#Entrevistas de Portada: Andres Campo

Redacción Dj Mag Es

De Huesca, para el mundo

Texto: Eduardo P. Waasdorp
Foto: Germán Parga & Pablo Bustos
Estilismo: @Kidance.barber

Pocas veces un servidor ha tenido un placer tan grande como el de entrevistar a un artista al que ha visto crecer tan de cerca. Fue en 2010 cuando recibíamos la noticia de que los mandos de la cabina del club más longevo de España, Europa y probablemente el mundo – Florida 135 – cambiaba de manos. Y era un joven cuasi desconocido el que tomaba el testigo de la residencia del que probablemente sea, históricamente, el mejor club de la península. 

Andres Campo, desde entonces, se ha convertido en uno de los artistas nacionales con mayor proyección en la escena. Bien sea a nivel nacional, donde sus seguidores peregrinan y le muestran su tremendo cariño en todas las sesiones que protagoniza; o internacional, donde se está labrando un nombre cada vez más sólido con releases en sellos top, como Intec Digital o Second State, o bombazos como el ya icónico ‘Pachamama’ junto a Ramiro López; Andres Campo sigue siendo un tipo con los pies puestos en la tierra y sobre todo, natural.

Es esa naturalidad la que le ha llevado a donde está y la que le ha hecho posicionarse como uno de los artistas favoritos del público. Criado en la mejor época musical que Aragón ha vivido en su historia, siendo residente de sus dos clubes más importantes.

Empezamos 2019 con un titán en portada, uno de los artistas españoles con un futuro más brillante y prometedor. Nos sentamos con Andres – y recolectamos la opinión de compañeros y amigos del de Huesca – para saber cómo le fue 2018, cómo se presenta este inicio de año y lo más importante… ¿Monegros? ¡Música, maestro!

¡Muy buenas Andrés! ¡Tu primera portada en DJ Mag ES! ¡Ya teníamos ganas! 2018 ha sido, sin duda, tu mejor año hasta la fecha… ¿Cómo lo has vivido?

Ha sido bastante intenso, la verdad. Si echo la vista atrás no me puedo quejar. He estado en sitios y he editado en sellos que no me podía imaginar. Yo creo que ha sido un año de cumplir objetivos, tanto personales como profesionales. He podido tachar muchas metas de vida de mi lista…

Porque ya empezaste 2018 con los coletazos del impacto de Pachamama, con Ramiro Lopez, de 2017… Este 2019 lo haces con la del EP Cyclone, en el sello de Carl Cox, Intec Digital… ¿Esperabas este impacto?

Era lógico pensar que iba a tener impacto, más que nada por estar la figura de Carl Cox detrás, que todo lo que toca al final se hace grande. He tenido la suerte que ha pinchado todos los tracks del EP, en plazas grandes como Awakenings y Creamfields. Si editar en Intec ya es la bomba – porque yo tengo un tremendo respeto por Carl Cox –, imagínate lo que es que ponga los temas es el paquete completo…

Cuéntanos, ¿cómo se gesto este release?

Tengo que decir que cuando hago música, igual puedo estar pensando en algún sello, o simplemente hago lo que me sale. Mandé como seis tracks que creía que podían encajar en Intec – entre ellas el track ‘Cyclone’, que es el que más impacto ha tenido – a Jon Rundell y les gustaron tres de ellos. Pensaba que iba a ser más difícil, pero el proceso fue muy rápido y cómodo…

Totalmente, el proceso de editar en un sello, hasta para grandes artistas, suele ser bastante tedioso…

A ver, que no todo es fácil. Me he llevado mis noes. No mil, pero he hecho un tema pensando en un sello, lo mandas y te dicen que no, muchas gracias; es cuestión de seguir insistiendo y no tirar la toalla…

Quizá la única garantía que tienes siendo un nombre más conocido es que al menos te respondan, ¿no?

También tener el contacto, coincidir con ellos en cabina… A ver si me entiendes, con Carl Cox he coincidido, pero no tengo su contacto… Pero sí con Jon Rundell y supongo que el hecho de que mi nombre esté creciendo, y tener más presencia en la industria, da pie a que sea más fácil comunicarte con ellos.

Aunque eres de Huesca, vives en Barcelona, donde tu presencia en clubes como Input, donde hiciste el primer sold-out a principios de año. ¿Cómo está la escena de la ciudad?

Tengo que decir que a Barcelona la considero mi segunda casa – porque siempre seré de Huesca, y como sabes los de Huesca somos muy tozudos –. Aquí tengo muchas relaciones, muchas amistades, las oficinas de elrow, toda mi gente, mi equipo… Puedo decir que, aparte de lo personal, toda mi vida profesional está aquí.

Barcelona está disfrutando de una oferta muy buena, no solo a nivel de techno, con salas de renombre como City Hall, Razzmatazz, Apolo, Pacha con SIGHT o Input – que creo que se ha convertido en una bestia –. Además hay grandes salas con programación de mucha calidad. Ya no basta con que haya un montón de clubes, sino que la programación tiene que ser buena.

¿Crees que el hecho de que vivan allí muchos pesos pesados de la electrónica ha influido en la escena de la ciudad? ¿O es algo más testimonial?

Es cierto. Me doy cuenta hablando con compañeros fuera de España, que Barcelona se ve cada vez más como una ciudad apetecible. Tiene muchas ventajas. ¿Qué si beneficia? Yo creo que sí, porque, por ejemplo, donde tenía antes mi estudio, en Marina, hay muchos compañeros y se crean muchas sinergias. También tengo claro que una de las cosas que más han servido es Sónar. Sónar ha puesto a Barcelona en el foco de toda la industria mundial.

Tu, como tantos aragoneses, te criaste yendo a templos del baile como Coliseum o Florida 135, desde muy temprano. Además de que fuiste residente de la propia Coliseum y lo eres de Florida… ¿Qué tiene Aragón con la música electrónica para tener dos lugares tan icónicos en la escena española?

Cada una, dentro de su estilo, Florida y Coliseum han sido dos referencias tanto a nivel nacional, como internacional. ¿Qué tiene Aragón? Yo recuerdo cuando era más joven que a Huesca venía mucha gente de Barcelona y coincidía en lo siguiente: como éramos una localidad relativamente pequeña, las leyes y los horarios eran mucho más laxos. Huesca, para ser una localidad de solo 40 mil habitantes, tenía más oferta electrónica que en una capital como Zaragoza. La gente que venía de fuera decía que era una maravilla – no tanto para la salud (risas) –. Luego llegó la Expo, que fue cuando se empezaron a hacer los recortes de horario y yo recuerdo a la gente manifestándose para evitar que se limitase hasta las 4am.

También favoreció la apuesta de los Arnau, en Florida 135, por el techno a principios de los 90. Y Monegros, que puso a Aragón y Fraga en el mapa nacional e internacional. He tenido la suerte de criarme en una época y una región en las que la electrónica se vivía de una manera brutal y donde pude fijarme en disc-jockeys que además de ser grandes personas eran grandes artistas como Ricardo, David Calle, Gastón, Nacho Catalinas, Claudio, JaviMar, Jaime y un largo etc. Huesca siempre ha tenido una gran escuela.

Actualmente eres, como decíamos, residente de Florida. Creo que ambos nos criamos musicalmente yendo como público… ¿Cuál es el estado actual de la sala? ¿Qué se siente poder vivir todo desde el otro lado?

A mi me gustaría llegar a mis 76 años con la misma vitalidad que Florida. ¡Se conserva muy bien! Después de tantos años, habiendo pasado por todas las etapas, en Fraga que está casi en el medio de la nada, y habiendo sobrevivido a la crisis, que provocó el cierre de tantos sitios, creo que se encuentra en un momento muy dulce: siempre se llena y hay un refresco generacional.

Me encanta ver que aún hay gente que la descubre… Estoy seguro que para ti o para mí, que llevamos yendo tantos años, se hace hasta raro que alguien diga “Aún no he estado en Florida”. Y envidio a esa gente, porque esa primera vez que entras es única. Y eso que ahora tenemos la fachada bonita, pero antes, que estaba el mural sin renovar impactaba todavía más. Aparte, sigue habiendo un gran equipo detrás además de los Arnau, se está haciendo un gran trabajo y en general estamos disfrutando mucho.

¿Qué residentes de Florida han sido tus referentes a la hora de llevar a cabo tus sesiones en la catedral?

Diría que Tony Verdi y Robert Lamart, cada uno dentro de su estilo y con su manera de entender la pista. Para mí, Robert era una rata de biblioteca, porque aparte de tener la tienda de discos Manhattan en Lleida, siempre ha tenido un gusto muy profundo por la música.
Tony manejaba la sala de una manera excepcional y creo que ha sido uno de los referentes nacionales, cuando el techno empezaba a florecer. Le tengo en muy alta estima.

Y también te diría Ricardo y  DJ Frank, que además de ser fundador de Coliseum fue residente en Florida 135 y un padrino para mí en este mundillo. Fue él quien dijo que en mí había un DJ cuando me vio pinchar por primera vez, y quien me introdujo en Coliseum. Son auténticas bibliotecas musicales andantes, leyendas vivas de la electrónica.

¿Alguna anécdota?

Recuerdo coincidir con Robert Lamart pinchando en un festival, cuando yo aún era un crío, y que me dijese: “Tienes muy buena técnica” (risas). ¡Que te dijera eso Robert Lamart era una pasada! Él ya era residente de Florida y yo era un enano, que no tenía ni barba (risas).

Es ya una tradición tu sesión All Night Long en Florida. ¿Cómo afronta un DJ una sesión de estas características? Sesiones así, de un residente, no se ven muchas veces en el circuito de clubbing europeo en general…

Es cierto lo que dices. Son sesiones que se están llevando más con DJs como Laurent Garnier, DJ Harvey… gente que son – o somos – más de la old school. Y me da mucha rabia, ¡tendría que haber más! Creo que es muy bueno para el DJ poder desarrollar una sesión de principio a fin de la noche. Yo cuando me crie en esto no existían las noches de invitados, es decir, tu abrías y tu cerrabas.

Creo que eso era muy bueno, porque ayuda al artista a desarrollarse mucho antes. Recuerdo cuando fui la primera vez a pinchar a Coliseum, con 17 años, que cuando me vieron pinchar dijeron “¿De dónde ha salido este niño?”. Para entonces ya llevaba mil horas de vuelo en mis residencias en clubes de Huesca. Ahora es muy difícil que alguien que esté empezando pueda hacer eso, en aquellos tiempos por suerte era más sencillo.

¿Qué es lo que más te gusta de la experiencia?

Esta sesión en Florida me devuelve a mis inicios. Más allá de eso, suelo tener la suerte de poder abrir y cerrar normalmente. ¡Lo bueno del público de Florida es que es muy agradecido! ¡Tenemos unos héroes! (Risas).  Por eso me gusta mucho poder darles un discurso entero, porque ahora lo que se lleva es fruto de que las salas tienen que apostar por grandes nombres para poder sobrevivir, casi convirtiéndose en festivales, con muchos artistas y en donde es complicado poder realizar un set de larga duración.

¿Cómo confeccionas tu selección musical? ¿Cuáles son tus principales fuentes?

Sobre todo promos. Tengo la suerte de tener unos compañeros que, aparte de ser un amor, son grandes productores: Ramiro (López), Eats Everything, Dave Sinner… Y me comparten todo lo que hacen, ¡por lo que, desde aquí, les quiero mandar un saludo!

También soy muy de comprar, porque te pierdes entre las promos. Quiero decir, el tiempo que tenemos es muy limitado y como hay tan poco filtro, te llega de todo y uno acaba cansado de oír tanto. Cuando compro ya sé a lo que voy: sigo al artista, al sello, investigo un poco…

Otra cosa que también estoy haciendo mucho es mirar hacia atrás. Yo me crie en la época del trance y ahora mismo está viviendo una segunda juventud, y creo que eso se nota en mis sesiones, que tiro mucho de temas viejos. Me he quitado muchos prejuicios, poniendo temas que pudieran salir en otras épocas, con los que he crecido y que pueden sonar relevantes a día de hoy, sobre todo en los cierres. Tengo una colección tremenda de vinilos y temas de esa época y, ¿por qué no iba a tirar de eso?

Denis Sulta suele tirar de ese recurso. Recuerdo en 2017 prodigó mucho ‘Pulverturm’ de Niels Van Gogh, y recuerdo que la gente flipaba y decía de todo. ¿Crees que la crítica reaccionaría igual de ser tú, por ejemplo?

No lo sé. No tiene porqué tener ni más, ni menos. Si el artista es grande y es una plataforma grande, seguro que la tiene. Yo estoy contento de poder hacer lo mío en Florida. He cerrado con ‘Marmion’ de Schöneberg o con el remix de ‘Los Niños Del Parque’ de Gary D. Destruct… He puesto muchas canalladas, que tengo guardadas con recelo. Tengo una colección extensa, de trance sobre todo. Y también me he dado cuenta de que mucha gente joven las está descubriendo ahora, porque no la han vivido. La buena música no tiene fecha de caducidad.

Este verano has pasado por muchísimos festivales de todo el mundo. También eres asiduo de la fiesta/club hermano de Florida, elrow. Tras haber pasado por los Tomorrowland, elrow Town de Amberes o Londres, la Street Parade, o shows como los de China, Nueva York o Berlín, ¿Cómo los has vivido? ¿Qué tan importante crees que está siendo el impacto de elrow en la escena en general y en España en particular?

elrow ha aportado luz a la escena. Tengo amigos que vienen a Florida u otro club y se sienten abducidos por la oscuridad.

En cambio elrow es todo lo contrario, ha dado luz a un mundo que antes era más oscuro. Además, está siendo la puerta de entrada de muchas personas a la electrónica. elrow les sirve luego para abrir sus oídos a otras cosas. Su apoyo me ha servido de mucho y creo que están haciendo un trabajo brutal. Sin temor a equivocarme, diría que elrow es la marca más potente de la escena. Además de que hay pocas marcas se hayan hecho grandes con su propio nombre, en una industria que se ha viciado con demasiados headliners. Creo que elrow, en ese aspecto, ha roto muchas barreras.

También has pasado por Ibiza en sesiones como Resistance o Pyramid, entre otras. ¿Cómo ves la isla?

Creo que está en una época de transición. Yo siempre he disfrutado mucho, especialmente en fiestas como las que has mencionado, marcas que encajan mucho con mi estilo. Creo que Ibiza está acusando la guerra de precios y, a día de hoy, ofrece algo que es fácil de encontrar en otros destinos. Yo recuerdo cuando iba a Ibiza antes, que había DJs que eran difíciles de ver en la península.

Pero ahora a poca gente quiere irse a Ibiza y gastarse una tonelada de euros, para ver a unos artistas que también vas a tener en varios festivales en la península, más baratos y más accesibles. Creo que Ibiza ha perdido esa magia, de ser un sitio donde antes veías a todos los grandes y ahora poca gente se lo puede permitir por el tema de los precios.

¿Y qué opinas de que Carl Cox esté pensando en volver a fundar Space?

¡Hombre! El legado que lleva Carl encima es tremendo. Es muy difícil pensar en Ibiza sin Carl Cox y sin Space. Aunque Carl haya tenido sus apariciones estelares este año, creo que era una marca de la isla y el hecho de que quiera volverla a hacer, para mí,  es un placer.

Tuve la oportunidad de pinchar en Space – un local mítico – además de vivirlo como público, y para mí fue todo un orgullo. Le deseo toda la suerte del mundo, que se la merece, y ojalá haya un nuevo Space en el futuro, y gobernado por Carl Cox.

Volviendo a la península, este verano has pasado también por varios festivales de España, como A Summer Story, Medusa, BEF y Amanecer Bailando. ¿Cómo ves la salud del circuito de festivales nacional?

Más viva que nunca. Todo el efecto del cierre de las discotecas durante la crisis ha creado un entramado de festivales bastante grande. Hasta vuelven los míticos, como el Dr. Music, que fue de los primeros en apostar por programaciones rompedoras. Vivimos en una época de festivales. Incluso en las salas, la idea que se ha venido desarrollando es crear pequeños festivales, para que la gente vaya con esa predisposición de festival y lo disfrute.

Este año has sacado en la creme de la creme de sellos. Quitando el último, en el sello de Carl Cox, has sido el primer español en sacar en Second State de Pan-Pot, además de tus incursiones habituales en Odd, Rukus, o el inminente lanzamiento que tienes en Mindshake de Paco Osuna… ¿Cómo es tu proceso creativo a la hora de sacar un tema?

Depende. Últimamente tengo que reconocer que me cuesta sacar tiempo, especialmente cuando estoy viajando. Yo creo que el trabajo de estudio es echar horas. Si terminamos ahora la entrevista y enciendo todos los aparatos, yo creo que no me saldría ninguna maravilla. En cambio, si me pongo hoy, mañana y pasado es más probable que acabe sacando algo interesante.

Por lo general intento no agobiarme en pensar dónde voy a sacar un tema, aunque está claro que me encantaría sacar un Terminal M, un Drumcode o un Elevate. También es interesante la diferencia que hay entre ser diseñador – que es mi profesión – y ser artista. Al primero le pagan por hacer algo, mientras que al segundo le pagan por lo que ha hecho. Me gusta buscar el equilibrio entre ambas en el estudio: hacer lo que me de la gana y alguien ya lo querrá, pero también hacerlo con un enfoque determinado. Lo suyo es encontrar el término medio.

Cuando hiciste exitazos como ‘Pachamama’ o el reciente ‘Cylcone’, ¿tenias en mente que estabas haciendo un banger? Porque ambos son temas con una estructura muy particular… ¿Cómo te surgen esas ideas? ¿Cuál es tu inspiración?

De hecho, cuando Ramiro y yo hicimos ‘Pachamama’, recuerdo que salimos del estudio pensando que era un tema más. Ninguno de los dos se imaginaba que iba a pasar lo que pasó. Para nada pensábamos que ese hook iba a dar tanto de sí. Incluso diría que ha creado cierta escuela, porque muchos han intentado tirar de esa filosofía. Siempre le digo a Ramiro – con quien tengo una gran amistad y veo casi todos los días – que fue cosa del destino, que nos bendijo diciendo: “El primer día que os juntéis, va a ser épico”.

A día de hoy sigue siendo el tema que más me piden e intento no abusar de él. Incluso ha sido reeditada en Dirtybird.

Evidentemente tenemos que hablar de EI8TH, el nuevo sello discográfico que has presentado junto a Eats Everything. Lo primero, ¿de donde surge la chispa que hay entre Dan y tu?

Es curiosa, la relación que tenemos. Creo que nos conocimos en un festival, y sin más. Pero fruto de la casualidad, nos ofrecieron hacer un b2b en City Hall – el desaparecido Club4 –. Era un All Night Long y la idea que teníamos era vernos antes para coordinarnos un poco, ya que tenemos estilos diferentes, y en ese momento no sabíamos lo bien que nos complementamos. Recuerdo que él llegó tarde, su vuelo se retrasó, y solo pudimos vernos cinco minutos antes de la sesión. No tuvimos prácticamente tiempo de nada, más que de saludarnos y darle al play…

¡Fue salvaje! Más allá de que ambos llevemos el mismo rider técnico – yo llevo mis pedales y el los suyos –, tenemos un flow muy parecido a la hora de pinchar, una forma de pinchar muy parecida y eso no es algo que ocurre todos los días. Congeniamos en seguida. ¡Era como si nos leyéramos la mente! Y nos pasa muchísimo. Además, ambos nos consideramos DJs antes que nada, vamos buscando diferentes toques para complementar lo que el otro esté haciendo. Luego nos conocimos fuera de cabina: ambos somos dos personas muy, muy serias… Nos tomamos la vida muy en serio – modo ironía off – (risas).

¿En qué momento os planteáis sacar un sello?

La idea de hacer un sello surge del gusto que tenemos compartido por el techno crudo, él tiene su plataforma, que es Edible, más orientada al tech-house – en la que ya he editado – y surgió la idea de montar este y ni nos lo pensamos. Luego haremos fiestas conjuntamente y que acabamos de promocionar con el tour.

¿Qué línea tenéis prevista? ¿Algún release planeado para este 2019?

Techno crudo, groovy, que es el que realmente más cómodos nos sentimos pinchando. Tenemos varios artistas top internacionales firmados, como Truncate o Avision, Jon Rundell, Drumcomplex, The Southern, M.I.T.A. además de material de Dan y mío… El Sonido por el que apostamos tiene alma funky, como era el techno original de Detroit, pero de ese techno ya casi no hay: muy rítmico, con mucho groove. Por eso queremos tirar por ahí.

¿Por qué EI8TH?

En principio porque EI8TH suena como cuando dices “comí” en inglés (ate) y a Dan le gustaba la idea. Luego, la primera vez que pinchamos fue en Club4, 4×2=8. Y luego somos cuatro manos, dos pies… (Risas). Me gustó el nombre, aparte, porque el ocho es la unión de dos círculos… Todo encaja muy bien. Además, me encanta todo lo que tiene números en medio.

Bueno, Andrés, llegando ya al final de esta entrevista… ¿Monegros o no Monegros?

(Risas) ¿Esto lo tenías previsto o te lo has sacado de la manga?

(Risas) ¡Estaba más que previsto!

(Risas) Monegros, de todas, todas.

¿Qué otros planes tienes para 2019?

Seguir aprendiendo, mientras me sigo divirtiendo, que es lo que estoy haciendo ahora. meterme más caña con la producción, que creo que estoy encontrando en un punto muy bueno. Lo que hago está teniendo resultados y eso me anima mucho a seguir.

Llevo produciendo mucho tiempo y ha sido difícil llegar a donde estoy, y sobre todo ahora compaginarlo con los viajes. Tengo la suerte de tener un gran equipo a mi lado, el apoyo de toda la gente, y seguiré trabajando para que todo eso vaya a más. ¡Y sobre todo seguir soñando, mi vida está basada en sueños reales!

¡Gracias por tu tiempo!

¡A vosotros! ¡No se me mueran nunca!

* Extraído de DJ Mag ES 96

Si continúas navegando entendemos que aceptas el uso de cookies +info

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar