Y la siberiana responde en su Facebook.

Sorpresa mayúscula la de Nina Kraviz ante las críticas por sus cuatro horas de cierre en una fiesta en la playa en la ciudad australiana de Melbourne celebrada el pasado sábado y donde compartía cartel con Marcel Dettmann o Bjarki entre otros. La siberiana actuó ante unas 4.000 personas y parece ser que a un sector de de sus asistentes no les gustó lo que ofreció la artista saliendo a la luz un descontento por no cumplir las expectativas de un supuesto sonido «Techno» que debería ser un set de Kraviz. Incluso hubo voces que pedían la devolución del importe de la entrada.

De todo ello nos enteramos porque ha sido la propia Nina Kraviz la que ha decidido exponer su punto de vista, y defender su trabajo, en su página de Facebook con un larguísimo post donde explica con detalles el devenir de esa sesión en particular. Nombres de temas, velocidades a las que los puso, los diferentes trayectos del sesión etc…

Ella siempre ha sido una Dj ecléctica y reconoce que nunca prepara sus sets, sino que pincha lo que siente en ese momento para elaborar una narrativa coherente a la situación más allá del significado que cada uno le de a la palabra Techno, y ella a través de la experiencia tiene el suyo propio. También reconoce que fue una ocasión en la que se sintió cómoda para atreverse a pinchar una serie de temas algo más salvajes a sus velocidades normales sin temor a ser incomprendida. O eso pensaba a tenor de las quejas que después recibió.

Su reflexión se cierra poniendo un ejemplo como es su admirado Laurent Garnier y su capacidad de conexión con la música, más allá de un estilo en concreto.

Aquí dejamos el escrito entero. https://www.facebook.com/NinaKravizMusic/photos/a.254445701237029.82440.192110944137172/1457472424267678/?type=3&theater

Recordamos que Kraviz es noticia porque es la próxima encargada de firmar el nuevo recopilatorio de fabric en la que precisamente hay mucha variedad de sonidos Ambient, IDM y Techno.