Uno entre un millón

Autor: Eduardo P. Waasdorp
Foto: Nancy Eichler

Alexander Kowalski ha servido de influencia para toda una generación de productores de techno, gracias a su sonido industrial y sin contemplaciones, marca de la casa. Figura clave para entender el desarrollo del techno en Berlín en la última década, hace poco ha sido noticia por la publicación de su último largo, ‘Cycles’, que llega 12 años después de haber publicado en este formato, en el sello Mord, de Bas Mooy. Nos sentamos con el genio alemán para hablar sobre su último álbum, de su directo y qué nos tiene preparado para el resto del año…

¡Hola Alex! ¡Gracias por tu tiempo! Acabas de publicar tu quinto álbum de estudio ¡Después de 12 años! ¿Por qué ahora?

Bueno, de hecho no planeaba hacer un álbum. Al principio del proceso envié tres demos a Bas Mooy, para explorar las opciones de cerrar un EP. A él le gustaron mucho pero quería más para poder hacer una selección. Así que hice varias sesiones de estudio y terminé con 13 temas que encajaban muy bien unos con otros. Y en medio del proceso empecé a sentir que esto podía convertirse en un álbum. No había grabado uno en tantos años porque no tenía las sensaciones adecuadas y no sabía que dirección tomar. Así que este álbum llegó de forma muy natural, en unos 9 meses de trabajo en el estudio. Es la primera vez que hago algo así, sin presiones. Solo improvisando y grabando tracks.

Se llama ‘Cycles’ y lo has publicado en Mord, el sello de Bas Mooy. ¿Por qué esta plataforma? Imagino que varios sellos habrán pujado por él…

Me gusta Mord desde hace mucho tiempo. Y cuando le mandé los primeros tracks a Bas, realmente le gustaron. No me puso ninguna presión, solo quería escuchar tracks nuevos cuando los tuviera listos. Así que, en cuanto a la música, fui totalmente libre de hacer lo que quisiera. Y cuando le mandaba más y más temas sintió lo mismo que yo: que teníamos que publicarlo como un álbum. Y veo que para mucha gente ha sido una sorpresa que haya publicado en este formato y todavía más que haya sido en Mord. Creo que es algo bueno: hacer algo nuevo, que sorprenda a la gente.

A pesar de tener un sonido propio que todo el mundo reconoce, este ha evolucionado con los años, imaginamos que al igual que tu estudio. ¿Cómo ha cambiado tu entorno de trabajo? ¿Cuáles son tus actuales armas en el estudio?

El año pasado trabajé mucho en Ableton Live, con plugins. Pero sigo teniendo mucho hardware. Cuando grabé las primeras canciones lo hice con mi Roland TR-909, el SH-101 y una TR-505 modificada. Grabé todo a través de mi mesa de mezclas analógica Toft, con efectos de hardware. Así que cuando hice los otros jams, conecté más hardware antiguo y sintes vintage como mi Waldorf Pulse y el Microwave XT, o el NordRack2, el Access Virus B, la Roland JD-990, el Yamaha TX81Z y muchos otros. Incluso compré algunas unidades de efectos viejas de Alesis. Tienen un sonido especial, sucio y old school, que no se puede conseguir con software. Para el álbum hice muchas improvisaciones en directo, haciendo ajustes a lo bestia y con un cierto efecto dub. Como cuando grabé mi álbum ‘Echoes’. Así que uso lo mejor de ambos mundos. Mucho hardware, sintes y efectos, pero también Ableton con grandes plugins, como los de Universal Audio, Soundtoys, Arturia, Native y más.

Algunos dicen que ‘Cycles’ tiene ciertas similitudes con tus otros alias, como d_func y DisX3… ¿Estás de acuerdo? ¿Cómo describirías tu propio ‘Cycles’?

¡Sí! Es cierto. De hecho, al principio no estaba seguro de si debía publicar el disco con mi nombre o no. Hay muchas influencias que vienen de mis trabajos como d_func y DisX3. Pero eso lo hace todavía más ‘Kowalski’. Porque hay un poco de todo, así que es 100% yo.

Nosotros estrenamos ‘Trust In The True Spirit’, un track mental y percusivo… ¿Has caído en la locura modular? ¿Qué piensas de que cada vez más productores opten por esta configuración para su síntesis?

Durante la producción de ‘Cycles’ empecé con mi sistema modular, partes que se pueden reconocer a lo largo del disco, en algunos tracks. Me gusta mucho el mundo modular, para mí es algo realmente nuevo, puedes hacer cosas locas y es inspirador. Creo que es algo bueno que tanta gente esté optando por usarlos. Porque cada uno se hace su propio modular customizado, que encaje con sus necesidades. Pero muchos productores se olvidan de la parte más musical. Se oyen muchos ruidos y bleeps sin más. Yo siempre intento hacer algo menos aleatorio y realmente usar el sistema modular de una forma más “planificada”.

¿Cómo ha reaccionado el público a tu disco? Muchos estarían ansiosos de oír un largo tuyo después de 12 años…

(Risas) Sí. Me ha llegado mucho feedback de la gente, muchos que no habían seguido mis otros proyectos como d_func y DisX3, que se han sorprendido. ¡Pero todo el feedback ha sido bastante bueno! También mucho apoyo de grandes artistas. Yo solía ser un artista que publicaba álbumes… hice cuatro en solitario y tres colaboraciones al principio de mi carrera. Así que se siente bien volver al formato con mi quinto disco. Acabo de estrenar mi nuevo directo en Tresor, en Berlín, así que no puedo esperar para hacer lo mismo en los escenarios de todo el mundo.

¿Cómo valoras el estado actual de la escena en Alemania?

Siéndote sincero, no toco tanto en Alemania en estos momentos. Ahora todo gira más en torno al house y al tech-house. Pero sí que hay varios grandes festivales, por lo que Alemania sigue siendo un país con profundas raíces techno. Y también hay bastantes nuevos clubes de calidad.

¿Crees que clubes como Watergate, Berghain o Robert Jonson han tomado el testigo de lo creado por Tresor en su tiempo?

No lo diría de esa manera. Cuando Tresor empezó casi no había otros clubes. Teníamos el E-Werk, WMF, Suicide Circus y otros más pequeños. La cosa es que Berlín está llena de turistas y tenemos muchos clubes pensados para ellos. Pero en mi opinión Tresor tiene un booking bastante sólido, van muchos grandes artistas a tocar. ¡Me sigue flipando!

Antes hablábamos de tu estudio… ¿Qué hay de tu configuración para los directos? ¿Qué tan diferente es el proceso mental produciendo o haciendo un live?

Es muy diferente. En mi estudio me gusta jugar con muchos sintes y unidades de efectos. Pero soy un freak del control. No puedo manejar tantos sintes en un directo y tampoco los puedo mezclar a la perfección. Así que uso un portátil con Ableton, donde toco partes de mis temas, hunto a la nueva Roland TR-8S y la TR-505 modificada. Todo junto es como una gran improvisación. Puedo re-arreglar mis tracks y puedo tocar las partes que quiera. Si sumas a esto drum machines en directo, es una configuración muy potente. Como directo puedes hacer cosas mucho más radicales. Cuando decido que es momento para un solo de percusión, lo hago. Puedo hacer remixes en directo de mis propios temas, o si no siento que un sonido deba entrar, simplemente lo dejo de lado. Tocar en directo o hacerlo en el estudio son cosas muy distintas para mí.

Finalmente, Alex, ¿qué más tienes preparado este año? ¿Algún plan de remixes para el disco?

Por el momento estoy trabajando en algunos nuevos proyectos. Acabo de terminar un EP para el sello Odd Even de Andre Kronert que saldrá en vinilo más adelante este año. También estoy trabajando en otros EPs que van a sorprender seguro. Y voy a volver a poner en marcha mi sello Damage Music Berlin, así que hay varios planes para este año y el que viene. Todavía no tengo claros lo de hacer remixes para el álbum, pero puede ser una buena idea.

Alexander Kowalski publicó su quinto álbum de artista, ‘Cycles’, el pasado 15 de mayo, a través de Mord. Disponible en todos los formatos a través del Bandcamp del sello.