Electrónica Mutante

Autor: Clap Clap

El dúo de Mainz Teenage Mutants –Christian y Pascal- inspiran su sonido en las bestias que nos empujan a pisar la pista de baile. Electrónica galopante de tintes pop y techno. Y no precisamente por ese orden. Este año por fin se decidieron a debutar con álbum. El titulado “In Search of the End”, publicado en dos tandas por la escudería alemana Stil vor Talent. Estos muchachos tan aperturistas y divertidos ya habían plantado semillas antes en sellos como Octopus, Suara, Set About, Kittball o Noir Music.

Han sido constantemente respaldados por gente como Amelie Lens o Pan-pot, así como eso tan cruciales como son los charts. Han copado en varias ocasiones las primeras posiciones, sobretodo de techno con acento oscuro pero siempre groovy. Aprovechamos un momento en el que los tenemos tranquilos en casa, y no deambulando por sitios como Bangkok, Singapur, Yakarta, Melbourne, Abu Dabi, Tulum o Brasilia para chismorrear con ellos.

¿Desde cuándo lleváis juntos pinchando y componiendo? Mejor aún, ¿Cómo os conocisteis y surgió la idea de formar esta pareja artística ahora conocida como Teenage Mutants?

(Pascal): Esto a veces me cuesta recordarlo bien. Con exactitud, imposible. Pero juraría que comenzamos a conectar harán unos 15 años. De hecho ya nos conocíamos de antes. Dimos en la diana desde luego, pues irrumpimos en la escena de Mainz en la hora y en el momento justos. Antes de meternos en cabina o nada parecido, solíamos frecuentar los mismos sitios y compartíamos el mismo círculo de amigos.

Lo cual fue maravilloso. Si os mata la curiosidad por saber quién de los dos fue el primero en pinchar cara al público, y esto ya en plan serio, fuimos los dos a la vez. En un mismo evento. Fue a partir de esa noche cuando siempre que nos veíamos hablábamos de cómo de chulo sería formar un dúo y luego continuar con todo esto pero ampliando lo máximo posible el escenario, con las miras puestas a nivel internacional. Aquel bolo fue el punto de partida de todo lo que hemos logrado luego con el tiempo ¡El inicio en serio de Teenage Mutants!

Sería fantástico descubrir algunos instantes primordiales de vuestro viaje musical, desde esos primeros días hasta hoy. Curiosidad sobre todo por saber por qué escenas o sonidos os habéis decantado normalmente…

(Christian): El tiempo ha corrido veloz, y con él, hemos experimentado muchas vivencias, ha sido sin duda un estupendo viaje. Al principio de todo nos animamos con música electro y rave house. Éramos unos pirrados del sonido francés, de los artistas que lo representaban. En aquel momento no eran tan populares en Europa. Nosotros apostábamos por ese tipo de sonido publicando en sellos que no estaban mal, pero que tampoco tuvieron mucho bombo y por consiguiente los bolos eran más bien escasos… La frustración fue enorme.

Nuestro sueño comenzaba a esfumarse con el devenir de los días. A su vez empezó a ser complicado pagar el alquiler y todo lo demás sin apenas tener cerradas sesiones. Fue ese el momento en el que decidimos separarnos. Si, cada uno tiró para un lado. Yo lo hice usando el nombre que creamos, y hacía soniquetes más deep house e indie dance. Creo que el proyecto Teenage Mutants fue crucial en el desarrollo de esa escena durante los años 2013-2014. Fue en 2016 cuando yo me empecé a volcar e interesar mucho más por el techno, al mismo tiempo que re-conecté de nuevo con Paco (Pascal).

Ambos decidimos que aquel era un buen momento para reinventarnos y unir fuerzas de nuevo. Y vaya si fue una buena idea. A día de hoy somos de los artistas de techno que mejor funcionan a nivel mundial. Algo de lo que estamos realmente contentos.

A lo tonto nos estamos metiendo en el tramo final del 2019 ¿Cómo de excitante ha sido este año si lo comparamos con los anteriores?

(P): Nos sentimos de maravilla ¡en el aire! Los años anteriores, y hablo sobretodo de estos últimos que te comentaba Chris, desde que nos fusionamos de nuevo, han sido muy pero que muy intensos. No hemos parado quietos. Y este 2019 no está siendo menos. No sabría decir hasta qué punto comparables, pero desde luego no paramos de ‘conquistar’ nuevos territorios y de expandir nuestro trabajo. Es algo estimulante.

Hace pocas semanas lanzasteis vuestro álbum de debut “In Search of the End” en la discográfica alemana Stil vor Talent ¿Cuál ha sido el criterio principal tras este disco y, qué tal se trabaja con un sello el cual es finalmente padre de vuestro primer largo? Eso que teníais en el mercado infinidad de singles y Eps antes…

(C): La principal idea con todo esto era la de crear una historia. Creo que lo expresamos mejor musicalmente en el disco, pero intento explicarme. El principal concepto ha sido ‘la tragedia del fin’. El final puede ser cualquier cosa que signifique eso mismo para cada uno. Da lo mismo de qué tipo de desenlace se trate. Sabedores que nos enfrentaríamos a los oídos de personas muy distintas, con pensamientos muy dispares, nos decidimos por explayarnos musicalmente abriéndonos musicalmente a un montón de influencias.

Si has escuchado el LP te darás cuenta de esto muy rápidamente y a lo largo de sus catorce cortes. Luego, trabajar con Stil vor Talent ha sido todo un lujo. Son gente muy íntegra, aceptaron sin rechistar todo este plan. Después saben muy bien lo que hacen y porqué lo hacen. Otro punto importante. En todo momento quisimos crear canciones que encajasen muy bien en la pista de baile de muchos clubes, en ningún momento material para ponerse en la radio.

Se podría considerar que la familia Stil vor Talent es como vuestra segunda casa, ¿estoy en lo cierto?

(P): Por supuesto que sí. Pasamos con ellos momentos hermosísimos. Vivencias tanto físicas como emocionales. Es algo que tenemos siempre muy presente en nuestra cabeza. Luego está claro que muchas de estas aventuras y desventuras quedarán entre nosotros y la familia que compone el núcleo de SVT, ya os gustaría ya, pero no vamos a soltar prenda. Muchos de esos momentos son inconfesables (risas)

Ah, os he visto infinidad de veces de excursión y de parranda con Komet Bernhard, toda una leyenda de la noche berlinesa ¿Cómo le conocisteis, un ser que pese a su edad es todo un arsenal de luz y vibraciones positivas?

(C): Yo tuve la suerte de conocer a Komet en el Suicide Club de Berlín. Esto, en 2015. Curiosamente había visto un documental sobre él unos días antes. Fue entonces cuando me di cuenta que éramos de la misma ciudad, ya sabéis, Mainz. Por lo que decidí acercarme a él y ni corto ni perezoso decirle “eh, que yo también soy de Mainz”. Tan sencillo y natural como eso. Fue desde aquel mismo instante que nuestra amistad surgió, y no ha parado de crecer y mantenerse hasta ahora.

Para mí él es parte de mi energía, de mi inspiración, mi abuelo adoptivo, y por supuesto mí amigo. Él acostumbra a acompañarnos por muchas de las actuaciones que tenemos por todo el mundo… Komet será siempre un ser impresionante.

Volviendo al álbum y a eso que esgrimía que antes de dar este paso habéis publicado mogollón de releases… ¿Por qué ahora y no antes? También, ¿eso de dividirlo en dos lanzamientos de 7 canciones cada uno?

(P): Lo cierto es que la idea de desarrollar un álbum siempre estuvo sobre la mesa. Pero era en cierto modo vaga, la motivación no estaba al mismo nivel. El año 2017 fue crucial para nosotros al, como decíamos antes, encarar y recalar con nuestra música en la escena techno de un modo bastante significativo. Esa fue la luz que definitivamente iluminó la causa. Así que sin perder mucho más tiempo, en 2018, comenzamos a trabajar en el estudio y desarrollar este álbum que ahora mismo tienes en tus manos. Fue fascinante como las ideas comenzaron a brotar.

Todo eran ganas y más ganas para acometer nuevas canciones que incluir en el disco. Lo de repartir el LP en dos partes fue tan solo para no abrumar de golpe. Preferimos no dar al público un estacazo de 14 pistas de puro sonido ecléctico pero underground. A su vez, intuimos como acertado que todo el mundo lo pudiese digerir con tranquilidad, incluso reflexionar sobre las canciones para así arremeter con más ganas la 2ª parte (risas).

Nos topamos en “In Search of the End” con un más que interesantísimo viaje sonoro donde campan a sus anchas la electrónica, sobre todo la que encara sin cortarse un ápice la pista de baile ¿cuáles serían algunos de esos artistas fetiche que han podido influenciar en un entramado de este calibre?

(C): Es una buena pregunta. Y la respuesta es así de sencilla: nuestra mayor influencia reside siempre en nuestra inclinación por componer canciones de melodías potentes para ser escuchadas a un volumen considerable. Me encantaría, pero sinceramente me resultaría imposible ponerme a nombrar artistas en este preciso momento. De hecho es que pienso no existen unos artistas en especial que hayan provocado inspiración alguna en los temas que hacemos.

Al menos en las producciones de este álbum y las que desarrollamos para otros lanzamientos a día de hoy. Digamos que la mayor inspiración somos nosotros mismos. Si viajamos en el tiempo y nos sumergimos en los nombres de la escena que iluminaron nuestros primeros pasos, es de recibo citar a grandes artistas como Alter Ego, Der Dritte Raum, Format B, Marc Romboy y Oliver Huntemann.

Prestemos la debida atención a todas las colaboraciones con las que cuenta el LP. Desde Alex Stein, a Heerhorst pasando por Sezer Uysal o Metodi Hristov.

(P): Todos ellos son grandes amigos. Al tratarse de algo tan especial, decidimos preguntarles uno por uno si querían formar parte de nuestro primer largo. La respuesta ya te la puedes imaginar… Para muchos podría resultar como algo casi milagroso, y ya no por el hecho de que el trabajo fue en todo momento muy llevadero, sino que además y sin excepción, todos los chicos hicieron su parte en un tiempo record. Con ilusión y con muchísima profesionalidad. Me siendo muy dichoso de tenerlos a todos enfrascados en este episodio de nuestra carrera.

A la hora de sentaros en el estudio a componer ¿Soléis tener algún tipo de ritual o sois más de dejaros llevar según va fluyendo (o no) la inspiración?

(C): Si nos centramos en el álbum, debo decir que procuramos preparar cada track en una única sesión. Queríamos que fluyesen sin más… que viniesen por sí solos mientras trasteábamos con un buen puñado de ideas. Así sucedió en la mayoría de las ocasiones. No voy a engañar a nadie si digo que no siempre fue cien por cien exitoso.

De hecho reconozco que la mayoría de las veces solo surgían movidas que no tenían ni pies de ni cabeza, y otras material genuino y maravilloso. Os parecerá una chorrada, pero solemos trabajar de noche, y justo después de haber visto unos cuantos videos cachondos en YouTube. Es entonces cuando Paco y yo comenzamos en concentrarnos a generar algunos beats, etc.

Una pregunta de rigor, y que seguro nuestros lectores más enganchados con los cacharros y programas querrán saber ya ¿Cuáles son esas piezas tanto analógicas como virtuales que son esenciales en vuestro set up de trabajo?

(C): Trabajamos principalmente con Ableton Live. Esto, desde hace la tira de años. Es nuestro secuenciador talismán. Luego tiramos mucho de VSTs de u-he. Por otro lado, también solemos enchufar, ya que lo tenemos, un sinte analógico como es el Moog. Que también el Access Virus. Nada más y nada menos que todo eso es nuestro cerebro de operaciones.

Soy de los que se fijan muchísimo en los artworks, y el vuestro me ha llamado poderosamente la atención. Hablo por supuesto por esas dos portadas ilustradas elegidas para “In Search of the End” ¿Quién es el artista detrás de estos dibujos en blanco y negro donde se evidencia un enfrentamiento claro entre ‘el bien y el mal’?

(P): Siendo totalmente honesto, no tengo ni pajolera idea de cómo se llama el artista detrás de esta obra, pero sí que se trata de uno de los mejores ilustradores de Berlín. Representa su visión del fin, una representación que a los dos nos fascinó desde que la vimos por primera vez. Se trata además de una pintura que representa a la perfección nuestra música. Que aunque sea muy llevadera para la mayoría, por eso de las melodías, siempre mantiene un pulso dramático. Uno que nosotros denominaríamos como ‘estilo post-apocalíptico’.

He bicheado en la red y comprobado que vuestras fechas para pinchar no paran de crecer. Imagino que no todo es un camino de rosas en esto de estar constantemente de gira, ¿verdad?

(C): No estás para nada desencaminado. En primer lugar, que nadie se lleve a engaño: salir de gira es un trabajo verdaderamente infernal. Bueno, esto a no ser que vueles siempre en un jet privado (risas). Necesitas estar a la hora y en el sitio preciso en todo momento. Viajar de una ciudad, de un país a otro es todo un sacrificio que pone a prueba el aguante humano. Tanto física como mentalmente. Menos mal que siempre tenemos a nuestro equipo de Miracle MGMT (Ainhoa, Fernando, etc.) detrás cubriéndonos las espaldas. Fernando, que es nuestro mánager, y Ainhoa, quien se encarga de la logística, de que se cumpla lo que está en los contratos… en definitiva, de que todas las piezas del puzle encajen. Que también Ersin, nuestro solucionador de problemas interino.

Y esto solo nombrando a unos pocos, porque el equipo es aún mayor, gracias a ellos todo esto es posible, incluso llevar a cabo grandes giras que de otro modo nos partirían por la mitad. Y una experiencia que nos dejase marcados, pues por ejemplo en 2018 mientras actuábamos en el Fusion Festival. Sentimos allí tantísima energía… Jamás percibimos tan basta cantidad de buenas vibraciones, y esto es verdaderamente vital. Era encima una noche crucial para los dos; siempre guardaremos aquel gran recuerdo en nuestra memoria como dúo.

Que me responda en todo momento la parte contraria ¿Con qué cosas no puede vivir cada uno de vosotros?

-Christian no puede vivir sin comida, buena comida.

-Pascal es imposible que dure más de un par de horas sin su iPhone.

Aparte del álbum ¿qué otras cosas deberíamos tener presente a la hora de valorar vuestro tramo final de 2019?

(C): Pues así, a bote pronto, lanzamos un nuevo EP para el sello Terminal M, este vio la luz hace pocas semanas; también hicimos acto de presencia y de hecho vivimos una experiencia inolvidable en la pasada edición del Burning Man. La pillamos con un ansia sin igual y la vivimos a tope, hasta ahí podemos leer…. (risas) También están programadas nuevas giras por los Estados Unidos, Canadá, África, etc. Todo de aquí a finales de 2019 pinta muy bien, pasada esta vorágine de viajes y bolos ya veremos lo que nos trae el año nuevo ¿un nuevo coche quizás? ¡Que buena falta nos hace! Pero bueno, esto no está seguro aún, a no ser que el que tenemos acabe cayéndose a cachitos… que nunca se sabe, porque es más que posible (risas).

* Extraído de DJ Mag ES 106