Aqui tenéis algunos de los álbumes más destacados de este junio del 2018.

Jon Hopkins – Singularity [Domino]

Marcarse una crítica de un disco posterior de un artista, al que anteriormente le has colgado un 10 –único, por cierto para el que escribe en más de 8 años-, puede resultar engorroso. Pero es que lo de este tío no tiene parangón. Vale que lo que se saque de la manga en esta ocasión no sea mandanga desorbitadamente innovadora, ni lo más vanguardista del momento, pero este ‘Singularity’ demuestra que este señor es el mejor haciendo lo que mejor sabe hacer, punto. Con dos claras narrativas, una más enérgica y otra más ambiental, el LP en sí es mucho más cinemático que cualquiera de sus anteriores obras.

Con pinceladas ambient en varios de los cortes, los 12 temas se desenvuelven entre una distorsión extrema –en varios de sus pasajes-, sonidos orgánicos, grabaciones de campo y una dicotomía similar entre melodías con tintes épicos y texturas y ritmos rotos… todo en la línea de ‘Inmunity’ pero con un particular tratamiento del silencio como instrumento. No destaco ni insisto en ningún corte en particular para que te lo calces de principio a fin, como debe ser, y luego valores. Hopkins haciendo de Hopkins a la enésima potencia, verás. Siempre tuyo Mr Hopkins…

9.5
Diego Fernández

Venetian Snares x Daniel Lanois – Venetian Snares x Daniel Lanois [Timesig & Planet Mu]

Retrocedemos en la máquina del tiempo para luego plantarnos de nuevo en este verano de 2018, y con ello, en un ‘nuevo capítulo’ de IDM como mandan los cánones. Uno donde dos enormes productores canadienses, el travieso Venetian Snares (Aaron Funk) y nada menos que el mítico Daniel Lanois (U2, Peter Gabriel o Brian Eno, con quien compuso a medias en 1984 el tema principal de la adaptación cinematográfica de “Dune”) unen veteranía, respeto mutuo y fuerzas para sacar adelante este álbum de estudio donde encontraremos piezas tan hermosas y espaciales como “Best P54” o “Ophelius 1stP118”.

La trama de los 8 cortes que suponen este disco, y que por cierto, ha sido grabada en un templo budista de Toronto reconvertido en estudio, se mueve esencialmente por dos sendas: la de los ritmos granulares minuciosamente troceados, y la de las texturas atmosféricas sintéticas. Así nos encontraremos pistas más explosivas donde el beat es un puro frenesí (“Mothors Pressroll P131”), tempos intermedios (“Mag11 P82”) y como ya adelantaba, piezas dignas de la mejor ‘sesión ambient’. Me da a mí que este es solo el inicio de algo que se seguirá sucediendo con el tiempo… Punto positivo.

7.8
Bruno Garca

Clifford Brown & Jeen Bassa Ft. Ella Mae Sueref – Samba Del Sol [Banoffee Pies Beats]

En el que será el tercer lanzamiento de la sección Beats, se escuchan influencias latinas en todos los detalles. Ritmos hip hop y soul roots, asociados con las voces en español de Ella y la suavidad de Badhu. El proyecto fue grabado y enterrado en un disco duro durante más de 6 años para no volver a ser escuchado. Deslizándose en la oscuridad olvidada de las pistas perdidas y redescubierto en 2017, la producción, originalmente solo instrumental, fue renovada y se añadió tiempo más tarde la pista vocal de la maravillosa Ella Mae Sueref. El álbum de 10 pistas cortas muestra ráfagas de percusiones lentas y muestras inspiradas en el latín con voces hipnóticas de principio a fin, conformando un resultado cuanto menos inspirador y original. Cosas buenas para la música.

8
Joy Lavoe

Hailu Mergia – Lala Belu [Awesome Tapes of Africa]

He aquí otro de esos discos que jamás hubiesen visto la luz si no fuera por el empeño de Shimkovitz (Awesome Tapes of Africa), por reeditar y publicar trabajos olvidados, casi siempre africanos. Es el caso del que fuera teclista de Walias Band, que se calza un disco acorde a lo que publicaba hace ya más de veinte años. Porque Mergia no ha dejado nunca de componer. Así lo demuestra en este largo de 6 cortes que bebe y supura jazz etíope y afrobeat y donde predominan los sintes analógicos y la instrumentación real. A destacar los solos de órgano, acordeón y piano en ‘Tizita’, ‘Gum Gum’ y ‘Anchihoye Lene’. Un álbum a cargo de una leyenda que se calza las botas para marcarse un disco que actualiza un estilo que ya hace tiempo sonaba futurístico y que ahora reconvierte en algo contemporáneo.

7.8
Diego Fernández

Mutant Beat Dance – Mutant Beat Dance [Rush Hour]

Mutant Beat Dance – una de las agrupaciones más interesantes de Chicago – vuelve para darle un giro al sonido que caracterizó el legendario Music Box de la ciudad del viento, con un sonido más propio del siglo XXI. Traxx – alias Melvin OliphantBeau Wanzer y el debutante Steve Summers nos regalan esta locura de 25 tracks y más de 200 minutos repartidos en 12’’, 10’’ y 7’’, con un estilo que será difícil de entender por algunos, pero que supone una auténtica intersección de géneros que van del post-punk, al minimal wave, pasando por el disco, el dub, el EBM o el primer house, con toques industriales. Con vocales de varios miembros de LCD Soundsystem, se trata de un trabajo que todo coleccionista debe tener en su stack.

8.2
EPW

Skee Mask – Compro [Illian Tape]

Uno de los que consiguen que Illian Tape no decaiga en ninguno de sus lanzamiento está de vuelta con otro largo formato al más puro estilo sello de los hermanos Zenker. Como siempre se palpan pinceladas del más estricto estilo Skee Mask como de su aka SCNTST, pero la novedad en su discurso es alejarse un poco del breakbeat techno atmosférico propio de los 90  -que ojo, también lo hay-, para sustituirlo, con elegancia y acierto por rítmicas y basslines de IDM (‘Session Add’), ambient (‘Cerroverb’ y ‘VLI’) o incluso jungle (‘Kozmic Flush’ o ‘Soundboy Ext.). Su típico breakbeat techno aparece y desaparece como el Guadiana y de hecho, son ‘Flyby VFR’ –más profundo y emocional- y ‘Calimance (Delay Mix), sus obras maestras. Una oda a la rítmica donde logra explorar ideas más allá del techno, pero donde el break beat sigue siendo su máxima bandera.

8.8
Diego Fernández

* Extraído de DJ Mag Es 089