Autor: Diego Fernández

La historia de Dan Shake es corta pero intensa. De currela como stage manager en el festival Dimensions a ser el primer artista de fuera de Detroit en publicar en el prestigioso sello Mahogani propiedad de Moodymann. Todo gracias a su novia, que le obligó a entregar varias demos a diferentes artistas durante su estancia en el festival croata -entre ellos el propio Keeny Dixon Jr-. Casi como si de un guión cinematográfico se tratara, el destino de Shake le acercaría al mundo de la producción y mixing en un periodo extremadamente corto de tiempo hasta encabezar los festivales y programaciones de club más respetadas y demandadas del momento.

Como si en una coctelera metieras a Tony Allen, J Dilla, MCDE y Floating Points, Dan Shake se ha postulado estos últimos dos años como un nuevo talento a tener muy en cuenta. Tras tomar las riendas de su propio sello, Shakes, el londinense prepara ahora otro desembarco sonoro en forma de Ep, esta vez en el sello propiedad de Marcel Vogel, Lumberjacks in Hell. Experto digger y tuneador de clásicos en forma de edits y bootlegs, así abrillanta su propia imprenta ante una inminente temporada invernal con la agenda más apretada que nunca. Charlamos con el de Londres sobre su imparable trayectoria y la influencia de un tipo como Moodymann y la Ciudad del Motor en su obra.

Tengo entendido que tu interés por la electrónica se debe a una caja de cereales y lo que había en su interior. Por favor, explícame…

(Risas) Sí, en cierto modo, sí. Cuando tenía 13 años, abrí una caja de cereales y me encontré con un CD con un software de producción muy básico. Uno de esos programas en los que simplemente pillas y metes loops pregrbados. Me encantaría recuperar alguno de los temas que llegué hacer… Te juro que había algún rompepistas (risas).

Me resulta curioso que gente como Brawther o Tristan de Cunha, franceses de nacimiento hayan optado por afincarse en Leeds y tú en cambio, siendo de Leeds, por Londres. Tenía entendido que en Leeds hay mucho movimiento electrónico…

La gente creo que se confunde, en realidad yo nací y crecí en Londres, sin embargo me fui a estudiar bien pronto a Leeds. La escena de allí es muy fuerte y lo cierto es que hay fiestas increíbles con gente de un nivel brutal, pero Londres es demasiado difícil de batir en cuanto a fiesta se refiere…

Sin haberte puesto a los platos jamás, te conocimos por tu 3 AM Jazz Club, luego han ido tus edits, más tarde el debut en Boiler Room hasta encabezar festivales; y todo en muy poco tiempo. A eso le llamo yo una intuición musical innata… ¿Cuánto ha cambiado tu vida desde entonces?

La verdad es que han sido unos años de locura total. Aún hoy en día no siento como si fuera real; es como si estuviera gozando de unas vacaciones ultra extensas. Si te soy sincero, no creo que me acostumbre a vivir de esto como su fuera un trabajo. Me siento tan afortunado y aprecio tanto a la gente que viene a bailar conmigo… alucino con la energía que vienen.

Que por cierto sabemos cómo surge tu fichaje por Mahogany pero me interesa más tu reacción cuando abriste aquel mail, que confirmaban que querían licenciar tus tracks, aún sin ser de Detroit? ¿Qué hiciste, de verdad?

(Risas) Eso fue la hostia; un día para el recuerdo. El mail no me lo creía. ¡Se lo tuve que enviar a varios amigos para que me confirmaran lo que estaba leyendo! Cuando ya me di cuenta que la cosa iba en serio y que querían licenciar el trabajo, me entro un poco el canguelo. He de decir que no fui consciente del logro hasta que lo vi planchado y ya en el mercado.

 

Antes de entregarle las demos, ¿tenías algún tester “oficial”, o ya ibas con esa intención buscando el golpe de suerte?

Sinceramente, fui buscando el golpe de suerte. Entregué en mano mi CD hasta a cinco personas diferentes durante el festival DImensions de Croacia, incluido Kenny. Era la primera vez que entregaba mi música a alguien. Para mi hacer música siempre había sido un hobby y una pasión. Jamás pensé en poder hacer carrera con ello, de hecho, ni siquiera iba a compartir mi música con nadie pero mi novia me hico grabar unos CDs y me alentó para que los fuera repartiendo por ahí. ¡Fue ella quien cambió mi vida! Y lo que menos esperaba es que Kenny llegara a escuchar los cortes, y menos aún, ¡firmarlos para licenciarlos!

Da la sensación como que el grupo de artistas confirmado por Mahogany es bastante hermético y esquivo, yendo mucho a su bola. ¿Me equivoco? ¿Cómo ha sido llevarte con ellos?

No, no te equivocas en absoluto, la mayoría de artistas en el roster de Mahogany son amigos de Kenny de Detroit. Es acojonante poder ver tu nombre entre esa lista tan apretada de artistazos.

Entonces, ¿conoces Detroit? Estuvimos en frente de la casa de Moodymann, en la base de operaciones de UR junto a Cornelius y el resto hace unos meses. Como anécdota, has visto las cortinas moradas de la casa de Moodymann como homenaje a Prince? Lo sabías? (risas)

(Risas) La verdad es que no lo conozco. Pero me encantaría poder ir algún día. Kenny me ha dicho varias veces que vaya a catar la fiesta que organiza de manera anual, Soul Skate, pero no he conseguido nunca poder ir; ¡pero prometo hacerlo!

Si hablamos de producción, y llevando años en ese campo, ¿cuánto has experimentado hasta encontrar el nicho que más se adecuaba a tu sonido?  

Siempre he jugado y experimentado con una amplia variedad de géneros, solo que ha sido con este con el que la cosa ha ido mejor que nunca. Dilla fie quien me hizo replantearme la manera en la que sampleaba y producía los tracks hasta entonces, y eso hizo que comenzara a descubrir por completo el sonido house procedente de la ciudad de Detroit. Y he de decir que la manera en la que se compone tiene mucho que ver con cómo se produce también el hip hop.

En tu nueva referencia a través de LIH, ‘Shakes on a Plane’ he notado un cambio mucho más drástico hacia la pista, ¿puede ser? ¿Es este el sonido que debemos esperar de Dan Shake en un futuro?

No creo que me estanque con un estilo como tal a secas, pero indudablemente este trabajo está mucho más orientado a la pista de baile.

Que por cierto, ¿el título, se debe a tus viajes en aviones, salas de esperas de aeropuertos, etc?

(Risas) ¡Para nada! ‘Shakes on a Plan’ quiere hacer un guiño a la nefasta película titulada ‘Snakes on a Plane’ (Serpientes en el Avión). A Marcel (fundador de Lumberjacks in Hell) le pareció una idea cojonuda, a modo irónico, y fuimos adelante con ello. La verdad es que es difícil poder estar serio con este tío delante (risas).

 

Black Mahogany, Black Acre, Desilusion of Gradneur, LIH.. Eres de los que fabrican singles que se convierten en casi hits. ¿Para cuándo un largo?

Creo que prefiero esperar un poco antes de embarcarme con un largo formato. No quiero ser de los que corren para tenerlo terminado en un periodo determinado de tiempo. En mi opinión, un álbum tiene que contar una historia, po lo que me gustaría que mis tracks tuvieran que ver o fueran relevantes a lo que vivo en mi día a día. Y sinceramente, no creo que actualmente sea el momento.

Hablemos de tu sello Shake Tapes. Entiendo que nace como necesidad a ver tus trabajos y edits, pero hace poco lanzabas una referencia del artista XOA. Es por ahí por donde deambulará el sello, con referencias de terceros?

Fundé mi label Shake para usar como plataforma para publicar mi propia música así como esa música que me gusta. No cuento con un calendario de lanzamientos y mi plan no es precisamente que crezca de forma considerable. Simplemente surge del interés de poder tener la opción de prensar discos cuando quiero, sin tener que pedir permiso u opinión de nadie, y a la vez, tener todo el control de todo.

Solemos intentar dar exposición al house y funky de los últimos años y me he dado cuenta que casi todos trabajáis de forma muy independiente, casi a un modo DIY. Sinceramente, ¿es necesaria la parafernalia de agencias PR, tour managers, etc, para triunfar en la industria actual?

Te diría que no. Yo hago todo, o prácticamente, da título personal e individual. Creo que un agente es crucial, pero si tienes los pies en el suelo, no deberías necesitar nada (ni nadie) más. Me refiero, claro, a Djs underground como tal; ya me entiendes. Eso sí, creo que la cosa cambia considerablemente cuando se trata de actuaciones en directo.

Que hablando de industria, antes trabajabas en el booking/mngmnt de nombres como Submotion Orchestra o Vagabondz. Ahora que lo ves desde el punto de vista del artista, cómo ves la industria desde dentro?, qué cambiarías?
Si te digo la verdad, desde el punto de vista del artista, no cambiaría gran cosa. Pero me gustaría hacer un llamamiento de que se necesitan más mujeres en la industria. Me refiero tanto a promotoras como Djs. Es una industria muy orientada hacia el género masculino y la verdad es que no sé muy bien por qué…

Y por último Dan, ¿qué le pides a lo que queda de 2017?

Solamente cosas buenas para Shakes, sin tonterías ni falsedades.

* Extraído de Dj Mag Es 081