga sentido. Por eso nuestras primeras referencias para UMS Recordings y The Machines Are Alive así serán, exclusivamente en vinilo. Estamos pensando de hecho en varios formatos, atípicos también, aunque hemos de decir que el .wav de alta resolución nos gusta.

A algunos de vuestros temas, de momento, les habéis puesto nombre con números y letras…

P: Los nombres que se han podido ver por ahí, son simplemente los nombres de archivo de las demos. En el momento en que editemos varias para un lanzamiento, será cuando le damos cierto sentido y les pondremos los nombres.

I: Aunque hay algunas que nos gustan como quedaron especialmente, ¡y así se quedarán!

Por último, y en este sentido, ¿para cuándo vuestro primer EP? ¿Qué nos podéis adelantar ya del mismo?

I y P: Está en el horno ya hay uno compartido con Alex Guerra para UMS. El siguiente para The Machines Are Alive, de Del Valle está casi terminado. Y también para final de año tendremos preparada una pequeña sorpresa, pero eso ya os lo contaremos en su momento…

https://soundcloud.com/acid-clouds

* Extraido de Dj Mag Es 065