Electrónica de escucha en Zapadores, Madrid

Autora: Helena Bricio

El pasado 21 de septiembre pudimos asistir a la primera edición de CALMA 00, un proyecto original llevado a cabo por a_mal_gam_a, Alfonso Pomeda y Vrika, quienes cuentan ya con una amplia experiencia en lo que a electrónica de escucha se refiere. Hemos podido asistir a sesiones como la que llevaron a cabo el pasado mes de marzo en La Casa Encendida, en la que la influyente y pionera compositora Beatriz Ferreyra fue la invitada de excepción.

Una cita comprometida con la escucha activa y la creación sonora que aleja la música y producción electrónica de los entornos relacionados con la noche y los clubs. Además, a_mal_gam_a realizan cada jueves las sesiones de escucha Avalovara, que ya tienen una reputación en la ciudad y que ahora se pueden seguir disfrutando en la mítica sala El perro de la parte de atrás del coche.

CALMA 00 se presentaba como el primero de una serie de encuentros diurnos al aire libre dedicados a la electrónica de escucha en el espacio alternativo Zapadores. Ubicado en el antiguo cuartel del ejército de Fuencarral, en Madrid, Zapadores, Ciudad del Arte es una sede perteneciente al museo La Neomudéjar; un museo para la vanguardia que busca crear un espacio de reflexión, y que apuesta por las nuevas voces y formas del arte. CALMA 00 se desarrollaría en el patio interior del museo, pero debido al mal pronóstico por lluvias, el encuentro se tuvo que trasladar a una sala cubierta dentro del propio museo.

Desde las 12 de la mañana hasta las 23:00, nos adentramos en la cámara de escucha, un espacio creado para la escucha, en calma, de los sets y directos que había programados, acompañados de audiovisuales y proyecciones. Además, dentro del recinto de Zapadores también hubo espacio para la restauración y bebidas para quien necesitase reponer fuerzas.

Para esta primera edición, el cartel se compuso por los directos de Clara Brea, Qestion y RVD así como las sesiones enfocadas a la escucha de Damaru, Josephine, Milo y Refracted. Música alejada de los circuitos comerciales en un espacio con un aforo reducido a 200 personas que colgó el cartel de Sold Out el mismo día del evento. Un cuartel militar que fue testigo de una banda sonora con una gran carga experimental y ambiental en un entorno nada habitual en la capital.

El nuboso día lo abrió el set de Josephine, la mitad de a_mal_gam_a y productor de proyectos y eventos alternativos relacionados con la música electrónica, que sirvió como calentamiento para el directo de Clara Brea. La artista madrileña se dedica a la producción musical, compone para obras de teatro y es aficionada a la soldadura modular. Durante su directo, llevó a los asistentes hacia un viaje cuyo eje principal se basó en las grabaciones de campo y los paisajes sonoros sintéticos. Dio paso a Damaru, quien desarrolló un set de dos horas cargado de ambient, jazz espiritual, paisajes sonoros e incluso vocales chamánicas que permitieron a los oyentes continuar el viaje cósmico.

Fue Milo quien a partir de las 17:00 tomó el control de la cámara de escucha, sorprendiendo a los presentes con una sesión que se balanceó entre el ambient, las texturas etéreas y la música horizontal. Un set muy alejado de aquellos a los que nos tiene acostumbrados como residente en Cassete Club, cargados del techno más vanguardista, que dio paso a uno de los más esperados de la cita, Refracted.

El artista mallorquín afincado en Berlín se alejó también de las sesiones enfocadas a la pista de baile y llevó a cabo un set en el que el drone y el ambient nos indujeron hacia un estado de letargo que poco a poco fue aumentando el ritmo y nuestras frecuencias cardíacas para dar paso a Qestion. La mitad de Body Unknown junto a Kwartz, y productor y responsable de los eventos ‘continuo’, dedicados a la vanguardia musical y artística, ofreció el noise más atmosférico de la cita. Un set experimental protagonizado por un sintetizador modular que siguió una línea creciente de percusión orgánica hasta rozar el techno más industrial y rítmico.

La cita la cerraron RVD, es decir, Randoom, Vrika y Discknocked. Un directo que siguió la línea predecesora de techno siendo la actuación más rítmica pero a la que añadieron su toque ambiental con tintes chamánicos. Drones, texturas y sonidos de sintetizador que nos alejaron totalmente del estado de calma en el que habíamos empezado la jornada. CALMA volverá muy pronto a la capital para una nueva cita que no puedes perderte.

CALMA Página Oficial