Vivimos deprisa en una sociedad que está en constante cambio, y con el cambio vienen las nuevas formas de relacionarse.

Autor: In-white by S

Qué difícil es escribir en una página en blanco, qué difícil es afrontar nuevos retos, tirarse a la piscina y superarse. Ahí es donde reside la adrenalina. Vivimos deprisa en una sociedad que está en constante cambio, y con el cambio vienen las nuevas formas de relacionarse. Siglo 21, siglo de la generación de la tecnología donde más de uno no podríamos vivir sin nuestro smartphone, ordenador, redes sociales…

Con la primera frase, comenzaba diciendo lo difícil que resulta enfrentarse a una página en blanco, pero ¿y si esa página en blanco resulta ser un canal para relacionarse y encontrar pareja? Son muchas las aplicaciones que tenemos a nuestro alcance, totalmente gratuitas para conocer a nuevas personas. Tinder, Grindr, Badoo, Lovoo, happn…y detrás de ellas personas que aún no han encontrado a su persona y piensan que es la forma ideal de conseguirlo. Pero, ¿si tanto nos cuesta enfrentarnos a una página en blanco que deparará el futuro a las relaciones cara a cara? ¿Se está perdiendo esa magia? ¿O es que se está llegando a una nueva fórmula?

Además de aplicaciones para ligar, el resto de redes sociales con sus apartados de “mensaje directo” también se usan para este fin. Hemos llegado al punto en el que Instagram también es una aplicación para darse a conocer “de otras maneras” además de ser un escaparate para los negocios y marcas, profesional o personal, resulta ser una vía más de ligoteo. Más miedo da que incluso LinkedIN también lo usen algunos con ese fin…

Con esto, se me viene a la cabeza la famosa leyenda japonesa del Hilo Rojo: “Un hilo rojo invisible conecta a aquellos que están destinados a encontrarse, sin importar tiempo, lugar o circunstancias. El hilo rojo se puede estirar, contraer o enredar, pero nunca romper”. Esta milenaria leyenda intenta explicar las conexiones entre las llamadas almas gemelas, ya que se supone que todos tenemos una.

Si esta leyenda fuera cierta, nuestro índice de oportunidad es mucho más alto de encontrarlo a través de todos los canales que hoy en día tenemos a nuestra disposición, sin esperar a una fiesta, a la presentación de un conocido, en el súper, paseando al perro… Vivimos deprisa y también queremos conocernos rápido. Ya no tenemos tiempo de esperar y las aplicaciones lo ponen fácil con su inmediatez.

A día de hoy las marcas buscan este valor diferencial. La puesta en escena cambia, ya no se da tanta importancia al producto y el asistente es el protagonista. Jugar con los sentimientos de la gente para crearles una necesidad, para que experimenten de forma inconsciente y se les cree una necesidad. Para ello son muchas las herramientas que hoy en día se utilizan para que el branding cale por dentro. ¿La mejor fórmula? Las relaciones sociales, las experiencias en eventos, el “face to face”.

Un buen ejemplo de ello serían las experiencias que se viven en Umamii (evento de música electrónica) donde ya no solo el DJ es el importante de cada fecha, es las experiencias y momentos que se generan durante todo el transcurso de la performance a través de diferentes acciones “cara a cara”, con los asistentes que les hace llegar a un estado pleno de felicidad y éxtasis.

Según EFE/Cadena Ser, hace poco más de 10 años, Microsoft demostró la teoría de los “seis grados de separación”. Esta leyenda urbana dice que todos estamos conectados con cualquier individuo del mundo por poco más de seis grados de separación. Microsoft usó datos del año 2006 basándose en que esto se cumplía solo por el simple hecho de que, si dos personas intercambiaban un solo mensaje, ya se conocían.

Recogieron más de 30.000 conversaciones electrónicas de entre 180 millones de usuarios de su servicio de Messenger. Los responsables del proyecto concluyeron que cualquier persona estaba conectada por una media de 6,6 eslabones y, en algunos, casos esto se prolongaba casi hasta los 30.

Por eso, son este tipo de aplicaciones las que refuerzan los comportamientos sociales, y si se juega a favor de una activación, los resultados están asegurados.

* Extraído de DJ Mag ES 96