Crónica triple del paso de MCDE, Mattheis, Mano Le Tough y Avalon Emerson por el club madrileño.

La semana pasada con motivo del puente de diciembre Mondo Disko tuvo una actividad frenética. Abrió cuatro días en una semana y el que suscribe decidió acudir a tres de ellas de forma consecutiva y dar testigo de ello. Sobre el papel eran tres noches de las que si de verdad te gusta la música electrónica en sus diferentes vertientes era prácticamente obligada la asistencia por lo difícil que resulta ver a estos artistas por la capital, alguno de ellos era su primera visita a Madrid.

-Huracán Danilo

La noche del lunes fue, sin lugar a dudas, la que reventó el aforo de la Sala Cocó. Motor City Drum Ensemble es un valor que no falla y se volvió a demostrar. Danilo Plessow esta vez vino sin su maleta repleta de vinilos pero daba igual, su magia y sabiduría está por encima de formatos. La música House, Disco, Afrobeat y hasta momentos propios de un festival de rock psicodélico (¡esa guitarra a las 6 de la mañana!) se entremezclaban de forma natural y sencilla. Y el público lo absorbía a la perfección.

Gerardo Niva como residente se amoldó al invitado con sonidos House, Funk y algún guiño africano. Pero el huracán se desató en cuanto Plessow apareció en cabina y soltó la primera en la frente con el clasicazo ””””Shout N-Out”””” de Lood. A partir de ahí una montaña rusa de emociones en la sala que el alemán supo manejar a la perfección hasta el cierre. Muy inteligente en todo momento. Daba dosis de housazo para animalar al personal mientras lo combinaba con tramos más discoides para embaucar hasta rarezas para hipnotizar y embelesar. Después, un nuevo cambio de timón para subir el ánimo por enésima vez a una olla a presión que fue en lo que convirtió a Mondo Disko. ””””Never Grown Old”””” de Floorplan para sudar con las luces encendidas y ””””Another Life”””” de D””””Angelo & The Vanguard para cerrar con clase y estilo. Danilo suavemente te mata y te da la vida al mismo tiempo.

-Melodías para volar

El miércoles por la noche era otra víspera de festivo y la gran baza, y diferencia con lo ocurrido 48 horas antes, era la predominancia de la melodía con Mattheis y Mano Le Tough como principales invitados. De nuevo una Sala Cocó que presentaba un gran ambiente y muchas ganas de los presentes por pasarlo en grande. En esta ocasión Niva como encargado de abrir la sesión fue por derroteros más electrónicos en consonancia con lo que vendría después.

El holandés Mattheis repetía visita en el mismo año tras el buen sabor de boca que dejó su debut en esta sesión en febrero. Volvió en formato live armado con hasta cinco cacharros (sintes, launchpad, pedales…) además de laptop para sacar el sonido tan especial que factura. Todo material propio, algunos tracks de su recomendable disco Kindred Phenomena y una nueva demostración de que es el nuevo apóstol para los que echan de menos el espíritu de aquellos primeros Border Community. Melodías que conquistan y hacen volar. La hora de su directo se hizo corta.

Mano Le Tough fue mucho más expeditivo y bajó un poco de la nubes al público para volver a traerlos al barro. El irlandés es un buen productor, a mi particularmente me parece mejor en su faceta de remezclador, y como Dj suele ser bastante interesante. Vino de un bolo en Barcelona en el que no enamoró en demasía y en su paso por Madrid, pese a las fervientes seguidoras que tenía en primera fila pidiéndole por activa y por pasiva su hit ””””Primitive People”””” su efecto fue como el de la gaseosa. Lleno de altibajos, empezó fuerte y animado pero se iba apagando en tramos bastante impersonales. Parecía que al soltar el clásico ””””Throw”””” de Paperclip People iba a ser un punto de inflexión en la noche pero siguió dando la impresión de que para Niall Mannion fue un día más en la oficina. Cumplidor pero poco revulsivo y arriesgado.

-Superando expectativas

La noche del jueves era la más difícil. Repetir éxito de asistencia 24 horas con un nombre que no está muy arraigado en la ciudad como es Avalon Emerson y con un día después laborable eran demasiados handicaps. Los pronósticos se cumplieron un Mondo Disko con la noche con menos asistencia de la tres, llenando unos tres cuartos de pista. Y la verdad que fue una pena porque el debut en Madrid de la artista americana fue para enmarcar con un trabajo en cabina impecable y lleno de personalidad.

Álvaro Cabana desde Rotten City fue el que calentó la sala leyendo a la perfección lo que pedía la noche. Unos tempos bajos de un sonido retro-disco bastante sintético para ir subiendo las revoluciones según se acercaban las horas calientes de la noche en las que la pista presentaba un mejor aspecto y el relevo con la invitada era inminente.

A Emerson se la conoce principalmente como productora con notables trabajos en sellos como Icee Hot, Spring Theory y Ghostly pero como Dj en la capital era un melón sin abrir. Y salió bueno porque nada más empezar optó por un camino lleno de Electro y así comenzar a articular su propio discurso que comenzó a virar a terrenos que nos retrotraían a tiempos más raveros y salvajes. Todo pinchado con elegancia y finura sin ninguna estridencia fuera de tono. Muy activa en cabina supo combinar diferentes influencias dentro del Techno con sus propios tracks como su exitoso ””””The Frontier””””.

Image title

El resultado fue que consiguió que ningún alma se moviera hasta bien pasadas sus dos horas y media de set. Demostró muchas tablas sin traicionarse a sí misma. Se notaba que siente pasión por la música que pincha, además que siempre tenía algún guiño cariñoso con el público. Con las luces encendidas y con unas cuarenta personas aún reclamando un tema más, recurrió a ””””Human Nature”””” de Madonna para mandarnos a la cama o al trabajo con una sonrisa en la boca.

_________________

Texto, fotos y vídeos: Sergio Bifeis