Reconexión en clave techno

Autor: Eduardo Pérez Waasdorp

Hace poco más de un año, Eduard Tarradas – Clip para todos – se embarcó en un viaje muy especial a Berlín. De rutinario tenía poco, ya que su destino eran los Red Bull Music Studios de la capital germana, y su objetivo era darle forma y vida propia a uno de los proyectos más especiales de su carrera: su álbum debut. Tras habérnoslo contado con un reportaje especial, a base de Polaroids y en primera persona, a DJ Mag ES, y habiendo pasado todo este tiempo, a finales del 2017 que acabamos de dejar atrás Clip publicaba finalmente su ‘Magnetic Reconection’ en el sello de nuestra querida Cora Novoa, Seeking The Velvet, con el auspicio – una vez más – de Red Bull Music. Por ello quisimos volver a convocarle para que os destripe, a vosotros nuestros lectores, los entresijos de su esperado debut de largo, en el que ha explorado un sonido completamente diferente al que le puso en el mapa, con distopías futuristas y technoides como hilo conductor de este trabajo redondo y auténticamente especial. ¡Música, maestro!

¡Muy buenas, Eduard! ¡Gracias por tu tiempo! ¿Cómo te ha tratado 2017?
¡Nada mal! Se me ha pasado rapidísimo…

Este año termina con la esperada publicación de tu álbum debut, ‘Magnetic Reconection’… Hace poco hicimos un reportaje sobre el Arte del Álbum, en el que varios artistas nos contaban sus impresiones sobre el publicar en este formato. ¿Por qué te decidiste a publicar un largo? El techno, ciertamente, es un estilo que se presenta más en EPs…
Después de 5 o 6 años sacando solo EP’s tenía muchas ganas de poder trabajar en un LP para tener más cancha a la hora de desarrollar. En un EP de techno al final siempre estás limitado a buscar esos 3 o 4 temas que el comprador potencial vaya a querer pinchar. En este álbum hay mitad y mitad, hay temas pinchables y al mismo tiempo hay temas más complejos.

‘Magnetic Reconection’ presenta 8 temas que nos llevan a través de un viaje distópico y futurista… a ratos nos ha recordado los paisajes de la película Número 9 (si no la has visto, te la recomendamos). ¿Cuál ha sido tu intención con esta historia?
Quería que el disco absorbiera al oyente, no en el sentido “pop” de la expresión, que busca que se te queden pegados los estribillos o melodías, si no como cuando ves una serie en la que no sabes muy bien que ocurre, pero aun así tiene un magnetismo que te atrapa y te invita a desarrollar tus propias teorías (estoy viendo Dark, muy recomendable). ‘Magnetic Reconnection’ no es un disco fácil, pero creo que es un álbum que recompensa al oyente paciente y con ganas de descubrir matices escucha tras escucha.

Este álbum lleva fraguándose desde hace más de un año, como nos contabas en el número de noviembre del año pasado, en ese reportaje ilustrado por Polaroids, tu paso por Berlín y los estudios Red Bull de allí… ¿Qué fue lo más difícil de la experiencia de producir este largo?
Lo más difícil fue decidir qué temas entraban en el disco y cuales se quedaban fuera. Al planchar en vinilo estás limitado en cuanto a minutaje, o sea que tuve que adaptar el relato con los tracks que cabían en el disco. Creo que al final quedaron descartados unos 6 temas.

La creación del álbum completo ha ido a medio camino entre Barcelona y Berlín, ¿nos podrías explicar el proceso? Sabemos lo que se hizo allí, pero ¿en tu estudio?
El proceso en mi estudio fue bastante similar, de hecho, me llevé a Berlín gran parte del material que utilicé en la primera fase de producción del disco. La diferencia principal fue el entorno, tanto dentro como fuera del estudio. Otro punto que difiere de las dos fases de creación es que, cuando empecé a concebir el LP en Barcelona, todo el concepto de creación de una historia larga era algo que me venía de nuevo, sin embargo, al llegar a Berlín ya tenía claro que piezas me faltaban y fui directo al grano.

¿Qué aparatos tienes en tu estudio? Sabemos que caíste en la fiebre modular… ¿Qué es peor – o más caro –, el vicio por los vinilos o los modulares?
¡Todos los vicios son malos! Supongo que cualquiera puede gastar lo mismo en vinilos que en modulares, depende del presupuesto de cada uno… Yo ahora mismo gasto más en modulares que en vinilos.
Mi estudio es bastante reducido: Una mesa de mezclas, dos cajas de ritmos, un sistema modular, 3 pedales de efectos, ordenador y un buen par de monitores. Estoy pensando en añadir un sampler, pero me viene bien mantenerlo compacto y sencillo.

Los temas que más nos han gustado y llamado la atención han sido ‘Tidal Disruption’, ‘Appelgate Mechanism’ o ‘Gravity Darkening’, aunque está claro que el disco está para ser catado al completo… ¿Cuál fue la línea en la que te inspiraste?
‘Tidal Disruption’ es mi favorita. Precisamente los temas que mencionas no se inspiran en nada, y por eso pueden sonar más frescos quizá. En el caso de ‘Gravity Darkening’, aprovechando que tenía un maestro del groove en el estudio como es Rupert (xxxy), quería convertirlo en un tema de “entrada” para gente que a priori no escucharía un álbum de techno. Las texturas de ‘Applegate Mechanism’ es posible que tengan algo de los primeros discos de Samuel Kerridge en Downwards.

Especialmente, ‘Appelgate Mechanism’ es el nombre de un proceso que describe el eclipse entre dos estrellas… ¿De dónde surgió este tema y porqué ese nombre?
Todos los títulos son fenómenos cósmicos, cuanto más leo sobre ellos, más me asombra la capacidad del universo de crear mediante la destrucción, y eso es algo que intento hacer muchas veces en el estudio: coger un ruido que nada tiene que ver con la música, destruirlo/procesarlo, y convertirlo en un elemento nuevo y único.

El álbum lo publicas en Seeking The Velvet, la plataforma de Cora Novoa. Has explicado varias veces qué relación te une con ella, tras ‘Brotherhood’, ¿qué te hizo decidirte por publicarlo con ella y no en otro lugar? ¿Hubo interés de otras plataformas?
La cercanía de Cora fue lo que más influyó. No hubo interés de otras plataformas porqué el disco fue concebido casi desde 0 con ella. Pude (y me llegué a plantear) sacarlo en mi sello, pero al final hubiera sido un engorro porqué me hubiera tocado encargarme de todas las fases del disco: producción, mezcla, elección del artwork, planchado, promoción… Y no nos engañemos, una sola persona no puede con todo, y puede terminar agotada.

Y no solo viene con su respaldo, sino con el de la todopoderosa Red Bull Music… ¿Cuál ha sido el papel de la plataforma?
Viene desde lejos. Hace como 3 o 4 años me propusieron hacer un proyecto en el que ellos pudieran ayudar. No llegué a presentarles nada, y al cabo de uno o dos años, cuando ya tenía medio álbum hecho caí en la cuenta de que ir a terminarlo en algún estudio de Red Bull sería perfecto, y ¿qué mejor ciudad para hacerlo que Berlín?

Formar parte de la Academy tuvo que ser todo un privilegio, ¿cómo cambió tu forma de pensar?
No sé si cambió mi forma de pensar. Lo que está claro es que a día de hoy y con perspectiva (¡hace ya 6 años!), me doy cuenta de que fue gracias a mi paso por la Academy que estoy en “el mapa”. Cuando me eligieron no me conocía nadie, ni había sacado ningún disco. No sé qué vieron en mí, pero no sé si estaría haciendo música de no ser por la inyección de motivación que supone una experiencia como la Red Bull Music Academy.

Sabemos que muchas canciones se quedaron fuera del corte final, por el tema de tiempo y del formato vinilo, que al final limita mucho. Aun así, ¿qué tiene el vinilo que todos lo queremos tanto? Incluso hasta preferir dejar temas fuera a publicar solo en digital…
Dejando de lado el factor romántico del vinilo (el sonido, el olor, tenerlo en las manos), hoy en día publicar en vinilo le da una seriedad añadida a cualquier release, especialmente en música electrónica. La nube digital se llena cada día de contenidos y música que son engullidos y olvidados al poco tiempo en un alto porcentaje de los casos. El vinilo siempre estará ahí.

¿Cuál fue el criterio?
Solo he sacado 2 releases digitales en mi carrera (el año que viene sacaré el tercero), así que supongo que fue una cuestión de coherencia.

El tema favorito de la crítica (Len Faki, Ben Klock o Randomer) parece haber sido ‘Gamma Ray’… ¿cuál es el tuyo y por qué?
El mío, como te decía, es ‘Tidal Disruption’. Es un tema muy técnico, solo tiene un kick por compás, pero al mismo tiempo los BPM dan para ser pinchado en un contexto de pista. Hay poliritmos, reverbs invertidas, cortes… Creo que es un track muy completo y complejo.

La pregunta obligada… ¿harás tour de presentación? ¿Qué aparatos te llevas en tu directo? ¿Qué podemos esperar?
Ahora mismo no tengo ninguna fecha programada. Para mí lo ideal sería hacer como en 2017. Tres o cuatro lives en sitios donde se den las condiciones idóneas y poco más. Los lives del 2017 los he hecho con una Analog Rytm de Elektron, un sistema modular y un par de efectos, súper minimalista pero efectivo. Es probable que añada una Octatrack a la ecuación.

El artwork viene de la mano de Viktor Autofocus, conocido por su dúo, Realmente Bravo, y su colaboración con Agorazein, de C. Tangana. ¿Por qué quisiste contar con él?
El artwork lo elegí sin saber de quién era, estuve haciendo una selección de artes que me gustaban en Pinterest, y este en especial me flipó. Así que en lugar de encargarle a alguien que hiciera algo parecido, lo más razonable fue pedírselo al artista en cuestión. La verdad es que ha quedado muy bien.

Está claro que este ‘Magnetic Reconection’ se aleja de tu sonido original, más cercano al house de UK… Sin embargo, se te ve tremendamente cómodo trabajando sin los corsés típicos de estilos tan definidos… ¿Es el techno futurista tu estilo definitivo? ¿Hay alguna otra dirección que te apetezca explorar en un futuro cercano?
Me encuentro muy cómodo, pero no sé hasta cuando me quedaré. De momento es un estilo que me da vía libre para experimentar a nivel de sonido y textura, así que me veo bastante tiempo por aquí.
Tengo un proyecto ambiental entre manos desde hace tiempo, pero está todo por definir aún.

Este 2018 recién empieza… ¿Qué proyectos tienes en el horizonte?
De momento tengo un par de EP’s cerrados y me gustaría terminar un tercero. Al mismo tiempo, estoy trabajando en la producción de un par de albums para otros artistas, y es algo de lo que estoy disfrutando mucho y en lo que quiero seguir trabajando.

¡Gracias por tu tiempo!