La anarquía del orden.

Texto: Eduardo Pérez Waasdorp

Fotos: Katja Ruge

Helena Hauff es una de las productoras y DJs alemanas más efervescentes de los últimos años. Tras la publicación de su ‘Actio Reactio’ en el genial sello Werkdiscs en 2013, todo ha sido ir hacia arriba para la genial DJ de Hamburgo. Su idilio con la producción no fue siempre igual de perfecto, aunque debemos de reconocer que está en racha. El año pasado tuvo su debut en solitario en SónarCar y dejó una tremenda impresión. Tanto que este año la organización de Sónar le propuso el reto de hacer un b2b inédito y exclusivo junto al maestro inglés Ben UFO. Abierta, amable, sincera y reflexiva, aunque un poco caótica, Helena atendió la llamada de DJMag ES desde su casa en Hamburgo en un día soleado, impropio del norte europeo, para hablar de producción, de filosofía, de Sónar, de sus otras citas en España (Primavera Sound y ElectroSplash) y de cómo es que se siente una privilegiada. ¡Que sea ella quién nos lo cuente!

¡Muy buenas Helena! ¿Cómo estás?

¡Muy bien, gracias! Perdona la tardanza, pero es que el clima hoy en Hamburgo es excepcionalmente bueno, algo que no pasa a menudo… Y estábamos los amigos reunidos cenando fuera, con unas copas de vino y se me fue el tiempo (risas).

No te preocupes… Parece que nos habéis cambiado el clima, porque aquí llueve y hace viento… ¡Vayamos al lío! Estamos a punto de llegar a la mitad del año, ¿cómo ha sido hasta ahora?

Ha sido muy bueno. Adoro viajar y ahora mismo estoy viajando bastante, ¡eso está genial! Y lo disfruto y sí, de momento está siendo un buen año.

Eres una de las artistas más demandadas de la electrónica germana actual. ¿Cómo han cambiado para ti las cosas desde que publicases Actio Reactio en 2013?

Las cosas han cambiado enormemente. Me refiero, antes de eso ya pinchaba y viajaba, no solo por Alemania, sino también en otros países… Pero después de publicar mi primer disco todo creció exponencialmente. Las ofertas empezaron a lloverme y eso ha sido genial.

No solo eres DJ, sino también una respetada productora. ¿Cómo empezaste a meterte en este mundillo?

Bueno, de hecho empecé a producir antes que a pinchar. No tenía ninguna máquina en casa, nada de hardware, e intentaba producir mis tracks con Cubase, solo con el ordenador. Y en el fondo era algo que no me gustaba, me quedé atascada, no sabía cómo seguir a partir de ahí, y sentí como que no podía hacer nada. Luego empecé a pinchar y me olvidé un poco de producir, y luego, en cierto momento, en el que estaba pinchando bastante – principalmente en Alemania, en mi ciudad Hamburgo – me dije a mí misma “Oye, siempre has querido producir y hacer tus propios tracks… ¿por qué no lo intentas de nuevo?”. Y tengo un amigo, que lleva un sello en Hamburgo y tiene un estudio bastante chulo, y me dijo que podía pasarme y usar sus máquinas y trastear. E intenté hacer algunas cosas y me di cuenta de que me encanta trabajar con máquinas, y que tenía que comprarme mis propios aparatos. Así que eso hice y luego volví a meterme a producir, una vez más…

¿Y ahora tienes tu propio estudio? ¿Cómo lo tienes configurado?

Sí, tengo mi propio espacio. Está en casa, es solo una habitación acondicionada en mi apartamento, y no tengo muchas máquinas, no es que tenga el mejor equipo del mundo, pero tengo una buena configuración, con la que puedo hacer muchas cosas y disfruto mucho haciendo música en mis maquinitas.

¿Tienes algún favorito?

Sí, ¡adoro el TR-808! Ya sé que es un clásico, pero es una máquina fantástica. Es una máquina brillante, pero no puedo recomendársela a todo el mundo, porque depende mucho lo que quieras hacer y el sonido que quieras conseguir, y también cómo trabajas. Para mí es la máquina perfecta…

Para mí, mi favorita es y será la 303…

¡Esa la tengo! ¡Ese fue el primer sintetizador que me compré! Se la compré aun artista del sello de mi amigo, y la vendía porque tenía dos más (risas). Y esa fue la primera máquina que me compré y es genial…

Hoy en día, la música es algo que se ha vuelto más fácil de hacer y, debido a ello, la industria se inunda a sí misma de todo tipo de producciones, buenas y malas. En general, ¿crees que es algo bueno?

Bueno, es una pregunta difícil. Por una parte es bueno que sea más fácil hacer música. En los 80, la gente podía tener sus propias máquinas, pero si eras una banda o querías hacer algo serio, entonces tenías que alquilar un estudio. Y para ello necesitabas dinero. Y para tener dinero, tenías que firmar con un sello que financiase todo. Y ese sello quizá te pidiese que pusieses algún tipo de sonido que encajase más con ellos, que vendiese más, etc, etc.

Si es barato y si está disponible para todo el mundo, entonces no estás atado a un sistema en el que lo único en lo que tienes que pensar es: ¿esta música vende? En ese sentido es algo bueno.

Por el otro lado, está lo que tú has dicho: tienes mucha música. Tienes mucha música buena, pero por estadística también tendrás un montón de música de mierda. Porque todo el mundo puede hacer música, todo el mundo puede ser DJ, todos pueden producir y no necesitas mucho dinero para hacerlo. Ni siquiera necesitas tener el conocimiento para hacerlo. Y al final te llega un montón de… mierda.

No es necesariamente un problema, pero obviamente si estás buscando música tendrás que bucear entre mucha más mierda para llegar a lo bueno. Pero luego también hay muchas más cosas geniales que escuchar y creo que depende de los sellos. Los sellos juegan un papel fundamental, porque si tienes un sello – sin importar lo pequeño o underground que sea – en el que puedas confiar, tan solo tienes que saber su nombre y buscar en su catálogo, entre todos sus artistas. Lo mismo con las distribuidoras, como Clown Records, o paginas Juno o HardWax, si puedes confiar en ellos y buscas en su catálogo, te hacen una preselección, lo que posiblemente pueda ser bueno o malo. No me malinterpretes, ellos no tienen la autoridad absoluta de lo que es bueno o malo, en ese proceso puede que se pierdan algunas cosas, pero puedes confiar en ellos.

Creo que, en general, es algo bueno que sea más fácil hacer música, porque más gente puede hacerlo sin importar el dinero que tengas.

Image title

Hablando de eso, ¿cómo va tu Return To Disorder?

La verdad es que va bien. Tampoco es que espere mucho, porque no hago demasiada promoción…

¿Cómo te acercas a otros artistas cuando quieres que hagan algo para tus plataformas?

Bueno, en ese sentido es con gente que, o bien conozco en persona, como los dos los primeros discos, de Children of Leir y Morah, que son personas que conozco muy bien y me pusieron su música y pensé que era fantástica; y en el tercero, de Chocolate Death Disco y Le Chocolate Noir, no les conozco, pero se pusieron en contacto conmigo, me mandaron sus promos y les escuché y pensé que era genial y quería publicarla.

¿Y con el público?
No lo sé, sí que vendimos unas cuantas copias. De todos modos, no hicimos más de 300… Sólo en vinilos… Y si hay alguien que se ponga en contacto conmigo, que ha comprado el disco quiere que le mande el archivo .wav o algo, no tendría problema. No me importa compartirlo. Al final se trata de sacar la música que realmente me gusta, no me importa demasiado si conozco a la gente o no, porque creo que si te pones a imaginar, algunos pueden vivir en algún país perdido, en alguna aldea, estar haciendo la música más increíble del mundo, y es prácticamente imposible que les pueda conocer en persona alguna vez, por eso no tengo que conocer a la persona en directo. Lo más importante es la música.

SONAR

Ahora estamos a poco menos de un mes para una de las citas más importantes de la electrónica en España: Sónar Festival. De hecho, todo lo que digas será leído por los asistentes al festival in situ. El año pasado fue tu debut en SonarCar. ¿Cómo fue la experiencia?

Fue muy bien, la disfruté. Tengo una relación extraña de amor con los festivales, porque pueden ser un poco… A mí me encanta ir a clubes porque conoces al promotor, y te muestran la ciudad, puedes conocer la zona, y te enteras de un poco de su vida, como es vivir en Barcelona o cualquier otra parte del mundo y eso me gusta. Cuando actúas en un gran festival nunca llega a ser igual, tienes al conductor que te recoge y lleva al hotel, la persona que te da tus tickets para comer y beber, luego el stage manager, luego otro manager para algo más… Y realmente no llegas a poder conocer a la gente y eso es algo triste. Pero creo que Sónar es uno de los que consigue salirse de esa rutina, la organización es brillante y el escenario estaba genial, disfruté mucho de pinchar allí. Sónar es de mis pocos festivales grandes favoritos.

Este año estás de vuelta, pero en esta ocasión será en un b2b con nada menos que Ben UFO. ¿Cómo surgió esta colaboración?

Fue una idea de Sónar Festival (risas).

¿Habías actuado previamente junto a Ben? ¿Cómo os preparáis para la actuación?

A Ben le conozco y pienso que es uno de los mejores DJs que hay actualmente. Es brillante. Y cuando me dijeron si quería hacer un b2b con él realmente no pude decir que no. ¡Es que es Ben UFO! ¿Sabes lo que te digo? Es realmente bueno y una bellísima persona, nos llevamos muy bien, nos conocemos, pero nunca habíamos hecho un b2b.

Y no sé cómo me voy a preparar para esto. Él es una de esas personas que no pincha lo mismo una y otra vez, tiene su propio estilo, nunca puedes anticipar qué tipo de música va a poner, o a qué velocidad. Es bastante difícil, así que tendré que prepararme para ello. Y si quiero prepararme tendré que, básicamente, tener un montón de cosas diferentes en mi maleta de discos. Por ejemplo, dentro de poco pincharé b2b con DJ Stingray en el Dekmantel y lo mismo, es un DJ tremendo, pero sé exactamente la música que él pincha: que es un electro súper revolucionado. Con él será fácil saber qué tipo de música vamos a pinchar. Con Ben UFO será más difícil, porque toca siempre tantos estilos, con mucha energía, para luego bajar las revoluciones, y te lleva a otro sitio. Creo que será un reto para ambos. Ambos tendremos que cuidar no perder el hilo y será difícil. No sé si funcionará, pero estoy muy ansiosa por probar y ver que sale.

Image title

Bueno, a Ben UFO se le conoce bien por sus sets b2b con otras personas, seguro que os encontráis cómodos trabajando el uno con el otro…

En eso tienes razón. ¿Sabes? Cuando uno hace un set b2b con otra persona, algunas veces siento que reacciono a lo que hace el otro, entonces hago la selección musical para encajar con su estilo. Pero creo que Ben UFO es muy abierto, cercano… No creo que sea uno de esos DJs que va a su bola y se olvidan de la persona con la que están pinchando. No me malinterpretes, esos DJs pueden ser los dioses de la mezcla en solitario, pero quizá no estén preparados para tocar junto a otra persona. Son dos cosas diferentes. Y está bien, pero creo que Ben UFO es capaz de cualquier cosa que se proponga. Es bueno. Muy bueno.

¿Qué otras actuaciones irías a ver durante Sónar? ¿O alguna lecture o exposición?

Siéndote sincera, toco el viernes y lo gracioso es que estaré en medio de mis vacaciones… Fue un accidente (risas)… La cosa es que reservé mis vacaciones y cuando me llamaron de Sónar, no me di cuenta de que coincidían con el festival. Y cuando finalmente caí en cuenta me dije “¡Dios, ¿ahora qué hago?! ¡Tendré que cancelar las vacaciones!”. Pero luego me tranquilicé, porque en verdad no estoy tan lejos de Barcelona, ya que la reserva es en el sur de Francia, así que iré conduciendo hasta Barcelona y luego volveré a mis vacaciones (risas). Por eso no voy a tener demasiado tiempo para ver nada y tampoco se los horarios, ni a quien puedo ver. Pero ¡ya veremos! Al final acabaré viendo algo seguro…

De las entrevistas que hemos podido leer de ti, hemos podido deducir que te gusta la filosofía, además de tener un pensamiento político bien formado. ¿Cuáles son tus influencias?

Bueno, me gusta la filosofía y… No sé cómo decir esto… Creo que me he dado cuenta de que no se nada y estoy intentando aprender todo el tiempo. Me gusta mucho ver debates científicos en YouTube sobre cómo se formó el universo y los orígenes de la vida… E intento ver muchas cosas y aprender y a veces ¡me siento tan confundida! Porque siento que muchas cosas no las entiendo (risas). ¡Las cosas son tan complicadas! Me encanta hablar con gente que tenga un interés por las cosas, sea lo que sea, historia, filosofía, ciencia, música, política, hablar con la gente, discutir con ellas y sobre todo aprender.

Entonces, ¿ya no quieres destruir a la sociedad?

(Risas) ¡Eso fue un malentendido! En esa entrevista no me expliqué demasiado bien… Lo que estaba intentando decir que cuando era adolescente, quería destruir la sociedad… ¡Básicamente como cualquier otro adolescente del mundo! (risas) ¿Sabes? Eres adolescente, estás cabreado con todo, y odias las cosas… Bueno, no todos los adolescentes son así… Bueno, sí (risas), son todos iguales. Pero bueno, estaba muy cabreada y quería destruirlo todo… Bueno, no de verdad, pero tú ya me entiendes (risas). Y ahora mismo, estoy en desacuerdo con muchas de las cosas que están pasando, pero soy una privilegiada: vivo en Alemania, tengo mucha libertad, no paso hambre, tengo comida y dinero para comer, tengo una casa en la que puedo vivir… Soy una privilegiada. Obviamente, sería hipócrita querer destruir algo. Pero estaría bien cambiar algunas cosas…

También estudiaste física…

Empecé, sí, pero no terminé por vaga (risas).

Te volveremos a ver en España en Primavera Festival, en Junio, y en Julio para el festival ElectroSplash, que se hace en la playa de Fora Forat, en Vinaròs, Castellón. ¿Habías estado alguna vez en esa parte de la costa española?

No, todavía no he estado, pero me han dicho que el sitio es espectacular. ¡Realmente espero sorprender al público!

¡Gracias por tu tiempo Helena! ¡Nos vemos en Sónar!

¡A vosotros!

Helena Hauff actuó el viernes 17 en Sónar de Noche junto con Ben Ufo.

* Extraido del número 65 de Dj Mag Es