El corazón de Ibiza

Autor: Eduardo P. Waasdorp

Ibiza es un ente vivo. Como tal, la Isla Blanca es muy caprichosa… Es ella y solo ella quien encumbra a los elegidos y relega a los que no son capaces de reinventarse al olvido. También premia a los constantes y a los leales, aupándoles al Olimpo de la escena electrónica, sirviendo como referente para todos los clubbers y artistas que se fijan en Ibiza cada verano.

Nuestro protagonista de portada de este mes reúne todos esos conceptos: la constancia, el trabajo duro, la paciencia y la lealtad. Andrea Oliva lleva siendo un fijo de Ibiza desde que pisase la isla por primera vez, hace ya 15 años. Fue en 2004 y el lugar – como no podía ser de otro modo –, la legendaría Space.
Así empezó uno de los idilios más longevos de la historia reciente de Ibiza, cuando Andrea Oliva consiguió por fin llegar a su ansiada Isla Blanca, después de patearse durante años los clubes que conforman la escena de su país natal, Suiza.

Solo cuando estuvo preparado y el momento fue el correcto, Andrea dio el salto. Y poco a poco fue llamando la atención de los más grandes. Su humildad y perfil afable le fueron granjeando el respeto de toda la comunidad electrónica de Ibiza, hasta que la fortuna le sonrió y cruzó su camino con uno de los catalizadores más importantes de la historia reciente de Ibiza, Yann Pissenem.

De esa relación personal, ha surgido otra de las entidades más importantes de la isla y uno de los encuentros más grandes de la industria electrónica: la colonia más famosa de la electrónica, ANTS.

Protagonistas de nuestra portada de julio del año pasado, el encuentro itinerante y Andrea Oliva son un binomio indivisible, que como nos cuenta el propio Andrea, va a ir a más en forma de nuevos proyectos… Quizá ya hemos dicho mucho. Dejemos que sea Andrea el que os lo cuente… ¡Música, maestro!

¡Hola, Andrea! ¡Por fin te tenemos en portada! ¿Qué tal estás este año?

¡Con mucho calor! (Risas). ¡Estoy bien! Viajando mucho, pasando el rato que puedo en el estudio, trabajando… Siempre es trabajo. Pincho en muchos clubes y festivales en este año, pero en enero me pillo vacaciones durante varias semanas. Así que cada vez que me canso, pienso en mis vacaciones, incluso si falta mucho, es una gran motivación…

IBIZA

Vamos a por la primera… ¿Qué es Ibiza para Andrea Oliva?

Bueno, la isla me ha dado mucho. Incluso desde el momento que empecé a venir…

¿Cuándo fue tu primera vez?

En torno a 2004, en Space. Toda la atmosfera de Ibiza, que rodea a nuestra música, es algo muy especial. Cuando empecé a pinchar no viajaba tanto, solo en Suiza, y uno miraba a Ibiza como algo lejano, donde estaban los súper clubes y los grandes DJs. Siempre ha sido un lugar al que quería ir, en el que quería pinchar y conseguir venir por primera vez fue un sueño.

La isla es genial para la cultura de club, para que los DJs vengan a pinchar y ofrezcan una exhibición especial, gracias a estar delante de miles y miles de personas cada fin de semana. Pero la gente se olvida que lo más bonito de Ibiza es la propia isla… ¡Es la comida! ¡El clima! ¡La gente! ¡La naturaleza! Llevo viniendo todos estos años y ahora se ha convertido en mi base de operaciones durante el verano, aumentando todavía más mi conexión con Ibiza.

Has sido un fijo de la isla desde entonces. ¿Cómo valorarías los cambios que ha vivido durante todos estos años?

Bueno, siempre es diferente. Es algo muy complejo y que cambia totalmente según el punto de vista de cada uno. Por ejemplo, si preguntas a alguien por la calle si su experiencia en Ibiza está yendo bien, te dirán: “Sí, está siendo increíble, es el mejor sitio en el mundo”. Luego, otros tienden a ser más negativos analizando el desarrollo de Ibiza durante estos años. Pero siempre hay que ver todo con racionalidad y lógica.

Durante estos años Ibiza se ha convertido en una marca en si misma. Todo el mundo sabe dónde está Ibiza y lo que pasa aquí. Evidentemente, la isla ha cambiado drásticamente desde que yo pinché aquí por primera vez. Ibiza es ahora más famosa y las autoridades, para evitar ciertas situaciones, tienen algo que decir y regular al respecto. Es lo normal.

Mucha gente se queja de que Ibiza es solo VIP. ¿Estás de acuerdo?

No, no estoy de acuerdo. Cuando yo llegué aquí por primera vez los precios ya eran una locura, comparado con lo que yo conocía hace 12 años. ¡Siempre ha sido muy caro! Pero si lo comparabas con ir a un concierto o algo así, costaba más o menos lo mismo. Sin embargo, aquí podías ver a más artistas y durante más horas. Gente como Jeff Mills, Carl Cox o Layo & Bushwacka! estaban todos en el mismo club, la misma noche…

Ahora mismo, todos ven a Ibiza como la gallina de los huevos de oro y lo que me preocupa es lo que Ibiza puede perder por esa causa a largo plazo: los clubbers y los trabajadores. Estos jóvenes, que quieren venir a Ibiza a disfrutar de la música, a pasar un buen rato viendo a sus DJs favoritos, o a conseguir su primer trabajo, pierden las ganas en cuanto tienen que pagar precios desorbitados por vuelos, alojamiento y gastos.

Y no hemos hablado de las entradas, de las bebidas… Al final del día, si no hacemos algo, vamos a agotar a este público nuevo y a los trabajadores, que son el núcleo de todo lo que ocurre en Ibiza. Si les perdemos a ellos, afectará a la economía, las infraestructuras y todo.

¿Cuál es el problema entonces?

Ahora creo que tenemos una mezcla muy buena en Ibiza, solo que tenemos que tener cuidado y pensar en los jóvenes amantes de la música que vienen a Ibiza. Es algo que tiene que cambiar, incluso a nivel gubernamental, para que exista algún tipo protección. Ni siquiera hablo de hoteles, porque un hotel de 5 estrellas es caro en cualquier lugar del mundo… pero no puedes tener a seis trabajadores viviendo en un apartamento de dos habitaciones.

No puede haber sub-arrendamientos como estamos viendo. No es sostenible. Mucha gente que me encuentro me dice: “Tengo que disfrutar de Ibiza ahora, porque no sé si podré volver el año que viene, porque todo es muy caro”. El problema es que ni siquiera hay suficientes policías, porque nadie puede permitirse venir a trabajar a Ibiza. Ni médicos o enfermeras… Necesitamos una legislación para que estas cosas no pasen.

ANTS

El año pasado fuiste uno de los protagonistas de nuestra portada de ANTS. A día de hoy, la relación entre ANTS & Andrea Oliva es una de las relaciones más fuertes y duraderas de la industria…

La cosa fue que empecé a pinchar en Ushuaïa Ibiza desde que abrió, hace ocho años. En esa momento, la fiesta para la que pinchaba se llamaba Propaganda y, más o menos al mismo tiempo, empecé a pinchar para Luciano y Vagabundos, que se hacía allí. Hay algo muy importante que tiene Ushuaïa Ibiza y es la relación que construye entre el artista y el promotor.

Cada vez que vas allí te hacen sentir bien y no hay mejor sensación que el que todos se sientan involucrados: artistas, promotor y público. Eso es lo más importante. Muchas veces eres un número más: pinchas en un festival, en el que te va a recoger un driver y no hay un trato personal. Llegas, pinchas, te vas al hotel y listo…

¿Y cómo es con ellos?

Con Ushuaïa Ibiza, desde el primer día, me trataron genial, incluso siendo un artista pequeño. Poco a poco, empezó a gustarles mi música y mi perspectiva, en un momento en que publiqué mucha música – fue cuando fiché por Cadenza – y todo empezó a ir a más. Aumentaron mis actuaciones y necesitaba un manager. Fue entonces cuando Yann (Pissenem) me dijo que a él le encantaría hacerlo, a pesar de tener mucho trabajo con el club, y empezamos a trabajar más y más.

Yann me comentó su idea de querer crear una marca. Tenía esta idea de crear un evento en la isla que me permitiera seguir pinchando en el club, a pesar de ya no estar con Cadenza. Fue también entonces cuando empezamos a hablar de ANTS, un concepto que se le ocurrió a él y yo le di mis opiniones en cuanto a la música. Su idea era crear una comunidad, un punto de encuentro para todos, que girase en torno a los nuevos talentos y que no fuera a lo fácil, bookeando a todos los grandes nombres para llenar el club.

Esto hubiera durado un par de años, pero esta idea era algo a largo plazo.

¿Cuál crees que ha sido el factor más importante en tu relación con ANTS y Ushuaïa Ibiza?

Creo que la clave para poder construir una marca como esta y una relación como la que tenemos es la lealtad. Incluso si al principio no funciona demasiado bien, tienes que serte leal a ti mismo, a tus socios, a tus amigos, a tu manager, a tu idea… En los primeros años, no sabes si va a ser la fiesta más genial del mundo o no, pero si crees en ella y te mantienes fiel a tus objetivos, eventualmente, si empieza a funcionar es cuando realmente obtienes la satisfacción del trabajo bien hecho…

¿Cómo ha sido este viaje que habéis hecho de la mano?

Cuando empezó a hacerse, el día elegido fue el sábado. Era un día en el que nuestra música no tenía mucha representación. Creo que era, básicamente, porque muchos de los DJs underground buscaban pinchar fuera de Ibiza los fines de semana, porque durante el verano tienes muchas oportunidades de festivales y clubes. Y al final, en Ibiza, todos los días son sábado para los DJs.

Así que asumí el riesgo de no pinchar en otro sitio los sábados, por mi creencia de que esto se podría convertir en algo grande. Para mí fue una de las decisiones más definitorias de mi carrera. Mucha gente me decía que estaba loco, que una fiesta para nuestra música en Ushuaïa Ibiza no iba a funcionar y que iba a perder muchas oportunidades. Pero, si te mantienes fiel a lo que crees y a tu equipo, pasan cosas buenas…

El mundo de la música siempre ha sido un mundo complicado, ¿no?

En ese sentido, siempre he tenido a Carl Cox como mi referente. Él lleva trabajando con su mánager desde hace más de 20 años. ¿Sabes? Siempre fue muy fiel a su club en Ibiza y es una de las mejores y más auténticas personas que hay en la escena. Por eso, realmente creo en mi conexión con Ushuaïa Ibiza y con Yann.

Al final del día, ha sido la combinación perfecta porque yo he crecido, la marca ha crecido y me ha ayudado a mí, yo he ayudado en lo que he podido y todo ha ocurrido de forma muy orgánica.

LA MÚSICA

Cambiando de tercio, hablemos de tu faceta como productor. Has tenido éxitos muy sonados como los primerps ‘Click Off’ (Cadenza, 2012) o ‘Elephant’, con Loco Dice en Desolat… O más recientemente, hits como ‘Vermona’ (Cuttin Headz), ‘Scream’ (Knee Deep), ‘Upside Down’ (Hot Creations), ‘Rosa’ (Desolat) y ahora acabas de presentar ‘My Way’ en Play It, Say It, de Seth Troxler. ¿Cómo es tu proceso creativo?

La verdad es que tenía una auténtica barbaridad de producciones que nunca publiqué. Hace unos años decidí empezar a enviar esa música cada vez que alguien me pidiese un track y lo desarrollaba todo a partir de ahí. Con el tiempo, me volví más rápido y efectivo terminando un proyecto, porque ya tenía una rutina, unas máquinas predilectas y un ritmo de trabajo establecido.

Tengo la fortuna de que mi paleta sonora no se basa en grandes melodías o armonías con vocales, sino en ritmos, grooves y percusión, supongo que por mi pasado como batería. Así que lo que intento es producir toda la música que puedo de enero a abril, que es cuando más estoy en casa, y luego uso esa música para publicar durante el año. Así puedo emplear el resto de mi tiempo en hacer remixes puntualmente o ir de tour.

¿Vamos a escuchar un nuevo álbum por tu parte en el futuro próximo? ¿O algún release destacado del que quieras hablar?

De momento acabo de sacar el EP del que hablabas en el sello de Seth; también estoy trabajando en la continuación de ‘Vermona’, en el sello de Martinez Brothers; estoy remezclando a un cantante pop británico, del que podré dar más detalles pronto; luego sacaré un EP en el sello Truesoul, de Adam Beyer. Y, finalmente, estoy trabajando en mi propio sello…

¿Tu propio sello? ¡Eso es una gran noticia! ¡Cuéntanos más!

¡Sí! Espero que esté todo montado de cara a fin de año. La idea que tenemos es crear un sello con la misma filosofía de ANTS. Queremos que el sello, la música, la comunicación y el mensaje que transmitamos tengan un concepto claro y definido detrás. Va a ser interesante, porque no queremos que sea una plataforma solo para publicar mi música. Quiero darle la prioridad a música que sorprenda a la gente, que tenga a artistas que la gente no se espere, que sea un track de techno, house, tech-house o disco.

Estamos trabajando en que sea una plataforma que vaya más allá y que incluso llegue a tener sus propios showcases en el futuro. Queremos hacer algo con sentido.

¿Y estáis planeando que sea todo en digital? ¿O también en vinilo?

Aún no lo hemos decidido, pero si queremos hacer un sello con todas las de la ley, tenemos que sacar en vinilo 100%. Yo empecé mi vida en la música trabajando en una tienda de discos siendo adolescente y también trabajé en una distribuidora…

Tener un sello es un paso lógico. Y tener publicaciones en vinilo puede ser más trabajo y uno puede perder dinero fácilmente (risas), pero artísticamente es una pasada: puedes elegir las portadas que te gustan y, sobre todo, tienes algo tangible que poder mostrarle a tus hijos en el futuro… Es un valor añadido.

ANDREA OLIVA: LA PERSONA

Fuera de tu papel en ANTS, tu perfil ha crecido exponencialmente, encabezando encuentros como A Summer Story, elrow, Paradise, BPM Festival o Tomorrowland, aumentando también tu número de actuaciones. ¿Cómo aguantas este calendario?

En verdad solo puedo hacerlo porque adoro mi trabajo. Y evidentemente mi perfil crece cada año, pero por mucho que sea así y pueda tener éxito desde fuera, es una lucha continua. Aunque no hablo en términos económicos o profesionales, en ese sentido estoy muy agradecido con lo que tengo…

Me imagino que te refieres al precio que tienes que pagar a nivel personal…

Exacto. Algunas veces me gustaría estar en mi casa, con mis amigos, viendo el fútbol y haciendo una barbacoa. O estar con mi familia, tener una relación estable y una familia propia. En definitiva, tener una vida normal. Pero es el precio que tienes que pagar por el amor a la música y a la escena. Tienes que sacrificar mucho.

Por ejemplo, solo en julio, pincho más de 25 veces. Es estar de viaje todos los días, lejos de casa, lejos de tus amigos, durmiendo mal… Parece todo muy increíble, pero la moneda siempre tiene dos caras…

¿Cuántas actuaciones haces al año?

¿Unas 150? No estoy seguro…

Es casi la mitad de los días del año pinchando en algún lugar del mundo… Por ejemplo solo en nuestro país, hace un par de años, actuaste más de 30 veces…

Pincho mucho en España, es cierto. Es algo que me pasaba también en Italia hace tiempo. Ahora mismo creo que tanto España como Reino Unido son los sitios a los que más voy, básicamente por todos los festivales.

Y tenemos que declinar muchas ofertas en España porque no llego a todo. España es una locura, con tantos grandes festivales como A Summer Story, Medusa, Dreambeach Villaricos, Off Week o Brunch -In The Park…

Sin duda, es una agenda casi inabarcable. ¿Has experimentado agotamiento en algún momento?

¿Sabes? Nunca me ha pasado porque yo llevo un estilo de vida muy saludable. Hago mucho deporte y espero realmente nunca llegar a agotarme. Por otro lado, están las redes sociales. Las redes sociales pueden chupar mucha de la energía positiva que hay en ti.

Tienes que aprender a encontrar el equilibrio entre eso y comunicarte con la gente, mostrándoles tu agradecimiento por su apoyo y por los que vienen a verte, compran tu música o te animan, diciéndole a sus amigos el buen rato que pasaron viéndote. Pero al final, en las redes sociales está todo muy polarizado: hay gente que te adora y gente que te odia…

Las redes sociales siempre han sido un escaparate cargado de polémica. ¿Crees que los haters se cansarán algún día?

Mira, no creo que se trate de eso. La cosa es muy sencilla: podría darte cien ejemplos, pero en realidad nadie odia a nadie. Hay que entender que la gente es tan volátil como que un día te piden una foto y eres el mejor, y al siguiente no te la puedes hacer y eres lo peor y te has vendido. Pero al final es algo normal, la sociedad es así. Uno tiene que entender la frustración de la gente porque quizá sea alguien muy majo, que está en su casa, pero no puede hacer lo que quiere – sea venir a Ibiza, irse a su festival favorito o comprarse el equipo que necesita – y necesita descargar esa frustración.

Parece que has aprendido a vivir con ello…

Exacto. Si yo estuviera posteando todo el rato lo genial que son mis actuaciones, entendería que la gente se cansase. Igualmente, la gente debería meditar si realmente merece la pena sentarte delante del portátil a escribir porquerías sobre otra persona. Yo soy afortunado de que mi forma de comunicar no atraiga a demasiados haters, porque no presumo de nada.

Te voy a dar un ejemplo fácil: nunca en mi vida me hubiera visto pillando un avión privado para ir a ninguna actuación. ¡Es una locura! Al principio, cuando lo hice la primera vez, postee algo porque para mí era algo nuevo e impensable, estaba flipando y creo que cualquier persona normal hubiera hecho lo mismo que yo (risas). Luego, con el tiempo, es evidente que me dije a mí mismo: “Oye, tampoco hay que estar posteando esto todo el tiempo”.

No quiero que la gente se piense que estoy aquí presumiendo de nada y que eso provoque reacciones negativas sobre mi personalidad. Quizá soy demasiado diplomático con mis redes, pero estoy contento de cómo lo hago, porque al final habla mi música y mis actuaciones, no mis redes.

Esa imagen que se proyecta en redes también ocultan problemas como el agotamiento o la depresión… temas que están tristemente de actualidad tras la muerte de Avicii y Keith Flint. ¿Qué haces para mantener un equilibrio?

No sé si debería responderte con mi típica neutralidad suiza, o debería mojarme un poco y dejar que el italiano que llevo dentro salga (risas). En cualquier caso, te voy a contestar con honestidad: lo primero, todos somos DJs. Desde súper estrellas, a artistas de mi nivel, a gente con un perfil menor que el mío… todos somos privilegiados. Ganamos dinero poniendo discos.

El mensaje que hay detrás es increíble: hacemos a la gente bailar, creamos un ambiente y estamos en un movimiento artístico. Está todo muy bien, pero seguimos siendo unos privilegiados y tenemos que reconocerlo. No somos gente como mi padre, un inmigrante italiano que vino a Suiza y se partió la cara trabajando durante 45 años en un trabajo que no todos nosotros haríamos. Uno tiene que reconocer estas cosas y ver lo positivo de nuestro mundo

¿Qué es lo que dirías a los chicos que sueñan con llegar donde estás?

No hay que compararse con otros. ¿Por qué debería compararme a mí mismo con otro DJ? Puedo ser feliz con lo que tengo y debo estar preparado para el mañana. Porque igual mañana nadie quiere escuchar mi música y, ¿entonces? ¿Qué hago? Si tengo la posibilidad de construir mi segundo futuro ahora, tengo que hacerlo. No se trata de irse de fiesta y estar postureando todo el día, saltando de un after al otro.

Una cosa de la que me he dado cuenta echando un ojo a tus redes es que la gran mayoría de las fotos son con amigos. Tienes buena relación con mucha gente, tanto a nivel underground como mainstream. ¿Hay secreto?

Soy muy afortunado de tener una gran relación con muchos artistas. Lo cierto es que no es que yo salga con gente como Marco Carola, todo el tiempo. No nos vemos mucho, pero nos caemos muy bien y nos respetamos. Cuando nos juntamos, los sentimientos de afecto son reales. Nunca hablamos de festivales, fiesta, Ibiza o cosas de esas. Nos vemos, me da dos besos y me dice de comer y hablar.

Lo mismo con Loco Dice, a quien conozco desde hace más de 15 años por haberle bookeado para las fiestas que él hacía entonces. Y aunque no paso la navidad con Loco Dice, si necesito su ayuda me la va a dar, sin preguntar. Y viceversa. Lo mismo con Francisco Allendes, que es el tío más majo del mundo. Paco Osuna es un tío súper real. Siempre que nos vemos hablamos de futbol, de familia, de las relaciones…

¿Qué nos cuentas de la escena en Suiza? Sabemos de clubes de renombre como Nordstern, Supermarket, Gaskessel Bern, Art Basel y otros… Así que, ¿qué le dirías a un raver español para promover los clubes y la escena de tu país?

¡Tendría que hacerte un tour por toda Suiza! ¡Tenemos grandes clubes! En Basilea tenemos, como decías, el Nordstern muy innovador, pequeñito, con grandes line-ups y está en un barco. La gente viene a pinchar por el club y no por el dinero – porque no pagamos mucho (risas) – .

En Zurich tienes clubes como Hive, Zukunft, Supermarket, todos increíbles. Son pequeños, no como Fabrik Madrid, pero son muy buenos… Son los que mantienen la escena viva y llevan mucho tiempo. También tenéis que ir a Lausana, donde está el D! Club, y a Berna.

Finalmente, Andrea, ¿qué más te espera este año? Especialmente, cuando se acabe la temporada en Ibiza…

Como te decía, lo más inmediato es ‘My Way EP’ en PISI, el sello de Seth; la continuación de ‘Vermona’, en el sello de Martinez Brothers; el remix del que avanzaré detalles; y el EP en el sello Truesoul, de Adam Beyer y todo lo relacionado con el sello.

Aparte de eso, intento seguir haciendo lo que he hecho hasta ahora, con la actitud adecuad para seguir contribuyendo a la escena… Al final del día tenemos que entender que somos una porción muy pequeña del pastel de la industria musical. Seguimos siendo un nicho, por lo que todos tenemos que contribuir para hacer que la escena sea haga más grande. Y si no más grande, que sí tenga un ambiente seguro para poder seguir aquí las próximas 10 generaciones.

Me encantaría que los hijos de mis hijos puedan escuchar los tracks de Ricardo Villalobos, por ejemplo, y que nuestro legado se perpetúe. Estamos en un gran momento en nuestra escena y por eso estoy súper agradecido de encontrarme en la posición que me encuentro hoy. Hay algunas cosas que ya no son tan fáciles, pero ¡hay más oportunidades que nunca!

¡Gracias por tu tiempo, Andrea!

¡A vosotros!

* Extraído de DJ Mag ES 103