De Sudáfrica para el mundo

Autor: Eduardo Pérez Waasdorp

Black Coffee ya es leyenda. Es un fenómeno como músico y para las masas, que ha sabido canalizar su saber hacer musical, creando una elegante personalidad artística que ha llegado a cotas realmente insospechadas para el joven que a principios de los 2000 fue convocado por Red Bull para cerrar su fiesta en Sónar. Tantos años después, y Nkosinathi Innocent Maphumulo es ahora un artista reconocido y demandando por todos. Siendo el primer residente africano de un club de Ibiza – HÏ –, una de las piezas fundamentales de este 25 aniversario del festival que le vio nacer como artista fuera de su Sudáfrica natal – Sónar – y uno de los principales valedores de los nuevos baluartes de la música de su país – un auténtico referente para ellos –, convocamos a Black Coffee justo después del Opening de su residencia en HÏ de los sábados, y antes de actuar en Paraiso Festival de Madrid y Sónar, una semana después, para hablar de música africana, qué los discos nos faltan para mejorar nuestra colección y, cómo no, de Black Panther. Porque las leyendas son para siempre. ¡Música, maestro!

¡Hola, Nkosinathi! ¡Es un placer tenerte con nosotros! ¿Cómo fue todo en el opening de tu temporada en HÏ Ibiza?

¡Buenas! ¡Fue realmente espectacular! No podemos pedir más a este inicio de temporada…

Eres uno de los talentos sudafricanos que más rápido ha crecido y se ha asentado en la escena. Sudáfrica es un país que hasta hace poco era apenas visible para la industria. ¿Quiénes fueron tus referentes? ¿Te fijabas en músicos extranjeros?

Mis primeras referencias en la música electrónica, especialmente en Sudáfrica, serían Masters At Work – tanto Louie Vega como Kenny Dope –, todo lo que hacían, los remixes, sus temas para gente como George Benson fueron tremendos. También me fijé en Frank Rogers, Manú, todo el catalogo de Africanism All Stars de Francia. También sellos alemanes, que no eran tan populares en Europa, pero sí lo eran en Sudáfrica… Ellos fueron los que más influencia tuvieron en nuestra escena.

Incluso antes de que la música electrónica se asentase en tu país o en el resto de África, hubo estilos que se fueron adaptando y que principalmente se tocaban en la calle, y que sellos como Pantsula! se encargaron de difundir. Fue al final de la época del estilo bubblegum… ¿Qué recuerdas de eso?

Siempre tuvimos nuestra propia música, nuestra propia escena. El primer artista que me viene a la cabeza es Chicco Twala, también hubo una banda que se llamaba Splash, Joe Nina, Brenda & The Big Dudes… Luego tuvimos muchos géneros diferentes propios, mucha fusión con grupos como Stimela, en el jazz tuvimos a el brillante Hugh Masekela… Tuvimos una gran escena hecha de música propia y autóctona. Sin ir más lejos, ayer estuve oyendo un disco de Stimela. Tuvimos música tan rica que incluso ha influido en nuestro house de hoy. Antes nos influenciaba más la escena de baile en general, que dio lugar a la escena Kwaito, que es propio y fue muy popular con gente como DJ Oskido liderando la escena.

¿Tuvieron las agrupaciones disco algún tipo de influencia en ti? Hablo de gente como The Equals, Jazino, Kapappa…

¡Totalmente! El disco jugó un rol importantísimo, ya que influyó en nuestras bandas locales también. Tuvimos un gran boom del sonido disco en Sudáfrica, hubo mucho seguimiento porque a los sudafricanos nos encanta la música de baile. No me acuerdo de esas bandas, pero si de Soul II Soul, Earth Wind & Fire… ese tipo de bandas jugaron un gran papel.

Tengo un disco del influyente artista Senyaka, una reedición de su éxito ‘Bayanyonyoba’, de principios de los 90, y en la cara B tiene el ‘Don’t Judge Me Bad’ de 1987. Entiendo que él fue muy importante para la música sudafricana… ¿Qué otros artistas fueron importantes? ¿Qué otros discos deberíamos buscar para hacer de nuestra colección de música sudafricana más grande y mejor?

Me acuerdo que cuando Senyaka estuvo en su cúspide hubo gran rivalidad con con Brenda Fassie. Hubo un poco de competencia e incluso llegaron a hacer canciones diciéndose cosas entre ellos. Brenda Fassie me viene a la cabeza. Otro que tuvo gran importancia fue Kamazu, que hizo algunos temas con Senyaka, pero Kamazu pegó fuerte en esa época. También recuerdo a Brothers Of Peace, que sacaron muy buena música en ese momento. Pero sobre todo, Brenda Fassie, fue la líder de esa manada.

¿Qué piensas de esta tendencia de desenterrar, reeditar y samplear clásicos de música africana que lleva a cabo sellos como Hot Casa, Rush Hour, Habibi Funk, Mukatsu, Ostinato y demás?

Sí que me gusta esa moda de samplear música africana, aunque realmente no es algo nuevo. Si miras atrás, incluso Michael Jackson sampleó lo de ‘Mama Say, Mama Sa, Mama Coosa’, del legendario cantante africano, Manu Dibango. Es algo que ha pasado, algunas veces se ha acreditado como se debía y otras muchas no. Es hermoso ver que se haga con tanta calidad hoy en día. Es genial ver que esta música se reproduzca en tantos sitios por muchos DJs. Antes era muy difícil encontrar una influencia africana en la música, y ahora está en todas partes y se hace con mucho respeto. Me encanta poder presenciarlo.

También sabemos, por el documental ‘In Search For Sugar Man’ que el artista de Detroit, Rodriguez, tuvo un papel fundamental en tu país. ¿Llegaste a escucharle?

Me acuerdo de haber visto el documental, sin duda. Y recuerdo sentirme realmente orgulloso al verlo, porque siempre he sentido que Sudáfrica ha tenido una gran influencia en la música y hasta entonces estaba muy infravalorada. Cuando vi el documental se podía ver perfectamente el poder de nuestro país, más que nunca. Mostraba cómo nuestro país reconstruyó la carrera de alguien, además de ser un sitio en el que Rodriguez nunca llegó a pensar como un lugar donde su música podía llegar a tener éxito. Realmente me sentí conmovido al verlo y me sorprendió y me hizo darme cuenta lo tremendamente maravilloso que es mi país. Desafortunadamente, mientras crecía, Sudáfrica estuvo dividida en todos los sentidos, incluso en la radio. Había radio para blancos y radio para negros. Y ‘Sugarman’ se oía más en la radio de los blancos, por lo que no recuerdo realmente escucharle, aunque a veces había intercambios, pero no recuerdo que la música de Rodriguez se escuchase en nuestra radio.

Tu música tiene un estilo sofisticado que va en contra del los clichés del llamado Afro-house…

Siempre he sido consciente de los clichés sobre la música africana y siempre he sentido que hay una África que la gente cree que existe… y luego está la África de verdad. Es por eso que mucha gente que viaja a Sudáfrica se queda tan sorprendida cuando ven cómo es nuestro país. Y a mí me gusta el mundo real, por lo que vivo en la Sudáfrica de verdad y ¡la Sudáfrica de verdad es como cualquier otro país! Cada productor musical, de cada país, siempre se asegura de reflejar lo que le rodea de la mejor forma posible. Puede ser que un lugar esté influenciado por la música rock, pero eso no significa que todos sus productores musicales sigan ese camino. Los productores crecen con el tiempo y África también ha crecido. Por eso soy tan cauteloso a la hora de usar sonidos africanos tradicionales… porque África ha crecido muchísimo. Es importante ser fiel a nuestras raíces africanas, es algo inherente a nuestro legado, pero también lo es mostrar la verdadera África.

Naciste en Durban, un lugar muy especial para España, ya que allí se quedó la selección de futbol cuando ganó el Mundial. ¿Cómo es tu relación con España?

Aunque es cierto que nací en Durban, lo cierto es que no crecí allí. Nos mudamos cuando tenía ocho años a un pueblo más pequeño llamado Mthatha. Pero Durban siempre ha sido mi casa, mis padres viven allí ahora y siempre voy a visitarles. Lo que no sabía es que había esa conexión con España… No sabía que se habían quedado allí para el mundial. Pero, en cualquier caso, ¡me encanta España! Mi primer bolo internacional fue aquí, toqué en Barcelona, y fue la primera vez que me tocaba viajar tan lejos a mí solo a un país extranjero. Eso siempre va a quedar en mi memoria, porque me expuso a un mundo completamente diferente, y desde entonces nunca he mirado atrás. España tiene un lugar muy especial en mi corazón. Ahora vivo en Ibiza durante el verano, ya que tengo mi residencia aquí y España me lo ha dado todo, por lo que mis lazos personales son fuertes.

Además de tu residencia en HÏ, este año tocas en Paraiso Festival, en Madrid. ¿Cómo es tu relación con la ciudad?

Lo cierto es que no he tocado mucho en la ciudad, en Barcelona sí. Realmente tengo ganas de volver a Madrid, esta será mi tercera vez, creo, y las dos anteriores fueron realmente geniales. Y también es la primera vez que toco en un festival en la ciudad. Recuerdo haber tocado en Portugal, ahora no me acuerdo de la ciudad, pero era al lado de la frontera con España, y hubo gente que vino por carretera desde Madrid solo para verme tocar, porque les gustaba mucho mi música. ¡Así que tengo muchas ganas de volver para el Paraiso Festival!

Y luego irás a Sónar Festival, una vez más, para la celebración de su 25 aniversario. ¿Qué tan importante ha sido Sónar en tu carrera?

Sónar es muy importante porque, como te decía antes, fue el primer lugar que me invitó a tocar fuera de Sudáfrica. Me invitó Red Bull, para su escenario y me dieron el set de cierre, por lo que mi primer bolo internacional fue bastante importante. Red Bull ha hecho tanto por mi carrera, siempre han creído en mí, desde el principio. Esto fue como en 2005, si no me equivoco…

Acabas de publicar una interesante y especial compilación para ellos. ¿Cómo confeccionas este tipo de trabajos? ¿Qué tenías en mente a la hora de componerla?

Estoy muy emocionado con esto… Sentí que era muy importante crear este mix con la idea de que fuese con motivo del aniversario, pero también que mostrase el estado actual de la música house sudafricana, para mostrar el gran nivel que tiene comparado con lo que se produce fuera. A pesar de que son chavales muy jóvenes con muy pocas herramientas en el estudio – poco más que un ordenador – sentí que sería muy positivo para ellos y sus carreras que sus nombres aparecieran acreditados en un mix tan prolífico y para que la gente pudiera ponerles nombres y caras. Estoy muy contento con el resultado y hemos estado recibiendo gran feedback sobre él.

Y este año cumples dos con la residencia en HÏ Ibiza. Te queríamos preguntar, ¿cómo surgió esta colaboración? ¿Quién dio el primer paso?

La residencia en HÏ es, sin duda, una de las cosas más destacadas que me han pasado. Fue el club el que se nos acercó, incluso antes de que se terminara la remodelación, ya que estaban planificando los line-ups para la temporada de apertura. Decidieron darnos la noche de los sábados, que es sumamente especial. La primera temporada ha sido una de las cosas más grandes que me han pasado y la segunda tiene pinta de ser todavía más grande.

Eres el primer africano en ser titular de una residencia en las discotecas de la isla, y con ello has traído ya a varios artistas muy interesantes de tu país, como Culoe De Song, Da Capo, Enoo Napa, Themba, Black Motion. ¿A quién más deberíamos estar siguiendo de tu país?

¡Hay tanto talento de mi país! Uno de los chicos que vamos a traer se llama Jullian Gomes; luego hay un chico del que he puesto cuatro canciones en la compilación para Sónar, su nombre es Argento Dust. El hecho de que tenga cuatro temas en ese trabajo demuestra el talento que tiene y su versatilidad. Y no solo él, la mayoría de productores de ese álbum. Gente que eventualmente me gustaría traer, para que puedan demostrar su talento. Estoy intentando, por todos los medios, hacer un buen trabajo y no solo traer a gente sudafricana por el mero hecho de serlo, sino que tengan un talento indiscutible y que encajen con lo que estamos haciendo, que rompan barreras. Con los años me gustaría traer a cualquiera que se merezca un lugar, no solo a africanos. Seguiremos creando una plataforma visible para esos talentos.

Hemos visto el artwork de esta temporada en HÏ y ¡nos dejó sin palabras! ¡Es tan bonito! Grita África por todos sus poros, en la forma más elegante y hermosa posible. ¿Quién lo hizo?
¡Sí, es genial! ¡Estamos encantados! Lo gracioso de esto es que el artista es estadounidense, su nombre es Manzel Bowman y su trabajo es impresionante. Encaja tan bien con nuestra fiesta y todo lo que hemos hecho. Empezamos a trabajar juntos para Apolo, también Coachella… Él realmente se merece este tipo de plataforma, por su talento. Y gracias a su visión la música y el artwork se convierten en una sola entidad.

Nos recordó un poco a la estética de la película Black Panther, de Marvel. ¿La has visto? ¿Te gustó? ¿Qué piensas del fenómeno generado a su alrededor?

¡Sí! He visto la peli de Black Panther y me encanta la forma en la que rinde tributo a África y toda la narrativa es la misma que hemos querido comunicar con nuestra música. Como te decía antes, se tiene una idea de que la música africana es primitiva, y la idea de que África esté por delante me encanta. Me gusta todo de la película, excepto el hecho de que – SPOILERS – un primo mata al otro al final (risas). Aunque lo cierto es que refleja bastante bien el odio que tienen algunos negros por otros. Desearía que el final fuese diferente y más positivo. Pero la historia estaba muy bien contada, reflejaba a África de una manera completamente diferente, que yo personalmente siempre he pensado que la gente debería de haber visto en el pasado.

¿Qué se siente ser un auténtico referente y modelo a seguir para las generaciones más jóvenes de tu país?

Se siente bien ser una fuente de inspiración, siempre que la gente entienda que no puedes tomarlo todo solo de una persona. Todos somos humanos y algunas personas tienden a olvidar eso y lo quieren tomar todo de ti. No me importa ser la inspiración de los jóvenes, si ellos entienden eso. Fuera de la música soy humano, soy padre, soy marido, y sigo creciendo como persona. Crezco como músico, pero también como ser humano. Pero sí, me gusta decirle a la gente que no se rinda y persiga sus sueños y den la mejor versión de ellos mismos, y que intenten entender la dinámica de cómo funciona la industria.

¿Qué más tienes preparado este año, especialmente después del final de la temporada de Ibiza?

Estamos planeando hacer un gran show en Londres, en cuanto a la producción va a ser algo muy grande. Todavía no sé cómo lo vamos a hacer, pero seguro va a ser algo grande, con actuaciones en directo, vocalistas que canten, bandas… Ese es el plan, vamos a intentar hacer nosotros mismos los bookings pero al mismo tenemos una historia musical que contar. También estamos planeando uno en Sudáfrica, que pueda grabar en directo.

¡Muchísimas gracias por tu tiempo, Nathi!

¡A vosotros!

* Extraído de DJ Mag Es 089