Lo último que querrían ver algunos DJs es a sus hijos a seguir sus pasos. Para otros, parece que no ha habido otra opción. Hablamos con un amplio elenco de DJs y sus descendientes para oír cómo la segunda generación se ha abierto camino en la escena, independientemente de la ayuda de sus famosos progenitores…

Texto: Dave Jenkins
Traducción: Julia Lozano

La vida es extraña cuando uno de tus padres es DJ. La vida es incluso más extraña cuando uno de tus padres es DJ y decides seguir la profesión de la familia.

Al final, arriesgar una carrera a la sombra de tu exitosa madre o padre, esquivando acusaciones de ghost production y nepotismo a lo largo del camino, no es tan fácil como uno pueda pensar.  Pero es algo que será probable que veamos más a menudo, ya que la música electrónica y la cultura de DJ se ha extendido ahora a otra nueva generación.

Ya hay muchos ejemplos famosos de familias con dos generaciones de DJs. A continuación, os presentamos solo algunas de ellas…

Floorplan (Robert y Lyric Hood)

La primera vez que el pionero del techno de Detroit Robert Hood invitó a su hija Lyric a que mezclara discos con él en una pista a rebosar, fue en el Movement Festival en 2014. Pero no era la primera vez que habían compartido escenario en una rave… Seis años antes, con apenas 12, Lyric tomó el micrófono y presentó a su padre – cabeza de cartel – ante una muchedumbre de decenas de miles en el festival I love Techno, en Bélgica.

“Lyric activó esta energía asombrosa que duró todo el set” recuerda Robert. “Yo lo sentí a otro nivel. Por supuesto, no teníamos idea de que, eventualmente, llegaría a este punto”. Desde ese primer DJ set, a este dúo le han crecido las alas de verdad, y han pasado de pinchar y viajar juntos de tour, a la producción y los directos bajo el alias Floorplan, el cual Robert ha usado en numerosas ocasiones desde el 1996. Juntos compusieron el álbum del año pasado ‘Victorious’, pero fue su LP debut como Floorplan, ‘Paradise’, tres años anterior, el que redirigió a Lyric completamente hacia el techno.

“Ese disco realmente me introdujo en este estilo de música”, explica Lyric que, oportunamente, nació el día del padre. “Sobre todo temas como ‘Never Grow Old’, han tenido verdaderamente un efecto en mí. A pesar de que ha sido parte de mi vida desde siempre, tardé mucho tiempo en que realmente me gustase esta música, hasta el punto de que me encanta y quiero producirla”.

El amor de Lyric por el techno ha sido tan natural y gradual como la asociación creativa que tiene con Robert, pero su interés en trabajar como DJ en realidad surgió de una fuente de inspiración enteramente diferente en la familia Hood: la iglesia. A los 16, su grupo parroquial la animó a hacer DJ sets con el coro y llevar a cabo raves en el gimnasio de la iglesia. Diferentes entradas en el techno, pero una visión compartida: Robert explica cómo él reconoció el espíritu compartido con Lyric a una edad temprana, cuando prestó atención a la manera en la que ella escuchaba música: sin distinciones y simplemente centrándose en qué movía su alma. 15 años después, esa misma estrategia sigue moviendo a Robert como artista, padre y copiloto de Floorplan.

Big Strick y Generation Next.

Para Big Strick y Generation Next, de Detroit, el techno es más familiar que el ser padre e hijo. Strick es también el primo de Omar S. De hecho, el veterano DJ fue mentor de la leyenda del techno a principios de los 90, antes de tomarse un tiempo de descanso de la música para criar a sus hijos.

“Animé a todos mis hijos a que anduvieran toqueteando y aprendieran a usar mi equipo”, ríe Strick, cuyo verdadero nombre es Leonard Strickland, que volvió a la música en 2008 en el sello FXHE de Omar.

No parece que Tre necesitara demasiado empuje; produjo sus primeros cortes en 2012, cuando solo tenía 16 años. Llegando con una calidez, alma y espacio que contrasta con su corta edad, es otro miembro natural de la familia Strickland que a menudo toma la delantera en el estudio con las producciones de Strick & Generation Next. Y si todo va según lo planeado, a Strick y Tre se les unirá otro miembro de la familia Strickland en un futuro cercano. “Planeamos introducir a mi hijo más pequeño a la industria el próximo año, así que estad atentos”, insinúa Strick.

Los Saundersons (Kevin, Dantiez y DaMarii)

“Cuando comencé a hacer música y dije que era lo que iba a hacer para ganarme la vida, la gente me miraba como si estuviera loco”, dice la leyenda del techno de Detroit Kevin Saunderson, al considerar el viejo dilema al que se enfrentan todos los padres; ¿Cómo ayudas a tus hijos a alcanzar sus sueños pero a la vez te aseguras de que permanezcan firmes y realistas? La industria de la música puede ser un lugar volátil e impredecible.

Los Saunderson son la primera familia completa del techno: Ann (esposa de Kevin), cantante, ha puesto voz a algunos de los discos más evocadores del techno (incluyendo ‘Blackwater’ de Octave One y ‘Lie To Me’ de Slam), mientras que dos de los tres hijos de Kevin, DaMarii y Dantiez (quien ahora se encuentra a la cabeza del proyecto más famoso de Kevin, Inner City) lideran la tradición familiar.

“Sabía que papá tenía algo que ver con el techno, pero no fue hasta que salió la canción de Eminem con una vocal que decía ‘Nadie escucha techno’ que pensé ‘Ah, ¿sí? ¿estás seguro?’”, se ríe DaMarii, el hijo mayor de Kevin.

“No quería seguir las trayectorias profesionales habituales: doctor, maestro, tampoco abogado”, explica Dantiez. Cuatro años menor que DaMarii, hizo carrera deportiva durante varios años. “Estuve un poco perdido durante un tiempo, entonces DaMarii comenzó a pinchar. Y pensé: ‘¡Si él va a pinchar, yo también!’.

De girar con su padre y Paul Oakenfold en el tour Area:One en 2001, hasta asistir al primer Movement Festival en su ciudad natal, Detroit, las vidas de Dantiez y DaMarii han estado ligadas al techno desde su nacimiento. Ahora, ambos trabajan en sus propias carreras como solistas y juntos como los Saunderson Brothers, así que, tal vez era solo cuestión de tiempo.

“Estoy muy orgulloso de que una segunda generación de artistas de Detroit venga y nos representen de esta manera”, dice Kevin.

Micky Finn y Logan D

 “Mi papá es Micky Finn, y todos me dijeron que me fuera a la mierda”, sonríe Danny, hijo de Micky, alias Logan D, fundador de Low Down Deep y uno de los nombres más respetados en la nueva generación de bassline y jump-up drum & bass. A los pocos años de estas revelaciones, Logan había cambiado un futuro prometedor en el fútbol por los platos, el jungle y la tradición familiar, iniciando una carrera como DJ que lleva casi 20 años desarrollando.

“Recuerdo que cuando compró Innovation de Kiss FM, yo tenía como 17/18 años y había estado mezclando en mi cobertizo durante años, pero pensaba, ‘¿Por qué no estoy en el escenario principal?”, dice Danny riéndose. Es mucho más fácil ser objeto de escándalos que de elogios, por lo que para que él lo haga debe hacerlo por su propia iniciativa. Eso es algo que he compartido con todos mis hijos. Crecí demasiado rápido, mi infancia me llevó a prisión y a todo tipo de lugares oscuros. He sido bastante abanderado de la causa de que mis hijos no tomen ese camino”.

Con el tiempo que llevan a cuestas y los años que vivió Logan como artista, propietario de sello y DJ, la pareja puede reflexionar sobre la técnica parental de Micky respetando la manera de hacer de los demás. Logan reconoce que el mejor consejo que Micky le ha dado es que no le tomen por tonto. “No me ha enseñado un carajo”, se ríe Finn. Él dirige su propio sello, él tiene lo suyo y lo hace muy bien. En muchos sentidos, él me recuerda dónde estaba yo cuando tenía su edad, pero su actitud es diferente. Fresco, calmado y experto… ¡Definitivamente salió a su madre en eso!”. Pero cuando se trata de mezclar, definitivamente salió a su padre. Ahora, con casi 50 años de experiencia entre los dos, sus sets b2b son una auténtica leyenda del drum & bass.

 

Krafty Kuts y Future Flex

Imagina una infancia en la que te saltes por completo esa siempre cuestionable faceta de escuchar “mierda pop” y vayas directamente al hip hop clásico. Esa es la vida que uno lleva cuando tu padre es un archiconocido DJ y leyenda del hip-hop.

“El pop nunca se estuvo en nuestras vidas,” admite Billy Reeves, alias DJ Future Flex.

“¡Difícilmente iba a pinchar jazz y funk old school!, porque me iban a decir ‘Quita esa mierda de viejos, papá’”, ríe Krafty Kuts. Él impregnó a sus hijos gemelos Billy y Harry de la cultura del break y el sample desde que nacieron, y los llevó de gira a Australia dos veces antes de que cumplieran diez años…
“A esa edad no te pones ni nervioso. Era una locura. ¡El público nos pedía autógrafos! Supongo que es cuando nos dimos cuenta de nuestro padre no tiene un trabajo normal”.

Sin embargo, no es un trabajo en el Billy estuviera interesado hasta que fue mucho mayor y dejó la escuela. En aquel momento Krafty había construido un nuevo estudio en el que tenía un par de CDJ2000s y Billy encontró su sitio allí un día… “¡Pasaba allí más tiempo que yo!”, se ríe Krafty.

Billy reconoce que este fue el mejor consejo que le dio su padre. Martin, como todos los padres DJ, quiere que Billy se gane su propio sitio en la industria, como hizo él. Pero es también consciente de lo diferentes que son las cosas ahora que hace 20 años. “Cuando las cosas despegaban para uno hace muchos años, volabas a diversos países, y venía más gente a verte porque estaban intrigados de quién era este tío raro que venía del Reino Unido. Ahora pueden ver un video de tuyo online y hacerse su opinión sin ni siquiera comprobar cómo lo haces en la vida real”, explica.

Marco V y Thomas Newson

“Desearíamos a veces que la gente no supiera que somos padre e hijo!”, admite Marco V, un artista de larga trayectoria en el tech/trance holandés. “Pero en un momento dado la gente empezó a hablar, así que decidimos difundir la noticia de que él es mi hijo nosotros mismos”.

En lugar de dejar que los medios de comunicación estuvieran fuera de control, Marco y Thomas tomaron el control de la noticia sacando un tema juntos.  Ese tema era fue, nada más y nada menos que el mítico hit de 2014, ‘Jaguar’.“Él me arrastró en el estudio a las 9:00 un lunes por la mañana”, suspira Thomas, quien prefiere trabajar en el estudio después del anochecer. Cuando se lanzó ‘Jaguar’, Thomas ya llevaba más de dos años inmerso en una exitosa carrera como artista. Con 20 años, había estado produciendo durante ya cuatro años, la mitad de los cuales lo hizo en secreto.

“Me impresionó cuánto trabajo puso en aprender su arte sin que me diera cuenta” explica Marco. “Él me había preguntado qué DAW utilizaba, claro, pero me lo tomé como un juego de niños. No me lo tomé para nada en serio. De repente, escuché sus producciones y pensé ‘Ok, quizás ya lo haya conseguido’”.

Y tanto. Después de poco tiempo, Tiësto, Hardwell y Avicii ponían temas de Thomas Newson. ‘Pallaroid’ (lanzado un año antes de que Thomas y Marco ‘salieron del armario’ como padre e hijo) era ya un bombazo y, de hecho, se convirtió en uno de los momentos destacados de Tomorrowland 2013, aún con la etiqueta de ‘track ID desconocido’, antes de que finalmente fuese revelado como de Thomas.

“Sin embargo aún hoy en día me preguntan que qué produzco para Tom”, suspira cansado Marco. “Es una locura. Antes de que la gente supiera que era su padre, no hubieran cuestionado que el track era suyo”.

Esta deriva que comparten y ese sentido de la independencia que mantienen es sin duda la razón por la cual Marco y Thomas funcionan tan bien juntos. “A veces las colaboraciones no fluyen de la forma en que deseas”, explica Marco. Lo mismo pasa pinchando. Siendo ambos capaces de levantar multitudes de más de 10 mil personas individualmente, sus raros DJ sets juntos son legendarios.

* Extraído de Dj Mag Es 084