Null + Void nos habla sobre él y sus herramientas de trabajo.

Autor: Eduardo Pérez Waasdorp

En este primer número de 2018, y tras visitar algunos de los estudios más interesantes de nuestro país durante la segunda mitad de 2017, esta vez nos embarcamos en un viaje hasta Nueva York, para visitar el estudio de Kurt Uenala – alias Null + Void –. Con una dilatada carrera a sus espaldas, no fue hasta el año pasado cuando Kurt finalmente se decidió a publicar su álbum debut, ‘Cryosleep’ (HFN Music). Nos sentamos con Null + Void para que nos haga un tour por su particular laboratorio de ritmos…

¡Hola, Kurt! ¡Gracias por tu tiempo! Empecemos por el principio, ¿qué te hizo meterte en esto de la producción de música electrónica?

Siempre compuse y grabé temas por mi cuenta. Y así fue como aprendí a programar y algo de ingeniería de audio básica, ya que no tenía el dinero para contratar a alguien. Los temas los componía para mí y no para algún proyecto externo. Pero algunas veces tocaba esas ideas a alguien y esas personas buscaban publicarlas en sus propios proyectos, o les gustaba lo que hacía y me contrataban para hacerles algo similar en sus temas. Tuve que encontrar el equilibrio, pero finalmente me pude centrar en Null + Void y publicar mi propio disco.

¿Quiénes fueron los artistas que inspiraron tu creatividad?

De niño, mi hermano era un gran fan de la electrónica. Me introdujo a Depeche Mode, Orchestral Manoeuvres In The Dark y New Order. Pero en esa época no hacía música, solo tocaba el chelo. Me encantaba Orbital y The Orb, Prodigy, Chemical Brothers, etc. Alrededor de 2002, cuando el electroclash estaba despegando en Nueva York, yo tuve la suficiente fortuna de estar viviendo a 100m del corazón de la escena, justo al lado del Club Luxx. Fue un gran momento. Me encantaba Lowfish, The Hacker, Miss Kittin, Dynamix II, Skanfrom, Console (que ahora es Acid Pauli) y, por supuesto, toda la movida IDM de mediados de los 2000 que salió en Warp.

¿Te acuerdas de cuál la primera máquina que te compraste? ¿Y la última?

Mi primera compra fue una grabadora multipista de casete Foster X-30. Me encantaba. Tenía unos faders con los colores del arcoíris y fue muy inspiradora, ya que podías darle la vuelta a la cinta y escuchar tus grabaciones hacia atrás. Eso, junto a la drum machine de mi hermano, la Boss DR220e y mi bajo, eso era todo lo que tenía.

Lo último que me he comprado ha sido un módulo para mi gran instalación modular. Es de un genio de Boston llamado ‘Analog Craftsman’, que ha hecho unos clones de Polivoks increíbles para los modulares de formato Moog.

Hablemos de tu estudio… ¿Puedes hacernos una pequeña guía?

Estoy muy metido en Maschine, y casi todos mis temas que no suenan a drone los concibo en Maschine. Creo que es la forma más directa, a la par que flexible, de hacer sketches de tus temas. Luego lo sincronizo con Ableton, donde pongo más detalles de mezcla. Pero volviendo a tu pregunta, tengo las siguientes máquinas: sinte EMS (uno de los últimos fabricados, toda una suerte), el Oberheim OB-8, el Prophet 5, el Korg Mono/Poly, Roland Jupiter 6, el Mood Minimoog Model D (el original), Korg MS-20, ARP 2600 Duophonic, el Roland SH101, Korg DW800 con Kiwi Editor, Moog Minitaur, Bass Station de Novation, y un sistema modular Eurorak con algunos modulos raros PlanB, algunos Doepfer y cosas de Mutable Instruments, y mi secuenciador favorito, el Aduio Damage Sequencer 1.

Y en mi modular de formato Moog (usado en el video de Depeche Mode, ‘Heroes’) tengo: Roland RE501Chorus Echo con Spring, Fostex Spring Reverb Stereo, Demeter Spring Reverb Stereo, compresor Obsidian Mixbus, compresor UBK Fatso, clon Retro Instruments Pultec, compresores Distressor, compresores de valvula de nivel Retro STA, bandas de canal Neve 1073, preamplis de valvula LaChapell, reductor/decimator Alesis Bitrman Bit y un Boss Dimension C Chorus.

De hecho, estoy vendiendo algunos de los sintes que he puesto arriba, así que escribidme si os interesa alguno (risas).

Acabas de publicar tu álbum debut, ‘Cryosleep’. Con una carrera dilatada como la tuya, ¿por qué un álbum ahora?

Tenía todas estas canciones que había compuesto durante los últimos tres años muertas de asco, pero no podía encontrar el equipo adecuado y la visión para publicarlos. Pero todas las piezas encajaron cuando mi buen amigo y manager, Kasper Bjørke, oyó cinco ideas y me dijo que podía ser un gran disco. Él tenía una buena relación con HFN. Además, había acabado de terminar de grabar ‘Spirit’ de Depeche Mode, y realmente me hacía falta volver a concentrarme en la razón que me hizo meterme en esto en un primer lugar.

¿Por qué decidiste firmarlo con HFN Music? ¿Qué relación te une con Tobias Lampe?

Ya conocía a los chicos de HFN, de cuando me contrataron hace cuatro años para pinchar junto a Kasper (Bjørke) y Tobias Lampe, el jefe del sello. Nos fuimos a cenar y fue una noche legendaria en el Golden Puddle Club de Hamburgo. Así que cuando Tobias expresó su interés en el disco fue una decisión fácil.

¿Es más fácil producir música en formatos cortos?

Siempre he trabajado con formatos cortos, así que no te puedo decir si es más fácil, ya que no tengo mucha experiencia con trabajos largos.

¿Cómo fue el proceso creativo a la hora de hacer ‘Cryosleep? ¿Cómo afrontaste la creación del álbum?

Intenté hacer un álbum como dios manda, conciso pero variado, que capturase un anhelo y un deseo por las cosas que hace tiempo se han ido. No es solo una colección de singles apelotonados en un disco. El álbum contiene cuatro temas con voces humanas y unos cuantos con voces sintéticas e incluso algunas instrumentales. Fue creado con mucho mimo durante los últimos tres años y mezclado con mucho cuidado, con mucha atención por el campo estéreo. Os recomiendo que lo oigáis en medio, entre dos altavoces, o en un buen par de auriculares.

¿Cuál es el concepto detrás de ‘Cryosleep? ¿Qué querías expresar?

Gira en torno a la lucha por dejar marchar. De mantener a un ser querido vivo y la posibilidad de reunirte o comunicarte. Estaba leyendo un gran libro llamado Ubik en el momento y la historia de cómo uno de los personajes intenta pedir consejo a su esposa muerta realmente conectó conmigo.

Tiene varias contribuciones vocales, como The Black Rebel Motorcycle Club (BRMC), The Big Pink, Light Asylum y Dave Gahan, de Depeche Mode… ¿Cuál es el secreto a la hora de grabar vocales correctamente? ¿Qué micros usaste?

Bueno, Peter, de BRMC, grabó sus propios vocales, como Shannon Funchess de Ligth Asylum. Pero con Dave Gahan usamos un SM7 pasado por un preampli LaChapell. Y con Robbie, de Big Pink, usamos un Neumann u87 pasado por el mismo preampli. El comrpesor era un STA Level de Retro Instruments. La ecualización la hicimos más tarde, con un ecualizador 2A3 de Retro Instruments estilo Pultec.

Gran parte del éxito está en el cantante, yo tan solo grabo y doy opiniones y pido otras tomas, con una perspectiva ligeramente diferente, un ángulo distinto. Es como actuar, en cierto modo. Luego, claro, el editar y compilar todas las tomas puede tomarte días.

Tu lista de colaboraciones en el estudio es larga… ¿cuál ha sido la más gratificante?

Definitivamente, trabajar con Depeche Mode. Aprendí mucho de ellos. Primero, de Dave, en cuanto a cómo es su perspectiva ante un tema, la actuación y también interpretar. Soy muy analítico, por lo que siempre ha sido mi punto débil. Y luego, claro, la colección de sintes de Martin Gore y su conocimiento ha sido una tremenda inspiración a lo que hago. Ser capaz de probar módulos e instrumentos que prácticamente nadie tiene es todo un privilegio.

Tu amor por los sintes vintage es conocida… con las nuevas tecnologías que surgen, ¿crees que llegará el momento en que no podamos diferenciar entre el hardware y sus emulaciones?

Creo que ya me cuesta distinguirlos. Creo que ya ha llegado ese momento. Pero realmente no es necesario que el software emule el hardware, de ninguna manera. ¡Hay tantas cosas guapas que no suenan como nada que haya existido hasta el momento! Soy muy fan de Reaktor, por ejemplo.

¿Qué proyectos tienes preparados para este 2018?

Estoy planeando pasar unos cuantos meses en Europa este mes de enero. Por el momento, estoy trabajando en perfeccionar mi directo y también estoy intentando desgranar el cableado de mis sintetizadores y unidades de efectos para mi tour.

Finalmente, Kurt, ¿qué consejo le darías a los productores, tanto experimentados como principiantes?

Les aconsejaría que estén abiertos a estilos musicales variados y que tomen los mejores aspectos de cada uno para formar su propio vocabulario. Estudiad, analizad y trabajad todas las horas que podáis y seguid amando la música por su efecto emocional y no por lo que se percibe como “éxito”… sea el dinero o la fama.

¡Gracias por tu tiempo!

* Extraído de Dj Ma Es 084