Autor: Diego Fernández

Viejo conocido de la escena de la capital, Cumhur Jay hace años que decidió soltarse la melena para dar rienda suelta a nuevos proyectos y sonidos.
Dejando de lado un proyecto con el que rozó el cielo con las yemas de los dedos. Desde entonces siempre con la vista puesta en el candelero más vanguardista, nuestro protagonista se deja la piel en eventos como Meta (ahora Metacírculo en el CBA), o en el estudio, donde acaba de apurar la puesta de largo su último largo formato.
Acérrimo a la producción y enamorado de todo el entramado analógico, las próximas líneas deambulan entre sus últimos quehaceres, que incluyen el crecimiento de su propio label, HIGH:Controla o la inminente presentación conjunta de su último álbum y su consecuente live, bajo el ´titulo de ‘Dialekt’.

De origen turco, criado en UK pero asentado en la capital ¿Por qué elegiste Madrid como base de operaciones?

Llevo viviendo en Madrid unos 10 años más o menos, creo que si la comparas con otras ciudades, Madrid tiene mucho más que decir. Aquí me siento como en casa y creo que esa comodidad influye mucho a nivel creativo.

Se te ha visto por sesiones y proyectos de aquí y de allá pero pareces estar ahora centrado en Metacírculo, donde presentarás tu live (Dialekt). ¿Qué similitudes o diferencias habrá respecto al anterior que pudimos ver en LCE? ¿Cómo es el set up y será el live fiel reflejo del disco o al revés, mucho más improvisado?

Mi live refleja la manera que tengo de trabajar en el estudio. Éste no es cien por cien fiel al disco, de hecho solo hay 3 tracks del nuevo álbum. Es más un rollo jam, cogiendo una dirección anónima con el público, desarrollando y llevando de un punto a otro la energía de la pista. En ese sentido es mucho más dinámico que el primer live de LCE, tiene un comportamiento diferente y es cruel… Tocando así muchos estilos como el trance, techno industrial, electro…. Al ser en Madrid me puedo permitir montar un set up más completo y crear un mini estudio en el CBA.

Hablando de Meta, ¿cómo surge este proyecto? Responde éste a una obligada necesidad de aportar este tipo de eventos en Madrid?

Responde a mi inquietud, junto con la de mi socio Fran Alan, por aportar nuestro grano de arena, nuestra estilo personal de interpretar las sesiones. Ambos queríamos intentar salirnos de los parámetros que rigen los clubes convencionales e intentar hacer algo en un espacio disruptivo y que no tuviese habitualmente música electrónica, y por eso fuimos a hablar con el Círculo de Bellas Artes y surgió Metacírculo.

¿Cuál sería la velada y line up perfecto para una noche en Metacírculo?

Creo que cada evento tiene su armonía y me costaría confeccionar un line up perfecto, cada edición cuenta una historia y tiene una línea música marcada. ¿A quién me gustaría ver en META? A artistas como Laurent Garnier, Clark o Aphex Twin…. Creo que es cuestión de tiempo, a ver hasta dónde llega la aventura.

Vuelves con nuevo largo bajo el brazo. Parece que le has pillado el gustillo al LP; ¿Lo prefieres antes que los singles o EPs, de los que no parece que publiques tantos? ¿Te expresas mejor con el largo formato?

Me gustan los discursos largos, no me siento cómodo sacando singles y singles sin que tengan relación entre ellos mismos. Me gusta intentar contar siempre algo como si de una banda sonora se tratase, y para poder desarrollarlo necesitas tiempo y un discurso bien armonizado.

¿Qué progresión sonora destacarías respecto a ‘Dyschronometria’? Veo que varios cortes se asemejan mucho (como ‘On & On’ y ‘Carrefour’ respectivamente) por los sintes y las basslines tan marcadas…

Este disco nuevo tiene más electrónica que el anterior, intentado mezclar muchos géneros. Me refiero a que a nivel producción, se pueden encontrar en este disco nuevo más elementos tranceros o IDM.  Son 14 tracks que van de menos a más creando espacios y viajes. No suelo escribir tracks alegres, es un disco bastante melancólico y bipolar.

En nuestra charla anterior hace casi 2 años, nos decías que te habían sobrado 30 y tantos temas. ¿Has reutilizado alguno o algún elemento o estructura de alguno para este nuevo LP? ¿Qué hay de este trabajo, también has desechado mucho contenido?

Todo el disco nuevo es una selección de mis trabajos posteriores al disco ‘Dyschronometria’. Como te contaba antes, es un trabajo constante y permanentemente salen cosas del horno después de haber decidido yo que hago con ellos… Creo que hay unos 300 tracks en mi disco duro sin publicar y no sé que habría que hacer con ellos.

Con eso de enfrentarte al segundo largo, ¿Has sentido algún tipo de presión, por parte de público, sello o contigo mismo? ¿Cuál ha sido la mayor dificultad esta vez?

Creo que hay que forzar tus propios límites y salir de tu zona de confort. Hay que intentar olvidar tus conocimientos y tus costumbres y volver al estudio vacío, porque es importante. Cuando hablamos de nivel de creación, la manera de trabajar y las costumbres básicas nos estancan y nos limitan, por eso muy importante romper estas barreras. Es una competición contigo mismo, por eso hay que vaciar la mente, la idea es intentar ver las cosas desde otros ángulos, por eso hay que salir de zona de confort. En otras palabras, la zona de confort mata la creatividad. En mi caso, para poder salir de mi zona de confort también tenía que ganar unas cuantas batallas conmigo mismo.

Que hablando de sellos, ¿entiendo que vuelves confiar en Subterfuge para publicarlo? ¿Por qué no a través de High:Controla, que por cierto, qué tiene preparado?

De publicarlo o no en Subterfuge, no tenía ninguna duda, sobran palabras para definir su lugar en el escenario nacional.

Por su parte, quiero llevar el sonido de High:Controla hacia terrenos más bailables y “Dj use only”. El día 15 de marzo sale un EP muy electro de “El Programador” un nuevo aka totalmente analógico, con el remix de Jonathan Kusuma. Y Odd Oswald toma el mando para firmar el siguiente lanzamiento, muy orgánico y oscuro, y que saldrá a finales de abril.

¿Qué hay de tu workflow con el trabajo? ¿Cuánto te ha costado y cuánto tiempo has invertido hasta el resultado final?

Es un trabajo constante, estoy viviendo casi en el estudio, investigando, montando, desmontando modulares, probando cosas e instrumentos nuevos… Es como un taller; al final es un trabajo full time. No me aburro ni me canso de estar allí. Para mí, el estudio es un lugar en el que escapar de la realidad y estar metido dentro  de mi mundo construido por y para mí.

En tu caso, ¿cuándo sabes que un álbum está acabado?

En mi caso, ya como artista, lo sé cuando ya tengo una idea concreta, una historia que contar con inicio y final. Me gusta mucho imaginar espacios, lugares y viajar en este mundo artificial que he construido en mi cabeza. Una vez después de imaginarlo, cuando despiertas, ya sabes que has acabado.

Así como con ‘Dyschronometria’ aludías a los periodos en los que perdías la noción del tiempo en tu estudio, ¿con Dialekt, aludes a algo? ¿Por qué Dialekt como título?

En ‘Dialekt’ se habla sobre un establecimiento, como un tono o mejor dicho, como un sonido concreto para a través de él, construir su propio dialecto y poder ser identificado con este tono/sonido. Al final, la palabra “dialekt” es sinónimo a la variedad de una lengua que se habla en un determinado territorio, para poder ser identificada.

Pareces no ser muy fan de las colaboraciones, pero he visto que sí tiras de una, con Pang, en ‘Carrefour’. ¿Quién ha hecho qué en el track? ¿Cuál ha sido su aporte?

No suelo hacer colaboraciones ni me gusta trabajar con vocalistas pero en este caso, Pang Lozano es un amigo mío y guitarrista. Decidimos comprar una guitarra muy barata del Carrefour y escribimos este single.

Ya asentado en la capital, ¿cómo ves Madrid, musicalmente hablando? ¿Has pensado en volver en algún momento a Reino Unido? Pregunto esto porque hace poco hablábamos con Pépe y nos decía que se había tenido que marchar a Brighton porque no encontraba espacio para su sonido en España, permitiéndole esto aprender a tomar prestadas ciertas características estéticas de otros géneros…

Yo me alimento de la sociedad en la que vivo, no me influye mucho estar en diferentes lugares. Para mí, el modo de creación es una escapada de la realidad y meterme en mi mundillo, montado por mi, con sintes, sonidos y ruidos; mi mini mundo, creado por mí y dirigido por mí. Musicalmente, Madrid aporta grandes espectáculos y cada semana pasan cosas interesantes pero para mí no es lo más importante para llevar a cabo el proceso de creación musical. A mi me gusta Madrid y cómo es su gente, me alimento de ellos para crear.

Y por último, con nuevo live en el horno, nuevo trabajo bajo el brazo y Metacírculo entre manos, ¿qué mas podemos esperar de Cumhur Jay durante este 2018?

Quiero dar más visibilidad al live que estoy desarrollando, me gustaría estar incómodo con lo que estoy haciendo, autocrearme estrés y espabilar. Con el live creo que me falta todavía mucho camino que recorrer, por eso me gustaría tirar por ahí un tiempo, aunque los Dj sets siempre son divertidos. Con éstos últimos se marca tu conocimiento musical y la capacidad de leer el público.

* Extraído de Dj Mag Es 087