La organización del festival hace balance de su edición 2017

ElectroSplash se celebró el pasado fin de semana en una edición que se desplazó desde el costero pueblo castellonense de Vinaròz a la ciudad de Valencia, concretamente en La Marina. La organización ha hecho balance de esta primera experiencia y arroja unos datos y cifras interesantes de un evento con más de 34 horas de música underground como protagonista.

Se han estimado que en 2017 han estado en el festival, tanto es su edición diurna como en la nocturna celebrada en la Sala La3, más de e 5.000 personas repartidas en 2.200 la jornada del viernes y en 2.900 el sábado. Este año -y en comparación con ediciones anteriores- se ha notado un notable incremento de público extranjero, llegando hasta un 18% (+10% con respecto a la edición anterior). El 82% restante, público nacional, ha venido principalmente desde la Comunidad de Madrid (18%) y de Cataluña (14%), además de un 16% de otras comunidades y el porcentaje mayor que corresponde a gente de la propia Comunidad Valenciana (34%). También es interesante el grado de madurez del público del festival con una media de edad que ha subido ligeramente con respecto a pasadas ediciones, situándose en los 32,7 años.

En otros aspectos ElectroSplash recalca que ha generado un total de 650 puestos de trabajo, de los cuales 200 han sido directos y 450 indirectos. Un impacto económico que se valora en unos 850.000 euros, en especial gracias a la incidencia directa sobre hoteles y apartamentos vacacionales y, principalmente, en los restaurantes de la Marina y el Cabanyal. También ha repercutido positivamente en el gremio de los taxistas.

Vicente Salvador, director del festival ha declarado, lo siguiente: “Estamos contentos con el trato recibido y creemos que tanto instituciones y autoridades locales como nosotros mismos, tenemos la oportunidad de crear algo diferente que pueda ser referencia a nivel europeo en los próximos años como ‘boutique festival’, donde premia la calidad no la cantidad. Esto es algo que tiene todo el sentido en Valencia, y más aún en su Marina: un evento de tamaño reducido capaz de ser perfectamente compatible con el resto de usos de dicha zona y donde se genera un impacto muy positivo sin connotaciones o impacto negativo”.

En cuanto a las actuaciones de las dos zonas del festival lo más destacado fue el inédito b2b entre Dj Tennis y Skream, el set discoide y house de Tensnake, la oscuridad de Shifted, los directos de Octave One y Crazy P y las sesiones de Ryan Elliot y Legowelt en La3. Las seiones de Chelis, Los Suruba, Elesbaan y Javi Frías y los directos de BeGun y JackWasFaster brillaron con luz propia dentro del apartado nacional.