Texto: Tristan Hunt

Traducción: Julia Lozano

Volar por el mundo como DJ tiene un gran impacto en el medio ambiente. DJ Mag examina iniciativas en nuestra escena que buscan contrarrestar los efectos del cambio climático y promover un futuro más sostenible.

Decir que algunos DJs hacen un montón de viajes aéreos es un eufemismo. En febrero, DJ Mag informó que Tiësto era el artista que más viajaba del mundo, con más de un 240 mil kilómetros a su nombre durante su trayectoria. El holandés batió el récord y superó estrechamente el kilometraje de Paul van Dyk y eclipsó la de los rockeros Bob Dylan, The Beatles y Metallica. Para muchos DJs, la acumulación de los kilómetros aéreos es simplemente parte del trabajo. Aunque algunos artistas electrónicos tratan de evitar volar, la necesidad de viajar internacionalmente significa que, para la mayoría, el transporte aéreo es la única opción real. Y para los fans ahora también y gracias a la llegada de aerolíneas de bajo coste, volar a destinos festivaleros alrededor del mundo es la nueva norma.

El innovador artista y pionero electrónico Richie Hawtin dice: “Como intérprete internacional, encuentro que hay pocas alternativas realistas a volar miles de kilómetros al año viajando entre actuaciones “. En la liga de campeones del DJ la opinión de Hawtin es indicativa de miles de artistas electrónicos y ejecutivos de la industria musical cuyas carreras dependen de los viajes aéreos. Igual de cierto es que muchos fans también pillan los vuelos a los mismos eventos para ver a artistas como Hawtin actuar. Sin embargo el señor del techno es muy consciente que el estilo de vida jet-set viene en un pack junto con el deber de cuidar de las personas y el planeta. “Mi creencia personal es que coger aviones tiene un impacto calculable en el medio ambiente “, dice Hawtin. Su punto de vista es, por supuesto, correcto. Cuando las emisiones de dióxido de carbono (CO2) de los vuelos se tienen en cuenta, junto con el impacto de los rastros troposféricos de ozono y vapor causados ​​por los aviones en altitud, el impacto en el cambio climático es muy significativo.

Dos fechas en el calendario de la música electrónica ayudan a dibujar el relieve de este impacto. Un vuelo de regreso para dos personas de Londres al Ámsterdam Dance Event (ADE) produce media tonelada de CO2, mientras que un vuelo de ida y vuelta para dos pasajeros al Miami Winter Music Conference levanta una asombrosa cantidad de 5,3 toneladas de CO2. Los especialistas en protección contra el cambio climático, Myclimate, afirman que “la máxima Cantidad de CO2 que una persona debe producir cada año con el fin de detener el cambio climático es de dos toneladas “. Así que en realidad estas cifras son muy elevadas. Nunca partidario de gritar desde el banquillo, Hawtin transformó sus ideas en acciones. Hace varios años tomó la iniciativa de compensar el CO2 producido a causa de sus vuelos a eventos – y así ayudar a neutralizar el impacto sobre el cambio climático, utilizando un sistema de proveedor de compensación sin ánimo de lucro, llamado atmosfair. Sabiendo del efecto positivo de su iniciativa, ha dado un paso más allá y se ha decidido a extender este programa para compensar el impacto del kilometraje de todo el equipo de su legendario sello Minus; bajo el legado de Hawtin, un género que ha sido siempre sinónimo de negro, nunca ha sido tan verde.

CAMBIO CLIMÁTICO

El maestro canadiense del techno forma parte de un creciente grupo de artistas electrónicos ilustrados que luchan activamente para combatir el cambio climático El cofundador del género de Hawtin, Juan Atkins, y el nacido en Chicago y pionero del acid house, DJ Pierre, se posicionan igualmente firmes en aportar su grano de arena a la causa. Según su manager, Dragan Greensmith, afincado en Novi Sad, también creen firmemente que “la comunidad musical electrónica tiene la responsabilidad de actuar”. Así, junto a sus estables compañeros de ideas progresistas en Greensmith Management— que representan a artistas como Model 500, Marko Nastic, Phuture y Hardfloor– forman parte de los miles adscritos a la campaña “Un Billón de árboles”, una iniciativa de la ONU para plantar mil millones de árboles alrededor del mundo con el fin de absorber el CO2 y ayudar a detener el cambio climático causado por el hombre. Dragan afirma que la razón por la que sus artistas apoyan la campaña es que “el hecho de que los bosques filtran el aire de forma natural y regulan el clima global, hacen de su desarrollo una herramienta vital en el arsenal de lucha contra el cambio climático “. A nivel local, Dragan ha donado mil manzanos “Greensmith” a escuelas de primaria en su ciudad, ayudando a ambas partes a mejorar la calidad del aire de la ciudad y el paisaje urbano.

Mientras, en Nueva York, el sello de A-Trak, Fools Gold, ha sido movilizado por uno de sus DJs, Sammy Bananas, para trabajar en soluciones prácticas y apoyo. Allá por el 2008, Bananas comenzó “Djs por la acción climática” (DJs4CA) como “un colectivo de artistas electrónicos dispuestos a compensar las emisiones de carbono producidas por nuestros viajes de gira y avión”. Acerca del concepto, dice: “La idea era utilizar este impacto negativo de nuestra profesión como un pararrayos para discutir y abordar el cambio climático”.

La iniciativa de Dj Bananas ha demostrado ser a su vez, popular y eficaz, consiguiendo el apoyo de artistas importantísimos como LOUISAHHH!!!, Soul Clap, Anna Lunoe, Treasure Fingers y, por supuesto, él mismo, A-Trak. Bananas dice que DJs4CA “se ha convertido en una organización que coordina eventos, movilización social y las asociaciones con grupos de apoyo y marcas progresivas para remezclar el mensaje del clima“. Los lectores de DJ Mag pueden echar un vistazo al nuevo y convincente video de DJs4CA y oír de primera mano lo que los artistas opinan sobre el tema a través de su página web djs4ca.com

Bananas y sus compañeros artistas electrónicos han abordado el tema con éxito, y conectado con sus fans con consejos útiles que pueden adoptar para resaltar la verdadera diferencia en la lucha contra el cambio climático. Desde un punto de vista práctico, Bananas dice que “las compensaciones económicas son sin duda una forma de hacer algo“, mientras que al mismo tiempo aboga por que los fans puedan actuar; por ejemplo, cambiar su proveedor de energía a una opción más ecológica.

Bananas destaca una verdad conocida que es que “el mundo del DJ y de la música electrónica son imposibles sin electricidad ni energía, así que todos que podemos ayudar a combatir el cambio climático eligiendo energías que se generen del sol, el viento y otras fuentes renovables“. Bananas también señala que hay otras consideraciones en la compensación de la emisión del CO2 ‘reduction mix como ser consciente de lo que comemos, afirmando lo siguiente: “también hay maneras en las que puedes actuar a través de tu dieta. ¿Cuánto tiene que viajar a tu comida hasta llegar a tu plato? Hay emisiones asociadas a eso, así que trata de comer alimentos locales cuando sea posible. También, la explotación agrícola de ganado emite el gas metano que produce un efecto invernadero extra fuerte (el potencial de calentamiento global que proviene del gas metano, CH4, es entre 25- y 34 – veces mayor que el que proviene del CO2). Recorta tu consumo de carne de res y consumo de carne en general si puedes“.

BEBER AGUA

El tema de la comida y la bebida es, por supuesto, especialmente sensible a un artista líder en particular. Eats Everything se ha asociado con la organización no gubernamental de música electrónica Last Night A Dj Saved My Life para ayudar a la gente y al planeta con el lanzamiento de su campaña ‘Bebe algo a nuestra cuenta’. Apoyada por agencia de representación ‘Grade Management’, comandada por Eats Everything y que cuenta con una amplia visión de futuro y una mentalidad filantrópa -y que también representa el apoyo de Seth Troxler, Jackmaster y Joris Voorn-, el artista y su organización LNADJ tienen un objetivo: recaudar £30K para proporcionar fuentes sostenibles de agua potable para los niños y comunidades en el mundo subdesarrollado.

Eats Everything comparte las ideas de Dragan y DJ Bananas, declarando que la campaña demuestra que “se lo pasar uno pasar muy bien, y a la vez, preocuparse por nuestro Planeta”. Su punto de vista es también el mismo principio por el que se guían y apuntalan los esfuerzos caritativos de LNADJ, una organización que cuenta con Carl Cox y Fatboy Slim entre sus muchos otros embajadores estelares. Eats está buscando artistas que ofrezcan su ayuda con la construcción de los pozos, que cuestan sólo £2.400 cada uno, y pueden mantenerse hasta 10 años. Podéis donar a la campaña Buscando ‘Have A Drink On Us’en justgiving.com o por mensaje de texto, enviando EATS20 €3 al 70070 para donar €3 a la causa.

Con su perspectiva global, la Asociación por la Música Electrónica (AFEMA) el año pasado alzó también su voz a la causa del cambio climático con su propia iniciativa. En ADE 2016, el AFEMA —el cuerpo de comercio sin ánimo de lucro que representa  los intereses de la industria de la música electrónica a nivel mundial, formó una sociedad junto a Myclimate. La asociación ofrece a los fans y profesionales de la música electrónica la posibilidad de calcular y compensar la cantidad de gases de efecto invernadero producidos por sus vuelos a festivales, conciertos y eventos. La idea fue defendida por AFEM miembro y líder en la lucha anti-piratería de la música.  Esta se llama AudioLock (que protege a más el 30% de los 100 DJ Mag Top DJs) —una empresa que, como Minus y Greensmith Management, compensa el CO2 procedente de los vuelos a conferencias de música electrónica en todo el mundo de su equipo.

COMPENSACIÓN

Iniciativas como la fundación Myclimate compensan sus emisiones de CO2 proporcionando cocinas solares y calor eficiente a comunidades en lugares como Kenia, que de otra manera dependerían de la quema de madera para obtener combustible. Estas cocinas ayudan a, o bien reducir dramáticamente o a eliminar en conjunto la necesidad de quemar madera, una fuente clave de CO2. En esa acción también ayudan a preservar los árboles que absorben CO2, que de lo contrario serían talados para la obtención de combustible. Además, estufas de madera tradicionales se utilizan en el interior, pero tienen muy mala combustión, así que en estos espacios las personas terminan sufriendo la inhalación de contaminantes dañinos como las partículas y monóxido de carbono. Éstos pueden, como mínimo, causar graves problemas de salud. Por lo que doblemente triunfante si el uso de madera se pudiera disminuir o erradicar completamente, mientras que también se ayudaría a mejorar la salud de las personas en el día a día.

Como la gente en los países en vías de desarrollo son desproporcionadamente castigados por los impactos del cambio climático, tal trabajo es de una importancia aún mayor. Reducir el CO2 que los ciudadanos producen en los países desarrollados es otra forma en la que la gente de los países desarrollados pueda compensar de forma efectiva el rastro de CO2 que generan con sus vuelos a eventos de música electrónica. Los lectores de DJ Mag pueden ver cuánto CO2 generan sus propios vuelos generan e incluso, compensarlos utilizando el calculador de impacto de AFEM- MyClimate, simplemente desplázate hacia abajo hasta ‘Iniciativas Verdes’ y haz clic en la calculadora de CO2 de AFEM en: associationforelectronicmusic.org/initiatives. Para el londinense Matt Black, una mitad de la pionera mixmaster audiovisual de Coldcut, la compensación no es sólo algo que puedes marcar en tu lista de cosas hechas, es algo que piensas.

El cofundador de Ninja Tune y promotor de energías renovables dice: “para nuestro tour en el año 2006 hemos contribuido cuatro veces más de lo que la calculadora de compensación estima, ya que hemos tenido en cuenta que el verdadero costo ambiental de volar es mucho más alto que el que asumen las calculadoras estándar “. Tal ‘conciencia ecológica’ también ha sido parte íntegra de las actuaciones en vivo de Coldcut. Black dice que su gira ‘Energy Unión’ estaba “dirigida a gente con buena onda y una aproximación nueva y súper positiva a la eco-política, con arte audiovisual con una banda sonora de escándalo“- un enfoque artístico que seguramente muestra la música electrónica en faceta más inspiradora.

Además, el productor de Sydney Mark Dynamix, responsable de vender más discos en Australia que cualquier otro DJ australiano, explica que hay otras maneras muy fáciles de ayudar a combatir el cambio climático que también benefician a tu bolsillo. “Lo principal para mí es la reducción del consumo de energía en casa y también en el estudio, no dejando aparatos en espera, ni conectados” cuenta a DJ Mag. Simple pero eficaz. Con millones de aficionados y profesionales en la comunidad de la música electrónica a nivel mundial, si todos adoptásemos este enfoque sería cierto el dar un pequeño pero no menos importante paso para ayudar a mitigar el cambio climático. Dragan explica esta idea más en profundidad: “si todo el mundo da un paso pequeño, desde DJs hasta agencias, promotores y fans, podemos entre todos enviar un fuerte mensaje al mundo y ayudar señalar una verdadera diferencia para preservar nuestro planeta”.Todos vivimos en este planeta y somos responsables en diferentes formas del problema del cambio climático,” añade Bananas. “Usemos nuestras cualidades únicas de cada uno para movernos nosotros hacia un camino más limpio y más sostenible“.

* Extraído de Dj Mag Es 079