Autor: Dave Jenkins

Traducido por: Marina Casas Herce

A pesar de haberse reducido las ayudas del estado y de tener que superar distintas barreras de acceso, una oleada de DJ/productores con diversidad funcional – bien tengan discapacidad visual, auditiva, parálisis cerebral o parálisis de cuello para abajo – están dándolo todo en la escena internacional de música electrónica. Aunque el más conocido de todos los artistas con discapacidad en nuestras fronteras sea el selector francés Pascal Kleinmann, aquí os presentamos a una serie de artistas que también han superado la adversidad para convertirse en los predilectos del público gracias a su música. En este reportaje de tres entregas, DJ Mag ES investiga cómo los avances tecnológicos y la pura determinación han hecho posible que unos cuantos de ellos se abran paso…

 

CRISIS DE IMAGEN

Hay otra barrera específica de la música dance: nuestra obsesión con la imagen y, más recientemente, el bombo publicitario de internet.

“Cuando la música electrónica se volvió popular, un tío feo y gordo que tuviera una buena colección de discos podría haber sido el mejor DJ del mundo. Y, de hecho, muchos lo fueron” explica Hookie. “Trabajaban entre bastidores, eran los friquis. Entonces el DJ se convirtió en superestrella, todo se volvió competitivo y la imagen se convirtió en algo primordial – justo como en la industria del pop –”.

“Todo gira en torno a las producciones y cómo se clasifican en Beatport. Cuando estás de gira, todo se centra en cuántos ‘me gusta’ tienes, cuántos seguidores en Instagram” coincide Howes. “Estamos en una época en la que es el talento el que debería hablar, pero seguimos obsesionados con los números y la publicidad que nada tiene que ver con el arte del DJ”.

Aunque no tan extendido por toda la industria (los seguidores de verdad valoran el contenido por encima de la superficialidad), el lado más superficial de la música dance es mucho más amplio y necesita que lo tratemos. Matt lo trata de manera personal a través de un lema que le inspiró durante su periodo de recuperación: Sé lo suficientemente bueno como para que no puedan ignorarte.

Si lo buscas por internet, está claro que vive así. Lo mismo se puede decir de todos los artistas con discapacidad: ya han tenido que demostrar que están técnicamente más avanzados que la mayoría de los DJs, así se garantizan ser lo suficientemente habilidosos como para que se haga muy difícil ignorarlos. Con la creciente obsesión de la música electrónica por la tecnología, creando nuevas soluciones de mezclas, de conceptos y posibilidades, las oportunidades creativas y el potencial para que más DJs con diversidad funcional emerjan es mucho mayor ahora.

“La tecnología, para mí, ha cambiado las reglas del juego” dice Ectic, quien solía tener a un colega que le sacaba los discos de las fundas en los conciertos. “Hay mucho más nivel en cuanto a accesibilidad. Y los equipos de iniciación son más baratos que lo que costaban dos 1210s y un mixer hace tiempo. Esto ayuda a romper muchas barreras, incluyendo las de coste y esperemos que esto anime a más personas discapacitadas a intentarlo y conseguirlo. Al viejo purista de vinilos que hay en mí no le gustará oír esto, pero el pinchar digitalmente y la tecnología es precisamente lo que los DJs discapacitados necesitaban para abrirse paso. Aun así, ¿empezaremos a ver más?”.

Pues sí. Mientras que las redes sociales han desviado mucha atención del talento a la imagen, los números y la publicidad, también ha ayudado a los DJs con diversidad funcional a conectar y a mostrar lo que hacen. Todos los DJs que participan en este reportaje han tenido contacto con aspirantes a DJ más jóvenes con discapacidad que se han inspirado con lo que hacen.

Un caso particular es el DJ Cyrus Bourne, establecido en Londres y que pincha bajo el nombre de OvaGate. A los 16 años ya ha conseguido algunas sesiones importantes como DJ a través de la página de eventos I Want A DJ; ha pinchado por toda Inglaterra y Escocia y ha sido invitado a pinchar en Francia y Florida. Su pasión como selector comenzó con DJ Hero hace siete años, pero fue Matt Howes quien legitimó la visión y la ambición de Cyrus.

“Mis modelos eran los mismos que los de muchos DJs de mi edad” explica. “Calvin Harris, Dimitri Vegas & Like Mike, Martin Garrix… pero cuando conocí a Matt, todo cambió. Me ha inspirado mucho y me ha confirmado que iba por el buen camino. Somos iguales; se ha convertido en un hermano para mí”.

“Muchas personas sin extremidades piensan ‘Vaya, no puedo hacerlo’, pero entonces, DJs como Matt llegan y lo petan… ¡A veces hace mezclas con la boca! Si eso no es suficiente prueba de que puedes hacer lo que quieras, nada lo es”.

Representando a la próxima generación de DJs con discapacidad, Cyrus es la punta del iceberg de una hornada que se ha empoderado con el sentido y la confianza de que pueden hacer cualquier cosa. Ya hay modelos en su debido sitio y un claro cambio en la actitud (aunque lento) así que la pregunta es ¿por qué no hay muchos más DJs con diversidad funcional, notorios y en activo?

ACCESIBILIDAD TOTAL

Rompiendo las barreras físicas: cómo una organización del Reino Unido está revolucionando la música en directo para millones de personas…

3.700 millones de amantes de la música con diversidad funcional experimentaron la música en directo el año pasado y la cifra está aumentando: la venta de entradas accesibles se incrementó un 26 % el año pasado. La audiencia crece en tanto que la accesibilidad sigue mejorando.

“Perdonad que sea un poco cínica en este punto pero, si eres promotor, piensa en cuánto dinero podrás sacarte con nosotros” se ríe Suzanne Bull MBE, directora de Attitude Is Everything (AiE), una organización en Londres que ha iniciado un acta constitutiva de buena práctica (Charter Of Best Practice) en Reino Unido para eventos.

“Aún somos un mercado emergente”. Uno nuevo también. Cuando Suzanne empezó su carrera en la música hace 30 años, no había mejoras en la accesibilidad más allá de una plataforma en altura en grandes festivales. En aquellos tiempos, como asistían tan pocos seguidores con diversidad funcional a los conciertos (tampoco se sentían bien recibidos), Suzanne se sabía los nombres de todos los que estaban en el palco. Ahora tiene que llegar temprano para conseguir buen sitio.

Todo va sobre crear una cultura de experiencias seguras, positivas e inclusivas. Lo hacen ofreciendo recursos, consultoría, entrenamiento y revisiones de cliente misterioso en los eventos. Festivales importantes como Glastonbury y Reading & Leeds fueron pioneros en adoptar las medidas de AiE.

Suzanne explica que uno de los malentendidos más extendidos es el elevado precio de coste ya que los lugares piensan directamente en instalar ascensores para sillas de ruedas. Esta es una de las presuposiciones que AiE está intentando cambiar.

“No deberíamos pensar solo en un tipo concreto de diversidad funcional” explica. “Todas estas personas pueden querer ir a un concierto. Lo primero que pasa por la cabeza al pensar en personas con diversidad funcional es alguien en sillas de ruedas debido al símbolo que representa el acceso para discapacitados. El porcentaje de usuarios en silla de ruedas es más bajo que, por ejemplo, el de gente con discapacidad visual y auditiva”.

Sin embargo, dos de las mejoras para el acceso más importantes en salas y actos no pintan bien para los demás tipos de diversidad funcional. Hay que tener información clara sobre todos los requisitos de acceso en la página web, así nadie se lleva sorpresas (desde aparcamientos hasta el transporte urbano o tipos de señales). Pero lo más importante: la hospitalidad.”

“Ya puedes tener el edificio más accesible del mundo, pero si los empleados no te hacen sentir bienvenido, no querrás volver. La atención es muy importante. Las personas discapacitadas son de decir las cosas, se lo cuentan a su comunidad. Si te han tratado muy bien y te lo has pasado muy bien, se lo contarás a tus amigos e irán para verlo. Todo gira en torno a la actitud”.

La pista está en el título. Desde que se fundaron en 2000, AiE ha ayudado a transformar más de 100 salas y eventos para que aprueben y acepten las políticas de accesibilidad. Tienen campañas notorias como Music Without Barriers, que fue apoyada por todo el espectro de la música, de Sigma a Stevie Wonder. Su objetivo de doblar la cantidad de salas y eventos para 2020 parece ir por el buen camino.

LA ACCESIBILIDAD EN CIFRAS

Puntos clave del informe de AiE de 2016

  • Se estima que las personas con diversidad funcional conforman un 15 % de todos los asistentes a conciertos en UK.
  • Las personas con diversidad funcional invirtieron 5400 millones de libras el año pasado en entradas, productos, comida y bebida dentro de la industria de la música.
  • Uno de cada tres conciertos no tiene información de acceso disponible en su página web para personas con diversidad funcional.
  • Dos de cada tres fans con diversidad funcional no han podido encontrar la información que necesitaban en internet y el 60% desistió de comprar las entradas como consecuencia.
  • Uno de cada cinco festivales con acampada no tiene lugar de acampada accesible.
  • Una de cada tres salas visitadas tenía escaleras en la entrada principal.
  • Cuatro de cada cinco salas no tienen palco.
  • Solo el 61 % de los festivales anuncia la presencia de baños accesibles, aunque una vez allí, el 88 % tenía solo un baño de este tipo.
  • El 38 % de las salas visitadas incluían una barra más baja: un aumento considerable comparado con el 22 % de 2014.

Se encuestó a 386 salas y festivales. Estadísticas del informe de AiE State Of Access Report 2016.

DJ LYRICAL B 

Ben Webb fue MC antes de tener un accidente de moto que lo dejó paralizado de cintura para abajo. Aun así se recuperó como DJ. “Siempre había soñado con ser DJ de beat-juggling pero estaba muy ocupado saliendo de fiesta” confiesa. “Pero la música me caló hondo, no podía seguir siendo solo MC. Quería llegar al fondo de algo y de repente tenía mucho tiempo para practicar”.

Tras dos años y otra visita de vida o muerte al hospital, está construyendo un perfil serio en la red, gracias a sus vídeos y retransmisiones en directo pinchando y haciendo remixing en una MPC. En solo este año, sus habilidades como revienta máquinas le han llevado a firmar como residente con la editora de drum & bass estadounidense Infidel Bassline Squad, da conciertos normalmente y acaba de lanzar su propia línea de productos.

CHRIS ECTIC

Chris Ectic, miembro fundador del colectivo Klub Killaz, estaba metido en la música desde principios de los 90 como productor y DJ, explorándolo todo desde el hardcore al house. Durante sus aventuras con el hard dance, hizo su debut en el festival Springfrield Park en Wigan frente a una multitud de 10 000 personas. Trabajando ahora en una línea de house suave, con bajo (pensad en los Redlights y Zincs de este mundo), Klub Killaz es su proyecto más prometedor a fecha de hoy. Consiguiendo poco a poco llegar a su cénit, Chris y sus compañeros de grupo Jamie, Martyn y Gino han ido dejando regalos en Soundcloud de eventos notorios con promotores del noroeste como S2S y Pier Jam en los que apoyan a artistas como DJ EZ. Tras llevar produciendo desde 1995, Chris lleva la voz cantante en el estudio y en los platos junto con Jamie, su compañero DJ y mejor amigo.

“Si no fuera porque mis amigos y mi familia me estuvieron ayudando no estaría donde estoy; me ayudaron a conseguir los conciertos, a llevar el equipo y me apoyaron. Quizá ni lo hubiera intentado” admite Chris, que mezcla con la nariz, los labios y la barbilla. “No hay nada peor que querer hacer algo, pero no tener los medios”. En el noroeste, Chris y el Klub Killaz están buscando expandir su sonido lo más lejos posible. “Es una celebridad local” se ríe Jamie. “Le cuesta dos horas cruzar la multitud. No por ir en silla de ruedas sino porque todo el mundo lo para y habla con él. Pero déjalo pinchar un poco y la gente lo flipa” y no saben qué hacer con él. Entonces lo peta y ¡cuesta dos horas abandonar el club!”.

MATT HOWES

“Todos los días que estoy vivo, vivo tiempo prestado. Debería estar muerto. Me lo digo todos los días y me motiva. Me recuerda lo diferente que pudo ser todo…” dice Matt Howes, un géiser de buenas vibraciones. Ya lo era antes de perder el brazo derecho, pero incluso lo es más ahora.

“La gente que he conocido desde que me pasó esto es muy inspiradora” explica. “Si pudiera volver a aquella bici hoy y terminar en la misma situación, lo haría en lo que dura un parpadeo por las lecciones sobre la vida que he aprendido y la persona en la que me he convertido”.

Hemos dicho que se ha convertido en un DJ increíble pero ya lo era antes del accidente, uno de los DJs más notorios durante tres temporadas en Creta, pinchando todo tipo de música house para la multitud siete noches a la semana.

“Me costó recuperar la técnica que tenía antes del accidente” explica Matt, que tiene el récord mundial no oficial de ser el único DJ con un brazo que mezcle cuatro temas (sin sync) simultáneamente. “Pinché 10 días después de perder el brazo y al principio me quedaba perplejo y era todo ensayo y error. Pero después pensé ‘¿Hasta dónde puedo llegar? ¿Hasta dónde puedo empujar las barreras?’” Las reventó en vez de empujarlas: Matt convirtió la atención viral de los medios en una carrera internacional habiendo sido residente de 1Xtra y como DJ de apoyo en Devlin, pero también como modelo activo para artistas con diversidad funcional.

“El perfil y el trabajo que hago como DJ fue algo que he querido desde que tuve decks, pero no pensé que sería la forma en la que lo hago” admite Matt. “Me siento aliviado. Espero tener un pequeño papel en el cambio de la apariencia de la música dance y hacerla más accesible para todos sin seguir estereotipos ni dogmas. Todos y cada uno de nosotros tenemos el potencial de hacer algo en el mundo. Soy la prueba”.

PALSY P 

La primera vez que Palsy P escuchó jungle en la radio pirata a mediados de los 90, se enganchó. Pero, ¿convertirse en un DJ y hacer mezclas? Ni se le pasó por la cabeza. No digamos ya el montar su propia emisora de radio.

La aparición de lo digital en el mundo de los DJs le cambió la vida. A base de mezclar por placer, montó un canal muy popular en YouTube y, posteriormente, diseñó, construyó y lanzó su propia emisora de radio por internet: Live4Vibez, que duró cuatro años, de 2008 a 2012. Durante este tiempo también invirtió en CDJs y una mesa de mezclas y aprendió de forma autodidacta cómo mezclar con el pie izquierdo. Fue el primer DJ con parálisis cerebral que hizo esto por internet y aún recibe mensajes de inspiración de otros DJs aspirantes años después.

“Me da lecciones de humildad el saber que inspiro” declara Palsy, cuyo nombre real es Peter. Está reconstruyendo su web y hace retransmisiones en directo por Facebook. “Esto muestra que tener una discapacidad no es un obstáculo. Si tienes determinación y dedicación para hacer lo que quieres, encontrarás un camino para conseguirlo”.