Un nuevo comienzo

Texto: Patricia Pareja Casalí & Eduardo Perez Waasdorp
Foto: CM Robinson

Anstascia es un paradigma. Siendo un nombre nuevo en la industria, en realidad la selectora lleva más de 10 años delante de nosotros, como mitad de su anterior proyecto – Blond:ish –. Después de su separación a principios de año, Anstascia D’Elene ha seguido su camino por su cuenta, bajando una marcha y retomando el contacto consigo misma después de unos 10 años frenéticos.

En plena ruta de autodescubrimiento, Anstascia se encuentra en un momento de crecimiento personal y profesional, en la que ha decidido ser más selectiva e irse reactivando paulatinamente como proyecto en solitario. Residente permanente de Ibiza, este año le hemos podido ver en encuentros como WooMoon o Storytellers, además de haber disfrutado de su set durante el evento que conmemoró el número 100 de esta casa, DJ Mag ES, el pasado mes de mayo en el marco de IMS 2019.

Trotamundos incansable, nos sentamos con Anstascia para charlar y descubrir qué le depara el futuro en solitario y qué proyectos ocupan su tiempo en la actualidad…

¡Hola, Anstascia! ¿Cómo estás? ¿Qué tal ha ido tu verano?

¡Hola! Muy bien, el fin de semana fue muy bueno, estuve en el Voodoo Village festival en Bélgica. Estuvo muy bien, la producción era muy buena, buen público, gran line up, aunque hacía un poco de frío y llovía. Vivo en Ibiza y estoy acostumbrada al clima de aquí, y cuando vas a cualquier otra parte de Europa y ya es otoño. No estoy acostumbrada (risas). Aquí me siento como que siempre es verano.

A principios de año empezabas este nuevo proyecto en solitario, después de 10 años de tu trabajo colaborativo bajo el alias de Blond:ish. ¿Cómo va esta nueva etapa en tu carrera?

Sí, ha sido un año muy interesante, en el que me ha cambiado la vida. Después de haber sido la mitad de Blond:ish durante 10 años y viajando muchísimo, separarme y seguir por mi cuenta ha sido una experiencia impresionante.

Ahora me identifico como yo misma, Anstascia. Esto ha sido muy bueno para mí y ahora me he tenido que dar a conocer a mí misma. La gente continúa diciéndome “¡Blond:ish!” de vez en cuando. Y yo les tengo que decir: “Oh no, ya no soy Blond:ish” (risas).

Es extraño pero también divertido, he podido dedicar tiempo para mí misma, me mudé permanentemente a Ibiza, por fin tengo una casa… Porque durante los últimos años no he tenido un “hogar”, ¿sabes?, hemos estado siempre girando, viviendo con lo que llevas en la maleta, yendo por todo el mundo, desde México hasta Ibiza… Y finalmente ahora tengo un lugar al que puedo llamar “mi casa”, y es un sentimiento increíble. Realmente nunca he tenido un hogar concreto, siempre me movía entre Tulum, Londres, Canadá, Ibiza… y creo que por fin es el momento para tenerlo.

¿Cómo ha sido este tiempo?

Todo lo que puedo decir es que después de 10 años, pensé que era momento de hacer algo nuevo. Hemos tomado caminos distintos, esto es algo que tarde o temprano sucede en toda relación, es simplemente un momento de cambio. Y el cambio es bueno.

Teníamos diferentes metas, así que simplemente era el momento en que nos teníamos que separar y que cada una hiciera lo que le apeteciera. Y creo que ha sido una decisión fantástica, a Viv le va genial y yo me siento genial. Trabajo en lo que quiero, en lo que me apetece, me concentro en el “ahora”, y dedicándome tiempo a mí misma.

Tanto tiempo sin una “estabilidad”…

Exacto. La vida de un DJ no es tan fácil como parece, puede poner a prueba tu salud y también afecta a tu estado de ánimo. Al estar constantemente viajando, es difícil mantener un equilibrio, incluso en las horas sueño. Creo que ahora voy a empezar a sanar y a encontrar ese equilibrio con mi salud, a deshacer un poco del año que le ha hecho a mi cuerpo este estilo de vida, después de seis años de no parar. Creo que todo pasa por alguna razón.

¿Qué nuevos proyectos tienes en el horizonte ahora mismo?

Ahora mismo solo estoy pinchando en las fiestas que quiero, estoy empezando con una nueva agencia, Altitude, en la que comparto roster con artistas muy interesantes. También sigo produciendo mi música, reactivando poco a poco mi Soundcloud (risas), que tenía parado desde hace 10 años.

Es raro volver a hacerlo todo otra vez, pero también es refrescante. Hace poco saqué mi nuevo remix de Bloem, en Akbal Music y también estoy trabajando en nuevos remixes. Ahora mismo me estoy dejando llevar.

También estoy trabajando en nuevos proyectos con Bloem, en organizar experiencias muy cuidadas de una semana, alrededor del mundo. Serán retiros, que llamaremos Alkamé, con una perspectiva holísitca sobre diferentes temas, en los que la meditación y el yoga tendrán protagonismo, además de charlas de expertos sobre temas como la neurociencia, la consciencia, las experiencias cercanas a la muerte, el uso de psicodélicos, etc.

Queremos que el primero sea en primavera, en algún lugar del mundo, y también habrá una fiesta durante esa semana para cerrar la experiencia.

En esta nueva etapa, ¿cuáles son tus principales inspiraciones? ¿Tienes un estudio en Ibiza? ¿O cómo es tu proceso de trabajo ahora?

Ahora mismo estoy trabajando en el estudio de un amigo en Ibiza, y sino desde casa con mi ordenador, y luego voy a Londres donde tengo un estudio que llevo usando bastante tiempo. Lo que me inspira ahora mismo… he estado escuchando mucha música de meditación en casa, de relax, tranquila en mi hogar… Y esto realmente me tranquiliza, me calma y me inspira.

Aunque este tipo de música no es muy buena para bailar ni para ponerla en una pista de baile (risas). Pero es un enfoque distinto, hay vocales muy interesantes, instrumentos distintos, y con esto simplemente estoy intentando conectar conmigo misma.

Como DJ, tu música no ha cambiado demasiado, ya que sigues abanderando esa vertiente tan particular de house… aunque hemos notado que quizá has subido la intensidad de tus sesiones, como pudimos ver en el evento celebrando el nº100 de la revista. ¿Cómo es tu perspectiva actual en cuanto a tu selección?

Bueno, esto simplemente depende del evento al que voy, ¿sabes? Cuando voy a un festival pincho un poco distinto, no diría techno de todo, pero sí un poco menos house, algo más optimista. Pero siempre mezclado con vocales. Siento que siempre he hecho eso. Como Blond:ish, nuestro sonido siempre fue cambiando. En cierto punto nos fuimos por la vertiente africana y todo el mundo se puso a pincharla, por eso nos alejamos.

Ahora todo el mundo se deja llevar por “lo que se lleva”, la tendencia, sonidos africanos y así. Pero esto no es lo que me apetece hacer ahora, se aleja de lo que estoy centrando mi atención.

Estamos en un momento en que han surgido muchas etiquetas que rodean a los sonidos más exóticos de la electrónica. ¿Cómo percibes la salud de la escena? Hay quienes dicen que nos dirigimos hacia una nueva burbuja – como la del tech-house – que acabará explotando…

Está claro que hay un sonido que está prevaleciendo ahora, y a mi me gusta, pero hay diferentes sub-categorías: tienen el africano, el chamánico, el tipo de sonido de Sol Selectas por ejemplo… Si vas a Beatport a la etiqueta afro house, vas a encontrar mil cosas que nada tienen que ver con el afro. Es una mezcla rara. Creo que ese sonido es muy “Burning Man”, que me encanta, tiene buena energía. Creo que es un sonido que mucha gente hace ahora mismo.

Justamente, mucha gente se ha subido al carro y eso suele hacer que las cosas caigan en declive en cierto modo, ¿no?

Si. Y la burbuja explotará (sino lo ha hecho ya).

Como comentabas, ahora vives en Ibiza todo el año y este curso has formado parte de dos fiestas que sin duda se identifican muy bien con tu filosofía: Woomoon y Storytellers. ¿Cómo has visto Ibiza este año?

Creo que la isla está maravillosa este año. Woomooon fue genial, especialmente la vez que toqué b2b con Behrouz, fue una locura. Storytellers también fue genial… Creo que la isla está más llena que nunca. Cada vez hay más gente que disfruta este tipo de música: se escucha en HEART, Saga, y toda las noches que representan este sonido en Ibiza ¡Creo que la isla es fuego ahora mismo! (risas).

Tu relación con Tulum también es muy estrecha. ¿Tienes algún proyecto allí en el futuro?

Sí, viví en Tulum en 2008 cuando empezó BPM, hasta 2010. Tulum ha cambiado mucho, pero no creo que haya cambiado a mejor. Con el tiempo cada vez más gente ha ido a visitar Tulum y se está masificando, pero no creo que sea un lugar para eso… el ecosistema se está dañando. Desafortunadamente esto ya es una realidad, y la gente ha centrado allí su foco de atención para hacer eventos, fiestas… Tulum es el nuevo “hotspot”, pero esto debería parar porque se está dañando el lugar. Los generadores que se usan para las fiestas y las alcantarillas contaminan mucho el aire, y los restos van a parar a los cenotes, que son ecosistemas muy frágiles.

Desafortunadamente eso es lo que está pasando y creo que en especial la escena musical debería tomar acción, ya que fuimos nosotros quienes llevamos a la gente allí al principio. Después del incidente en el BPM todo el mundo se fue a Tulum, así que todos tenemos responsabilidad. Y es evidente que el océano está devolviéndonosla. Ahora hay una plaga de algas en Tulum y toda la costa del Caribe, desde Belice a Miami y es por la contaminación. Es triste ver lo que ha ocurrido a este trozo de paraíso solo por las redes sociales y los eventos sin control.

También te hemos visto mucho con Bloem y Behrouz… ¿Algún proyecto entre manos?

No, no realmente. Solo he hecho un remix para ella y estoy centrada en hacer música por mi parte. Después de 10 años en conjunto ahora sólo estoy pensando en hacer las cosas por mi cuenta. Seguro que en un futuro sí que habrá alguna colaboración, hemos pinchado mucho juntas y b2b, pero ahora mismo voy por libre (risas).

Eres abanderada de un estilo de vida muy saludable. ¿Cómo ha impactado tu estilo de vida en tu carrera?

¡Intento hacerlo lo mejor posible! Hay mucha gente que bebe mucho alcohol y tiene otras adicciones, como forma de lidiar con el estrés. La meditación es una muy buena opción en este caso, yo lo intento hacer cada día. Te ayuda a conectar contigo mismo, a mantenerte en equilibrio, a mantener a ralla tu nivel de estrés y tus sentimientos. Incluso cuando voy en avión me pongo música de meditación y esto me ayuda muchísimo. De hecho, hay muchas apps que te ayudan a hacerlo, como Calm, Insight Timer o Waking Up w/ Sam Harris.

El yoga imagino también forma parte de tu rutina…

¡Exacto! También me encanta el yoga. He pasado muchas horas en avión en posiciones bastante incómodas, y dedicarle aunque sea 30 minutos al yoga, a estirar el cuerpo aunque sea en la habitación de hotel, realmente ayuda mucho cuando estás de tour. Usar la sauna y baños de vapor está genial. La sauna es una gran forma de desintoxicar tu cuerpo, que sirve para depurar el organismo. Todo debe estar en equilibrio.

Otro consejo que siempre doy es tomar suplementos y vitaminas. Siempre llevo una cajita cuando voy de viaje con todo lo que necesito, con cosas que me ayudan a mantenerme sana y en equilibrio. Se trata de mantener una rutina y mantenerte bien.

Cuando comes bien, sano, no comes muchos animales, no bebes alcohol en exceso,… tu nivel de energía aumenta y te sientes mucho mejor. La ansiedad sale del estómago y si esa parte está sana y bien, eso ayuda a eliminar mucha de la ansiedad que puede surgir del día a día. Si lo mantienes bien y sano, tú te sentirás igual. También ayudan las flores de Bach, sobretodo para aquellos que tienen miedo a volar. Te calman, relajan tu nivel de estrés.

¡Muchísimas gracias por tu tiempo, Anstascia!

¡A vosotros!

* Extraído de DJ Mag ES 105