Desparrame en Viladecans

Autor: Eric Moreno
Fotos: elrow

Es bien sabido en la industria que para que elrow reviente una fiesta, hace falta más bien poco. La promotora barcelonesa se ha convertido en una fuerza de la naturaleza que consigue convertir en oro todo lo que toca.

Cada una de sus propuestas, cada cual más extravagante y festiva, consigue hacer sold-out sin importar quiénes sean los artistas invitados, semana a semana y en cualquier lugar del mundo.

Este puente de La Constitución, la marca tenía preparados varios eventos en nuestro país – y alguno fuera – y, como uno disfruta más en casa que en ningún sitio, decidimos sumergirnos en una de las propuestas más interesantes que hemos visto hasta la fecha en su roster de conceptos: Chinese Rowyear.

Para la ocasión, el pasado 8 de diciembre, la casa grande de elrow, en Viladecans, se transformó en una auténtica celebración temática, en la que – como siempre – no faltó el confeti, los hinchables, la extravagancia de sus performers y, lo más importante, toneladas de buen rollo.

Con un line up con cuatro artistazos como reclamo principal, nuestro día empezaba con una de las sesiones que más nos apetecía ver: Anabel Sigel. La artista canaria, flamante ganadora de Burn Residency es un prodigio precoz a los platos. La energía que desprende inunda la pista de baile en cuestión de minutos.

A pesar de haber empezado a una hora no demasiado benévola, por la afluencia de público, varios cientos de personas nos congregamos para disfrutar de la selección festiva, bailable y contundente de Anabel, que ha demostrado en muy poco tiempo que es uno de los nombres a tener en cuenta este próximo año.

Después de su actuación llegaba el turno de uno de los favoritos del público: Santé, amo y señor de Avotre, llegaba a la cabina de la Main Room para deleitar al público con su particular firma sonora.

Sin casarse con ningún estilo y con una sesión hecha para bailar, Santé no dejó títere con cabeza ni raver sin dolor de piernas gracias a su selección y su carisma tras los platos. Más de uno podría tomar ejemplo del selector alemán…

Mientras Santé dejaba paso a Mario Biani, nosotros fuimos a ver a uno de los grandes reclamos del día: Cuartero. El artista malagueño, poco a poco, ha conseguido afianzarse como uno de los favoritos del público, algo nada fácil con la maldición que pesa sobre los artistas españoles de no ser profetas en su tierra.

Está claro que Cuartero no entiende de clichés y demostró en elrow porqué es uno de los mejor valorados y más queridos por el público de la sesión.

Le siguió la sesión de Melé que, aunque hizo bailar al público con su particular marca de tech house, desde luego no fue uno de los que más emocionó a un servidor, con una sesión bastante plana y monótona. Está claro que hay géneros que se están agotando y pronto habrá que plantearse las cosas muy seriamente: renovarse o morir.

Para el cierre de este Chinese Rowyear nos quedamos en la Terrace para ver a uno de los residentes de elrow que mayor proyección y éxito ha cosechado en los últimos años: De La Swing.

El madrileño, afincado desde hace años en Barcelona y gestor de elrow Music es uno de los “chicos de la casa” que mejor conoce a su público y, con esto en mente, se marcó una sesión de cierre memorable que puso la guinda a un día realmente intenso y genial, como solo elrow lo puede hacer.

Aún quedan varias citas con elrow – dentro y fuera de Barcelona – en lo que queda de año. Si tenéis la oportunidad, no os lo penséis. elrow es, sin duda, un caso aparte…

+info y entradas: www.elrow.es