Locura pianística.

Difícil resulta describir a un tipo que vive por, para -y gracias- a la música. Así se auto describe James Rhodes en su última hazaña pseudo sonora, literaria y ácida, plasmada en casi 300 páginas de memorias bajo el título de Instrumental. Inspirado en los clásicos de la clásica –véase Bach, Chopin, Rashmaninov o Beethoven- este inminente concertista es de los pocos tipos capaces de humanizar la música clásica acercándola a la actualidad y masa social menos familiarizada con ella.

Para ejemplo, su próximo bolo en el festival Sónar donde llevará a cabo una introducción y posterior repaso a las obras más importantes y respetadas de la historia de la música clásica. Con un pasado oscuro desenvuelto entre violaciones, drogas, custodias compartidas –y no tanto-, psiquiátricos, intentos de suicidio y cómo no, del amor a a la vida, Rhodes ha conseguido lo que muchos han intentado sin éxito, que seamos muchos los que volvamos a valorar y sentir los ritmos clásicos de la música más relegada y olvidada. Pero como él, no vamos a hablar de eso, vamos ha hablar de música…

Hola James, vayamos al grano. Has conseguido que un servidor pase horas delante de su pantalla indagando y buceando por la Red sobre obras de música clásica, biografías, y especialmente Bach, por lo que entiendo que has conseguido lo que buscabas, ¿verdad?

Desde luego. Eso ha sido una de las mejores cosas que he obtenido del libro; y que la prensa se vuelque tanto es brutal. Gracias al libro cada vez hay más gente escuchando y buscando a Bach y otros grandes compositores a los que probablemente no hubiesen prestado atención sino fuera por el libro. Y normal; ponerte a empezar a escuchar e indagar sobre la música clásica puede ser muy difícil sino sabes por dónde buscar o por qué empezar.

En vez de la clase de pregunta de “por qué un libro y por qué ahora”, seré más directo: ¿por qué recopilar toda tu historia –por cierto ya documentada- haciéndola aún mas pública? ¿Por qué unas memorias, mezclando tu pasado y vida personal junto a una especie de mini biografías ajenas?

Porque me pidieron escribir sobre mis memorias y creí que era una muy buena oportunidad de profundizar en varios elementos que son muy importantes para mi –música, educación, la Industria musical, locura mental, etc. También se trata de una carta de amor para mi mujer y para mi hijo. Enredar y tejar mini biografías de grandes compositores también me pareció una idea atractiva y divertida.

Entiendo que muchos pensarán que esto es un truco para llegar a la fama y a un volumen de ventas más alto…¿qué les dirías?

¡Que se jodan!

Dices que todo empieza cuando escuchas tu primera pieza de Bach –‘Chacona’- en un casette. ¿Qué se siente tocarla y grabarla en directo por ti, decenas de años más tarde? ¿Te sigue inspirando lo mismo?

¡Me inspira más que nunca! Eso es lo acojonante de la música; ésta continúa teniendo un efecto profundísimo en mi aunque la escuche por 10000ª vez. Me siento tan orgulloso y afortunado de poder grabar estas piezas y poder tocarlas en directo…

Para alguien que ha pasado por lo que has pasado tú, ¿cómo se lleva el pasar de la nada/anonimato al todo/fama y éxito? Me refiero a tu documental emitido por Channel 4, por ejemplo…

Lo cierto es que ha sido toda una aventura. Todavía me queda mucho camino para la fama pero la verdad es que estoy disfrutando el momento y haciendo lo posible por pasarlo bien y divertirme. Cuanto mayor me hago, más me doy cuenta de que las cosas que no me gusta hacer no merecen la pena. La vida es demasiado corta, ¿no?

¿Qué dirías que se ha hecho mal con la música clásica a la hora de afrontarla en la actualidad? Me refiero a la propia Industria, los que la llevan, etc.. Por qué la clásica no se revive ni revisiona como el disco, el soul, etc…

Creo que en algún momento hace un par de décadas, la música clásica se comenzó a ver como algo un tanto exclusivo y elitista, enfocado y destinado a un cierto tipo de persona. Y ha sido esa gente la que luego ha decidido continuar con esa filosofía de “quedárselo sólo para ellos” haciendo cualquier cosa por evitar que se accesible para el resto de personas. Y es que esto es una verdadera tragedia. Creo que las cosas están comenzando a cambiar muy poco a poco pero va a llevar todavía mucho tiempo formalizarlo y hacer que la gente se sienta cómoda con ella. Me encantaría ver como la gente pudiera asistir a un concierto de música clásica vistiendo con les de la gana, sin saber apenas gran cosa de los compositores en cuestión, pudiendo aplaudir cuando quisieran y con un poco de suerte, sabiendo que los músicos en el escenario están abiertos a conocer y conversar con ellos.

Eres un tipo que humaniza la música clásica acercándola a la actualidad y masa social menos familiarizada con ella, por ejemplo introduciendo las piezas que tocas en tus conciertos. Es curioso que haya decenas de músicos/pianistas actuales que hacen o intentan hacer lo mismo como Olafur Arnalds o Nils Frahm pero que sin embargo no llegan a tener la visibilidad que has tenido tú. ¿A qué crees que se debe?

Supongo que suerte. Me encantan tanto Olafur como Nils. Precisamente se trata un poco de eso; de remar en la misma dirección y hacer lo que está en nuestra mano para intentar abarcar más público y hacer que la música clásica sea más accesible.

Que por cierto, ¿qué hay de tu gusto hacia la electrónica? ¿Mueve esta algo en tu interior? Sería genial una colaboración con alguno de ellos…

¡Kraftwerk son brillantes! ¿Te imaginas? Sería brutal…(risas)

Y de nuestros músicos nacionales, ¿sigues a alguno en concreto? ¿Qué hay del jovencísimo Andreas Haeringer?

Si te digo la verdad me pianista español favorito es Javier Perianes; aporta tanto soul a la música…la verdad es que tenéis muchos músicos increíblemente talentosos…

Confirmado para el día jueves 16 de junio en Sónar Festival, cuéntanos, ¿qué nos tienes preparado?

Uf, estoy tan emocionado. Voy a tocar unas piezas extraordinarias, incluyendo Chaconne, claro. También incluiré una de las últimas piezas que escribió Chopin y alguna rareza de Rachmaninov. Espero que sea una velada divertida para todos los asistentes y poder conversar con los que quieran sobre música o cualquier cosa. Estoy abierto a todo…

¿Cómo te sientes o te hace sentir que uno de los festivales electrónicos más importantes del mundo cuente con un pianista de música clásica?

La verdad es que es un auténtico privilegio. Todos los amigos con los que he hablado sobre el bolo están tan celosos… todos me han comentado la reputación de Sónar así que puedes imaginar. Donde más podamos llegar abriendo el abanico de la música clásica a lugares donde jamás hubiese podido llegar, mejor.

Image title

INSTRUMENTAL

Lo cierto es que tras 279 pgs, no sé te da mal escribir. Ahora que has experimentado lo que es escribir un libro, ¿cómo te has encontrado de cómodo detrás de una hoja y un boli? ¿Tiene algo que ver con componer?

Yo no compongo música así que no te lo podría confirmar. ¡Pero gracias por el cumplido (risas)! Me encanta escribir después de tocar el piano durante varias horas. Es brutal poder desconectar y usar una parte diferente del cerebro y sentarte delante de una pantalla para escribir un buen puñado de líneas.

¿Qué es lo que más te ha costado al escribirlo?

Revivir las partes más oscuras de mi vida. Aunque no creo que eso sirva de excusa para no hablar de cosas difíciles. Por no olvidar la batalla legal para conseguir que saliera publicado. Fue una ardua batalla; llena de sufrimiento y dolor.

Que hablando de prensa, ¿cómo nos ves a nosotros, a la prensa musical, sobre todo la electrónica?

Desde luego. Creo que la prensa sobre música clásica tiene todavía mucho camino por recorrer, por lo menos en el Reino Unido, pero es maravilloso ver cómo mucha otra prensa se interesa y apoya una forma de arte que ha sido abandonada e ignorada durante tanto tiempo.

Dirías que el dolor y sufrimiento ayuda a sacar adelante un talento enmascarado u oculto? ¿Y las drogas? ¿Ha sido tu caso?

No rotundo. Creo que todos experimentamos dolor y sufrimiento y si somos los suficientemente afortunados de encontrar en nosotros mismo un talento oculto y lo perseguimos y luchaos hasta el final y nos sale bien, eso será luchando a pesar del dolor, jamás gracias a él.

Dices que el libro lo escribes como una muestra de amor hacia la música y tu hijo pero, ¿te ha servido de redención el algún momento? ¿Has notado esto en un aumento en el número de bolos, por ejemplo?

Poder escribir de un manera tan abierta y con tal libertad ha sido bestial. Por no decir la acogida, repleta de compasión, dulzura y amabilidad. Por supuesto que como resultado ha habido un incremento inevitable en el número de conciertos, especialmente en otros países donde se acaba de publicar el libro. Lo único que quiero es seguir actuando y practicando con el piano así que solo puedo estar agradecido de poder seguir haciendo lo que amo.

¿Cuántas veces has llorado escribiéndolo?

Sólo una. Me resulta mucho más fácil llorar por terceros y sus situaciones que por mi…

Al igual que esta entrevista, todo empieza y acaba en Bach, ¿verdad?

¡Joder, sí! Ahí tienes un leitmotiv…

¡Gracias por tu tiempo James!

¡Un placer!

* Extraido de Dj Mag Es 065