Continuando con nuestro viaje por los estudios nacionales más innovadores, DJ Mag ES Tech viaja a la ciudad condal, al estudio de uno de los productores y DJs más en forma del panorama electrónico nacional: Ekai. El bilbaíno, recién llegado a Barcelona, nos da un tour privilegiado por su estudio…

Autor: Eduardo Pérez Waasdorp

¡Hola, Ekai! Es un placer tenerte en nuestra sección tecnológica este mes. Tu historia con la música empieza con el piano, ¿no es así? ¿Qué recuerdas de esa época?

Sí, cómo dices, toda esta historia de la música empezó cuando mis padres decidieron apuntarme a clases de piano y teoría musical con 7/8 años. Al principio no me gustaba. Pero los años han terminado dando la razón a mis padres, cómo en tantas otras cosas. Aunque me sentía obligado a ir, al poco tiempo de empezar acabé cogiéndole el gusto al solfeo. Nos juntamos un grupo de gente muy guay, éramos todos del pueblo y aunque a día de hoy solamente guarde relación con 1 o 2 personas de aquella época, lo recuerdo cómo días muy felices y de muchas risas. También de muchas broncas (risas).

¿Fue así como te metiste en la producción musical? ¿Qué encendió la llama?

Poco antes de empezar la universidad dejé aparcadas las clases de piano y empecé la carrera de ADE. Al poco de entrar ya me di cuenta de que aquello no era lo mío. Como por aquel entonces ya pinchaba, cada vez me iba interesando más y más el mundo de la electrónica, y me hacía preguntas del tipo: ¿con que estará hecho este track? Por lo que al empezar el segundo año de universidad me replantee cuál quería que fuera mi futuro. Entonces me apunté a la Escuela de Cine de Andoain para estudiar cómo Técnico de Sonido y así tener unas nociones.

¿Cuál fue el primer aparato que compraste?

El primer sinte que compré fue el Korg Microkorg que a día de hoy uso. De hecho, puedes escuchar su bajo en multitud de mis tracks. Después le siguió mi primera caja de ritmos y que también conservo, la Roland TR-505. Soy muy amante de lo vintage, ya que creo que la obsolescencia programada es una de las peores cosas que nos pasan, por lo que la mayoría de aparatos que tengo son de antes de que naciera o de cuando era muy joven.

¿Qué influencias resuenan en tus producciones?

De todo. De hecho, cuando era pequeño tenía muchos gatos y les ponía nombres de artistas que me gustaban, he tenido una Whitney (Houston), un Peré, una Marisol… A día de hoy esto me reporta un background bastante amplio y una predisposición a escuchar cosas nuevas sin ningún tipo de prejuicio.

Acabas de mudarte de tu Bilbao natal a Barcelona. ¿Por qué tomaste esta decisión?

Básicamente se debe a que la mayoría de los contactos con los que trabajo viven aquí. Desde el primer momento que puse un pie en Barcelona estoy rodeado de DJs, productores y gente relacionada al mundo de la electrónica, cosa que crea una sinergia increíble, algo que en Bilbao no podía disfrutar.

Ahora tienes tu estudio en la ciudad Condal. Haznos una pequeña guía a través de él…

Según entras de frente, ves el escritorio donde está la Midas f24, que actúa tanto de mesa de mezclas analógica cómo de interfaz de audio, los monitores Adam A7x y un iMac donde secuencio los tracks en Ableton – las mezclas las hago en Logic. Después, a la izquierda del estudio, se encuentran todos los sintes, cajas de ritmo etc. que van a parar al patchbay. Ahí elijo lo que va a sonar en la Midas. La sincronía del estudio la lleva un E-RM multiclock que acabo de comprar hace poco, siendo un poco el cerebro del estudio. Si el multiclock es el cerebro del estudio, la mixer Boss KM-6a es el alma ya que por ahí paso las cajas de ritmo y algunos sintes, para darle ese calor y saturación analógica que le da un carácter especial.

Nos hemos enterado que haces trabajos de post-producción para otros artistas. ¿En qué consisten?

Pues sí, desde hace un tiempo aquí vengo haciendo trabajos de post-producción a artistas que, por escaso tiempo, debido a los muchos bolos que tienen, se ven incapaces de terminar sus temas. Lo he hecho un poco bajo cuerda, pero ahora quiero darle ojos y cara a este proyecto, además de que no sólo ofrezco trabajos de post-producción, sino también de mezcla y mastering. De momento no tengo ni el nombre para la empresa, ¿alguna idea? (risas).

¿Crees que, en España, brindar estos servicios es la única manera de poder vivir plenamente de la música?

En mi caso, con la mudanza a Barcelona, lo cara que es esta ciudad y lo mucho que me gustan las máquinas, sí. En un futuro me gustaría dejarlo y centrarme 100% en mi carrera artística, ya que creo que de ese modo tengo mucho más para ofrecer. Aunque a día de hoy es una buena fuente de ingresos que hacen posible pueda seguir ligado a este mundo que tanto me apasiona.

Está claro que eres un amante de lo analógico, pero… ¿Qué opinas de las producciones 100% digitales?

Aunque sea un devoto confeso de lo analógico utilizó bastantes plugins que me encantan cómo el paquete de Waves o Soundtoys. Conozco a productores 100% digitales que suenan de escándalo por lo que a día de hoy es una cuestión más de gustos que de otra cosa. Antes se achacaba a que una mezcla digital podría sonar fría y sin alma, pero con los plugins que hay hoy en día puedes sonar cómo quieras con lo que quieras.

Acabas de sacar un EP en Baumhaus, sello del que eres asiduo. Cuéntanos, con ‘Roots’, ¿cómo ha sido tu proceso de producción? ¿Qué te ha inspirado y cómo ha fluido tu trabajo?

La idea de ‘Roots’ viene de lejos, cuando me puse en contacto con Samuel Fitch para grabar un par de temas vocales. Uno de ellos era ‘Roots’ y como su propio nombre indica está basado en las raíces del house. Le expliqué la idea a Sam y grabamos junto a Irkus Uranga las voces en los estudios Tío Pete. Hace unos meses la retomé y decidí que tenía que ver la luz. Le di un par de vueltas y construí dos versiones, una deep-house y otra claramente de house y en la que me influyó uno de mis productores favoritos, Marc Kinchen. El EP está teniendo un apoyo increíble, gracias también a la excelente remezcla de Tigerskin. Y aviso que Sam y yo tenemos otro tema vocal en la recámara…

También es conocida tu faceta como DJ… ¿Qué buscas transmitir al público en la pista de baile?

Sobretodo busco sorprender, como oyente me encantan las sesiones en las que disfruto y encima no conozco ningún tema. Por lo que cuando me toca a mí pinchar me gusta mucho arriesgar, sobretodo en plazas más mainstream. Creo que los DJs que hoy en día copan los primeros puestos en los festivales arriesgan muy poco. Están más pendientes de no pisarse los temas, que de buscar algo que a ellos les llegue y transmita. Es muy triste ver a grandes DJs con un gusto musical exquisito poner el tema fácil.

Desde hace dos meses colaboras con esta casa, DJ Mag ES, haciendo las críticas de la sección tech-house. ¿Cómo afrontas este nuevo reto? ¿Cuál es tu proceso para seleccionar los trabajos que salen en la sección?

¡Sí! Es un reto que me llena de orgullo y satisfacción (risas). Estoy súper contento de unirme a la familia y súper agradecido a DJ Mag ES por dejarme reseñar una sección con tanto peso en el mercado cómo es la de deep-house y tech-house. Gracias a eso me están llegando unas promos bestiales y mi disco duro ahora mismo rebosa cantidad y calidad de temas que aún no han salido y que me sirven no sólo a la hora de pinchar, sino también a la hora de buscar ideas o sonidos para la producción. El criterio que sigo es intentar dar a la sección un equilibrio y sobretodo darle un hueco a artistas y sellos nacionales. Me encanta el modelo inglés de una industria que se apoya y de la que deberíamos aprender.

Finalmente, Ekai, ¿algún consejo que tengas para los amantes de la electrónica, tanto experimentados como principiantes?

Ninguno, no me veo en posición de dar consejos ya que todos los días aprendo algo nuevo, sobretodo de mis errores. ¡Muchas gracias por la entrevista y espero que os guste mi estudio!

http://www.ekaimusic.com

https://soundcloud.com/ekaimusic

https://www.facebook.com/ekaimusic

* Extraído de Dj Mag Es 079