Inspiración viajera

Texto Gerardo Cartón

José Antonio Soler conocido como Kid Simius podría ser la historia de otro artista electrónico patrio que tiene que buscarse la vida en Berlín como meca de esta música. La diferencia es que a este granadino de treinta años, que ya cuenta con un disco en el mercado y varios EP´s publicados desde 2012, es que el mismísimo Paul Kalkbrenner se fijó en él y le remezcló ‘The Flute Song’ una de sus producciones convertido en todo un hit gracias a la mano del alemán. Un foco de atención a nivel mundial por lo que a partir de aquí sus nuevos trabajos llegan con mucha más expectación. Su próximo movimiento será su segundo álbum que llegará en primavera del próximo año. Nosotros nos adelantamos para que nos cuente su proceso de creación.

¿Te ha costado mucho acabar este disco?

Sangre, sudor y lágrimas. Hacer un disco normalmente es un proceso muy intenso (en mi caso) y por el que se pasa por muchas emociones diferentes. A veces me gustaría que todo fuera mas sencillo y otras me alegra que sea así porque la satisfacción es muy grande cuando se acaba. Es un parto en toda regla.

Tengo entendido que has compuesto la mayoría del mismo viajando. ¿Es eso cierto? ¿Viajar estimula la inspiración?

Sí, muchísimo, aunque tengo un estudio en Berlín a veces el hacer música dentro de las mismas cuatro paredes puede dañar la creatividad. Lo bueno de hacer música viajando es que tienes un número limitado de equipo, no te lo puedes llevar todo contigo y por eso tienes que tirar para adelante con lo que hay. Además de estar en un contexto completamente distinto, la música que te sale en esos sitios es como un album de fotos, al fin y al cabo son recuerdos de los sitios en los que uno ha estado, cada canción tiene una historia.

El primer viaje lo hice a Taganga y Cartagena en Colombia con mi hermano, y luego hice otro a Lahinch en Irlanda con Delush, un artista que me ha ayudado mucho en la producción del disco.

¿Cuáles dirías que son las principales diferencias con el trabajo anterior?

Digamos que es una consecución de unos ideales. No se trata de un estilo de música concreto, sino de una cuestión más de actitud,ideología y filosofía ante la música fuera de estilos y modas. Un proceso terapeútico de autoreflexión. Un cancionero que retrata las imagenes de mis viajes y mis sentimientos en el último año. Me alegra muchísimo seguir teniendo ganas de contar cosas a la gente y eso es lo más importante de todo, tener algo que decir.

¿Te afectan las tendencias actuales a la hora de componer o vives completamente al margen de las modas?

Creo que lo más importante para hacer música es mirar dentro de uno mismo y no mirar fuera,pero a veces es inevitable mirar fuera,supongo que todo es relativo.

Cuéntanos si es cierto que la colaboración con Paul Kalkbrenner fue “casi por accidente”…

Paul es amigo de otro amigo mío que se llama Kai Paul y Paul Kalkbrenner suele venir mucho por nuestro estudio a echar la tarde. A veces nos llama y se viene y nos trae algo de comer o algún aparato para cacharrear un poco. Un día le puse la canción y le gustó mucho, mucho y me dijo que le gustaría hacer un remix. Yo evidentemente no me negué.

Le conté la historia de como habia hecho la canción. En Taganga (Colombia) me vendieron una ocarina en la playa y sampleé su sonido e hice unos acordes,los grabé y de ahí salio la canción. Eso le pareció super interesante y le animó más a hacer el remix.

Puestos a soñar, ¿quién te gustaría que fuera tu próximo remezclador?

Gorillaz o Las Grecas.

¿Crees que tu música es más fácil de entender en el Norte de Europa que en España o no tiene por qué ser así?

No creo. En España la gente tiene un gusto y una sensibilidad por la música especial, así que quiero creer que esto no tiene por qué ser así.

Un pajarillo nos ha soplado que estás colaborando con Soleá Morente, ¿es cierta esa noticia?

Sí, pero todavia es pronto para saber si el barco llegará a buen puerto. De momento solo hemos intercambiado cosas via email y nunca se sabe si algo acabará en algun disco o no, aunque he de decir que me ha gustado mucho su rollo. Pase lo que pase, sobre todo agradecer a Carlos Díaz (productor de Los Planetas) que me haya puesto en contacto con una gran artista.

¿Cómo vas a llevar este disco al formato “Live”? ¿Seguirá tu hermano contigo?

Sí, siempre. La familia es lo primero. Queremos seguir apostando por lo que creemos, somos una especie de Quijote y Sancho Panza de la música electrónica, luchando contra molinos todo el día.

¿Ves alguna tendencia dominante en la electrónica actual o crees que el eclecticismo es la tónica general?

Lo que más me llama la atencion de la electrónica actual es la reivindicación de lo tradicional de cada cultura de donde los artistas vienen. Había un tiempo en el que todo el mundo queria ser inglés o americano y hasta casi incluso se avergonzaban de donde venían. Ahora la gente que viene de otros paises que no son Inglaterra o Estados Unidos se sienten super orgullosos de integrar elementos de su cultura en su música.

Eso es precioso, a fin de cuentas uno tiene que hacer lo que es y estar orgulloso de ello. Esa es para mi la tendencia dominante en la electrónica actual.

Para acabar, un deseo para 2018, tanto para tí, como para los lectores de Dj Mag Es.

Pues nada, desear más actuaciones en España tanto en festivales como en salas para que yo y los lectores de Dj Mag Es nos veamos más las caras el año que viene.