Desde las mismas tripas.

Texto: Fernando Fuentes

Fotos: Celia Macías

Tras el exitazo del año pasado, regresaban al Sónar para hacer un doblete que fue de lo más comentado al término del festival barcelonés. Arte, fiesta, denuncia social, tradición, modernidad, undegraunismo popular y atrevimiento es lo que Niño de Elche y Los Voluble aportan a través de su apuesta audiovisual en directo. Este año en el SonarComplex presentaron ””En el Nombre de””, un nuevo show que retoma la idea del Mediterráneo como centro de intercambio cultural y toma los llamados cantes de ida y vuelta para cruzarlos con la actual política migratoria, que convierte el mar en un cementerio lleno de cadáveres anónimos.

-Aló Niño de Elche y Los Voluble, antes de nada, ¿esperabais el exitazo del año pasado en vuestro paso por el Sónar Complex? ¿Qué recordáis de aquello?

-Para nosotros ir a Sónar ya era un éxito, así que como hemos reconocido muchas veces no esperábamos que el Cómplex se levantara de sus asientos para ponerse a bailar con nuestras raverdiales. Lo recordamos como algo muy potente y muy importante para nosotros.

-¿Es cierto que nada más bajar del escenario ya se os citó para actuar de nuevo en este 2016?

-(Risas) No, pasaron un par de semanas o así. Pero sí es verdad que Sónar lo ha tenido claro desde el principio.

-Paco, ¿qué te parece que un festival, como es Sónar, cuente con un artista como tú, y por segunda vez, para disfrute de un público tan a priori electrónico y clubby?

-Para mí es un continuar la aventura que suponen estos proyectos y gracias a Sónar de nuevo podemos encontrarnos con un público y una organización cercanos a nuestras formas de entender las prácticas artísticas. Eso siempre es de agradecer eternamente.

-Arte, fiesta, denuncia social, tradición, modernidad, undegraunismo popular, atrevimiento… ¿qué más es Niño de Elche y Los Voluble?

-Bueno, somos artistas que hacemos un espectáculo audiovisual, ahora parece que funcionamos como una banda pero la verdad es que nos lo tomamos más como eso, como una colaboración escénica. Nos gusta pensar también en todas las cosas que nombras que no son solo estéticas, nos gusta indicar que nuestras formas de hacer son colaborativas y también tenemos una inquietud por ejemplo con cómo entendemos lo popular como algo que nos es propio y que por tanto podemos utilizar, remezclar, reubicar, para nosotras puede ser igual de popular una letra flamenca que un anuncio de televisión, que un tema de Cut Hands.

-¿Lo ideal, y hasta natural, es que la tradición y la experimentación vayan intrínsecamente unidas?

-Nuestra forma de entender la tradición es la del acercamiento a esas prácticas y costumbres desde una actitud de experimentación y con consiguiente desplazamiento. La experimentación no es una estética para nosotros sino es una forma de acercamiento y de proceso ante cualquier proyecto que se preste.

””EN EL NOMBRE DE””

-En este segundo asalto presentaréis en exclusiva vuestro proyecto ””En el Nombre de””, ¿qué nos podéis adelantar del mismo? ¿Qué similitudes y diferencias tiene con ese ””Raverdial”” que tan bien se recibió en el Sónar pasado?

-Pues no mucho más de lo que ya hemos contado, estamos en pleno proceso de creación y ensayo del mismo. Estamos trabajando con textos inéditos de Paul B. Preciado un filósofo queer y con imágenes y ritmos fronterizos. Las similitudes es que es la misma banda, estamos Niño de Elche con la voz, Pablo Peña (Pony Bravo / Fiera) con las bases, Los Voluble (con efectos, samples y visuales) y Raúl Cantizano, y esto sí es una novedad, con una zanfoña. Trabajamos el mismo concepto de composición, una sesión musical completa sin canciones predefinidas pero el contenido, el acercamiento musical y los ritmos es bastante diferente a ””Raverdial””.

-Sabemos que ””En el Nombre de”” sitúa el Mediterráneo como centro de intercambio cultural y toma los llamados cantes de ida y vuelta para cruzarlos con la actual política migratoria, que convierte el mar en un cementerio lleno de cadáveres anónimos. Tiene mucho de denuncia social y política… ¿más que nunca?

-No es más o menos político porque el tema sea más o menos actual. La política de cierre de fronteras que sigue asesinando en las costas del mar Mediterráneo a tanta gente no es nueva. Así que no podíamos perder la oportunidad de estar en un escenario como Sónar, o como cualquier otro al que vayamos, y no poner el acento sobre algunas cuestiones que como artistas y personas situadas en el mundo nos preocupan. Todo esto nos nace de manera natural, no estamos midiendo el coste de oportunidad de lo político, no, estamos trabajando sobre unos temas que pensamos que es necesario abordar desde aquí.

Image title

-Y también, como habéis referido antes, que parte de lo que canta, además de cantes anónimos, Niño de Elche son escritos del activista y filósofo queer Paul B. Preciado, ¿quién es y qué más no podéis contar de él?

-Paul es uno de los filósofos más interesantes que tiene este país, quien quiera indagar un poco por su obra sabrá que hace unos años era Beatriz Preciado. Nos interesa de sus textos que es capaz de imaginar realidades políticas complejas con un lenguaje muy propio, de manera muy encarnada. ””Testo Yonqui””, uno de sus libros más conocidos es una autonarración de cómo su cuerpo va cambiando, conforme se administra testosterona al mismo tiempo que es una reflexión, muy rigurosa, de las condiciones políticas para la construcción del sexo, la sexualidad y el género. Todo esto tiene muchas conexiones trans-fronterizas, el cuerpo y las fronteras por eso nos interesa tanto. Y claro que nos haya regalado textos inéditos forma parte de esa casuística maravillosa que este proyecto sigue teniendo.

-Los Voluble, como remezcladores, para este proyecto en particular aportáis una electrónica transfronteriza más cruda y urgente que nunca, ¿cómo os organizáis con Paco para dar forma a todo este discurso multidisciplinar?

-Trabajamos todos, Pablo, Raúl, Paco y Los Voluble en el local de ensayo. Hemos hecho bastante trabajo de escucha, de aportaciones teóricas, de vídeos, documentales y de música, claro. Partimos de trabajos de improvisación, cada uno utiliza sus instrumentos, y las limitaciones de los mismos, como herramienta de composición y una vez escuchamos grabaciones o ideas que nos gustan pues nos ponemos a componer, arreglar y a ensayar. A veces una parte está condicionada por un sample de vídeo o de audio, otras por un ritmo que nos apetece probar y otras tantas por un texto que se convierte en letra. El proceso es muy interesante, a veces es lento, otras sale todo en un momento, pero es la forma que tenemos de trabajar desde ””Raverdial”” y no nos hemos planteado otra.

-Pedro y Benito, ¿qué importancia tiene lo visual en este ””En el Nombre de””? ¿Qué nos podéis adelantar de su discurso confeccionado a través de imágenes de todo tipo, naturaleza y origen?

-Lo que nos gusta pensar es que no es menos importante que la voz o el cuerpo ni más importante que un efecto en la zanfoña. En la música electrónica los visuales, muchas veces, han sido pura decoración. Nosotros hemos trabajado como programadores del Festival ZEMOS98, como responsables de algunos otros proyectos audiovisuales y pensamos lo visual como un instrumento más. Esto para nosotros es ya muy importante.

-Además, como ya paso en ””Raverdial”” de nuevo se os unen el multi-instrumentista Pablo Peña (Pony Bravo, Fiera) y el guitarrista Raúl Cantizano, ¿así os convertís en una especie de banda? ¿Qué aportan ellos al proyecto en sí?

-Sí, ellos son uno más de estos proyectos, Niño de Elche y Los Voluble ponen los nombres, lideran la producción pero tanto Pablo como Raúl están junto a nosotros en ambos proyectos. Así que aportan como uno más.

-Vamos al origen de todo. ¿Quién encontró a quien? ¿Niño de Elche a Los Voluble o viceversa?

-En realidad nadie, fue algo natural, nos fuimos conociendo poco a poco en diferentes contactos previos, luego nos hicimos amigos y después empezamos trabajar juntos. Algo bastante normal y lejos de toda épica.

-En anteriores trabajos el sentido del humor, y la mala folla, siempre ha sido algo importante y permanente tanto para Niño de Elche como para Los Voluble… ¿es algo que aunque ahondéis en temáticas tan duras como las de este 0 ””En el Nombre de”” no podéis, ni queréis, eludir?

-Es que el humor puede ser muy duro también. Jugamos todo el rato con el humor, el sarcasmo, la ironía y no es algo premeditado, es nuestra forma de ser. Sí que es verdad es que hay tanta mierda en el mundo y tantas imágenes podridas de la sociedad en la que vivimos que no está siendo fácil trabajar con según qué materiales. El dilema que se plantea es político: ¿estas imágenes, estos sonidos, estas letras pueden aportar algo a un discurso que supere la visión habitual sobre estas cuestiones? Si es que sí, irán dentro. Si es puro regodeo estético violento no nos interesa. No queremos impresionar, queremos comunicar.

-Paco, ¿No te da vértigo estar a la altura de las expectativas de tanta gente, tras el éxito apabullante de ””Voces del extremo””? ¿Eso supone una exigencia extra para ti?

-La base de mi forma de relación con las prácticas artísticas son la diversión y el juego. Hay una responsabilidad mediática, claro está, pero la mayor responsabilidad es la interna, una responsabilidad por todo el contenido, la forma de tratar esos contenidos, cómo eso me-nos araña, como recala y hace que realmente sean procesos más allá de un “espectáculo”. Ahí es donde recae la máxima exigencia.

-¿Y dicho éxito fue algo inesperado o para nada?

-El conocimiento de mis trabajos por parte de la audiencia y la crítica musical ya era un éxito en sí ya que vengo de circuitos totalmente alejados de esas dinámicas de relación.

-¿Os interesa o preocupa lo que reza la crítica propiamente flamenca de lo que hacéis?

-No.

-Paco, ¿y que queda en ti de aquel niño prodigio que se suponía que debía de ser el “cantaor clásico” por excelencia?

-De niño me queda -como ya te dije- una base de mi forma de hacer que es la diversión y el juego y ahí los niños son masters. Prodigio realmente nunca lo fui, por eso estoy donde estoy.

-¿Hoy en día tienes más influencia de los cantautores, y de los músicos del minimalismo, que del propio flamenco?

-Depende de lo que quiera contar y cómo lo quiera contar. De todas formas, no están tan alejados los unos de los otros.

-Y eso de que por la fusión entre flamenco, rock, rap y electrónica -entre otras cosas- os asimilen al ””Omega”” del maestro Morente y Lagartija Nick, ¿qué os parece?

-Que es una reflexión producto de quien escucha poco y solo se quedan en las portadas de los discos.

-¿Y de los que dicen que desde Camarón y Morente al flamenco eres lo más novedoso e interesante que le ha sucedido?

-Entonces habla muy mal por la historia reciente del flamenco.

-¿Qué opinión te merece lo que hace Solea Morente, por ejemplo? ¿Y lo de su hermana Estrella Morente poniéndose social ante los políticos, cuánto tiene de postureo o de realidad?

-La verdad no tengo una opinión formada sobre el trabajo de la mayoría de mis compañeros y compañeras. Soy de los que piensan que hay que hacer y hacer y que eso se disfrute y llegue a la gente que le interese de una forma fácil y rápida. Sobre lo que comentas de Estrella decirte que es un acto social al mismo nivel que un concierto o una entrevista, con sus contenidos políticos en su cuerpo, su mirada, su palabra…

-¿Te gusta que te hayan colgado en sambenito de revolucionario, o te trae sin cuidado?

-No me importa, pero es una pena que una palabra tan compleja y radical la utilicen de forma tan ligera.

-La PAM (Asociación de Periodistas Musicales) te otorgó el I Premio Ruido al Mejor Disco del 2015… ¿qué suponen para ti este tipo de distinciones? ¿Sirven para subir los cachés o para algo más?

-Para subir los cachés te puedo asegurar que no (Risas). A mí me ha servido para creer aún más en lo que hago y para poder dar a conocer de mejor forma mis formas de hacer y a los seres que hacen conmigo.

-Si Miguel Hernández, o Camarón, levantaran la cabeza y os escucharan, ¿qué creéis que dirían?

-Ya es bastante improbable que levantaran la cabeza así que si lo hacen tendrán cosas que hacer mucho más interesantes que escucharnos.

-¿Qué os interesa más de este Sónar 2016? ¿Qué nos recomendáis?

-Pues una de las cosas interesantes del Sónar es descubrir artistas, pero de lo que conocemos vamos a intentar no perdernos a Kode9, Noaipre, Zero vs Chelis, Underground Resistance, Ben Klock, Oneohtrix Point Never, Nozinja, Raster Noton y el SonarPLANTA.

-Terminando, ¿tenéis algún nuevo proyecto conjunto entre manos, confesable, del que nos podáis hablar? ¿Seguirá, más o menos, en la misma línea?

-Está ya por salir la edición de ””Raverdial”” en formato EP con una edición limitada en USB, con vídeos, pistas para remezclas y alguna que otra sorpresa. ¿Te parece poco? No nos da mucho más la vida para trabajar en ””El Nombre de””, seguir tocando ””Raverdial”” y en terminar la edición, que la sacamos junto a Telegrama.

Niño de Elche y Los Voluble actuaron el viernes 17 de junio, a las 18.30 en el SonarComplex/ Sónar de Día.

www.ninodeelche.net
www.voluble.net

* Entrevista extraida de Dj Mag 65