En adelanto a su próximo álbum ‘Volume Massimo’

La música de Alessandro Cortini convierte al oyente en un vórtice de dinámicas emotivas renderizadas con todo detalle. Maximiza de manera experta los límites de la música electrónica contemporánea, tanto en su trabajo como solista, como miembro de Nine Inch Nails. Su nuevo álbum, ‘Volume Massimo’, combina su afición por la melodía, con el rigor de la práctica experimental. Se publicará el 27 de septiembre.

Como continuación a su álbum universalmente aclamado, ‘Avanti’, donde se incluían una serie de actuaciones en directo estructuradas en torno a una presentación visual íntima de los archivos familiares del artista, ‘Volume Massimo’ comienza directamente desde este punto. El susurro de sus voces se desliza hacia la superficie en este primer contacto con el álbum: ‘Amore Amaro’ reproduce un eco de ‘Avanti’.

‘Volume Massimo’ alza el vuelo, y se adentra en un proceso meditativo que tuerce suavemente el tiempo y la memoria con sintetizadores saturados con artefactos sonoros. A menudo, el primer plano es atractivo y alude a la sensibilidad pop de Cortini, pero se convierte en una ironía al reconducirnos a un laberinto melancólico.

Dentro de su último trabajo encontramos ‘Batticuore’, un carrusel exquisito y vertiginoso que se rinde a los trabajos de guitarra de Cortini, mientras que ‘La Storia’ asciende a las mismas alturas a través de una ruta diferente, cambiando el tono y colocando una capa sintética en un paisaje de ruido delicadamente afinado antes de dar paso al giro apenado de ‘Sabbia’.

‘Volume Massimo’ se presenta atrevidamente con las  imágenes saturadas de Emilie Elizabeth y Raki Fernández, siendo obra tan confiada como tierna, donde su portada lo proclama.

Sin caer nunca en una elaboración o digresión innecesarias, Cortini compone con una voluntad decidida de tomar lo que se siente a través de la música como un mapa para el viaje de la vida. Es en este sentido que ‘Volume Massimo’ se aleja de una jerarquía conceptual donde prima lo minimalista.