Texto: Redacción Dj Mag Es

Ha llegado ese momento del año. El momento del año que tantos estabais esperando. Bien sea para celebrar que vuestro DJ/productor/performer favorito haya entrado en la lista, o bien para meternos caña desembuchando toda esa ira hater que habéis estado acumulando durante el año, el Top 100 DJs gestionado por nuestra hermana mayor, DJ Mag Reino Unido – merece la pena recalcar esto –, ha salido a la luz. Y como siempre parece haber contentado a pocos, disgustado a muchos y dejado indiferentes a otros tantos que, amén de lo visto en las últimas 5 ediciones, han entendido – en mayor o menor medida – de qué va esto de “La encuesta de DJs más grande del mundo”. Insistimos: el DJ más votado, el más popular, vaya.

Nosotros, como una ramificación de DJ Mag, tenemos la obligación de informar y dedicar nuestro espacio del mes de noviembre a lo acontecido en el Top100, nos guste más o menos. Como fieles lectores nuestros que sois, nuestros gustos y línea editorial han discurrido en una dirección un tanto diferente a la de nuestra hermana inglesa, situándonos más cerca de las tendencias underground y “de culto” de nuestra industria, a la vez que intentamos dar cabida a todos los géneros musicales que se pueden considerar electrónicos. Sean estos más o menos “comerciales”, podemos enorgullecernos de ser un altavoz en el que todas las opiniones y gustos musicales tienen la oportunidad de quedar reflejados, teniendo siempre como meta la información.

El Top100 DJs, cuando empezó hace justo 20 años – la primera lista data de 1997 – no era más que la opinión de los que en ese momento estaban al frente de DJ Mag y esta incluía a muchos de los DJs que hoy, quizá, se echen de menos entre los agraciados. Lo cierto es que, por el hecho de ser una lista confeccionada por unos pocos, nuestros compañeros se llevaban palos de todas partes, acusados de favoritismo hacia ciertos estilos o personas y de falta de criterio en muchos casos. Después de un tiempo, DJ Mag decidió abrir la votación al público y fue entonces cuando las tendencias con una cantidad de seguidores mayor –  véase el trance de finales de los 90, con artistas como Tiësto, Armin van Buuren, Ferry Corsten, etc. – adquirieron el protagonismo que puso a sus máximos exponentes en las primeras posiciones durante los siguientes 10 años, alternando los primeros puestos entre ellos, o como fue el caso de van Buuren, encadenando hasta cuatro números 1 consecutivos de sus 5 coronas totales.

Los seguidores de otras ramas de la electrónica hemos visto como nuestros artistas favoritos se iban cayendo de la lista – salvo contadas ocasiones – o como algunos ni siquiera han salido a lo largo de estos 20 años. ¿Significa que no son buenos o incluso, populares? No. Significa que nosotros, sus seguidores, no hemos querido o podido invertir el tiempo necesario en dejar un voto, por las razones que sean. Muchos de nuestros artistas ni siquiera se interesan por el resultado de esta encuesta e, incluso, buscan alejarse de ella por la misma naturaleza de su música, alejada de tendencias.

Analizando los votos, tanto por intención (36% por estilo música, 28% habilidad como DJ, 24% habilidad como productor, 6% espectacularidad, 3% popularidad y 3% NS/NC. Datos del Top100 2016 proporcionados por DJ Mag UK) como demográficamente, está claro que el EDM tiene más seguidores con ganas, tiempo y voluntad de votar que otros géneros. Así de simple. No es que el techno, el house o el drum & bass tengan menos seguidores, simplemente, preferimos hacer otras cosas. Por no mencionar la comparativa entre edad e intención de voto. Sí, intención de ¿perder? el tiempo en una votación que, en su mayoría, comprende una media de edad de entre los 18 y los 25, todo quede dicho…

No queremos que este texto sirva o suene a excusa, ni mucho menos dar una sensación de pretenciosidad, aunque entendamos que pueda parecerlo. En fin, que no somos Reino Unido, ni nos disgusta más el EDM que mucho del techno, house o trance que catamos en nuestro día a día. Tampoco compartimos línea editorial… y visión, suponemos que la justa… y necesaria.

Bien sea una lista comisionada por un “panel de expertos”, votada por el público o confeccionada de cualquier otra manera, siempre habrá polémica rodeando estas cuestiones por una sencilla razón: se hacen en base a la opinión. Y como siempre la opinión es subjetiva y susceptible de encontrarse con una idea contraria, más o menos beligerante, todo sea dicho. Entre tanto, desde DJ Mag España no podemos hacer otra cosa que felicitar al ganador y seguir haciendo lo que llevamos haciendo los últimos 7 años, desde que nos instalásemos en la comunidad electrónica hispanohablante: informar con la mayor objetividad posible. Nos vemos en la pista.

* Extraído de Dj Mag Es 082