La Cadena SER adelanta el borrador del protocolo para prevenir el coronavirus que aprobará el Gobierno para la reapertura del ocio nocturno

Las medidas que se aplicarán en discotecas, salas de fiestas, cafés teatro, pubs, bares de copas o locales de conciertos llegan en la fase 3 de la desescalada. El Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE) ya ha redactado un protocolo para la prevención del contagio del coronavirus que se deberá aplicar en estos lugares.

El borrador propone medidas claras, concisas y contundentes, dejando una nueva imagen de estos lugares muy diferente a la que no estamos acostumbrados: sin aglomeraciones, con distancia de seguridad entre clientes y establecimientos equipados con termómetros sin contacto.

Los aforos de los establecimientos se reducirán barajándose la apertura con un 50% o un 60% de la capacidad máxima actual. En las taquillas será obligatorio instalar mamparas y las personas que controlen la entrada de clientes deberán llevar mascarillas de tipo FFP2.

Además, en los accesos de los locales se colocarán carteles informando de las nuevas medidas de seguridad y pautas a seguir. También será necesario la instalación de señales en el suelo para separar el flujo de personas de entrada y de salida. Además, los establecimientos tendrán que disponer de termómetros sin contacto para poder tomar la temperatura de los clientes antes de entrar al local.

¿Y qué pasará dentro de los locales?

Habrá más espacio para moverse. Se fomentará el uso de reservados y el cierre de espacios para la organización de eventos y celebraciones sociales de acceso restringido. Además, los clientes deberán mantener la distancia de seguridad o llevar mascarilla. Para controlar que se aplican las normas uno de los empleados del local ejercerá las funciones de «controlador de ambiente interno», aunque se apela a la responsabilidad personal de los clientes.

Se colocarán catenarias, cintas o señales en el suelo en los espacios donde sea más necesario, como aseos y o zonas de descanso, marcando la distancia de seguridad. En las barras también se señalizarán las posiciones a ocupar por clientes o grupos de personas y evitar así las aglomeraciones. Las bebidas se servirán en vasos desechables o en vasos de cristal que deberán lavarse a una temperatura superior a 80ºC.

Otra medida será el pago con tarjeta y el datáfono tendrá que desinfectarse después de cada uso. De hecho, la limpieza es uno de los aspectos donde más pone el foco este protocolo. Deberá hacerse con frecuencia también con el local en funcionamiento y prestando especial atención a las zonas de mayor contacto, como mostradores, puertas, pomos, grifos o el botón de la cisterna del váter. Los baños, que también tendrán un aforo limitado, deberán desalojarse para su limpieza y contarán con papeleras de apertura mediante pedal y con doble bolsa interior. También se colocarán dispensadores de soluciones desinfectantes para los clientes en distintos puntos del local.