Crecer a ritmo de sample

Texto: Diego Fernández
Fotos: Matt Littler

Tan creativos para samplear como elegantes y habilidosos para descomponer tracks a tiempo real. Así es este dúo británico que hace unos años se unía al roster de uno de los sellos exquisitos en esto de la electrónica como Ninja Tune, por la puerta grande y con remezcla de Bonobo bajo el brazo. Expertos diggers de los samples más inhóspitos, fans confesos del sonido crudo al estilo casette, y expertos en la fusión entre electrónica y soul, su calidad para sacarse de la manga ‘hiphouse’ de primerísima calidad es sobresaliente; como si metieras en una coctelera a J Dilla, Madlib, Akufen e Illum Sphere. A lo loco. Y para muestra, su último acetato ‘Last Night On the Planet’, cómo no, a través de Ninja Tune.

Aprovechando el lanzamiento charlamos con Andrew Harber y Richard Roberts sobre su progresión del hiphouse hacia ritmos más funkarras, RnB y disco, repasamos el proceso de composición de su último largo y nos sumergimos entre su particular visión del sampling.

Amigos desde pequeños, ¿cómo y por qué decidís adentraros en este mundillo? Nos han chivado que un partido de fútbol tiene mucho que ver…

Exacto(risas). Se remonta a años atrás. Algunas veces vamos al pub a ver el futbol y a discutir ideas e intercambiar tracks, normalmente con un par de birras y una bolsa de cortezas (fritos, patatas, etc), cualquier excusa es buena.

Como en muchos otros casos, vuestra figura como Djs se debe a gran parte a la radio. En vuestro caso particular, con BTS Radio. ¿Cuán importante es la radio actualmente para la trayectoria de un DJ?

Creo que por entonces las radios y emisoras como BTS Radio eran importantes porque no existía una plataforma masiva para escuchar música de artistas underground. Myspace también jugó un papel fundamental haciendo que miles de artistas colgaran sus producciones para cobrar más relevancia y repercusión. Creo que la radio sigue siendo importante, aún estando sobresaturada. Aún hoy continúa siendo un medio importante para llegar a mucha música nueva y underground.

Vuestra progresión sonora parece haber evolucionado desde un estilo más hiphouse hacia ritmos más house, R&B, disco y funk enfocados en la pista. Cómo describiríais esa evolución hasta este último ‘Last Night on the Planet’ [Ninja Tune]? ¿Notáis vosotros ese claro cambio sonoro?

Sí, desde luego. Como músico es bastante difícil continuar haciendo la misma música todo el rato. Nuestros gustos y estilos están en constante cambio ya que uno se ve influenciado diariamente por las cosas que te suceden en el día a día. Es como si alguien que es muy creativo no pudiera evolucionar y experimentar nuevas aventuras y caminos. Me costaría creerlo.

Hablando de vuestro último álbum, ¿cuál ha sido la mayor fuente de inspiración? Me refiero a esos elementos o sonidos particulares más que en artistas y o géneros….

Nuestra mayor inspiración fue mantenerlo simple. Normalmente, cuando estamos con los arreglos de los tracks podemos pasar mucho tiempo con las transiciones, fades y cortando y pegando pistas. Queríamos un resultado más crudo, y lo mismo con la producción. La mayoría de sonidos están procesados a través de antiguos samplers o casettes para dar más importancia a la crudeza; como si de un elemento principal se tratara.

En cuanto a vuestro primer y segundo LP, ¿cuál diríais que os ha costado menos sacar?   Me refiero a por ejemplo las expectativas generadas o presiones externas a vosotros…

Creo publicar el segundo álbum fue mucho más fácil ya que sabíamos un poco como iba el rollo. Cuando te enfrentas a publicar un trabajo por primera vez todo parece un poco borroso; nos referimos a la terminología. Lo del Twitter e Instagram puede ser demasiado. Lo cierto es que esta vez estábamos mucho más preparados y nos ha resultado todo bastante más fácil, la verdad.

¿Y qué hay de la idea de sacar al mismo tiempo, coincidiendo con la publicación del LP, un casette mix mucho más centrado en las atmósferas ambient y deep? No le resto esto visibilidad al álbum? Supongo que éste lo conforman esos tracks que se han tenido que quedar fuera por espacio del LP?

Queríamos lanzar el release en casette como un EP/LP totalmente al margen y después de ‘Last Night On The Planet’, como si fuera una progresión del propio álbum. Vemos LNOTP como algo mucho más enérgico y movido mientras que ‘WHATPG’ (‘Where Have All The People Gone’) es un soplo de aire frío y conciso. Lo solemos describir como la progresión natural del LP y es donde sentimos que nuestro trabajo puede continuar fluyendo y explorando caminos totalmente nuevos.

Aún siendo probablemente los artistas más enfocados a la pista de Ninja Tune, no encuentro mejor sello que encaje con vuestro sonido. Cuál es vuestra relación con Ninja Tune? Entiendo que vuestros primeros Eps en el sello de Alex Nut y remezclar a Bonobo tiene mucho que ver…

Nos encanta toda la gente de Ninja Tune. Todos tiene un gusto excepcional. Y como dices, sí, Alex Nut ha jugado un papel fundamental porque fue el primero en escuchar nuestra música y apostar por ella. Sin su pasión es muy posible que todavía estuviéramos haciendo esto por amor al arte. Y sí, desde luego que la remezcla de Bonobo nos ayudó a ganar un poco más de reconocimiento cara Ninja Tune pero aún así, desde entonces tampoco ha sido tarea fácil.

¿Cómo funcionáis al meteros en el estudio y de dónde sacáis esos samples? Sé que tiráis de instrumentación y mucho sampling de grabaciones a vosotros mismo tocando esos instrumentos…

Todo empieza con un sample, bien sea uno de los dos tocando unas percusiones en una mesa, sampleando una película o algo de Youtube. Todo es sampling. De hecho Youtube es uno de nuestro sitios favoritos para samplear cositas; es una jodida mina de oro para encontrar nuevo material y al momento. Y no solo música rara y o antigua, sino cualquier cosa.

¿Y cuánto tiempo podéis pasaros buscando esos samples? ¿Tiráis también de demos o promos que seguro os llegan a diario?

Todo el día, nuestros oídos están continuamente escuchando samples. Llegamos incluso samplear tutoriales de gente reseñando nuevos equipos o de ejemplos de sintes. Creo que hemos pasado ya esa barrera de pensar que todo lo que hay que samplear es un antiguo disco de soul difícil de conseguir o un 7 pulgadas que cuesta  miles de euros en Discogs. Lo que importa es el resultado que consigas con él…

Actualmente lo del sampling es ley de vida pero ¿diríais que se está abusando demasiado de ello? Sobre todo en la electrónica de estos últimos años…

Tampoco diríamos que haya un abuso pero es posible que normalmente se estereotipe el sampling con géneros como el hip hop. Actualmente y cuando se trata de hip hop sí que parece que urge lo de sacar samples de caras B y antiguos discos de soul cuando en realidad, y en nuestra opinión, el mejor hip hop de estos días es el que se compone a base de sintes y loops de bombos distorsionados. distorsión. Todavía no gusta mucho el sampling a la vieja escuela en el mundo del hip hop pero dejamos las puertas bien abiertas para poder jugar con otros estilos.

Os hemos visto actuar en formato Dj set ¿pero qué hay de vuestro live?

En nuestro live usamos Ableton, a veces samples de alguna caja de ritmos sincronizada o alguna caja de efectos. Lo cierto es que supone bastante esfuerzo el acabar conjugando todo y que suene bien, y somos muy conscientes de que puede fallar en cualquier momento, por eso tiramos mucho de prueba y error, para no perder esa espontaneidad del directo. “Deconstruir” tracks al momento y remezclarlas es uno de nuestro métodos favoritos a la hora de afrontar el directo, pero también nos gusta combinar bombos con otros tracks y stems.

También os decantasteis por el show audiovisual hace unos años. ¿En qué quedó eso?

La parte visual del show supuso un derroche de esfuerzo monumental. Sincronizábamos toda la música con unos visuales brutales con el software Resolume. Por entonces jugaba un papel muy importante de nuestro directo y creemos que bastante diferente a todos los shows audiovisuales que hayamos visto. El elemento visual de un show de estos puede ser muy bueno pero también es posible que consiga atraer demasiado la atención del público, restando importancia a la música. Pero como todo, bien equilibrado, creo que hacía el directo cobrar mucha más fuerza. Por el momento no lo hemos vuelto a pensar pero nos queremos centrar más en la música que en todo el entramado visual.

Y por último chicos, y citando literalmente vuestra frase “queremos poder llegar a esa posición donde hagamos música brutal para tocar para gente brutal”, ¿habéis logrado ese sueño?

Creemos que sí; y lo esperamos. Hemos publicado bastante música en este último año demostrando –creemos- que podemos producir música de la que enorgullecernos y que además guste a la gente. Es algo difícil de calibrar aún estando en contacto con el público a través de Twitter e Instagram pero a día de hoy y mientras nos guste y la gente quiera escucharla, eso es lo que realmente nos importa.

¡Gracias chicos!

¡A vosotros, tío!