El uso efectivo de la música en los videojuegos puede ir desde el sonido de una señal al final de una escena o un nivel, hasta llevarnos a un clímax emocional que te deje con ganas de más.

De hecho, el uso de la música en los juegos es notablemente similar a la forma en que se utiliza la música en el mundo del cine, y cada vez se reconoce más la importancia de las bandas sonoras de los juegos y el talento que se necesita para hacerlos funcionar.

En este artículo tratamos la evolución y relación de la música en general y en particular de la electrónica y la influencia con el mundo de los videojuegos.

La música en los videojuegos
La música en esta industria es reconocida, prueba de ello fue la concesión en 2014 de un BAFTA a James Bonney y Garry Schyman por BioShock Infinite lanzado en 2013, lo que demuestra lo lejos que ha llegado la música para juegos desde el comienzo de las bandas sonoras en formato 8 bits y MIDI.

Esta evolución es obvia para cualquier usuario que haya jugado con una consola de última generación como la PlayStation 4. La PS 4 cuenta con tecnología Dolby, que reproduce el sonido envolvente en cada título.

Los comienzos en los años 70 y 80
Los videojuegos tal y como los conocemos empezaron a aparecer a finales de la década de los 70 del pasado siglo, con juegos de arcade y versiones para consolas de juegos muy populares, resultando todo un éxito.

La música era creada a través de simples chips sintéticos, generando sonidos en un estilo que se conoció como el subgénero “chiptune”. Esto fue un paso más allá del completo silencio o de los pitidos y booms básicos de los primeros juegos y que más tarde se hicieron famosos en el juego Pong de la marca japonesa Atari.

A medida que avanzábamos en la década de los 80, la música de los videojuegos comenzó a desarrollarse tan rápido como la propia tecnología. Las bandas sonoras eran cada vez más dinámicas y empezaron a convertirse en algo normal en cada título. Se utilizaba la música para comunicar directamente la información al jugador.

El famoso juego de 1987, R.B.I. Baseball, se convirtió en un gran ejemplo de la música que se usaba para reflejar las acciones del jugador.

Música electrónica y digital en los años 90
A medida que los ordenadores como el Commodore Amiga y consolas como la Sony Mega Drive empezaron a ofrecer procesadores de audio más avanzados, los compositores de música para juegos fueron más ambiciosos.

El compositor Yuzo Koshiro, que actuó por primera vez en España el año pasado en el festival de Sónar 2018 en Barcelona, utilizó el hardware de Mega Drive para crear bandas sonoras pegadizas y de estilo tecno para la serie de títulos como The Revenge of Shinobi y Streets of Rage, introduciendo líneas de bajo electro y sonidos electrónicos “trancey”, que se hicieron populares en los 90.

El uso repetido de ciertas frases era necesario debido a la falta de memoria en las consolas, lo que llevó a la creación de clásicos adictivos como la banda sonora de Super Mario Bros de Koji Kondo y que podéis escuchar en el siguiente vídeo.

Los estados de ánimo a partir del nuevo siglo
A medida que entramos en la década del 2000 con la música electrónica ya avanzada, la introducción del software Dolby Digital en las consolas transformó la profundidad y la complejidad de las bandas sonoras de los juegos, con músicos como Trent Reznor componiendo música para videojuegos como Doom y que hace unos meses buscaba miembros para un coro.

Los juegos complejos como Halo fueron aclamados por sus bandas sonoras, que aportan un toque conmovedor y emocional a los juegos y aumentan la calidad de inmersión de un juego. Con las consolas de última generación diseñadas ahora como sistemas de entretenimiento completos, dispositivos construidos para ver películas, las bandas sonoras de los juegos pueden ahora tener la misma calidad que las bandas sonoras cinematográficas.

La inmersión del jugador en los juegos casino
En cuanto a la composición del sonido o música, su propósito es hacer que la experiencia de los juegos virtuales casino sea la más realista o emocionante posible, del mismo modo que en la publicidad como en el caso del anuncio de televisión de Volkswagen cuando se utilizó música de la banda sonora de Star Wars.

Los juegos de casino online como las tragaperras necesitan sonidos y música acorde con la temática de sus juegos. Por ejemplo, la casa de juegos Betway Casino online tiene más de 100 tragaperras distintas de entre 5 y 3 tambores, y cada una de ellas tiene su propia música específica para crear una atmósfera inmersiva en el juego.

Títulos como Jurassic Park, Tarzan o Juego de Tronos, son ejemplos relacionados con franquicias cinematográficas, que por supuesto cuentan con música especialmente relacionada con las franquicias. Otra prueba de ello, es la utilización de la canción principal de Juego de Tronos, compuesta por Ramin Djawadi, utilizada para amenizar un espectáculo de luz y agua en las fuentes de Bellagio en Las Vegas.

El arte de la música de juegos se ha convertido en industria, con compositores especializados que experimentan y utilizan nuevos métodos de hacer música para nuevas experiencias interactivas, es una forma de arte que cada vez gana más respeto año tras año.