Así terminamos Sónar 2016.

Tercera y última jornada de Sónar que comenzaba lloviendo desde tempranas horas. Comenzamos con el directo de Talktome, suavidad y elegancia en el Sónar Dome. Continuamos con bRUNA & Wooky en el Sónar Hall, sorprendente IDM apoyado con el gran trabajo a las visuales de Alba G. Corral.

En Sónar Village Ivy Lab luchaba contra la lluvia a base de buenos beats. Lafawndah no terminaba de enganchar al público congregado en el Sónar Dome, mientras las nubes daban paso por fin al sol y el sudafricano Nozinja ponía a todos a bailar en Sónar Village. a base de “shangaan electro” rápido y divertido. Mientras tanto, Oneohtrix Point Never ofrecía un directo cargado de baladas pesadillescas intensas y directas al cerebro en Sonar Hall. Poco después pasarían por el mismo escenario el grupo Howlin aunando House e Indie de forma impecable. Llegó el momento festivo de la tarde cuando la cabina de Sónar Village recibía a Ed Banger capitaneado por Busy P. Una verbena de clásicos House para poner punto y final a la última jornada de Sónar Día.

Comenzamos la noche con el directazo de New Order, impecable e implacable, tocando muchos tracks de su último disco, “Music Complete”, y con momento para grandes clásicos como el Bizarre Love Triangle o el cierre del concierto, enlazando “Blue Monday” y el “Will Love Tell Us Apart” de Joy Division. Desde este punto del festival en adelante solo podemos contar una cosa, un acontecimiento digno de vivir al menos una vez en la vida, la SESIÓN de 7 horas de Laurent Garnier en Sónar Car. Con mayúsculas. Una auténtica película musical, con mucha historia que contar y mucha euforia que vivir. El set fue inmejorable, del todo meritorio conseguir que nadie pare de bailar durante 7 horas sin a penas tocar tracks reconocidos por el público. Una experiencia inolvidable.

Esto es todo en este breve repaso del Sónar 2016 del que podrás informarte de manera mucho más profunda en nuestro próximo número físico de julio. El año que viene más.