Los formatos ACC y MPEG-H se perfilan como sus sustitutos

Parece que se acaba una era en cuanto a la hora de escuchar y reproducir música en formato digital. El Instituto Fraunhofer IIS, centro de investigación alemán que desarrolló el icónico formato MP3 de audio y que posee sus derechos, anunció a finales del mes pasado que dejará de tramitar licencias de uso. Con esto se pone fin a prácticamente dos décadas de hegemonia de un formato que comprimía el audio prácticamente 15 veces su peso con la pérdida de calidad de sonido, que siempre ha sido el argumento de sus detractores.

Formatos como el ACC o el MPEG-H son más eficaces a la hora de comprimir audios sin perder tanta calidad por lo que Fraunhofer IIS desarrollará la investigación en esta tecnología.

Gracias al MP3 se dió el salto de la música analógica a la digital y se produjo el declive de los formatos de almacenamientos físicos además de abrir el camino de plataformas de música en streaming.

Pero el formato no desaparecerá sino que se seguirá usando ya que en realidad lo ocurrido es que el tiempo para explotar su àtente ha expirado lo que le convierte en un formato libre. La cuestión es si los nuevos reproductores de música a partir serán compatibles con el formato con vistas a explotar la licencia de los formatos antes mencionados.