Este mes nuestro tour por los estudios de los productores nacionales más audaces continúa, esta vez a medias entre Madrid y Valencia. Hablamos con el dúo Acid Clouds – alias Iván Corrochano y Pedro Viñuela – para que nos cuenten cómo se las gastan tanto en el estudio como en sus aclamados directos. Una charla con auténticos geeks de la cacharrería…

Autor: Eduardo Pérez Waasdorp

¡Hola, Pedro e Ivan! Como amante fiel del acid, es un honor teneros en nuestra sección. Contadnos, ¿cómo os metéis en esto de la producción musical en un primer momento cada uno por separado?

Pedro: Un placer! Pues yo empecé desde muy joven. Tengo cierta formación musical (toco el piano, la batería, el bajo y un poco la guitarra) y mucha inquietud! Desde siempre me ha interesado cómo funcionan las cosas, así que cuando me regalaron mi primer ordenador y vi lo que se podía hacer con los ‘trackers’ ¡no me lo pensé mucho y quedé enganchado! Con 17 años grabé mi primer disco (‘Virus EP’, en Max Music) y en el estudio donde lo hicimos me surgió trabajar de vez en cuando, así fui de un estudio en otro hasta que monté Nexo 101 en Madrid. He sido productor profesional e ingeniero de sonido desde hace 22 años y aun sigo aprendiendo cosas de este maravilloso mundo.

Iván: Yo en la producción nunca terminé de meter la cabeza. Desde la época de los ‘trackers’ siempre me ha dado mucha pereza ponerme delante de un programa de ordenador para obtener resultados musicales decentes. Y cuando lo he hecho, siempre ha sido acompañado, sino, imposible. ¡Gracias a Dios que ahora tengo a Pedro!

¿Y como Acid Clouds? ¿Cuándo y cómo decidisteis que vuestras perspectivas sonoras eran compatibles?

Pedro: Pues un día quedamos en mi home studio y, tras conectar todas las máquinas que teníamos, estuvimos improvisando durante varias horas, ¡se nos olvidó hasta comer! Así que creo que ese momento fue lo que nos definió como productores y músicos electrónicos de directo. Creo que entre los dos hacemos un buen tándem, Iván lee muy bien la pista y sabe cómo debe ser la estructura de la música, lo que es muy repetitivo, lo que sí y lo que no… Yo, aunque no se me dan mal estas cosas, se me da mejor el ámbito técnico.

Iván: ¡Se me había olvidado que aquel día no comimos!  La verdad que, como dice Pedro, somos dos partes de un todo muy equilibrado.

¿Recordáis cuál fue el primer aparato que os comprasteis? ¿Y cómo Acid Clouds, en qué habéis invertido en pareja?

Pedro: Yo lo primero que compré fue una MC202 de Roland, una especie de SH101 en módulo (expander). Como Acid Clouds, no lo se, cada poco vamos añadiendo cosas y no te sabría decir qué fue lo primero…

Iván: Mi primera compra cacharril, después de que el 90% de mi sueldo me lo dejaba en discos, fue una de mis Tb303 que se la compré a mi amigo L. Sox, ¡por 900€! Venía con un trasto DIY para manejar MIDI que no funcionaba, pero quedaba muy chulo en las fotos.
Luego como Acid Clouds, tuvimos que comprarnos un mixer que fuera versátil para el directo, porque usábamos uno que tenía yo que era muy incómodo y muy viejuno. Que además se nos quedó pequeño enseguida (pequeño de número de pistas, porque aquello era largo como un día sin pan).
Para quienes no hayan tenido el privilegio de escucharos ¿Qué influencias diríais resuenan en vuestras producciones? Porque no solo suena acid en vuestros temas/directo…

Pedro: A mí me influido mucho el techno británico, en especial Ruskin, Surgeon, ese tipo de techno oscuro y furioso. Pero también (e incluso más!) la IDM de los 90s, cosas como LFO, Speedy J, Autechre o Plaid.

Iván: Para mí, sin duda Orbital es mi mayor influencia, no solo musicalmente (que, aunque me llenan absolutamente, no son un grupo al que intentaría parecerme en estudio), sino como grupo de Live en un escenario. Siempre quise ser como ellos (más como Paul que como Phil) y Acid Clouds en directo, por mi parte, bebe mucho de los hermanos Hartnoll.
Una vez en el estudio, mis influencias son muy variopintas, quizá no tanto de artistas sino de estilos en general. Techno oscuro, Acid house, acid trance, acid con leche, acid con refresco… acid everywhere.

Sabemos que ahora estáis a medio camino entre Madrid y Valencia… Esto, ¿complica mucho la producción/los directos? ¿Cómo compagináis vivir cada uno en una ciudad?

Pedro: Si, lo complica ¡Pero con ganas se puede con todo! Vamos quedando de vez en cuando, yo tengo mi estudio en casa en este momento y además tengo un local (The Audio Sessions) en el centro de Madrid que también lo usamos para ensayar y esas cosas… así que lo tenemos cubierto. La pena es no poder vernos más, música aparte.

Iván: La verdad que ahora es muy diferente. Cuando nos tenemos que cerrar en el estudio no es un día a la semana. Igual son 3 o 4 días del tirón. Lo cual creo que nos viene muy bien para sacar mucho trabajo adelante. Pero sí que se echa de menos vernos más a menudo.

Entiendo que el estudio está ahora en Valencia… Hacednos una pequeña guía a través de él…

Pedro: Bueno, en realidad es un estudio de mastering profesional con algo de espacio para sintetizadores y cabina de DJ. El estudio consta de equipo analógico de alta gama y un sistema de escuchas muy alta gama.

Tenemos un ordenador con Protools, Ableton y Sequoia, convertidores de Universal Audio, Antelope y Crookwood, Equipos de Maselec, Manley, Foote Control Systems, Dangerous Music… plugins de Fabfilter, Universal Audio y D16 Group. Las escuchas son unos B&W 802 D Diamond con etapas Classé y unas Yamaha MSP5 como monitores secundarios.

Iván: ¡Sin olvidar una silla comodísima, que también es digna de mención, y que siempre le robo a Pedro cuando voy!

Sabemos que tenéis un modular bastante chulo… ¿cómo va el vicio?

Pedro: De locos… nunca se acaba, cada poco tiempo digo, bueno ya está, ya tengo lo que quiero y necesito, se acabó… ¡pero no es cierto, nunca se acaba! Es un mundo muy amplio y complejo y cada día sale algo nuevo y único que dan ganas de tener en el case… en fin, ¡un vicio!

Iván: Yo de momento prefiero no meterme en ese vicio aún… Cuando no me queden vinilos que comprar, empezaré con un modular (risas).

¿Qué pensáis de la ‘moda’ de los modulares? ¿Se ha abusado un poco de ese sonido hasta volverlo un poco prototípico? ¿Cómo lo veis vosotros?

Pedro: Si, me parece una pena. Hay algunos artistas en los que puedes oír perfectamente cada módulo que han usado. Creo que la gracia del modular es trabajar mucho tus propios sonidos y no usarlo con una configuración tremendamente básica… ahora parece que necesitas barba, gafas de pasta y modular para hacer techno… espera… ¡creo que eso me define bastante bien! (risas).

Iván: ¡Bueno, la barba en este caso la pongo yo (risas)! Yo entiendo, en parte, ese abuso (porque soy muy perezoso y pachear al principio da miedito). Pero joder, mira el sonido de una 303, siempre suena más o menos igual, y ahí está, un sonido en la cresta de la ola (claro que es que la pobre da para eso solamente).

¿Cómo es vuestro proceso creativo? ¿Cómo os repartís en el estudio?

Pedro: Según, hay veces que empezamos a improvisar y grabamos todo, es cuestión de editar y entre los dos crear el tema… otras veces yo ya tengo una idea que le paso a Iván y él me comenta, quita o añade cosas… según el día.

Pero Acid Clouds no es solo producción… Tenéis un directo bastante potente, ¿cómo es la configuración que lleváis? ¿Cómo os repartís las tareas?
Pedro: Es un poco compleja.
Iván: En mi zona montamos una Roland TR8 con un OTO Biscuit, una TB303 limpia y otra con un RAT, un SH101 (a veces recibiendo las secuencias de alguna de las 303) y un Korg Volca Sampler. De vez en cuando me llevo un Monotron para hacer el ganso, ¡que es muy divertido!

Pedro: Yo llevo el modular, un Beatstep Pro, y a veces Parttening en un IPAD (para hacer secuencias más IDM y algunos gates del modular). Todo va a una mesa Soundcraft y de ahí a una Universal Audio Apollo Twin MKII. Esta la usamos en modo Stand Alone, es decir, sin ordenador. Con ella procesamos la señal del mixer como su fuera una especie de mastering que ajustamos durante la prueba de sonido para la sala donde toquemos. Así que, aunque hay un iPad y una Apollo, no usamos ordenadores. Todo es improvisado y 100% Live.

Está claro que lo vuestro es el cacharreo analógico, pero… ¿Qué opináis de las producciones 100% digitales?

Pedro: A mi me parecen perfectamente válidas. Durante muchos años he hecho IDM solo con Max/MSP y lo he disfrutado como el que más. En el estudio, además, no hay otra. En algún punto hay que grabar, editar y secuenciar…

Iván: No es una cuestión de molar más o menos, sino de resultados. Eso sí, me encantaría que esas producciones 100% digitales fueran usadas con 0% pirateo. Simplemente por contribuir a la industria y hacer que la rueda siga girando y avanzando. Utopías varias.

En lo que queda de año, ¿hay algún trabajo vuestro en el horizonte? ¿A qué debemos estar atentos por vuestra parte?

Pedro: Aún es pronto para hablar, pero si, hay cosas muy jugosas en el horizonte. Habrá más vinilos y más bolos. Ahora mismo estamos preparando mucho material para editar y honestamente, ¡creo que van a ser muy, muy bien recibidas!

Iván: Somos muy optimistas con el material nuevo que tenemos, ¡y con razón! Pero todo está pendiente de momento. A veces es cosa de terceros y no de uno mismo.

Finalmente, chicos, ¿algún consejo que tengáis para los amantes de la electrónica, tanto experimentados como principiantes?

Pedro: Consumir música, es lo más importante. Hay que tener bagaje musical. Y si te metes en la producción o en la parte técnica, debes estar dispuesto a “perder” muchas horas al día. Es como ir al gym, con un día de vez en cuando no basta. Hay que trabajar duro para obtener buenos resultados.

Iván: Haced caso a Pedro. Es sabio.

* Extraído de Dj Mag Es 081