El francés se embarca en un disco y un sello experimental

Paul Ritch es mundialemente conocido como uno de los artistas más en boga dentro del techno y el minimal con producciones para sellos tan variopintos como Drumcode o Get Physical, además de dirigir su propia etiqueta llamada Quartz. Sin embargo el francés quiere dar un paso más en su carrera como artista embarcándose en una aventura experimental creando una nueva disquera para ello.

Este proyecto audiovisual se llama Kaczmarek y el galo apostará por un sonido 3D presentando su música en lugares especialmente preparados para este tipo de acústica especial. El pistoletazo inicial de Kaczmarek será un primer álbum que se publicará el próximo 18 de octubre en KCZ MRK como primera referencia y bajo el título de IIIIIIIIIIIIII.

Será un triple vinilo que constará de un total de 14 producciones todas ellas numeradas con íes mayúsculas en función de la posición del corte.

Por el momento tenemos un pequeño avance en modo de trailer.