Crónica del paso del trío alemán por la capital.

La noche del 30 de octubre apuntaba alto, tercera cita del fin de semana de la gira europea de Moderat tras su paso por París y Bilbao. Los alemanes por fin aterrizaban en Madrid con su propio concierto (nada de ser un nombre más en un line-up festivalero) y se palpaba en el ambiente que esta ciudad tenía ganas de recibir al trío formado por Modeselektor (Gernot Bronsert y Sebastian Szary) y Apparat (Sasha Ring). Venían a presentar su álbum III pero todos sabíamos que sus grandes clásicos, que los han convertido en una de las bandas electrónicas más carismáticas, tampoco faltarían en su repertorio. El lugar elegido fue la Sala La Riviera a la orilla del Manzanares.

Con cierto retraso sobre la hora de comienzo se observaba un cola bastante considerable para acceder al interior del recinto. Hay que recordar que a los pocos días de anunciar el concierto se produjo SOLD OUT prematuro, que ha derivado reventas de hasta 160 Euros, unas cifras disparatadas cuando se descubrió que había entradas en taquilla por unos módicos, en comparación, 30€. Un público dispar pero sobretodo adulto abarrotaba la pista. Unos esperando “zapatilla” y otros la meliflua voz de Sascha Ring.

El espectáculo arrancó con un aviso sobre que lo que se iba a presenciar era un show oscuro por lo que se invitaba al público a no usar sus móviles y aún menos los flashes, obviamente todo el mundo quería su recuerdo y en su mayoría se hizo caso omiso por lo menos a la utilización de móviles.

Image title

”Ghostmother” fue la elegida para comenzar la cita con misticismo, aunque la quietud duraría poco, sonaban los primeros acordes de uno de sus hits mas hits, ”A New Error”, desatando la locura colectiva, con un sonido potente, a pesar de las dudas. Todo funcionaba y encajaba a la perfección.

”Running” aceleraba el pulso, para aterrizar en su último largo, el más vocal de su trayectoria hasta el momento y hacer vibrar a los asistentes, no solamente con sonidos, también con imágenes y juegos de luces. Al final no había tanta oscuridad como en un principio se avisó.

Image title

El concierto discurría mientras sonaban bombas como ”Rusty Nails”, ”Last Time”, ”Les grandes Marches”… Y como bien plasmaban en los audiovisuales, con nuestro animal patrio como protagonista, Moderat fue toreando al personal a su antojo y todos agradecidos con ese vaivén de temazos que tiene su amplio repertorio. Aún quedaba mucho por sonar y la noche ya estaba avanzada.

Entre canción y canción, los fans más irreductos hacían sus apuestas sobre lo que estaba por venir… ¿”Let In The Night”? ¿”Bad Kingdom”? ¿Cuál sería el cierre?

Image title

Con el segundo tema del bis, llegaba la niña bonita de su segundo trabajo, no sin antes calentarnos a los allí presentes, con idas y venidas de esos sonidos tan marca Moderat. Comunión total y ánimos por las nubes. Y aún así no fue el colofón final.

Envueltos en una danza cósmica, retorciendo nuestros brazos en una ceremonia musical colectiva, llegaba el final, con la sensación de haber asistido a un directo bien ejecutado en todos los sentidos. Quizás hubo un “pero”, nos supo a poco… porque si algo quedó patente es que Madrid tenía ganas de Moderat. Ojalá repitan pronto para otra victoria del #TeamBadKingdom.