El alemán está de vuelta en Alma Soul Music.

Matthias Vogt es fuera de toda duda uno de los artistas musicales más respetados internacionalmente, tanto en la escena electrónica como en el mundo del jazz, una hazaña sólo a su alcance. Desde la década de los `90 este alemán ha sido uno de los nombres que más han contribuido a construir la electrónica, trabajando con las etiquetas más punteras y tocando en los mejores clubes. Matthias Vogt ha logrado de este modo construir una de las carreras más solidas dentro de la industria, compaginándola con su pasión por el jazz. Hemos tenido la oportunidad de charlar con esta eminencia de la música sobre sus inicios, su opinión acerca de la situación actual de la industria, su dicotomía vital entre electrónica y jazz, su percepción del posible futuro de Ibiza y sus recientes trabajos con etiquetas como la madrileña Alma Soul Music, cuya última colaboración es la remezcla de “I´m Not Real” tema original de Javier Varez.

-Eres uno de los pocos Djs y productores de electrónica que es además músico respetado de jazz. ¿Qué fue primero, tu carrera como músico o tu curiosidad por la música electrónica?

Creo que sólo podría suceder porque ambas cosas ocurrieron al mismo tiempo. Cuando empecé a tocar en bandas y conocí cosas que me emocionaron en la música empecé a buscar en las discotecas también. Era un momento en que la música electrónica pegaba fuerte en los clubs, a partir de los años noventa. Me hice con unos cuantos vinilos y empecé mi carrera como Dj. Por otra parte, me parecía algo desafiante para mi forma de tocar el piano, empecé a estudiar y a tocar jazz. Fue entonces cuando nació mi proyecto [re: jazz], donde hice versiones de jazz de originales electrónicos.

-Muchas veces se ha hablado de las similitudes estructurales entre el jazz y la electrónica, pero para alguien como tú que está 100% inmerso en ambos estilos, ¿cuáles son los puntos en común que encuentras entre ellos y que características los alejan?

Hay muchas canciones de música electrónica con sabor a jazz, se podría decir que son un indicio de este género. Sin embargo, las estructuras son muy diferentes, por ejemplo en un tema de techno puedes samplear un acorde de jazz y luego interactuar con ese mismo acorde. Pero la progresión de un acorde continúa en esa pieza de jazz. Pero nunca he tratado de analizar esto con profundidad, para mí es mejor poder tocar ambos estilos. Hay una sola cosa para mí al final del día: hacer música.

-¿Que estilo ocupa más tu día a día? ¿Cómo los compaginas?

Es diferente, depende de en qué estoy trabajando. Por ejemplo, esta semana estoy haciendo una remezcla para un cantante de Frankfurt. He producido teclados adicionales, por lo que he tocado mucho mientras producía. Una vez más es a la vez. Hay semanas en las que en rara ocasión toco el piano y otras en que lo hago principalmente, depende del proyecto en el que me encuentre inmerso.

-Háblanos de tu niñez, ¿recuerdas que artistas y bandas te hicieron lanzarte a ser músico y Dj años después?

Al igual que cualquier niño, crecí con la música que ponían mis padres. Era principalmente música clásica, además de lo que pinchaban en la radio. Especialmente la radio y mis amigos fueron grandes influencias para mí en los años 80. Mis primeros grandes amores del pop fueron Talk Talk, Prince, The Human League, Chaka Khan. La música electrónica llegó más tarde,entonces influenciado por la escena del club de Frankfurt.

Image title

-Tienes una estrecha relación con nuestro país. Sabemos que adoras Ibiza, has actuado en diversas ciudades españolas y editado por algunos sellos españoles. Justo hace unos días sucedió una pequeña polémica porque se rumoreaba que Boiler Room se disponía a realizar un evento en Madrid sin representación española, lo mismo ocurre en otros clubs y discotecas aquí, se les acusa de solamente apostar por Djs de fuera. ¿Qué hace interesante a la escena española y que problemas encuentras en ella para que alcance la importancia o el respeto con el que cuenta la electrónica en otros países?

Eso es realmente interesante. Las escenas solamente se construyen a nivel local y dondequiera que viaje hay un montón de grandes talentos locales, Djs residentes y sellos subestimados. ¿Porqué todos se centran en los mismos grandes nombres internacionales? Por ejemplo en Sudáfrica, Australia o Japón consiguieron una escena house muy emocionante pero, ¿conocéis muchos artistas de allí que viajen por el mundo? Pero créanme, ¡hay magníficos productores y Djs que explorar! Incluso en Alemania con nuestra famosa comunidad techno y house existe esta forma de pensar, nuestros héroes viven en el extranjero, por ejemplo en Londres o Detroit. No me malinterpretéis, me encanta la música y los músicos de Londres y Detroit, pero los promotores en el Reino Unido o EE.UU podrían pensar también que los mejores chicos son de Berlín, de Barcelona, o de cualquier otra parte. Volviendo al principio, tu planta crece en tu propio jardín, entonces es importante hacer un intercambio. ¿Por qué no la escena local y talentos del exterior ambos a la vez? Es una comunidad, podemos aprender los unos de los otros. España tiene mucho que ofrecer: Ibiza como un lugar de diversión y paraíso veraniego; Madrid y Barcelona como las grandes capitales con los principales clubes y muchas otras ciudades interesantes con las personas adecuadas haciendo lo suyo.

-¿Y qué hay de Ibiza? Llevas muchos años acudiendo a la isla blanca y observando en primera persona su mutación. Imaginamos que una de las cosas que más te atrae de ella es su belleza natural, pero ¿crees que musicalmente hablando aún tiene algo que decir y que aportar a la industria o más bien se trata ya de un simple parque temático donde sólo hay cabida para la música comercial?

Tengo un buen amigo que vive allí, es más una cosa de familia que de negocios. Hierbas conhielo… Pero por supuesto salgo y veo lo que sucede allí. La escena de club y la música no secorresponde con los precios y todo. Demasiado grande para mí. Claro, yo voy por allí de vez encuando, me gusta Zoo Project y los lunes Cocoon en Amnesia. Una pena que Space cierre sus puertas. No me interesa la gran industria de diversión que han montado, sé que está pasando, pero eso no es para mí. En lo personal creo que la isla de Ibiza sigue teniendo ese ambiente que tanto me atrae y su espíritu permanecerá durante bastante tiempo.

-En los últimos meses pudimos ver proyectos tuyos lanzados por grandes sellos como Anjunadeep, Lazy Days y Blossom Kollektiv. Algunos de ellos en formato 12 pulgadas. Hace justo un año que tuviste la idea de crear Matthias Vogt & Friends, un curioso vinilo transparente publicado por el sello madrileño Alma Soul Music, el cual contiene material tuyo y de otros tres productores de mucho talento: Hans Thalau, Martin Patiño y Hugo Barritt. ¿Por qué escogiste en concreto a estos tres artistas para el proyecto?

Si no conocéis este disco aún, escuchadlo, ¡merece la pena, estoy muy contento con este proyecto! Haberlo hecho con amigos, haber trabajado en una pieza de arte mutuamente, es algo raro en estos tiempos donde todo el mundo trabaja por su cuenta. Fue una gran idea por parte de Alma Soul Music, además el vinilo es una preciosidad. Para mí fue pan comido hacer esto después de mi primer vinilo con los chicos de Alma “Trust EP “. Ahora estoy de vuelta a Alma Soul Music remezclando el precioso “I””m Not Real ” de Javier Varez. Casi a la par lanzo un nuevo EP con Anjunadeep (Through This Madness / Heaven””s Gate). También mas cosas con Blossom Kollektiv, haremos una fiesta de lanzamiento en Oporto la próxima semana. ¡Será muy emocionante para mí porque es mi primera vez en Portugal!