Cerrando el círculo

Texto: Eduardo Pérez Waasdorp

The Roaches es el proyecto conjunto de dos auténticos veteranos de la escena electrónica: Carlo Lio y Nathan Barato. Ambos canadienses, ambos de Toronto, han sido auténticos embajadores de la escena de su ciudad, de igual forma que actos como Art Department. Amigos desde que sus caminos se cruzasen en lo más underground de la escena a principios de los 2000, Lio y Barato formaron pronto el dúo The Roaches, en el que prodigaron su b2b – hecho a la vieja usanza y como dictan los cánones – y sus producciones, ganándose el respeto de sus compañeros y de la escena. Sin embargo, en cierto punto, sus carreras tomaron rumbos diferentes; aunque el destino es caprichoso y este año les ha vuelto a unir – tanto con The Roaches como con su sello, Rawthentic – cerrando un circulo de amistad perfecto y abriendo una nueva y bonita historia de colaboración que tiene pintas de crecer hasta alcanzar lo más alto. Por esa razón DJ Mag ES ha querido conversar con ellos en medio de la WMC, para poder ser su altavoz. Aquí os presentamos la divertida y amena charla entre dos mejores amigos, en la que ambos nos cuentan su historia. ¡Música, maestros!

¡Buenas chicos! ¡Un placer teneros en nuestras páginas! Ambos estáis en Miami, ¿no? ¿Cómo va todo por allí?

Carlo Lio: Sí, yo llegue ayer. El clima es genial, las vistas geniales y las chicas guapas (risas). ¡Todo es perfecto!

Nathan Barato: Yo el jueves. Hace un poco de frío en Toronto, así que todo es perfecto (risas).

¿Qué opinión tenéis de la WMC? Muchos dicen que es puro postureo…

CL: Depende como lo veas, puedes quedarte con la parte underground, aunque luego está la parte de Ultra, por ejemplo. Depende de la persona a la que le preguntes. Para nosotros, nos quedamos con la parte underground y llevamos pasando grandes momentos durante los últimos 12 años. ¿Nathan?

NB: Sí, yo debo llevar viniendo 15 años y el primer año que vine todo era más una conferencia. Había seminarios y debates, seguro que todavía los hay, pero ya ni siquiera sabes donde son. Es como si la ciudad se fuera de fiesta durante una semana. Tienes todo tipo de fiestas. Es uno de esos momentos del año donde toda la industria se reúne. ¡Mola mucho!

Os hemos convocado para nuestra portada del mes de abril. Este año vais a darle vida nueva a varios grandes proyectos. Entre ellos, The Roaches, el dúo que formasteis a principios de los 2000 y que revolucionó la escena de vuestra ciudad, Toronto; y vuestro sello, Rawthentic. ¿Cómo va vuestro 2017?

NB: Bueno, para mí ha sido impresionante en el sentido de que no podía predecir cómo iban a salir las cosas. De pronto estamos juntos de nuevo, trabajando en el sello que empezamos los dos hace 10 años. Hemos sido grandes amigos durante todos estos años, incluso cuando yo dejé de pinchar y Carlo explotó como DJ internacional, pero esto nos ha unido. Mola ver como todo está volviendo a como era antes. Para mí esto está siendo lo mejor de 2017, tener este nuevo futuro, que es como el pasado.

CL: Totalmente. Y para completar lo que has dicho, para mí Rawthentic siempre ha tenido un lugar especial en mi corazón, Nathan es un gran amigo y volver a tomar las riendas con él es genial. Ahora todo vuelve a cómo eran las cosas al principio.

Hablemos un poco de The Roaches. La idea surgió gracias a que os contratase DJ Addy por primera vez en Footwork a principios de los 2000. Luego vinieron residencias, bolos, etc. ¿Qué recordáis del momento?

CL: sí, fue así básicamente. En ese momento íbamos a esas fiestas a ver, a aprender, cada semana…

NB: DJ Addy nos contrató en una fiesta para pinchar con dos mixers y cuatro giradiscos, Carlo estaba en un set up y yo en otro y se supone que debíamos pinchar a la vez, y realmente conectamos de inmediato. Luego todo surgió paso a paso a partir de ahí. Posteriormente empezamos a trabajar en el estudio y remixeamos tu primer track…

CL: así es…

NB: y poco a poco, paso a paso, todo despegó a partir de ahí y en menos de un año, o algo así. Tuvimos que inventarnos un nombre, y pinchamos con ese nombre…

CL: A la gente le gustamos, cada uno con personalidades separadas, pero gustó tanto que el 100% de las veces nos contrataban a los dos. Y así estuvimos unos cuatro años, creo…

NB: Quizá unos pocos más…

Os separasteis en 2009…

NB: Sí, pero no es que rompiésemos o algo así. Siendo sinceros, yo dejé el negocio de la música durante unos años para trabajar con mi familia. Lo dejé todo, el sello, el pinchar… Pero seguimos siendo grandes amigos durante ese tiempo.

Entendemos que simplemente la carrera de cada uno fue por lados diferentes…

CL: exacto. Nathan decidió ir por otro lado y por mucho que yo quise que siguiera haciendo las cosas conmigo, no me iba a meter en su decisión.

NB: es la vida. Las decisiones. Algunas veces tomas una decisión y esperas que sea lo mejor. Al final, después de unos años, lo único que quería hacer era volver a la música…

CL: Y yo ya sabía que ibas a volver (risas)…

NB: (Risas) ¡Mola! Y en esos años que estuve fuera Carlo rápidamente se convirtió en un importante DJ internacional, fue impresionante poder ver desde mi perspectiva como se convertía en un artista consagrado. Y fue en ese momento en el que verdaderamente empecé a producir. Trabajaba todo el día, volvía a casa y hacía música, porque era lo que me apetecía. Y poco a poco esa música empezaron a reproducirla grandes DJs y eso me empujó de nuevo hacia la industria. ¡Y aquí estamos!

En el caso de Carlo entendemos que fue Dubfire, y en el de Nathan, Marco Carola…

NB: Sí, podrías decir eso de Carola… Y no quiero hablar por Carlo…

CL: Sí, para mí fue 100% Dubfire. Un día oyó un track que había hecho para un amigo común. Y un día me desperté con un mensaje de Dubfire en MySpace… que literalmente pensé que era mentira, pensé que era spam, un bromista o algo por el estilo. Y le contesté, y resultó ser el verdadero. De pronto me vi junto a Ali, que creyó tanto en mi sonido que durante un año me llevó al 95% de sus shows, le debo una gran parte de mi éxito. Me dio a conocer, me introdujo en esta parte de la industria y le debo muchísimo a él.

Ambos empezasteis en la escena de Toronto. ¿Cuánto os ha influenciado la ciudad? ¿Os gusta que se os considere embajadores de la escena de la ciudad?

CL: Sí, claro. Todo el mundo siempre quiere representar a su ciudad. Y creo que tanto yo como Nathan jugamos un buen papel en la escena underground de Toronto durante mucho tiempo y es genial que la gente valore eso. Cada vez que tocamos en Toronto siempre es tremendo, nos reciben con mucho cariño, ¡la ciudad nos quiere y nosotros amamos nuestra ciudad!

NB: Sigue siendo nuestra casa. Ambos vivimos en Toronto. Quizá fuese más inteligente para los dos vivir en Europa, en España o Reino Unido. Pero nos encanta y nos sacrificamos volando mucho, pero está bien. Estoy contento de hacerlo y estoy seguro de que a Carlo tampoco le importa (risas). ¡Es que nos encanta vivir aquí! Está muy bien viajar por el mundo llevando la antorcha de Toronto.

CL: ¡Totalmente! Empecé a viajar en 2010 y he tenido la fortuna de poder viajar por el mundo. Pero fue durante ese primer año que me di cuenta lo mucho que amo mi ciudad. A ver, podríamos vivir en cualquier parte del mundo y hacer nuestro trabajo, pero después de esos primeros dos años te das cuenta de que no hay lugar como el hogar.

En torno a 2008 produjisteis varios temas como The Roaches. ¿Cuándo volveremos a oír algo vuestro? ¿Algún plan de disco a la vista?

CL: Bueno, ha pasado mucho tiempo sin hacer nada. Ahora que estamos retomando estos proyectos, el sello, tiene sentido publicar el siguiente proyecto de The Roaches para relanzar Rawthentic.

¿En quién os fijabais como artistas? ¿Quiénes fueron vuestras influencias? Porque la escena canadiense está cargada de grandes nombres…

NB: ¡Joder tío!

CL: ¡Que difícil!

NB: Para mí, si voy a mis primeros pasos, diría gente como Frankie Knuckles o Masters At Work… Quizá sea un poco tópico, pero es que iba a este club en Toronto que se llamaba The Industry y venían muchos DJs de Chicago o Nueva York, como Derrick Carter, Cajmere, muchos de esos DJs tuvieron gran influencia en mí. En cuanto a Toronto, Kenny Glasgow fue muy importante para mí. Allí era un DJ muy importante antes de hacerse famoso. Para Carlo también, ¿verdad?

CL: Totalmente.

NB: Él es uno de los realmente especiales.

CL: Creo que Chicago tuvo una gran influencia en Toronto, en líneas generales. Siento que al principio todos miraban a Chicago. Derrick Carter fue importantísimo…

NB: Para mí J-dub fue muy influyente… DJ Heather, Mark Farina, en aquellos tiempos eran la gente en la que uno se fijaba…

 

Ambos sois productores… ¿Cómo os coordináis en el estudio?

NB: Es gracioso, porque ahora vuelve a ser algo novedoso para nosotros. Hace poco hicimos un EP en Saved Records, así que nos vamos mandando los proyectos. Ambos trabajamos en Ableton, así que todo fluye con bastante facilidad. En su época lo que hacía era ir a la casa de Carlo cada semana, varias veces, y trabajábamos en música todo el día. Y la cosa es que no vivimos muy cerca el uno del otro, ambos vivimos en Toronto, pero las distancias son grandes, vivimos casi a una hora. Ahora hemos empezado a hacerlo de nuevo, aunque es difícil porque ambos viajamos mucho, pero fui a su casa hace unas semanas y después de Miami nos volveremos a juntar.

CL: Y ahora con el re-lanzamiento de Rawthentic queremos llegar a un punto de volver a hacer música juntos de forma constante, ir el uno a la casa del otro, enviarnos proyectos, va a ser una de nuestras prioridades. Intentaremos hacerlo como antes.

¿Habéis pensado en llevar The Roaches al live? ¿O seguiréis siendo un b2b de DJs y productores?

CL: ¡No lo hemos pensado ni por un momento! ¡Somos DJs! Puedo hablar por mí y por Nathan, somos DJs y así seguiremos…

NB: (Risas) Totalmente. Aunque lo que sí hemos hablado un poco es de volver a lo que hacíamos en su momento, dos configuraciones a la vez. Eso es algo que molaría, ¿no Carlo? Tú con tus decks, yo con las mías… Solíamos hacerlo todo el tiempo en su momento…

CL: Sí que lo he pensado. Además, hoy todos en la industria cuando tocan b2b pinchan track a track, nadie hace lo de los dos mixers. Cuando hacíamos eso, el set era algo sorpresivo, orgánico, nos sorprendíamos mutuamente…

NB: ¡Es cierto!

CL: Es algo muy diferente a tocar en un solo mixer… ¡Desde luego me encantaría hacer eso!

NB: ¡Sí tío!

Lo decimos por esa moda actual de los sets b2b que se ve por todas partes… Maya Jane Coles lo acaba de hacer en Madrid para Boiler Room y algunos fueron bien (como el de ella y Kim Ann Foxman) y otros no tanto… También lo ha dispuesto así el IMS 2017 en su 10 aniversario… ¿Un set b2b tiene algo más que ofrecer que solo imagen?

NB: Para mí, yo creo que a veces es un simple reclamo para que venga más gente a la fiesta. Por otra parte, pienso que si se hacen bien los b2b son muy divertidos e interesantes. Algunas veces pueden ser una porquería (risas), nunca sabes, pero como DJ realmente me gusta, puede ser inesperado algunas veces, no sabes lo que el otro va a hacer, tienes que reaccionar en el momento y de eso va ser DJ, de ser espontáneo. Usar tu intuición y tu experiencia, tu oído, para poder responder rápido. Pero luego, cuando sumas eso a dos personas que se conocen bien, entonces pueden jugar entre sí, influenciar al otro, y pueden crear combinaciones muy especiales…
CL: Puedes pasar al siguiente nivel…

NB: Sí, me gusta mucho. Incluso como fan de DJs, me gustan los b2b. Es interensate.

CL: para mí los b2b pueden ser muy especiales si juntas a las personas correctas. Pero, como decía Nathan, puede ser un mero reclamo. Este año he visto unos cuantos en los que te das cuenta de que la gente no conecta.

Entendemos que el nombre ‘The Roaches’ viene porque os considerabais underground en su día…

NB: Sí, en el contexto de Toronto, en la época, éramos los únicos en poner esos tracks. Bueno, otros los ponían, pero se quedaban en la superficie. Nosotros nos dedicábamos a nuestra música. También había un track que poníamos mucho, un remix de Peace Division de, justamente, ‘Roaches’ de Trancesetters… Y ese día creo que estábamos fumando porros, riéndonos y diciendo “somos como cucarachas”, y así surgió el nombre… Creo que estábamos en tu coche…

CL: (Risas) Y el vocal de ese tema dice algo así como “Roaches underground forever/Always living/Never diying” (“Las cucarachas serán underground por siempre/Siempre vivas/Nunca muertas”)… Y la cosa es que ahora encaja con nostros a la perfección, porque a pesar de separarnos, estamos juntos de nuevo…

NB: ¡Sí tío! ¡Eso me encanta! Y lo gracioso es que, en casa, siempre que vamos juntos, la gente nos grita “¡Roaches never die! ¡Roaches never die!

¿Aún pensáis que a nuestra industria le queda algo de underground?

NB: ¿Carlo, algo que decir?

CL: La verdad es que no (risas).

NB: (Risas) No en verdad. Ya no es underground en el sentido del negocio. Pero lo underground, en verdad, es una forma de pensar, es lo que eres. Creo que tiene que ver con mantenerte fiel a ti mismo. Y ahora es un poco cliché, incluso se ha convertido en una palabra de moda en la boca de gente que no entiende de donde vienen los que crearon esta música. Ellos se encontraban en un entorno que era – y perdona la redundancia – underground. Ellos no eran gente con dinero, solo tenían lo justo para ir al club, no para comprarse botellas de champagne o ir en coches caros o vestir ropa de marca. Ellos se expresaban en la única atmosfera en la que se sentían libres, y esa era en los clubes. Es algo difícil de encontrar ahora. Ya no se trata de un negocio o industria underground, pero es una palabra que a la gente le gusta usar. Ya no tiene el sentido que tenía antes, pero creo que puedes ser underground en este mundo si te mantienes fiel a ti mismo. Eso es lo que creo. No sé qué opina Carlo…

CL: ¡Menuda respuesta! (Risas) Estuvo genial…

NB: (Risas) ¡Claro, tío!

CL: ¡Diez puntos! (Risas)

NB: En verdad la leí en una revista de hace un par de años (risas)

CL: ¿En serio?

NB: ¡Claro que no! Es broma (risas)… ¡Es totalmente de mi cosecha!

A pesar de que habéis tocado como The Roaches en contadas ocasiones durante los últimos años – considerándose una ‘unión ocasional’ – entiendo que llevaréis el proyecto en un tour por Europa este verano. ¿Qué podemos esperar?

CL: Sí… En verdad no hemos salido mucho de Norteamérica. Hemos ido a San Francisco… Llevamos yendo a Stereo (Montreal) durante muchos años, siempre estamos juntos en Toronto. Pero este año nos vamos a concentrar más en Europa y darle rodaje al nombre… Vamos a estar en Do Not Sleep, también en DC10 – para Paradise –, vamos a estar en Grecia y vamos a presionar para hacer más cosas en Europa este año…

NB: Sí, aún estamos armando el tour un poco…

Otro de vuestros proyectos que vuelve es Rawthentic, el sello que nació en 2005 y que cesó su actividad en 2015. ¿Por qué ahora? ¿Qué planes tenéis para el sello?

CL: Ahora estamos en el proceso de volver a re-lanzarlo todo, de firmar originales, remixes… Estamos en las primeras fases aún. Sabemos lo que queremos en líneas generales, Nathan y yo vamos a empezarlo todo con un EP de Roaches. Intentaremos firmar buena música, artistas que nos gustan y así complementar el sonido que desarrollamos en Rawthentic durante los últimos 10 años.

NB: Sí, y ahora el sello va a ser manejado por el conglomerado Hot Creations, por el equipo de Jamie Jones, quien también nos va a ayudar en el A&R. Todos llevamos el mismo management, así que somos una gran familia, trabajando junta para construir todo esto, con un sistema de apoyo más grande de lo que estamos acostumbrados (risas)…

CL: ¡Es increíble! Durante muchos años estuvimos acostumbrados a improvisar todo un poco, a hacer un track y a lanzarlo tres semanas más tarde. Era una locura. Ahora nuestras carreras se han vuelto a encontrar y estamos a un nivel diferente al de hace siete años y ahora tenemos toda esta infraestructura que nos apoya y que nos guía a una nueva escala. ¡Tenemos muchas ganas de ver dónde llega Rawthentic con el equipo apropiado detrás y con todo el amor que se merece! He visto lo que Jamie ha hecho con Nathan y es una pasada tener a alguien de ese estatus que te guíe y te aconseje en situaciones en las que uno no tendría ni idea de lo que hacer.

 

Cada uno de vosotros tiene sólidas carreras en solitario. ¿Ha sido difícil juntarse para hacer The Roaches de nuevo?

NB: ¡Oh, tío! ¡El maravilloso mundo de WhatsApp! Si no fuera por WhatsApp… Me contenta mucho poder hablar todo lo que hablo con Carlo. Porque en verdad no nos vemos, físicamente, todo lo que me gustaría. Incluso con otros amigos… Pero me refiero, nos juntamos muy poco. A ver, nos vamos a ver ahora en Miami porque los dos estamos aquí, pero ambos vivimos en Toronto y apenas nos vemos, aparte de algún cumpleaños o ahora que vamos al estudio… La verdad es que no pasa muy a menudo.

CL: Sí, en este momento es muy diferente a lo que era hace unos años. Pero gracias al WhatsApp es casi como vernos a diario, porque hablamos todos los días, sea de negocios o de tonterías, pero siempre hablamos. Eso mantiene todo con vida y eso es muy importante.

Hablando de eso… ¿Qué planes tenéis en solitario para este año?

NB: ¡Joder! Carlo, tu primero, que ahora no me acuerdo (risas)…

CL: (Risas) Es todo un poco loco, porque la gente siempre me ha etiquetado como artista techno y eso es lo último que quiero, que se me etiquete. Yo voy al estudio y hago lo que me apetece sea algo deep, algo duro o tech house. Ahora acabo de firmar con la agencia de Jamie Jones para la promoción, así que me estoy concentrando en volver a mi sonido más tech-house, que es algo que me encanta, y luego volveré a hacer un poco techno. Va a ser una época interesante, con un nuevo management… Va a ser un año emocionante, sin duda…

NB: En mi caso no tengo una respuesta muy emocionante, la verdad, además de hacer muchos bolos y estar muchas horas en el estudio. Es la respuesta típica, pero es la verdad. Intentaré irme adaptando a esta vida, es un sueño hecho realidad. Hay proyectos que me gustan mucho, como una colaboración con Jamie que vamos a lanzar más adelante este año en Rawthentic – fue una experiencia genial trabajar con él –, y otras cosas que también están preparadas. ¡Siento no tener una respuesta mejor!

CL: Completando lo que te ha dicho: Rawthentic, que nuestras carreras han vuelto a encontrarse… La época en la que mejor me lo he pasado ha sido cuando trabajé con Nathan en Rawthentic, estar en el estudio juntos y es algo que echo mucho de menos.

NB: Totalmente. Es como una de las piezas que faltaban por encajar en nuestras carreras, el volver a juntarnos. ¡Mola mucho, tío! ¡Estoy contento!

CL: ¡Totalmente! Me acuerdo lo contentos que nos pusimos cuando tuvimos esa conversación, aquel día, donde decidimos volver a poner en marcha todo esto.

NB: Ciertamente, fue realmente una alegría. Y no pude preverlo. No lo vi venir, para nada. Fue totalmente orgánico e increíble.

CL: ¡Eso fue lo bonito!

También tenéis una buena relación con nuestro país, España. ¿Os acordáis vuestra primera vez aquí?

CL: Yo sí. Mi primer bolo en España fue en 2010 cuando Carl (Cox) me pidió que tocase en su fiesta en Space, que fue una puta pasada y me dio mucho miedo a la vez. Joder, que tu primer bolo sea con el puto rey de los DJs, es una experiencia que nunca olvidaré, porque abrí para él…

NB: ¡Que pasada! ¿En qué sala tocaste?

CL: En la principal…

NB: ¡Wow! ¡Qué puta locura!

CL: Lo único que pensaba era “¡No la jodas! ¡No jodas esta mierda!” (risas)…

¿Y en tu caso, Nathan?

NB: Yo la primera vez fue con mi novia, estuvimos en Barcelona e Ibiza, en un viaje que fue de vacaciones, sin bolos ni nada – no había vuelto a pinchar, pero estaba en ello –, y de hecho fui a ver a Carlo tocar en Music On… Fue en 2012, justo el año en el que Carola empezó a tocar mi track, ‘Hard Werq’, y eso fue lo que me volvió a meter en la industria. Y esa fue mi primera vez en España… Mi primer bolo fue el año siguiente, para la apertura de Amnesia y fue una experiencia terrible…

CL: ¡No jodas! ¿Por qué?

NB: Todo fue fatal. Fue una locura, el mixer se desconectó, dejó de funcionar en medio del set… Fueron problemas técnicos, pero fue una experiencia interesante. Pero en verdad estaba tan nervioso y tan desconectado de pinchar con regularidad que creo que no llegué a recuperarme en esa ocasión. ¿Sabes a lo que me refiero? ¿Cuándo algo va mal en tu set y puedes recuperarte y volver a coger el hilo? Yo no pude hacerlo. No pude sobrellevarlo, era la Terrace a petar. Hice lo mejor que pude. Pero definitivamente es un bolo que quiero compensar en el futuro. El día que vuelva a la terraza de Amnesia será el día en que me redima, ¡eso tenlo claro!

CL: ¿Pero sabes qué, tío? Ha habido muchos problemas en esa sala… Yo un día estaba en la sala de al lado y de pronto se jodió el set de Martin… y tuve que correr a hacerle el set…

NB: ¡Oh, yo me acuerdo de haber oído eso!

CL: ¡Sí! Tuve que tocar en la terraza de Amnesia porque el set del otro se había ido al carajo.

 

Ibiza fue, en su día, un bastión de lo underground. Ahora se ha masificado y en algunos lugares, la cultura VIP ha tomado algunos locales. ¿Qué opináis?

CL: Yo tampoco diría que está tomando… Definitivamente tiene una presencia mayor en la isla, pero no es como que las fiestas underground hubieran desaparecido. Siguen allí, siguen siendo una pasada. A ver, que puedes tener esa mentalidad old-school y decir “Oh, ya no es lo que solía ser”. Nada es lo que era. Si quieres ponerte así, ponte. Si quieres disfrutar, disfruta. No creo que sea algo malo. Si no quieres ir a tal club, no vayas, ve a otro. Yo me lo voy a seguir pasando bien como si fuera hace 10 años. Todo depende de la mentalidad que pongas.

NB: Desde mi punto de vista, que llevo yendo solo desde 2012, y siéndote sincero desde el principio me di cuenta de que tenías que conocer a algunas personas para poder entrar en ciertas fiestas… Incluso antes de que explotase la cultura de las ‘botellas VIP’, es algo normalizado en el clubbing hoy en día, para llegar a cierta parte del club vas a tener que conocer a ciertas personas. Así son las cosas. Si quieres una buena mesa en un restaurante, siempre te va a ayudar conocer a la gente que lo lleva. Es una progresión normal. Pero creo que lo del servicio de botellas sí que se ha ido un poco de las manos. Parece que a la gente le importa más estar en la zona VIP que en la pista de baile, disfrutando, pero siendo sinceros, en comparación con otras áreas de clubbing, como Las Vegas, por ejemplo, es muchísimo mejor…

CL: ¡Ni que lo digas! ¡Ni punto de comparación!

NB: La gente tiene que entender que, aunque se genere dinero, es gente nueva y así les gusta irse de fiesta. Y gracias a eso la música que amamos se difunde todavía más lejos y mientras no interfieran con la pista de baile y las gentes que si se preocupan de bailar, no tengo problema con ello…

CL: Creo que ahora todo el mundo está ganando en Ibiza. Bien sea haciendo una fiesta underground o una comercial, todos ganan, las fiestas lo petan y no lo veo como algo malo. Obviamente ha cambiado con respecto a hace 20 años, pero todo cambia, es algo normal.

NB: incluso hace 20 años no es que pusiesen techno underground. Lo puedes ver en los videos que van saliendo en internet. Había de todo. ¡Parecía divertido! (Risas).

CL: Yo la primera vez que estuve en Ibiza creo que fue en 2006… Ya han pasado 12 años y no voy a decir que no ha cambiado, pero he estado todos los años desde entonces y siempre me lo he pasado bien. No puedo quejarme.

NB: A mí me mola que todos los años haya alguna noticia que haga que todo el mundo esté como loco, siempre hay mucho drama. Al final, si lo analizas bien, todo se reduce al negocio. Ibiza es como el Vaticano en Roma – como un pequeño mundo aparte del resto del universo. Además, es como un pequeño nicho internacional, con su parte alemana, inglesa, italiana… Y los de Ibiza por su lado, gente muy calmada, que va a su bola, muy amable, viviendo la vida isleña… y luego tienes los megaclubes… ¡Es una locura!

CL: Creo que en 10 años la temporada en Ibiza va a durar todo el año (Risas)

¡No creemos que haya cuerpo que aguante eso!

CL: ¡Nuca digas nunca! (Risas). Haremos que funcione.

¿Algún plan especial en Ibiza a parte de lo que ya habéis mencionado?

NB: Yo estoy emocionado de tocar por primera vez en elrow Ibiza, es una fiesta que tengo muchas ganas de hacer, porque no lleva tantos años y muy rápidamente se han adaptado. Además de la residencia en Paradise y Do Not Sleep…

CL: Yo igual, quiero volver a Do Not Sleep y a DC10, porque llevo años sin ir desde que fui a Circoloco, y tocar allí con Nathan es un sueño… Además de Music On…

Ambos habéis publicado en plataformas españolas como Suara, Stereo Productions o Mindshake, entre otras… ¿Qué pensáis de nuestros artistas y escena? ¿Qué artistas destacaríais?

CL: España es un país que tiene un montón de artistas geniales. Pero si tuviera que destacar uno, por un montón de razones, ese sería Paco (Osuna)…

NB: Yo diría lo mismo…

CL: Paco para mí es el Carl Cox español. No solo es un DJ impresionante, para mí su personalidad es increíble. Es un tío majísimo, no se anda con tonterías, no tiene esa personalidad de diva… La primera vez que conocí a Paco en 10 minutos sentí que llevaba conociéndole durante 5 años. Siempre ha sido un tío de primera, además de ser un tremendo productor y DJ. Para mí, Paco es el número uno…

NB: Totalmente, es un tío estupendo y con los pies bien puestos en la tierra. Muy cálido y cercana, no parece tener un gran ego para alguien con su talento y tan querido. Parece que es la misma persona ahora que antes de ser famoso.

CL: Totalmente. Yo llevo unos años en esta industria y ves a mucha gente cambiar. A él le conocí hace tiempo y sigue siendo el mismo.

 

Cambiando un poco el tema, somos grandes fans de vuestro primer ministro, Justin Trudeau. Siendo canadienses, ¿qué opináis de él?

NB: (Risas) De momento aún es pronto… El viene de una familia con larga trayectoria política – su padre y su abuelo. Mi padre, mi madre, mis tíos sí que querían mucho a su padre, porque era un tío que no jugaba el juego político como otros. De momento me gusta, parece un buen tío, parece tener la llama consigo, además parece ser un tipo compasivo… Además, hoy en día parece que muchos políticos solo quieren jugar al juego de conseguir votos, pero parece que Trudeau es genuino en sus intenciones. Aunque todavía es pronto. Lo que si te puedo decir es que todas las mujeres se vuelven locas con él, es una de mis cosas favoritas (risas). El otro día una amiga me dijo “Oh, Justin dijo nosequé”, y yo le pregunté “¿Qué Justin?”, y me dijo “Trudeau” (risas). Y le dije “Te refieres a él como Justin, pero todos los demás – hombres – le llamamos Trudeau” (risas). Nadie se refiere al primer ministro por su primer nombre, excepto las chicas.
CL: Definitivamente conecta con la gente de una forma diferente. Eso es seguro…

NB: Además hace un gran trabajo con las RRSS. Cuando hace algo no parece que lo esté fingiendo, lo comunica directamente. Y me encantó la forma en la que se defendió del apretón de manos del Trump, parece que no fue algo muy importante, pero en realidad sí que lo fue.

CL: Una vez que legalice la marihuana sí que va a ser el mejor de todos los tiempos (risas)

NB: (Risas) ¡Pero el solo se metió en ese lío prometiéndolo! Ahora todos estamos esperando a que ocurra. Básicamente tu propio primer ministro dice que está bien, pero todavía no lo ha hecho posible… Hay un par de problemas que ha causado él, como cuando acogió a todos los refugiados sirios, eso detuvo el proceso que estaba ayudando a otras personas de otras nacionalidades – que también necesitaban ayuda – a entrar en el país. Fue muy bueno lo que hizo, no me malinterpretes, pero también tiene que ocuparse de todo lo demás… Igual, no quiero meterme demasiado en esto…

Y ahora que estáis en Miami, ¿qué opináis de las políticas de vuestro vecino del sur? ¿Qué atmosfera se respira?

CL: ¿Te refieres a EEUU y Donald Trump? ¿Verdad?

Correcto (risas)

NB y CL: (Risas)

CL: Me gustó el Donald Trump de The Apprentice, no me gusta el Donald Trump presidente.

NB: A mí todo me sigue pareciendo un reality…

CL: Es una locura. Para mí, si Trump se ha convertido en presidente siento que cualquiera podría ser presidente, lo que es una puta broma y muestra cómo es mucha gente en EEUU. No me malinterpretes, adoro EEUU, adoro su gente, muchas de las mejores que conozco son estadounidenses, pero hay una parte del país que ha salido y creo que ha mostrado sus verdaderos colores durante el último año. Y esos colores no son buenos.

NB: Entiendo que tienen problemas muy serios, que quizá se hayan creado ellos mismos, pero la forma en la que están intentando arreglarlos no es la correcta. No creo que vaya a funcionar. Las cosas van a empeorar en vez de mejorar.

CL: Adoro EEUU, tengo familia allí, pero creo que es un país al que le han lavado el cerebro. Es que se está haciendo una propaganda del estilo “vamos a barrer las cosas bajo la alfombra para que no se vean”, de una forma subliminal…

NB: Los veo demasiado controlados por los medios, por su gobierno… Y es una pena, porque, además, en todo el mundo, les consideran tontos… ¡Y no es así! Son gente muy buena, aunque sus políticos sean tontos.

CL: ¡Y les han lavado el cerebro! ¡Casi como a los norcoreanos! ¡Eso es una locura! ¡Y son nuestros vecinos! Cuando vamos a Europa y nos preguntan si somos americanos les decimos ¡No, no, no somos canadienses!

NB: Totalmente. Yo siempre me apresuro a especificar que soy canadiense. Y me sabe mal por algunos americanos porque se les juzga negativamente por su lugar de nacimiento. Y la culpa la tienen los que mandan, a los que solo les importa el dinero. Es feo verlo.

CL: ¡Es que mira lo que ha hecho solo en tres meses! ¡Es jodido!

Queda claro que os complementáis muy bien, pero, ¿qué es lo mejor y lo peor de cada uno?

NB: ¡Joder! Bueno, creo que lo mejor es su personalidad… A ver, hay una larga lista de cosas buenas. Una de las malas es que no se lía con facilidad, ¡es un chico bueno! Y espero que eso sea lo peor de mí, porque a mí me encanta meterme en problemas (risas). En verdad no puedes decir nada malo de este tío.

CL: Con Nathan todo es positivo. Si tuviese que decir algo malo – que ni siquiera es malo – es que le encanta comprar y vender mierdas.

NB: ¡No jodas tío! ¡Ahora no soy tan malo! En verdad, tengo algo para venderte ahora mismo, tío (Risas). ¿No querrás comprarlo?

CL: ¡Claro, te lo compro! (Risas).

NB: Antes era mucho peor (Risas)…

CL: ¿Qué es?

NB: El Beatstep Pro. Es que ahora no me hace falta porque tengo el Push…

CL: Sí, el Push es mejor…

Finalmente, chicos, ¿algo que queráis decir a nuestros lectores?

NB: Gracias por ser gente tan maja. Me encantan los españoles, si no estoy en Toronto, España es donde me gustaría estar.

CL: Podría decir lo mismo. España ha sido mi segunda casa, no me siento cómodo en muchos lugares y cuando me mudé a España me sentí realmente bien. La gente, los clubes… Además, ha sido un privilegio hacer esta entrevista, no esperábamos que fuera a pasar y es un honor.

NB: En verdad estamos flipando. ¡Ha sido un rato muy ameno!

¡Muchísimas gracias por vuestro tiempo!

NB y CL: ¡A vosotros! ¡De corazón!