Sello: One Little Indian.

Siempre que nos topamos con un nuevo trabajo de la islandesa más famosa del pop y laelectrónica queremos hacer sangre de él; sí, lo confesamos. El caso es que este ‘Vulnicura’, su noveno disco de estudio, recuerda mucho e inevitablemente al gran ‘Homogenic’ pero también al regulero ‘Vespertine’, lo que supone una presunta y feliz regresión sobre lo publicado de forma más reciente –tan deslumbrantemente raro y moderno como tedioso- y eso nos hace muy desdichados a los que queríamos destripar, en el más cariñoso sentido de la palabra, lo nuevo de la esquimal. El caso es que es, a bordo de los temas que sustancian este álbum, es como si se dejara de tontuneos y delirios avants y volviera a hacer lo que mejor le sale: pop doloso y contemporáneo, directo, tristón e intimista. Nos quedamos con ‘Black Lake’, ‘Mouth Mantra’ y ‘Atom Dance’; las tres tan bellas como agónicas. Al final hubo sangre…

7,5

Texto: Fernando Fuentes