Mucho más que el Top 100 Djs

Ya ha llegado ese momento del año que tantos estabais esperando. O bien para celebrar que vuestro artista favorito haya entrado en la lista, o bien para darnos unas collejitas desembuchando toda esa ira hater que habéis estado acumulando durante el año, el Top 100 DJs confeccionado y gestionado por nuestra hermana mayor, DJ Mag Reino Unido –recalco esto-, ha salido a la luz. Y con él nuestra portada dedicada al jovencísimo Martin Garrix que repite por segundo año consecutivo.

Como siempre parece haber hecho las delicias de unos pocos, irritado a muchos y dejado indiferentes a otros tantos que, amén de lo visto en las últimas 5 ediciones, han captado de qué va el rollo de “La encuesta de DJs más grande del mundo”. Insisto: el Dj más votado, el más popular, vaya.

Pero como no todo es oro lo que reluce ni electrónica sinónimo de EDM, nos sentamos con artistas para todos los gustos y oídos. Del disco de los británicos Horse Meat Disco a la electrónica experimental de Grandbrothers, o el dub reggae de Don Letts y la contundencia technoide de Veronica Vasicka. Repasamos sus últimos pasos en una escena cada vez más variada y rica en ideas y resultados.Además, nos sentamos con J.C & Kastil, ambos de aquí, de la casa, con el techno por bandera y aprovechando el lanzamiento de su largo formato a través de Cabrera.

Este mes también hemos querido homenajear al colectivo transgénero, quizá no tan visible pero pieza fundamental en la historia musical electrónica desde sus inicios. Además, contamos con Marc Romboy, Jules Buckley, Max Richter y Carl Craig para hablar sobre los paralelismos y fusiones de una nueva ola de artistas de electrónica y compositores que están encontrando inspiración al reconectar la música dance con su pasado clásico.

Como siempre, os plasmamos lo vivido en eventos como Mugako Festival y el desembarco de Princess Nokia durante el pasado puente de octubre en las fiestas del Pilar de Zaragoza.

En fin, pasado el Top 100 volveremos a la normalidad. Desde aquí, recalcar que no somos Reino Unido, ni nos disgusta más el EDM que mucho del techno, house o trance que catamos en nuestro día a día. Tampoco compartimos línea editorial… y visión, supongo que la justa… y necesaria. Nos bailamos –y leemos- en diciembre.