Moelleux Belga

Este es un delicioso plato que he llegado a ver en diferentes restaurantes del mundo, con diferentes nombres. Algunas veces le llaman Moelleux; otras, fondant de chocolate o petite gateau. De hecho, es más fácil de hacer en casa de lo que la gente piensa. Aquí os dejo la receta básica que yo uso y que podéis adaptar, lo básico es que se derrita y esté “líquido” en el centro, ¡como una tarta de lava derretida, pero mejor!

Derretid el chocolate y la mantequilla en una sartén en un bol de agua caliente – lo que se conoce como baño maría, para aseguraos de que esté derretido. Luego, por separado, batid los dos huevos y una vez estén todo mezclado y batido, añadid el azúcar con una pizca de sal y volved a mezclarlo todo. Seguid haciéndolo hasta que la mezcla de huevos, azúcar y sal esté llena de burbujas y de aire. Separad del resto. Ahora coged la harina de trigo, para pasarla por un tamiz, hasta que esté fina y sin grumos – para añadirla luego a la mezcla espumosa y burbujeante de los huevos con el azúcar.

Ahora podéis añadir esto a vuestra mezcla de chocolate y mantequilla derretida y una vez que esté todo unido, podéis meter en una manga pastelera y meterla en el frigorífico para reposar. Solo debéis preparar esto justo antes de que estéis listos para cocinar y servir, o el centro no estará derretido. Asegurándoos de que vuestros moldes estén bien engrasados, podéis llenarlos justo hasta la mitad con la mezcla, ya que subirán cuando los metáis en el horno. Entonces, hornearlos durante unos 8 o 9 minutos a 210 ºC hasta que la parte de arriba empiece a romperse y el centro esté derretido y viscoso. Entonces ya estará listo para disfrutar con el topping que más os guste, ¡un moelleux tradicional de chocolate belga!

* Extraído de Dj Mag Es 079