Un recorrido a lo largo y ancho de la historia del house

Autora: Helena Bricio

A medio camino de volver a despertar la escena de club y las pistas de baile, quizá como nunca las hemos conocido, quizá como siempre, llega DJ Hell para revivirlas. Su nuevo álbum, House Music Box (Past, Present, No Future), hace una retrospectiva de aquellos maravillosos años del house y el techno en Chicago, Detroit y Nueva York. A diferencia de su predecesor ‘Zukunftsmusik’ (2017), las referencias de este nuevo álbum se encuentran en las pistas de baile desde finales de los 80, con personalidades como Ron Hardy, Frankie Knuckles y Lil’ Louis de la escena house de Chicago; los legendarios programas de radio de The Electrifying Mojo de Detroit; el NYC house de Larry Levan o los discos Nu Groove de principios de los 90.

La sexta obra de estudio de DJ Hell se ha convertido en un álbum back to the roots con ocho nuevos temas donde pone todo su groove en el asador. El disco no es sólo un álbum conceptual sobre los comienzos de la música electrónica de DJ y club, sino también una lección de historia bailable. Esto ya se percibe desde el primer single del álbum, ‘Out of Control’ donde se unen una línea de bajo matadora y un infeccioso riff de sintetizador. Unas voces que te dicen que no te detengas y te dejes llevar por el éxtasis que te provocará la magia de DJ Hell.

Los temas ‘Freakshow’ y ‘House Music’ son reverencias musicales a los creadores innovadores de la música house en la windy city. En ‘Freakshow’, un vocoder que recita ‘Ron Hardy es el verdadero creador de la música house’ recuerda al DJ prematuramente fallecido, que era conocido por sus sets eclécticos y sus publicaciones radicales. Su influencia se extiende incluso al título del álbum, Music Box que era el club donde Ron Hardy solía pinchar a menudo. Para el tema ‘House Music’, Hell hace honor al título sampleando fragmentos de frases como «acid comes from house music», «techno comes from house», «foundation of house music is», o «Chicago house music». La repetición, persistente, junto a la cadencia de los ritmos, logra un efecto casi hipnótico permitiendo que la música hable por sí misma.

Por otro lado, Hell honra al visionario y enigmático Charles Johnson en ‘Electrifying Mojo’, cuyo programa de radio The Electrifying Mojo, emitido desde 1977 hasta mediados de los 80, tuvo una influencia sustancial en el desarrollo del techno en Detroit. Como Johnson solía poner música de Kraftwerk, por ejemplo, el tímido programa se convirtió en un dinamizador cultural clave de la futura música electrónica estableciendo un puente artístico en el eje Detroit-Düsseldorf. La prestigiosa banda alemana también moldea el fondo del nuevo disco de Hell, a través del uso de vocales como elemento rítmico o de las frecuencias de los bajos como la base conductora de cada pista. Es claramente reconocible la influencia de la obra de Kraftwerk de 1986, ‘Electric Café’ en la pista ‘Technicolor’.

DJ Hell expresa su deseo artístico de tener un enfoque diferente para cada álbum a lo largo de su carrera, mientras que al mismo tiempo proporciona constantemente una viscosidad interna y referencias cruzadas. Un claro ejemplo es el ambicioso tema ‘GPS’, en el que el motivo automovilístico recibe influencias de ‘Autobahn’ de Kraftwerk con los temas ‘Hellracer’ o ‘Car Car Car’. Conceptualmente hablando, es un punto culminante del disco: sobre los golpes secos de batería de Roland, podemos escuchar la voz femenina del dispositivo de navegación ideando la ruta más rápida para la “última parada: Berlin nightlife«.

No habría ningún álbum de DJ Hell a lo largo de su carrera sin versiones o covers, o como acuñó Laibach, las “idiosincrásicas ediciones electrónicas de nuevos éxitos originales establecidos”. Esto definitivamente es cierto para ‘The Revolution Will Not Be Televised’: su edición del clásico soul de Gil Scott Heron convertida en una verdadera versión 4×4. El eslogan, que originalmente provenía del movimiento Black Power, se forjó una carrera excepcional, no sólo gracias a varias versiones nuevas, sino que también se utilizó como un eslogan publicitario para cadenas de bares. El hecho de que Hell tome esta pista en los días de YouTube, Instagram y Facebook nos ilustra que la idea de una revolución política hace mucho tiempo que ha fracasado. Por esa razón lo único que mantiene del original es el lema, aunque los ritmos impulsivos del tema dejan claro que, al menos, la revolución en la pista de baile no ha terminado ni de lejos todavía.

Aunque este nuevo álbum con profundas inclinaciones de Hell hacia los pioneros y pioneras de la música electrónica ya se había completado cuando estalló la pandema, el subtítulo de House Music Box resultó adecuado incluso a la luz de las circunstancias. Past, Present, No Future parecía vaticinar la situación a la que la escena club se ha enfrentado a causa de las restricciones sanitarias. El tema ‘Jimi Hendrix’ se convierte en una profecía cuando se escuchan los fragmentos de la última entrevista que el guitarrista dio poco antes de su controvertida muerte: «No puedo construir nada en este momento, ya sabes, por las cosas que están sucediendo en este momento. Sólo tengo que tumbarme y pensar en todo». Con este tema, convertido en el segundo single del álbum, y que te dejamos a continuación, te invitamos a hacerte con este nuevo álbum-recorrido del pasado, presente y futuro del house.