Festivales, fiestas, eventos de promoción de marcas de todo tipo… Llega el verano y una cantidad innumerable de estas acciones nos bombardean con experiencias y sensaciones allá por donde vamos.

Autor: Enrique Soto, Marketing Project manager de HMY

Siempre me ha entusiasmado ver con qué nos sorprenden, qué experiencias nos harán vivir y qué nos regalarán muchos de ellos para potenciar su imagen de marca y promocionar sus productos.

Siempre he ido y voy con el ojo crítico que me ha dado la experiencia de dedicarme al mundo del marketing, del retail en HMY, y al del espectáculo desde la visión de productor, promotor y artista.
Reconozco que disfruto siendo crítico y aportando mi visión profesional allá donde voy a disfrutar de la compañía de mis amigos y/o a trabajar, porque trabajar con amigos es maravilloso.

A veces la gente me pregunta si soy capaz de vivir y exprimir un festival, siendo tan crítico, y mi contestación es siempre un “SÍ” rotundo. Mi pasión por la comunicación y la interacción con las personas me hace disfrutar al máximo de la experiencia.

Es maravilloso ver como marcas de todo tipo aúnan música y experiencias únicas pensadas únicamente para nosotros: los amantes de música, los amantes de las sensaciones.

Los festivales de música electrónica o indie, como pueden ser Sónar, Primavera Sound o Arenal Sound, entre otros, se consideran territorios clave para marcas enfocadas a un determinado público que genera tendencia y, con la era digital, necesitan buscar y encontrar momentos en los que el consumidor pueda interactuar físicamente con ellas.
Un festival de música es una gran oportunidad para ello, como diría Fangoria, absolutamente. Y lo es porque el asistente está predispuesto a recibir impactos con una energía diferente, rodeado de buen rollo, amistad, canciones y grupos favoritos, sonrisas… en definitiva en un estado de felicidad.

La vinculación de ciertas marcas a festivales es cada día más fuerte, sobre todo las cerveceras, espirituosas y relacionadas con estilo de vida y moda; y, últimamente, se dejan ver cada vez más las automovilísticas.

Hay un recuerdo que me sirve muy bien para ilustrar esta afirmación: llevo 4 años yendo a Arenal Sound – tres de ellos como artista y otro como fan – y hay una bebida que me transporta siempre allí (y no a otro lugar). El Grupo Heineken, muy activo en este tipo de colaboraciones, pone en grifo miles de litros de una de sus cervezas estandarte, Desperados, durante el festival, que es consumida por todos los asistentes y ocurre algo maravilloso: cada vez que fuera de la época estival me bebo esta cerveza, ¡mi mente me teletransporta allí!

¡Vaya! ¿No es genial? Lo han conseguido. La vinculación de la marca con el público joven movido por el buen rollo, la amistad, las canciones y grupos favoritos, las sonrisas… en definitiva han vinculado los valores de la marca con un estado de felicidad.

¿Y cómo lo consiguen? Las marcas suelen apostar por experiencias que forman parte de una campaña de 360º  que tiene su parte de publicidad y comunicación en soportes tradicionales como TV o cartelería, su parte de promoción en los canales de distribución relacionados con el producto per se distribuido en bares, restaurantes o festivales y los relacionados con la distribución en supermercados, eventos o duty-frees; unidos a su plan digital que involucra a  influencers y una campaña de marketing online para completarla.

Para llevar a cabo la parte offline de su estrategia, las marcas últimamente se están centrando más en experiencia que suelen combinar arquitectura efímera con sonido, iluminación, mapping, audiovisuales y una cuidada selección de las personas que representarán a la marca en sus respectivos stands.

Esto es un verdadero reto para nosotros, ya que suelen ser campañas transversales y a 360º que comienzan unos meses antes y suelen lanzarse con más de una agencia: comunicación, digital, eventos, logística, producción… y el reto normalmente en la activación dentro de un festival suele ser la coordinación de todos los actores involucrados, los plazos, el montaje y desmontaje en muy poco tiempo y poder contener el coste de la producción, ya que son acciones que suelen durar varios días.

En definitiva, todo está conectado. En un mundo centrado en la tecnología, la experiencia de usuario cada día se hace más fuerte para lograr esa comunión entre marcas y personas, en contra de lo que podríamos pensar. Amazon abre tiendas físicas, lo mismo que Alibaba. Marcas como Hawkers o Futbolemotion centralizan sus esfuerzos combinando canales online y offline.
Es bonito ver como las personas y sus sentimientos son una de las partes más importantes para las marcas, en este mundo hiperconectado tecnológicamente, y como las empresas que se dedican a convertir en realidad las ideas de estas últimas, apuestan cada día más por perfiles artísticos para lograr conectar, conectar y, sobre todo, conectar con la mayor parte del público a través de diferentes representaciones artísticas o mediante un punto de vista mucho más romántico que suaviza y hace más cercano cualquier trabajo que se lleva a cabo, ya sea en el tejido industrial o en el de los eventos.

* Extraído de Dj Mag Es 078