Mira mamá, ¡más cables!

Autor: Diego Fernández

Sam Battle es el perfecto estereotipo de artista digital, músico y Youtuber del siglo XXI, elevado a la enésima potencia. Un tipo tremendamente humilde y parlanchín que gracias a su labia y buen hacer con todo el entramado modular y analógico, ha conseguido hacer el ruido suficiente como para tener una legión de fieles expectantes por ver su último video, siempre presentando online un nuevo invento puramente casero.

Y es que este simpático británico, que no se puede quitar el hardware de la cabeza, es el perfecto ejemplo del éxito de la metodología DIY, donde él se lo guisa y él se lo come. Así lleva ya un par de años y por fin los resultados empiezan a hablar por sí solos… Un sinte hecho con Furbies, otro que escupe fuego, una bicicleta sintetizador… inventos propios, todos, que lograron hace poco acaparar la atención de una marca como Red Bull Music para colaborar de manera conjunta y presentar, en este caso, su último invento en nuestro país; un órgano hecho por Furbies, en horario prime time, y en una cadena como Antena3; y sin haber sido bookeado en España con anterioridad….

En el lobby de su hotel, y sorprendentemente tímido en el inicio de nuestra charla, media botella de agua después ya había que pararle los pies. Ahora sí, como imaginaba. El contenido, mucho modular, risas y alguna que otra confesión… Porque… ¿De verdad creíais que no tiene ordenador?

Buenas Sam, por fin nos conocemos. Vayamos al grano que tenemos poco tiempo; ¿De dónde viene ese fanatismo por todo el entramado analógico y modular?

Buf… Supongo que me gusta llevar todo al siguiente nivel, y este parecía el lógico y siguiente paso. Venía de tocar la guitarra desde que tenía 13 años y necesitaba más. Después de cinco años tocando, di con un sinte, con mi primer circuito para soldar… Y buscando ir más allá, los sintes modulares parecían el siguiente paso. Todavía queda un paso más, que es donde me encuentro ahora mismo (risas). Supongo que mucho se remonta también a que de pequeño veía una serie de comedia en la televisión británica titulada Red Dwarf (El Enano Rojo), muy típica de los 80 y 90, donde todo el entramado era muy cósmico y espacial, y donde los protagonistas vivían entre knobs, faders, etc. Lo único que quería era vivir ahí.

O sea que desde pequeño ya eras de los que desmontaba un ordenador y lo volvía a montar por puro hobby…

Sí, sí, desde luego. Cuando era un crio destrozaba juguetes por sistema. De ahí a que me los prohibieran con el paso del tiempo. En cambio me daban Legos, que me encantaban (risas).

Dices que tocabas la guitarra, ¿entiendo que en una banda? ¿De qué? ¿Lo dejas para empezar en solitario? ¿Cuánto dirías te ha ayudado?

Lo cierto es que he estado tocado en un par de bandas con las que firmamos con varias multinacionales. Con la primera firmamos con Island Records y con la segunda, con Epic Records.

¡Joder!, con Busta Ryhmes, Ozzy Osborune, Judas Priest o Sade…

(Risas) Exacto. Y la verdad es que le dimos caña un tiempo, y a la gente parece que le gustaba. La cosa parecía ir en serio y así se lo tomaban las majors. Nos hacían grabar tomas una y otra vez… Un infierno, vaya. De ahí a que me lo quisiera montar por mi cuenta, de forma independiente. Que les den, no voy a cometer los mismos errores.

Y no me digas más, no eres propietario de los derechos del master…(risas)

Bueno, no es así del todo, pero vamos, que no lo hacíamos por dinero. Nos dieron adelantos y tal pero realmente, como no vendíamos lo suficiente, jamás les devolvimos gran cosa (risas).

He leído en varios comentarios de Youtube que no tenías ni agente/manager…

Pues sí, aunque justo hace unos días le pedí ayuda a mi antiguo manager. Es demasiado curro, y yo soy malísimo para llevar un mínimo orden. La verdad es que ahora mismo ya busco que mi música viaje por todo el mundo, que se me escuche. No quiero limitarme a los videos de Facebook o mis invenciones.  No quiero pasar tanto tiempo haciendo videos, editándolos, leyendo y mandando mails…. El año pasado fue una locura y este año he preferido intentar centrar más mi carrera.

Porque el año pasado fue tu boom en las redes…

En realidad, te diría hasta que este año va mejor… (risas). Pero vamos, que ahora sí que necesito un manager de verdad.

Me resulta curioso -por no decirte que creo que jamás haya dado con otro caso similar- que haya sido la TV quien apueste por ti, antes que cualquier otro promotor del país. Será que no hay festivales o clubes… ¿Cómo así?

Desde luego… pero bueno, tiene su explicación. Me contactó Red Bull para presentar ciertos inventos en El Hormiguero, y como ya había trabajado con la marca austríaca, decidimos ponerlo en marcha. Fui a presentar mi Furby Synth, que es un órgano hecho de Furbies. Pero sí, Sónar dicen que siempre mola, ¿no? (risas).

¿Cómo llega un estudiante de química a presentar un órgano de Furbies en la BBC o El Hormiguero?

Lo cierto es que no lo sé. Es algo que me encanta hacer, me motiva y lo paso bien. Lo de los videos ya fue más tarde. Ni siquiera creía que podría ser posible el fabricar tus instrumentos, hacer unos videos de ello y que la fuerza e interés del público acabe promocionando tu trabajo. Llevo intentando hacer esto tanto tiempo y que mi trabajo se reconozca que realmente me cuesta creer el ver hasta dónde he llegado. Y lo mejor de todo es que ha sido de forma totalmente natural; soy yo, sin condiciones ni presiones de ningún tipo.

Hablando de las redes y tus videos, que mayoritariamente se viralizan a través de Facebook, ¿también has notado el tema del nuevo desarrollo del algoritmo de la red social?

Facebook siempre está cambiando. Es la pescadilla que se muerde la cola. Para que Facebook te haga caso, tienes que estar bastante arriba… Tienes que saber muy bien qué es lo que quieres y cómo lo quieres. A veces, por no decir o decir una palabra, llegas a más o menos gente. Me pasa mucho con la palabra Youtube como tal, una vez la digo o tagueo, el video no se viraliza nada. La verdad es que es de locos.

¿Y cómo llegas a esas invenciones? ¿Se te piden, las llevas pensando desde tiempo atrás, o se te van ocurriendo sobre la marcha? Pregunto esto porque sé que has tenido varios proyectos con diferentes marcas…

El año pasado, Red Bull me contactó porque vieron mis videos online. Me pidieron unos videos para ellos, y pensé que era mi oportunidad de poder llegar un poco más allá. Con su apoyo y ayuda conseguí construir el órgano que escupe fuego con las propias latas de Red Bull.  No tuve ayuda de nadie, solo yo, en el cobertizo de la casa de mis padres. Fue bastante caro, he de decir… (risas).

¿De cuánto hablamos? ¿Y de tiempo?

De tiempo, me llevó unas tres semanas, todos los días currando en ello. Pero es que yo había mentido un poquillo al decir que el órgano de fuego lo controlaba con un experto en la materia. En realidad era solo yo, probando cosas que jamás había probado antes. Y salió bien. De hecho, sí que pedí ayuda en un momento a un colega que sabía bastante del tema fuego. Pero todo lo que me decía es que no era seguro, que no podía ir así, etc. Solo eran trabas que al final, si las modificaba, no dejaban funcionar perfectamente al instrumento.

El órgano de Furbies, sí que fue más caro. Pero hice una campaña de crowdfunding y funcionó.

¿Cuáles dirías son los mayores riesgos? Imagino que base de ensayo y error, muchos de los inventos se quemaran, fundirán, etc…

El mayor reto sería probablemente el echarle cojones y probarlos sin saber cuál sería el resultado. Ya te digo, con el sinte de fuego, tuve problemas con el gas porque no tenía ni idea de cómo funcionaba. Nunca había trabajado con ello. Evidentemente, se trata todo a base de ensayo y error, así es como consigues tus retos. De hecho, con el órgano de fuego, probé antes con tubos de estaño, pero con el calor se derretían y me pasé al cobre.

Totalmente de acuerdo con lo que dices, pero ¿Cuántas cosas rompes, más que arreglas? ¿O eso no se puede decir? (risas)

(Risas) Poco a poco vamos mejorando… Por ejemplo, con el Furby Organ, éste tiene 100 Arduinos (pequeños microprocesadores), pues habré quemado otros 100, así que ya compro a China muchísimo más barato.

¿Qué hay de tus giras, cómo haces para llevarte todo? ¿O alquilas? Entiendo que esto supone una pega al bookearte…

Buf, si tu supieras… Es un problema serio. Además de que sale carísimo. Por esto es por lo que he vuelto a contar con un agente de booking. Ahora mismo estoy un poco parado porque es que no sale a cuenta ir a un sitio y gastarte todo ese dineral, no lo amortizas y corres el riesgo de que se destroce todo por el camino. De vez en cuando puedo contar con un amigo que me hace también de cámara, pero otras, tengo que llevar yo todo y es casi imposible. Para que te hagas una idea, son como 12 cajas gigantes de aparatos y equipo… El año pasado pensé en llevar solo un par de Euroracks… ¡pero es que se me hace demasiado pequeño e insuficiente!

Que hablando de Euroracks, te leía hace poco que no tienes muchos por falta de dinero. ¿Cuánto de tu estudio es fabricado por ti y cuánto comprado?

Te diría que mitad y mitad. Por supuesto que necesito interfaces y atención: shhhhhh (ordenadores)… (risas). Ya no grabó a cinta pero sí que hago de productor para otras bandas. Uso Logic, si me lo vas a preguntar… (risas). Casi todos lo sintes son hechos por mi y he empezado algún Eurorack con piezas que me mandan para los videos, pero poco más.

¿Qué futuro le auguras al Eurorack?

Soy de los que piensan que ha cambiado las reglas del juego. Ha llevado el entramado modular a otro nivel. Ahora es mucho más accesible y transportable y con el tiempo, todo el sistema se está abaratando. Sí que es verdad que es un poco triste para los desarrolladores independientes, pero al mismo  tiempo, no creo que mueran por ello; al revés, llegarán nuevos clientes interesados gracias a Eurorack.

Para todo aquel que no te haya podido ver en directo, ¿cómo son éstos?  ¿Cuál es el set up?

Es bastante grande. Para los bolos en los que estoy cercano al público, me gusta que interactúen con él. Me gusta que aprieten botones y patcheen cables. A veces me da un poco de miedo que tiren todo, pero me encanta. Es como un a especie de concierto modular interactivo. Hay veces que es más improvisado, y otras construyo a tiempo real los tracks que espero sacar pronto…

¿Qué hay de colaboraciones? Viendo los artistas que están haciendo cosas maravillosas, ¿con quién te gustaría hacer cosas?

Joder, hay tanta gente haciendo cosas tan brutales. Me encantaría hacer un jam con Collin Benders, un live de 360º, por ejemplo. Pero vamos que él me da mil vueltas. Lo suyo es más puro y mi estilo es más divertido. Pero entre los dos, él podría llevar la voz cantante y yo los adornos (risas).

¡Pues coméntale! (risas)

Ya… pero es que a mi no me gusta preguntar ni pedir cosas, supongo que me da un poco de miedo o respeto.

Me decías antes algo de temas que esperas sacar pronto. ¿Álbum a la vista, quizás?

¡Sí! Tengo un puñado de canciones pero es que todo el proceso para sacarlas es largo y tedioso. Todavía no he lanzado nada como Look Mum No Computer! Hasta ahora he tenido algún problemilla con los derechos de mis bandas anteriores y me ha retrasado un poco todo, pero es lo que me jode, ¿por qué todo este proceso es tan largo? ¿Por qué no puedes sin más lanzar temas y fuera?

Entiendo que las RRSS han supuesto para ti todo una rampa de despegue. Además eres muy activo en ellas, sin embargo no tienes Spotify. ¿Cómo un artista en pleno 2018 no tiene Spoti?

(Risas) ¡Cierto! Es de locos eh, pues no tengo ni idea. Ahora estoy entretenido con los videos que tiran muy bien y supongo que es más fácil que todo el proceso este que comentamos de publicar música de forma legal. Ahora quería lanzar 15 temas, 1 al mes, a través de Spotify, pero supongo que tardará algo más de lo previsto. Tengo un plan con mi manager para que todo esto se lleve a cabo así que espero poder contaros algo pronto.

¿Qué hay de ti como DJ, le pegas?

No tengo ni puta idea de mezclar. Lo intenté en su momento pero no se me daba bien porque solo me gusta la música de mierda; rollo Eiffel 65. Podría estar escuchándolo todo el día. No sé porqué, me encanta la música malísima. Y por eso me da miedo ser Dj. A que nunca te habían dicho eso…(risas).

Cómo hacer tu secuenciador, tu modular, un sinte hecho con latas de Red Bull, con Furbies, tu Flamethrower, la synthbike… ¿qué es lo siguiente? ¿Dónde está el límite?

No tengo ni idea pero tengo muchísimas cosas planeadas. Es gracioso porque cuando estaba construyendo el órgano de Furbies me pregunté a mí mismo, “mierda, ¿y ahora qué, qué es lo próximo?” Tengo algún proyecto en mente con decenas de maquinas retro y alguna cosilla más. Tampoco quiero decir mucho que luego la gente me copia, te lo juro. ¡Ya os contaré!

¡Que así sea!

¡Gracias! ¿Dónde me decías que íbamos a tomar jamoncito y eso?

* Extraído de Dj Mag Es 088