Nachtbraker nos trae una de sus recetas preferidas, Parmigiana di melanaza

Cortad las berenjenas en rodajas largas y finas. Hay que ponerles sal por encima durante una media hora y reservar en un plato con toallitas absorbentes. Tienen que estar lo más secas posible. Después de eso, lavad la sal en un poco de agua fría y secadlas con papel absorbente. Poned el aceite de girasol en una sartén grande y rebozad las berenjenas en huevo y harina haciendo rollitos. Freíd las berenjenas rebozadas en la sartén hasta que estén doradas, tienen que estar crujientes. Mientras tanto, podéis ir cocinando la salsa.

Freíd la cebolla con un poco de aceite de oliva, añadid el tomate triturado y dejadlo un poco a fuego medio. Añadid los tomates pelados y cocinadlo durante unos minutos. Añadid pimienta, sal y vinagre balsámico al gusto. Aseguraos que la mozzarella está tan seca como sea posible, incluso exprimidla para extraer la humedad restante.

Poned una capa de salsa de tomate en el fondo de un recipiente para horno, añadid una capa de mozzarella, albahaca fresca y queso parmesano. Poned las berenjenas y repetid hasta que no os queden más. Cubrid todo con la salsa de tomate y más parmesano, ponedlo en el horno durante 30-40 minutos a 180º y, una vez terminado, servid con albahaca fresca por encima.

Sin duda, la parmigiana di melanaza es una de mis recetas favoritas. Incluso le puse ese nombre a uno de mis últimos EPs en honor a este delicioso plato. La mejor parmigiana que he comido fue en el sur de Italia. Pinchaba en el Somewhere Festival, con Kerri Chandler, y me quedé un par más de días para disfrutar de la comida – ¡me pedí parmigiana todos los días! (risas) –. Cuando volví a casa, hice ese track y decidí darle el nombre de ese plato que tanto me había inspirado.

* Extraído de DJ Mag ES 100