La constante reinvención del enigmático productor alemán

Texto: Sergio Bifeis

En una época en la que los artistas, y los que no lo son, viven en una constante exposición pública con las redes sociales funcionando como diarios de a bordo a la par que como poderosas herramientas de promoción pura y dura, no puedo evitar fascinación por todos aquellos que viven fuera de esta vorágine de stories, fotos, tuits o publicaciones en Facebook con la pasta por delante que invaden tu muro. Suelen ser dj y productores considerados de culto que además triunfan con una receta tan sencilla como difícil de conseguir: tener un producto bueno.

Podríamos hablar de Helena Hauff como uno de los máximos exponentes de este tipo de artistas al margen de vida digital puesto que no se le conoce ningún perfil social media y es una fija en los mejores clubs y festivales del mundo con su mezcla de Techno y Electro. Pero todavía me resulta más chocante el caso de Traumprinz del que directamente no sabemos quién es y se ha forjado una de las carreras más interesantes de los últimos cinco años en una constante reinvención de si mismo con múltiples pseudónimos. Y mientras sus discos se cotizan a precio de oro, es bastante difícil por no decir imposible verle en directo.

La figura de Traumprinz es una especie de Burial a la alemana pero aquí ni siquiera tenemos un nombre real, ni siquiera una foto. Es como si fuera una entelequia. Asociado hasta hace un año a la plataforma/colectivo Giegling, donde ha publicado la gran mayoría de sus trabajos con sus diferentes akas que van desde Dj Metatron hasta Prince Of Denmark pasando por Dr. Sun, este productor se nada en diferentes aguas donde encontramos tonalidades de house pétreo, techno cerebral, ambient ensoñador y hasta se atreve con breaks emotivos. Todo ello sin escatimar en samples, algunos más conocidos que otros, que dan el toque familiar cuando escuchas su música.

Quizá por eso su trabajo está tan cotizado cuando lanza nuevo material, que suele ser sin previo aviso, lo que hace que tanto misterio haga que sus seguidores vivan en una ansia y tensión constante por tener sus 12″ que se suelen agotar a las pocas horas y que son una bicoca para los especuladores del mercado de segunda mano.

Pero lo que le hace especial a Traumprinz es su mutación en diferentes proyectos. Hace dos años que como Prince Of Denmark publicó 8, su segundo álbum con este nombre, que constaba de una caja con 8 vinilos traducidos en un total de tres horas y media de música. Puso fin a este prestigioso aka y se desvinculó de Giegling para iniciar una aventura por su cuenta y riesgo. El mes pasado reapareció por partida doble en una web creada ad hoc para vender dos discos triples firmados con dos nombres nuevos: Dj Healer y Prime Minister Of Doom. El primero más experimental y contemplativo y el segundo más pistero. Ambos ya a unos precios de locos en Discogs porque se han agotado.

Todo ese aura misteriosa y de suspense que rodea a este artista, solo utiliza sus producciones y mixes como única carta de presentación, y que además guste y funcione es digno de admirar. Ir a contracorriente siempre suele ser más interesante que hacer lo que hacen todos.

Por si fuera poco su leyenda se agranda cuando esta misma semana ha editado un brutal mix de tres horas con material inédito como Dj Healer donde mira cara a cara a los Selected Ambient Works y además su música ha sido banda sonora en la multitudinaria protesta clubber en frente del Paralmento en Tbilisi del pasado fin de semana por la represión a los clubs de la capital de Georgia. ‘Oh Ah’ firmado como Dj Metatron como música de una revolución, un track ya inmortal.

Sencillamente histórico lo ocurrido en Tbilisi. Miles de personas bailan ante el Parlamento de Georgia como protesta por las presiones de la autoridades para cerrar BASSIANI, uno de los clubs más underground del país. Los chicos de Giegling a los platos poniendo música de la revolución clubber. We Dance Together, We Fight Together!

Posted by DJ Mag España on Sunday, May 13, 2018