Aqui tenéis algunos de los álbumes más destacados de este abril del 2018

Glenn Astro & Hodini – Turquoise Tortoise [Apollo Recordings]

Sin querer compararlo a su ‘Throwback’ del 2015, este largo parece ser el encuentro del germano con la plena madurez. Si su seña de identidad vienen siendo las exploraciones electrónicas en clave de house, este LP –en colaboración con Hodini- es la cuadratura de su particular círculo. Toques de RnB, pinceladas de house, grime, free jazz, hip hop… de todo, para todos y sin seguir hypes o tendencias musicales de ningún tipo. No alejado de los parámetros que distinguen al alemán, la fusión de voces e instrumentación real aporta más swing y un sentimiento jazzístico que ahonda a los largo de los 13 cortes. Un recorrido a la historia y background musical de un tipo que casi cada año se desmelena con trabajos que se meriendan, con creces, al anterior. Y eso, por aquí, no viene siendo tan habitual…

8.8

Booka Shade – Cut The Strings [Blaufield]

Booka Shade vuelven, en esta ocasión en su sello Blaufield, con un nuevo álbum largo en el que buscan continuar exhibiendo esa emotividad que les caracteriza en sus melódicas y refinadas exploraciones sonoras. ‘Cut The Strings’  es un trabajo de 11 cortes en el que los alemanes vuelven a una perspectiva más pistera que, quizá, se
queda corta en cuanto a innovación en algunos de los cortes, que no en todos, buscando quizá una dimensión un poco más allá de sus posibilidades. Entre los cortes más interesantes están las colaboraciones con Troels Abrahamsen, Daniel Spencer pero, sobre todo, la de Giorgia Angiuli.

7.4

Davide Squillace – Once Upon A Time In Napoli [Crosstown Rebels]

En lo que supone un retorno altamente esperado, uno de los productores y DJs más queridos de la escena vuelve a la primera línea de batalla con este ‘Once Upon A Time In Napoli’. Se trata de Davide Squillace, que tras estar callado en formato largo durante muchos años, volvió a finales de marzo con esta amplia gama de temas, que van de lo introspectivo a lo pistero sin paradas ni volantes que lo conduzcan. Percusiones huecas, capas de sintetizadores, vocales con distintos tratamientos, bajos delicados, experimentación a ratos… Es un disco que busca tenerlo todo, en forma de texturas, voces y otros elementos, que buscan ser testimonio del viaje de Squillace durante toda su carrera hasta el día de hoy.

7

Detroit Swindle – High Life [Heist Recordings]

La pareja formada por Lars Dales y Maarten Smeets se ha encabezonado en que yo no deje de ser un tío con luz y felicidad. Al menos lo que duren ellos publicando música como Detroit Swindle. Desde hace algún tiempo me sucede todo lo contrario, prefiero helarme de gusto con peña como Rødhåd, que broncearme con trompetitas y congas. El dúo holandés ha mamado y luego asimilado muy bien su particular estilo, paletas sonoras como el jazz, el house soulero, el afrobeat y el funk. A veces esas llamaradas soulful se vuelven radicalmente disco. Reconozco que me agotan los vientos y las percusiones de algunos temas. Aun así, y gracias a ellos que sigo de buen humor, los dos tienen su pase.

7.5

012 – Claudio PRC [The Gods Planet]

Después de su aclamado álbum, ‘Volumi Dinamici’ (Semantica), Claudio PRC vuelve al largo formato con ‘012’, esta
vez bajo el sello The Gods Planet. Con un claro enfoque minimalista, explora terrenos ambient y sonidos próximos al deep techno, ritmos pulsantes, a bpm’ más lentos, con pasajes cinemáticos como ‘Constant Dream’, ‘Awakening’,
‘Into Virgo’ o ‘Swirling in the Infinity’. El broche de cierre lo marca ‘The Water’, con un carácter más pausado y pesado, que nos sumerge en una escucha más profunda, que finaliza con un sample del clásico speech de Bruce Lee. En términos generales se trata de un trabajo muy redondo, donde vuelve a los sonidos de sus primeras producciones, con un nuevo enfoque. ¡Chapeau!

8.0

* Extraído de Dj Mag Es 087