Ante la perfección sonora.

Texto: Diego Fernández

Fotos: Nadine Fraczkowski

El señor Flügel es de esos artistas difíciles de clasificar en géneros y panaceas sonoras varias, sin embargo, si hay algo reconocible y rotundamente irreprochable ante este maestro electrónico germano es su riqueza musical para componer, magrear y comunicar techno, house, ambient, y lo que se le pase por la cabeza, siempre con especial esencia germanotechnoide. Incuestionable es el largo que nos brindó el pasado año, con su ‘Happiness is Happening’ y que, para variar, tampoco ha pasado por alto en las altas esferas de un festival como Sónar, llamándole a filas para unirse en la edición  2015, y encargándole la ardua tarea de cerrar el escenario Sónar Car durante la noche del viernes 19 de junio.

Con una charla músico filosófica con la que nos deleita durante los próximos renglones, intentamos desmigajar un poco el presente, pasado y futuro de la electrónica más introspectiva de la actualidad. Crema pastelera, de chuparte los dedos; puro Flügel, o Soylent Green o Eight Miles High o Roman IV, Acid Jesus o Alter Ego… ¡qué más da si es todo supremo!

En primer lugar Roman, enhorabuena por el discazo ‘Happiness is Happening’. Sin duda uno de los mejores álbumes del pasado 2014…

¡Muchas gracias!

Eres uno de los artistas más camaleónicos que recuerde. Desde IDM, al house, pasando por el techno, italo disco o el ambient. ¿En qué te basas cuando te enfrentas al reto de producir? ¿Son los estados de animo lo que hacen florecer esa creatividad? ¿Las influencias? ¿Vivencias personales?

Supongo que todo tiene que ver con la vida en general, que me hace interesarme por tantas cosas. Todas nuestras experiencias están memorizadas en un lugar distintivo del cerebro y creo que esos recuerdos y experiencias, de alguna manera, determinan una construcción que en varias de sus partes, supone algo crucial en cómo experimentamos lo que la gente llama “vida”. Si hay algo de lo que me he dado cuenta a lo largo de todo este tiempo es que lo mejor es ser lo más diverso posible ya que esto hace que mi vida y mi rutina diaria se llene de color. Cada individuo es en realidad “muchos” y no creo que sea bueno el limitar tu propio talento debido a diversas tradiciones o lo que otros digan o estén intentando decirte. Nunca me he visto ni considerado un músico que deba encajar en un estilo de música determinado. Simplemente, no funciona así comigo. Probablemente, el hecho que sea fan de David Bowie desde pequeño también tiene mucho que decir…

Lo cierto es que serías de los pocos artistas a los que costaría encajar como Dj o como productor. ¿Qué es lo que te de verdad te llena por dentro, encerrarte en el estudio o hacer viajar al público en la pista de baile?

Ahora mismo, producir y pinchar son dos caras de la misma manera para mí. Empecé a tocar el piano cuando era un niño y me convertí en el baterista de varias bandas con tan solo doce años. Poco más tarde descubriría las cajas de ritmos y los sintetizadores. Aún hoy me encanta encerrarme en el estudio y jugar con las improvisaciones y los diferentes “trucos” que se esconden tras la producción. Al mismo tiempo, el disparar las producciones de terceras personas en un festival o en un club es la forma más directa de comunicarte a base de música y a su vez, una forma placentera y agradable de hacerlo.

También llama y mucho la atención tu faceta como remixer. Desde Primal Scream, a Villalobos, Daft Punk, Chicks on Speed o The Human League. ¿Cómo afrontas cuando te piden un remix? ¿Sueles ser tú el que se interesa por el trabajo o en cambio es la otra parte la que pide que seas tú el encargado de firmar la remezcla?

Normalmente la gente pide un remix porque creen que puedes incluir y añadir algo interesante a su propio trabajo. Lo primero que hago es pasar un buen tiempo escuchando el track original. Creo que una de las cosas más importantes es lograr esa conexión con el original ya que sino es mucho más difícil llegar a obtener un resultado final satisfactorio. Si se trata de un track con vocales, indudablemente tiene que gustarme el vocalista original. Por último, lo que intento es otorgar mi propia visión musical de lo que creo es necesario para crear una combinación que brinde a la música un nuevo aire; algo diferente.

Tu trayectoria destaca también por las colaboraciones con las que te has cruzado en tu camino así como tus trabajos en solitario. ¿En tu caso, qué es más difícil, trabajar en solitario o contar con otra cabeza pensante en el proyecto?

Llevo trabajando durante más de quince años con otra persona en proyectos como Sensorama, Alter Ego o Acid Jesus. Cada tipo de trabajo tiene sus propios problemas y ventajas. Trabajar de forma conjunta te quita de encima una presión específica y hace, a veces, las cosas más simples cuando de decidir se trata, especialmente cuando la mezcla o los arreglos y automatizaciones están por medio. Por otro lado, con todas las oportunidades técnicas que tenemos en los estudios “caseros”, siento que mi trabajo es similar al de un pintor de cuadros. Es un intercambio de ideas constante conmigo mismo; y todo gracias a que el ordenador me permite cacharrear mientras suena un loop.

Hablando de akas; Soylent Green, Eight Miles High, Roman IV o el archi conocido Alter Ego, -probablemente de lo más sonado en las pistas de baile de nuestro país durante los comienzos de los 2000-. Hay alguna posibilidad de que vuelvas a retomar alguno de ellos, ¿o ya son historia?

Nunca digas nunca. Pero sería más interesante el fundar un nuevo alias sin que nadie se entere y mantenerlo en el anonimato…

Por si fuera poco eres propietario de 3 labels: Ongaku/Klang/Playhouse. Hace tiempo que no escuchamos nada de ellos, cuéntanos, ¿cómo es esto de llevar 3 sellos? ¿Eres A&R de cada uno de ellos?

En realidad los sellos ya son historia. Estuvieron funcionando hasta hace ahora cuatro años, pero nos separamos como un matrimonio disfuncional por diferentes razones.

Hablando de tu historia y tu pasado, tengo entendido que tanto Omen como Sven Väth han supuesto una gran influencia en tu persona y en tu trayectoria profesional. Eres asesor técnico de Sven Väth, ¿significa esto ser su productor, ya sabes, leyendo entre líneas? ¿Qué relación te une con el káiser de la electrónica?

La verdad es que le conocí tras verle actuar en Omen prácticamente todos los viernes durante los comienzos de los 90. Poco después se dio cuenta que estaba produciendo mi propia música en un proyecto como Acid Jesus y le gustó. Por eso decidió incluirme entre su equipo de producción en dos de sus álbumes. Básicamente significaba que yo estaba sumando mis habilidades en la producción. Sven apenas toca algún instrumento pero le encanta que las cosas se vuelvan un poco peculiares.

Atraviesas uno de tus mejores momentos, y más en nuestro país. Constantes bolos en Mondo Disko, o varios de los más importantes festivales del país como Sónar, ElectroSplash o Primavera Sound. ¿A qué crees que se debe esta buena conexión con el público español?

España tiene una historia propia larga e interesante en cuanto a música electrónica se refiere. Muchísima gente creció con la cultura electrónica de club y esto ha acabado en una muy buena conexión entre público y sonido electrónico.

SÓNAR FESTIVAL

Sabemos que actuarás en Sónar. ¿Qué supone para un artista cómo tú el poder actuar en un festival como Sónar?

Sónar es de los festivales Europeos más observados de la actualidad. Además, brinda a los artistas la oportunidad de presentarse como parte de un, aunque a veces polémico, lineup innovador.

No te recordamos en Sónar. O al menos como Roman Flügel, pero sí como Alter Ego. ¿cómo fue la experiencia?

Actué en formato live como Alter Ego en una de las primeras ediciones del festival alrededor del 2000. Poder actuar junto a artistas como Jeff Mills en Pavelló de la Mar Bella fue una experiencia maravillosa y pude comenzar a entablar conexiones con productores españoles como John Talabot, que afortunadamente aún sigo manteniendo.

Cerrarás una de las dos noches en el escenario SónarCar. ¿Qué debemos esperar el set? ¿Será uno de tus viajes sonoros entre la electrónica experimental y la pista de baile?

Todavía es difícil saber por dónde irán los tiros durante esa noche en particular. Simplemente daré lo mejor de mí. Estoy deseando actuar ante un publico abierto de mentes y oídos y preparados.

‘HAPPINESS IS HAPPENING’

Aunque marcado por los elementos que destacaban en tu Fatty Folders LP, en ‘Happiness is Happening’ realmente demuestras tus aptitudes a la hora de jugar con la diversidad y creatividad sonora ante nuevos estilos. Tracks como ‘Friendship Song’, ‘Wilkie’ o ‘Occult Levitation’ son muestra de ello. ¿De qué fuentes de inspiración emana este último LP?

Las influencias musicales engloban desde bandas como NEU!, Harmonia, Cluster o los comienzos de Kraftwerk hasta Iggy Pop, Fad Gadget, Psychic TV o incluso Depeche Mode. Además de esto, los sonidos techno y house siempre están presentes.

¿Es el título sinónimo del momento que vives en la actualidad? ¿Iban por ahí los tiros a la hora de titularlo?

Puede ser. Pero simplemente me gusta la cita como tal. Otra vez, David Bowie vuelve a meterse por el medio porque cogí la cita de uno de sus tracks en ‘Hunky Dory’. Pero escogiendo un mensaje positivo podría haber influido en las percepciones del público.

Hace poco lanzabas nuevo EP, ‘Sliced Africa EP’, con un sonido mucho más étnico, trancero, a veces techno pop noventero e incluso ciertamente similar a otro de tus alias, Soylent Green. Sin duda toda una sorpresa. Aquí entendemos que en tu caso, no vale preguntar si será el sonido por el que discurra Roman Flügel próximamente porque imaginamos que en lo que a ti concierne, lo que tenga que venir en cuanto a sonido, vendrá sin previo aviso ni preparación, ¿verdad?

Por el momento estoy intentando desnudar mis arreglos. El tirar de menos pistas probablemente signifique añadir intensidad. Y además actualmente estoy trabajando en música sin bombos.

¿Es difícil, tras casi 20 años, mantenerse fiel, leal y auténtico y a la vez ser independiente y de primer nivel en esta cada vez más machacada y repetitiva escena?

La única constante en la vida es estar preparado para el cambio. Nada es permanente. Ser leal a mi mismo no significa ser leal o auténtico ante ningún género en particular. Por fin, la música electrónica de baile tiene su propia historia, cosa que no ocurría cuando yo empecé. Afortunadamente, es lo suficientemente poderosa como para reinventarse cada cierto periodo de tiempo.

Por otro lado, todo está ocurriendo simultáneamente todo el tiempo: aunque uno piense que ya está todo dicho y hecho, otro individuo descubrirá la misma cosa como algo totalmente nuevo y puede que haga algo inaudito gracias a ello. Solo se trata de perspectiva cuando se trata de pensar si es importante o posible.

Y por último Roman, ¿cómo te ves dentro de 20 años? ¿O cómo te gustaría verte?

No tengo la más remota idea. En realidad nadie la tiene…

¡Gracias por tu tiempo!

¡Gracias a vosotros!

+info: https://www.facebook.com/romanfluegel

http://romanfluegel.de/