#TBT.

Con el aumento de popularidad de las controladoras basadas en cuadrículas de pads, en DJ Mag Tech quiso echar la vista atrás hasta el momento en el que todo comenzó, con los instrumentos musicales MPC de Akai…

Hay una revolución en marcha, en cuanto a la forma en la que los jóvenes productores están haciendo su música. Muchos de estos habilidosos productores ahora utilizan instrumentos de pads, combinaciones de software y hardware como el Novation Launchpad, el Ableton Push y Maschine de Native (por nombrar los principales). Ahora, hay hasta aplicaciones como Melodics que enseñan a cada productor cómo programar usando controles de pad, pero este nuevo estilo de producción musical y ejecución – que deja de lado la vieja perspectiva estilo piano – ya apareció hace años con Akai y su instrumento MPC. En DJMag Tech echamos una nostálgica mirada atrás para ver con quién empezó todo…

Concebido hace casi cuatro décadas, el MPC de Akai es uno de los aparatos más identificables en la historia del hip-hop y de la música electrónica. El clásico sampler, con una cuadricula de 16 pads cuadrados (que ahora vemos en aparatos como el Launchpad), ha sido una referencia en incontables estudios y es responsable de muchos revienta-pistas de su época. Más recientemente, el artista AraabMuzik ha creado revuelo con sus rutinas en el MPC2500, que ya ha conseguido más de cuatro millones de reproducciones en YouTube. Y el amor continúa con el lanzamiento de la última encarnación de la gama, el MPC Touch, demostrando como de respetada es la familia MPC y que cimenta su legado como una de las piezas más importantes de la historia de la música.

La historia del MPC comienza con Roger Linn, diseñador del LM-1 Drum Computer, la primera drum machine del mundo que usaba samples digitales. Diseñó el LM-1 por la necesidad que tenía de un programador de percusión más intuitivo con sonidos de calidad, desarrollando los primeros prototipos en 1979, con cajas de cartón como carcasas de los circuitos.

Linn demostraría sus modelos actualizados ante Mick Fleetwood, Peter Gabriel y Stevie Wonder. La máquina tuvo un enorme éxito y, junto a la Roland 808 y el Oberheim DMX, supusieron la consolidación de las drum machines como instrumentos creativos, yendo más allá de su propósito original como mera herramienta de acompañamiento. Las primeras drum machines programables aparecieron en 1972, con la EKO ComputeRhythm y, después, la TR-808, pero Linn fue el primero en tener una interfaz usable para añadir beats en una grabación en loop.

Linn Electronics empezó a producir la LinnDrum y la Linn 9000 antes de cerrar y empezar a trabajar con Akai para lanzar el MPC60 en 1988. En 1994, Akai lanzó el MPC3000, la última colaboración de Linn con la empresa y que incorporaba sampling en estéreo, efectos y filtros a un sampler de 16-bit, 44.1 kHz con 32 MB de memoria, permitiendo a los usuarios grabar la mareante cantidad de ¡6 minutos de audio! Conocido por su cálido y potente sonido, estas máquinas clásicas son muy buscadas hoy en día.

DJ Shadow produjo su ‘Endtroducing’ entero en el MPC60, mientras que el usuario más famoso del 3000 es un tal Dr. Dre, a quien se conoce por tener cinco o seis en su estudio. El hip-hop siempre ha sido un estandarte de este aparato, pero sus prestaciones pronto empezaron a difundirse por todo el espectro de estilos electrónicos, consiguiendo fans como Roni Size – “Solía ir a este gran estudio llamado Factory Studios en Nueva York, donde los productores de hip-hop, la única máquina que usaban era esta, así que yo también empecé a hacerlo. Solías verles por todas partes y solíamos ir a todas las tiendas de NY a comprar los floppy disks de Kid Nepro.

Con todos los kits de hip-hop, así que fue una progresión natural de usar solo samplers Akai S1000, luego cambiar por el MPC y, luego, empezamos a usarlos en el escenario. Empezamos a usarlos en nuestro directo como Reprazent. Se convirtió en una parte integral de nuestro show, solíamos activar los kicks y snares y todos los breaks mediante MIDI, con drum triggers, sobre el escenario”.

El MPC2000 de Akai puede que sea el más icónico de todos los modelos producidos, usado por artistas de la talla de Kanye West, Underworld, el anteriormente mencionado Roni Size y más. El 2000 se lanzó con integración MIDI completa en 1997 y se expandió luego al 2000XL, trayendo funciones clave como estrechamiento de tiempo y resampling interno. Se vendía a un precio asequible para productores amateurs, así que estas máquinas introdujeron a una generación entera al arte del sampling por primera vez.

RJD2, cuyo MPC2000 aparece en su último álbum ‘Dame Fortune’, explica a DJmag Tech porqué se convirtió en fan del sampler de Akai: “En 1997 (creo que el año en que me compré el MPC), tener el MPC2000 era cosa seria. Durante años, cualquier sampler profesional costaba más de los mil. Si la memoria no me falla, en un año, Ensoniq lanzó el ASR-10 y Akai el MPC-2000, ambos en el rango de los 1500-1800€. Esto los hizo, en verdad, bastante accesibles para los chavales con trabajos de segunda. Yo me pasé al MPC porque, honestamente, la mayoría de los productores que idolatraba trabajaban con Akai, más que con cualquier otra cosa”.

Con el cambio de milenio, la tecnología computarizada empezaba a ganar más presencia en la escena electrónica, pero el hardware seguía siendo el rey. Akai lanzó el impresionante MPC4000 en 2002, y el MPC2500 y MPC1000 en 2005, como los primeros MPCs en tener conectividad USB. Just Blaze fue un el más famoso usuario del 4000.

En 2008, Akai lanzó el MPC5000 como su aparato estandarte, con varias nuevas funciones, incluyendo grabadora con disco duro, un arpegiador y un nuevo secuenciador. A pesar de ser uno de los samplers más avanzados del mercado, el 5000 no consiguió causar ningún revuelo, sobre todo por el lanzamiento de Maschine, por parte de NI, tan solo un año más tarde. Tan pronto como empezaron a llegar las revisiones de los usuarios, la gente empezó a cuestionarse el valor de un hardware central de producción, con la tendencia emergente de controladoras para software. La respuesta de Akai llegó en 2012, con el MPC Renaissance, invocando el estilo del 3000 y presentando una emulación ‘Modo Vintage’ que colorea el sonido como su hermano mayor y hasta emula el clásico SP-1200.

Mientras que los ordenadores de hoy son más estables para los directos, unos buenos y pocos productores siguen ligados a las tecnologías más antiguas. Todavía queda por decir algo, con respecto a la fiabilidad del hardware, quizá lo expresa mejor RJD2: “Odio hacer los shows sin él. Me gusta saber que lo conozco como la palma de mi mano y que es un instrumento digital dedicado. Lo enciendes y funciona correctamente el 99,5% de los casos. No hay que explorar los menús ni hacer tonterías para actualizar el software. O funciona o no”.

Mientras, Akai ha lanzado su nueva controladra estandarte, en forma del MPC Touch. El aparato es una mejora bienvenida con respecto al Renaissance, que ya tiene cuatro años, con su elegante y moderno diseño y su pantalla táctil, aunque los fans siguen esperando por la función que más han pedido a lo largo de los años: la capacidad de trabajar sin ataduras. Mientras que el nuevo modelo es cómodo cuando se trabaja solo con la controladora, la moda reciente de los plugins híbridos hardware/software sigue dejando a muchos fans acérrimos del MPC queriendo un aparato independiente que cierre el círculo del MPC.

akaipro.com